Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 
 
Autor: Pla Ventura
11/03/2017
AYER SOÑÉ QUE PODÍA.....

L

a vida no es nada sin un sueño. Pobre de aquel que no se atreva a soñar. De los grandes soñadores se ha forjado siempre el mundo, esencialmente porque, al final, los sueños se hacen realidades. Nada es más cierto. Si recapacitamos y nos atrevemos a pensar todo aquello que, años atrás habíamos soñado, hoy, con gozo, vemos que son realidades. Muchos adelantos y logros de la técnica, todos, de alguna manera, en sueños lo habíamos imaginado. Hoy, afortunadamente, son realidades. Hasta lo más inverosímil es posible si a los sueños se les adereza con la consabida dosis de fe cristiana.

No existen los milagros, si exceptuamos que vivir es ante todo, un bello milagro. Pero si están en la mente y en el corazón de todas las criaturas mortales, las creencias particulares y rociadas de fe. Pídelo con fe y nada te faltará, lo dijo el Padre. Sueña que, al despertar, ahí lo tendrás. Yo soy, ante todo, el ejemplo de mi vida. A lo largo de mi existencia soñé cosas bellas y, lo juro, todo lo que en sueños palpé, al paso de los años he comprobado que se ha hecho realidad.

Soñaba ser feliz y, lo logré. Soñaba ser escuchado y, la vida, sació mi deseo. Soñé con la mujer de mis sueños y, el destino la puso a mi lado. Soñé serles útil a mis amigos y, al paso de los años, mis gentes queridas son dichosas con mi presencia. Soñé con un trabajo digno y, un lance de la vida me puso en un lugar fantástico en donde no me falta de nada. Soñé ser respetado y, los míos y los más, me profesan este sentir. Soñé vivir y, la vida, me ha dado este lujo tan grande como es ver amanecer en cada bello despertar. 

Soñé escribir y, bajo el auspicio de mi corazón, de mi mente fluyen las ideas más sencillas del mundo para contárselas a las gentes. Soñé amar y ser amado, algo que logré de forma rotunda. Soñé con ser rico y, a Dios gracias, soy un hombre inmensamente rico, si a la riqueza le llamamos tener paz en tu alma. Soñé en llegar a luchar para que, de mi esfuerzo, pudieran beneficiarse algunas personas en el mundo y, lo logré. Soñé serle útil a la sociedad y, mi humilde granito de arena está puesto ahí.

Soñaba dar felicidad a los que me quieren y, según ellos, todos son felices quienes conmigo comparten la vida. Soñaba en conocer al Dios de todos, el que está en todas partes y, tras el análisis de todo cuanto he dicho, al ver que tantos sueños se me hicieron realidad, ello es obra de Dios, por tanto, puedo decir que le conocí, le veneré y lo llevo presente en mis oraciones.

Dicen que la fe mueve montañas y, nada  es más cierto. Sueña con fe, vive con fe, camina con fe que nada te faltará. ¿Qué es un hombre sin un sueño? Pobre del que no tenga nada para soñar, seguro que no es una buena persona. Soñar es lo que nos hace vivir, sentirnos vivos en cada despertar. Al abrir los ojos, rememoras todo aquello que has soñado y comienzas a luchar por ello. Sueña, lucha, anhela y todo lo conseguirás.

A fin de cuentas uno solo cuenta experiencias vividas que, si a mí me han valido, ¿cómo no valerle a todos? Es cuestión de perseguirlas. Apenas soy una gota en el océano, totalmente invisible, pero aferrado a una realidad que ha sido la mía, la que me ha permitido vivir con dignidad, decencia y orgullo de miras dentro de lo que conocemos como una vida humilde.

¿Efecto causa? Sí, señor. Pero todo debido a los sueños que, en realidad, son el motor de la vida. Uno sueña y, al despertar encuentra la ilusión para buscar nuevos horizontes, justamente aquellos que previamente habías soñado. Como dije, ayer soñé que podía y, sin darme cuenta, o quizás con todo propósito, hoy puede.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: Leticia 11/03/2017
  Para mi este libro es como la Biblia, donde lo abres sirve y te deja un mensaje para reflexionar.
Y si tenemos en cuenta como fue escrito y en qué condiciones tiene mucho mas valor aún.
Gracias Luis por compartir como siempre las maravillas del Maestro que tanta falta nos hace hoy.
Abrazos de luz para todos.