Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 
 
Autor: Jacobo Herrera
02/06/2016
FACUNDO CABRAL, UN CANTO A LA VIDA

H

ablar del maestro Cabral es hablar de la Vida, en mayúscula, porque nuestro protagonista, por encima de todo, es una voz a la esperanza, a la ilusión, a la verdad. Ya sea en lo que canta, en lo que cuenta o en lo que escribe, su compromiso con la Vida es total.

Entregado y leal a la libertad interior, a través de la sencillez consigue llegar y llenar a quien se detiene ante él. Y es que es tan vivo su mensaje que quién diría que hace años se apagara su voz. No. Su voz no se apaga porque su voz es discípula de Jesús. Y su voz es amiga de Madre Teresa.


Jacobo Herrera, un amigo querido, nos describe a Cabral

Es muy posible que sea Facundo una de esas personas que se haya dejado hacer por Dios, manejarse a su antojo, desde que lo conoció. Tenía él diecisiete años, y cuenta que fue un mendigo quien se lo presentó. Conocedor de la pobreza en su infancia –cuenta que llegó a comer de la basura, y que su madre agradecía haber encontrado algo- y ocupante de centros de menores en la adolescencia, a partir de aquel encuentro nos dice que se convirtió en una persona libre.

Desde ese momento, su música, sus letras, sencillas, cercanas, tan evidentes que chocan, tan entendibles, tan fuera de artificio, que nos descubren un alma limpia, noble, que, para mayor consideración, ejemplifica con sus obras. Porque nos habla del amor conociéndolo de cerca, y es que fueron muchos los años que Cabral viajó a Calcuta a bañar leprosos, por amor; y nos habla de ilusión quien dedicó una canción al despertar del día, a comenzar de nuevo, a reír, a cantar, a ser feliz; y nos llenaba sus conciertos con su particular humor; y entremezclaba gracia y hondura para acabar diciéndonos que no pertenecía a ningún lugar para poder ser de todos.


Artistas de todo el mundo han ponderado a Cabral, Jacobo no podía ser menos

Así es Cabral, una línea maestra, un hilo conductor cuyo argumento es la libertad aun habiendo conocido fondo, y es que su historia es, también, la de un hijo abandonado por su padre. ¿Vida dura? Vida generosa, porque cuando lo conoció, le perdonó, sin más preámbulo. Y su vida es, además, la de un padre de familia al que un accidente aéreo le dejó solo una vez más. ¿Vida cruel? Y Facundo se abrió, más si cabe, al prójimo.

Promulgó una vida sencilla; se desprendió de todo bien material; no quiso adquirir bienes inmuebles que coartaran su capacidad de movimiento; no se casó con ideología alguna; amigo de la soledad y amigo de todo el mundo; valiente y decidido; desprendido de toda máscara y adorno, cada vez, en palabras su madre, se fue pareciendo más a lo que cantaba, y eso es mucho.


Que un joven como Jacobo Herrera goce con Cabral, es el sinónimo más bello del amor

De Facundo Cabral no nos queda solamente un legado físico, que también, y muy importante, a pesar de que no le gustara pasar demasiado por estudios de grabación o editoriales. De este argentino universal nos queda algo intangible, un valor en alza tan verdadero como incuestionable: Su canto a la Vida.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: MLlQ4SrWc 18/06/2016
  A simple and ingnelitlet point, well made. Thanks!  
  Autor: f9271MH6 18/06/2016
  Thinking like that is really imisprseve