Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 
 
Autor: Pla Ventura
23/07/2010
EL ÚLTIMO DÍA

D

ecía Facundo Cabral en uno de sus axiomas tan particulares aquello de: “Cuida el presente porque es la única estación que pasarás el resto de tu vida”. ¡Cuánta razón le asiste al poeta argentino en su afirmación! Y desde ese presente aludido, por único e indeformable, deberíamos de pensar que, igualmente, cualquier día vivido puede ser el último; nos queda la incógnita, sabemos que será un día, pero no tenemos fecha de caducidad; caducamos en manos de Dios y, lo que es peor, en ocasiones, sin previo aviso.

¿Qué sería de nosotros si en verdad supiéramos el día exacto de nuestra partida? ¿Enloqueceríamos o trataríamos de poner en orden nuestra existencia? La solución a dicho problema lo tenemos en nuestras manos; si somos capaces de comprender y entender y, lo que es mejor, actuar como si fuera el último día de nuestra existencia, con toda seguridad solucionaríamos muchos de nuestros males; yo diría que todos.

La metáfora a nuestra existencia podría venir dado por aquello de que, cuando nos marchamos de vacaciones y alquilamos una casa, a nuestra partida, la gente lógica, antes de partir procura dejarlo todo reluciente, hermoso, limpio; tal y como lo encontró al llegar. En la vida sucede lo mismo; pudimos llegar a un mundo lleno de magia, de luz, de bellezas por doquier y, partir hacia un mundo mejor dejando un mal sabor de boca a nuestros semejantes, sin duda alguna, es el peor dislate que nos podría acompañar en nuestro viaje eterno.

Pensemos que nos vamos mañana; lo dejaremos todo; lo material se entiende; pero, posiblemente, por nuestra actitud, en muchos casos, por aquello de la preparación espiritual, podemos partir dejando la “casa sucia” y, el recuerdo que dejaremos será horrible. Nadie debe irse a la casa del Padre dejando deudas, enemigos, sinsabores, disgustos, malas acciones y ese sabor amargo que produce el haber vivido para ti sin pensar en los demás. Es cierto que, Dios lo perdona todo; hasta comprende a los necios y les asiste de amor para que, en la eternidad no sufran más de lo debido. El perdón del Padre lo tenemos; pero lo que no debemos hacer es dejar una estela de amargura por lo que han sido nuestras acciones en la tierra. Si mañana fuera el último día y lo supiéramos, con toda seguridad, hasta seríamos capaces de ponernos en paz con nosotros mismos que, en definitiva, no es otra cosa que estar en paz con todos.

Me horroriza la gente que huye de sí misma. Siendo así, jamás podrán estar preparados para el todo porque viven con la nada. He visto a mucha gente partir hacia un mundo mejor y, por su forma de ser, no tuvieron tiempo de encontrar la paz; tampoco la buscaron jamás y, murieron llenos de desdicha. Recordemos que, si nos encontramos con la muerte y, en ese instante, tenemos la sensación de la paz, será entonces cuando habremos certificado que nuestro paso por la tierra ha merecido la pena. La vida no le exige a nadie imposibles; y no lo hace porque es generosa y bella. Cada cual, con dar lo que tiene antes de que se pierda en detrimento de cuantos les hace falta, con ello, nos basta y nos sobra para ejemplarizarnos a nosotros mismos. Sigo creyendo que, si vivimos aferrados a la generosidad para con nuestros semejantes, será entonces cuando habremos ganado la batalla del amor; el amor que la vida nos debe y que, nosotros, a diario, con nuestras actitudes, sabemos ganar o perder.

Vivimos prisioneros de nuestros miedos. Sentimos vergüenza de decirle TE AMO al ser querido; nos ruboriza el abrazo porque para muchos es un acto de cursilería; nos abruma decir todo aquello que sentimos por si no nos comprenden: ¡Abajo todo estereotipo! Seamos nosotros mismos, tal y como en verdad sentimos. Como quiera que, en calidad de mortal, siguiendo las lecciones que mi madre me enseñó, mañana puede ser mi último día y, como tal, debo de beberme la vida a grandes sorbos; los del cariño, el amor, la paz, la bondad, la ternura y el más importante, el de encontrarme conmigo mismo, sin duda alguna, la incógnita más grande para muchos. Te quiero a ti, amo al mundo y a todos los seres de buena voluntad que en mi vida han sido. Mañana puede ser mi último día; no importa, me asiste Dios.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: Marta 29/07/2010
 

Me disculpo por duplicar
sin querer.
En Luz y Armonia...

Namasté.
 
  Autor: Marta 29/07/2010
  Luis Bienamado:

Eres un Sol rodeado de Estrellas
que bien saben reflexionar ...
y filosofar sobre lo que tan
sabiamente propones a ésta tu
siempre Amorosa Fraternidad.

Te amo ,solecito y a todas tus
estrellas y astros...en forma
totalmente profunda y
absolutamente fraterna...

Hoy,Mañana y Siempre...
En Luz y Armonia...

Namasté.
 
  Autor: Marta 29/07/2010
 
Luis Bienamado:

Eres un Sol rodeado de Estrellas
que bien saben reflexionar ...
y filosofar sobre lo que tan
sabiamente propones a ésta tu
siempre Amorosa Fraternidad.

Te amo ,solecito y a todas tus
estrellas y astros...en forma
totalmente profunda y
absolutamente fraterna...

Hoy,Mañana y Siempre...
En Luz y Armonia...

Namasté.
 
  Autor: Nilda Machado. 27/07/2010
  Luís...

Acertada reflexión...

Sí, hay un día que vale la pena vivir a plenitud... ese es el último día de nuestra vida...

Creo, que no me he detenido a pensar en esa hora suprema... la última hora de mi existencia...

Sí, tenemos que vivir cada día como si fuese el último... que nos ayude a vivir cada vez mejor... de poder llegar al final con la certeza y alegría de haber cumplido nuestra misión...

En ese último día se fueron las oportunidades... lo que hiciste quedó hecho... lo que no hiciste quedó sin hacer... Se quedan los placeres... los sufrimientos... el dinero... los vestidos... las vanidades... Te encuentras con Dios.

Quiero hasta el último día aprovechar el tiempo y ampliar mis horizontes en los ideales más nobles.

Bellísima reflexión, Luís.

Mis bendiciones.

Nilda Machado.
 
  Autor: Benjamin Chex 26/07/2010
  Mi estimado Luis

Han sido siempre sus reflexiones, enseñanzas para mi vida toda. Me he puesto a pensar ¿que pasaria si hoy fuera mi último día? definitivamente, llegaría al Padre y le diria: Gracias por la vida que me diste, por la Madre que me otorgaste y por las personas que me permitiste descubrir durante mi estancia en la tierra...

Tomaré lección y haré lo que nuestro Maestro Facundo Cabral dice: En una eternidad, siempre se puede empezar de nuevo. Empezare a vivir cada día que DIOS me obsequia a vivirla con plenitud y bondad, emprenderé hoy esta maravillosa práctica.

Gracias por tan excelente reflexión...

Un abrazo cordial y bendiciones para siempre...
 
  Autor: Cristina 25/07/2010
  Hola Luis,

¡ Que reflexión amigo te has traído entre plumas ! ... ¿ Eh ?

Me has puesto a pensar ... en si este precisamente fuera mi último instante o mi último día ... ¿ que haría ?.

Pues creo que nada especial que no haya hecho en los otros instantes anteriores o en días anteriores ...

Lo que no hice ya no lo haré ... y lo que no acostumbraba hacer ... de nada sirve que lo quiera hacer ahora ... “ porque se que me voy ” ...

Lo único que me gustaría hacer es .... - pero para ello tendría que tener el poder de la adivinación - ... decirle a aquél que espera de mí una palabra determinada o un gesto o una actitud ... y yo no me he dado cuenta ... y en verdad ... esa palabra, ese gesto o esa actitud de haberme dado cuenta antes ... se la hubiese brindado ... bueno, eso entonces que algún otro espera de mí ... me gustaría poder concretarlo.

Porque como dijo Letty ... EL QUE SUFRE ES EL QUE QUEDA ... y la verdad que a mí no me gustaría irme dejando a alguien esperando por una flor que EN VERDAD HUBIESE QUERIDO DAR.

Esto sólito me gustaría hacer ... si supiera que dentro de un instante o quizás mañana me voy.

Todo lo demás ... lo que sabía o era consciente de que lo tenía que hacer o decir ... si no lo hice en su momento ... no veo que valga la pena decirlo ó hacerlo porque me voy ... ya que si no lo hice o dije en su momento fue porque no lo sentí ... No quise.

Y si hubo algo ... que por cobarde no me animé a decirlo ... o a hacerlo ... ya sea se trate de un amor o un odio ... ¿ para qué concretarlo justo ahora ... justo que me voy ... ? ... Si luego no voy a estar para darle al otro la oportunidad de la reciprocidad, de la revancha o de ser mejor.

¿ No te parece ?.

El que sufre ... es el que se queda. Esta es una gran verdad.

El que se va .... se va con la misma carga inmaterial con la que vivió ( ya que todo lo material ... por ley Divina queda acá de este lado de la Luna ) ... Y en su nuevo estado tendrá que sopesar ... sobre lo hecho y lo no hecho, lo dicho o lo no dicho ... sobre lo amado y lo no amado ... y tomar conciencia de cómo dejaron sus actos el mundo y las personas que Dios le prestó por un tiempo .... ¿ Cómo dejó “esa bella casa de vacaciones ” .... cómo dejó a los demás ... se trate éstos de sus afectos o no ? ...

Pasar el plumero a último momento para dejarlo todo “ libre de polvo ”... y haber vivido siempre en la mugre ... ¿ De que sirve ? ... Es una limpieza momentánea ... superficial e incluso puede que no deseada ... Dejo “ todo en orden “ ... porque mañana o dentro de un rato se que me voy y no quiero irme para el otro lado de la Luna sin dejar en orden TODO LO DURANTE TODA LA VIDA QUE DISPUSE NO ARREGLÉ .... ¿? ...

Un TE QUIERO ó un TE AMO .... soltados en la despedida pero no cimentados antes ... puede que me liberen ilusoriamente a mí ... que me voy ... pero ... ¿ como queda el que lo recibió a destiempo ? ...

“ ¿ Y ahora me lo decís ...? ... ¿ Ahora que ya no nos queda tiempo ... ? ”.

No se ... es un tema delicado ... y por algo ES que no sabemos cuando nos vamos a morir ... ¿ Cierto ?.

Melmac ... el planeta de Alf ... donde todos sabían el día que se iban a morir ... y vivían acorde a eso ... y ESE día hacían una fiesta ... no nos tocó a nosotros ... A nosotros nos tocó la Tierra ... el planeta donde sabemos que “ algún día ó en el próximo instante ” nos vamos a morir ... por lo tanto vivir cada instante ... cada día ... con plena consciencia de que podría ser el último ... sería lo óptimo para no dejar “cuentas pendientes” ... y así día tras día ... sabés que llegará el día en que tengas razón ... pero a esa altura ... ya no te importará ... porque hiciste y dijiste a cada momento lo que quisiste hacer y decir teniendo en cuenta a los demás que alegran tu vida. A eso se lo llama paz interior.

Cabral dice ... “ yo me puedo morir tranquilo ... porque le he dejado una canción al mundo”.

¿ Cuál es mi canción entonces ? ... En esto es en lo que tengo que enfocar mi existencia instante a instante ...

¡ Es muy difícil ! ... Lo se ... pero como decís vos Luis ... la vida no te pide cosas imposibles.

Y Luis ... Dios quiera que mañana no sea tu último día, ni que el próximo instante sea tu último instante y que por el contrario haya muchísimos más días e instantes en tu vida, ahora ... en este preciso momento ... y hacía adelante para que compartas con todos los seres que te aman.

Y yo también TE QUIERO a vos AMIGO y/o TE AMO ... (¿ cuál sería la diferencia ... entre un término y otro ... si me alegran tus alegrías y me apenan tus tristezas ... y todo lo que te pase ... me pasa ... y soy felíz cuando vos sos felíz ? ).

¡ GRACIAS ! ... por estar en mi vida con tu linda forma de ser y con tu amable presencia. Es decir, gracias por “ tu canción ”... que al igual que la de Facundo, también es muy bella.

Y a todos los demás “ cantores ” de este lugar ... también ¡ GRACIAS ! ... por la misma razón que le doy ¡ GRACIAS ! ... a Luis ... es decir ... por lo mismo que dijo María Nieves ... con elocuentes palabras ( por más que ella diga que no lo son ) ... es decir ¡ GRACIAS ! ... por lo que le dan a la vida ... y por lo que le regalan a mi existir. Los AMO y/o QUIERO.

Y me encantó el video de Pagano ... que trajo a colación nuestra bella y hermosa de alma Hadita Madrina ... Es muy lindo ... ¡ No se lo pierdan !...

¿ Más “ música ” ?. ¡ IMPOSIBLE !. Así ... ¿ qué importa ... cuando va ser el último instante o él último día ? ... ¿ Verdad ?.

Un abrazo a TODOS.

Cris

PD: Y ... VOY A TRATAR DE PENSAR MÁS EN TODO ESTO.
 
  Autor: Letty 25/07/2010
  Ay...Ingrid, Ingrid...!! después de tanta elocuencia y sabiduría poco se puede agregar...!! jaja..!

De todas maneras quiero aportar mi granito de arena dejando como reflexión el hecho de que por vivir pensando en el pasado y los miedos o dolores que probablemente nos legó y temiendo al futuro que no conocemos... dejamos de vivir el presente que como bien dice Cabral es nuestra única realidad.

Por eso es bueno decir TE AMO a quienes amemos, dar un abrazo si lo sentimos, regalar una sonrisa a cada persona que se nos cruce y sobre todo dar las gracias a Dios por ese día suceda lo que suceda, porque todo es aprendizaje y todo sucede por alguna razón.

Porque no solo puede ser "nuestro" último día sino el último día del otro y en ese caso el dolor de no haberle dado lo mejor de nosotros es aún mayor que "mudarnos" a otra vida. Sufre el que queda no el que se va.

Por las dudas yo los abrazo a todos desde acá, les dejo mi corazón en sus manos y mis mejores deseos de bendiciones y felicidad.

NAMASTE.
 
  Autor: Ingrid Matta 24/07/2010
  Nuevamente has logrado tocar las fibras de mi corazón con este texto, querido amigo Luis!

Luego de leerte una y otra vez, me hice la misma pregunta, entablando un dialogo interno conmigo misma. Pude llegar a varias conclusiones. Cuando todo está a la orden del día adentro, por consecuencia debe ocurrir lo mismo afuera. Entonces ya tengo por donde empezar, verdad que sí? Empezar por limpiar lo que suelo llamar el closet, retirando lo que no me es útil, que pudo serlo en su momento pero que ahora, sí lo reviso me daré cuenta que hay cosas que ya no lo necesito. Limpiar, limpiar y limpiar, estar atenta al aseo. Todavía no tengo la respuesta a qué haría sí hoy o mañana fuera mi último día. No estoy segura sí ya he revisado todos los rincones de mi alma, y sí por ahí quedan cosas aún guardadas que ya no me son útiles, y que perfectamente podría prescindir de ellas. Tendré que hacerlo. Es por eso que me gustó tanto esa llamada de alerta: “ultimo Día”.

Sí aún guardo lo que no me sirve, estaré ocupando “un espacio valioso” para guardar lo que el universo tiene reservado para mí. Esa fue mi segunda conclusión.

Cómo es adentro es afuera, no?
De lo que sí estoy segura es que me faltaría tiempo para repetir, recalcar y cantar mil te amos a todos los seres, para decirles que su cariño encendió mi corazón y puso luz a las estrellas de mis noches, que me sentí acompañada por este transitar e inmensamente rica, deliciosamente rica y bendecida de haber recibido tanto afecto, tantas muestras de cariño, tanta luz. Todos fueron faros en mi camino. Les contaría que las lecciones que me dio la vida, fuertes por demás, me fueron puliendo, me fueron enseñando que en la adversidad también se puede crecer, que sufrir o gozar es una decisión, y que desde la pedagogía del universo todo llegó con amor aunque a veces me sentí confundida, extraviada, decidí seguir caminando con la misma disposición de seguir aprendiendo, que hubo lecciones que debí repetir hasta que quedaran bien aprendidas, y que procuré no aplazar ninguna materia. Que también aprendí a amarme, y a entregar todo el amor que hay en mí sin egoísmo, porque el amor es Todo lo que hay. Sin amor no podríamos vivir, ni respirar, ni tener ilusiones, ni convivir, que hemos de amarnos primero a nosotros mismos para poder experimentar el amor de todo lo demás, incluyendo el amor del Padre, del Universo que nos ha proveído generosa y gentilmente de todo y hasta más para ser felices y que no podemos serlo cuando nos resistimos, cuando queremos retener todo lo que amamos. Nuevamente aparece Facundo en esta reflexión recordándome que “Somos Libres”, para poder expresar cada uno su canto a través de la libertad. Un pájaro no cantará igual en su jaula, somos como las aves, las plumas van por dentro, necesitamos experimentar esa sensación de que pertenecemos al Todo, sin enscasilla-mientos, y volar tan lejos como cada uno se lo quiera permitir, no hay límites, el universo es eterno, infinito!!!
Sí mañana fuera mi último día pediría excusas a aquellos que sin saberlo, o pretenderlo pude haberles causado dolor, les explicaría que no fue mi intención, es más, voy a suponer que mañana será mi último día y lo haré hoy mismo. No hay tiempo que perder.

Cuando estamos en paz reflejamos esa paz en todo lo que hacemos, decimos, pensamos y en nuestras obras que hablan por sí solas. Lo que hacemos afuera es el reflejo de un fino espejo donde se muestra lo que somos adentro. Nuestros actos son el fiel reflejo de nuestra conciencia. Todo lo que amamos y lo que no amamos son nuestros propios espejos, es el reflejo de lo somos, a través de las relaciones, tenemos la bendita oportunidad de ampliar nuestra consciencia. Hay muchos tipos de bien estar, el físico, el espiritual, social, económico, etc. Y podemos estar bien, en todos estas áreas de nuestra vida, sí no estamos intoxicados, contaminados por el temor, la incomprensión, la falta de compasión y los juicios. Existe una fórmula de oro, la forma más fácil de ser feliz es hacer feliz a los demás. Sí queremos tener éxito, creemos las condiciones para que otras personas puedan tenerlo, todo es de todos, el mundo es amplio y suficiente. Jamás un árbol dio sus frutos a nadie en exclusividad, así que sí observamos la naturaleza, podemos aprender como funcionan los perfectos mecanismos que ella emplea para que todo esté en absoluto orden y coherencia.
La compasión, colaborar a los demás, todo esto nos reconecta. El budismo habla de cuatro cualidades: la amabilidad, la compasión, la alegría (de los éxitos propios y ajenos) y la paz mental. Cuando nutrimos esta cualidades en la consciencia, se reconectan el corazón y la mente. Cuando amamos, la mente se disuelve, solo reina el amor, incluso el tiempo deja de existir, todo está aquí ahora, el presente se vuelve el único tiempo, no hay defensa, no hay temor, entonces ya no tendré nada que limpiar, nada que arrojar a la basura. Es como sí el terreno a sembrar estuviera siempre listo, solo hace falta esparcir las semillas. Las semillas son el amor en sí, en su esencia, la única experiencia que nos acerca más a Dios, a lo Divino, porque el amor se manifiesta en la Unidad, se funde y se vuelve uno solo con el Todo. El Amor en el plano más elevado, en su manifestación pura, entonces, vamos avanzando, juntos, unidos, la dualidad se disuelve, y lograremos llegar a la cima, ahí donde tarde o temprano hemos de estar todos, porque ese es el único propósito de estar en este plano, experimentando lo que es el Amor..
Para terminar mi reflexión dejo este maravilloso aporte del amado Julio Andrés: “TE AMO”, a toda esta bendita y amorosa Fraternidad
http://www.youtube.com/v/lXkQK9ihur4&hl=en_US&fs=1&

Por siempre en Amor, como sí hoy fuera mi último día!
Ingrid




 
  Autor: Maria G. Nieves 23/07/2010
  Quisiera tener la facultad de escribirte con palabras elocuentes mi sentir, solo que mi nivel es mas bajo, pero aqui abajo tambien sabemos decir a nuestra manera 'TE QUIERO', por lo que le das a la vida, por lo que regalas a mi existir, con tu pluma magica.
Abrazos Luis Pla.