Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

Premio Cabral de Literatura

Presentación Premios
Bases de concurso Envianos tu relato
 

Patrícia May Participante en el I Premio Cabral de Literatura

 
Autor: Patrícia May
19/04/2011
Relato a concurso en el I Premio Cabral de Literatura
EL HOMBRE DE BARRO

E

n una de tantas noches, y el clima sabor a primavera, fresca, jovial, en ella, motivándome a salir de casa, emprendí un caminar sin rumbo fijo, ¿cuántas calles caminé? No lo supe, hasta después. En uno de aquellos días, que los problemas e incertidumbres vienen a mi mente, que de tanto pensar en cómo darles acomodo, es, en muchas ocasiones mejor escapar, salir, despojarse de aquello que hace daño, y a consecuencia de este cumulo de molestias, cae uno de repente en depresión. En ese momento decidí liberarme y volar con mis propias alas.

Caminé entre callejones de esta mística ciudad de Querétaro, una noche de abril. Me sentí muy feliz al pisar el pavimento de piedra, que datan del siglo XVIII. Al sentir la brisa del anochecer y con ese color de romance nostálgico, emprendí mi vuelo. ¡Sorpresa! Me encontré con una Exposición Artesanal, ubicado en un jardín grande, con una bella fuente de piedra en medio, y me dije: – ¡Mi debilidad en el arte manual, qué emoción. Aquí disfrutaré parte de mi noche! Caminé entre los pasillos de la exposición,contemplando las Artesanías de varias partes de los Estados de la República Mexicana: Guadalajara con sus zarapes y tequilas, Yucatán con sus hamacas y rebozos, Puebla con sus dulces de nata y cajeta, Michoacán con sus máscaras de papel Mache, figurando entre varias, de diablillos, arlequines, payasos y un sinfín más, Hidalgo con sus bordados e instrumentos autóctonos musicales, Oaxaca con la presentación de obras de bronce y cerámica, Tlaxcala con su plata conocida mundialmente, pero principalmente Querétaro con su bailables de Guapango.

En fin, era un “Collage” de cientos de obras de Arte manuales, hechas por artesanos de comunidades marginadas y que todavía le pagaban al gobierno el permiso para exponer su trabajo, del cual los artesanos viven. Así pasé algún tiempo caminando, cuando lleguéal fin de los pasillos, la sorpresa fue mucho mayor.Conforme me fui acercando ¡vi a un artesano! Era tan peculiar, que eso fue exactamente lo que llamó mi atención. He aquí la vida de este gran personaje: Genaro, es su nombre. Hombre de 75 años, nacido en Guanajuato, Gto. Méx., hijo de Mineros, creció en la pobreza extrema, padeciendo necesidades, hambre, sueños de niño, de jugar, estudiar y divertirse.

Fueron épocas donde había menos oportunidades de superación, pero a pesar de todo, el destino le tenía preparado una vida llena de gratas y grandes satisfacciones. El recuerda a su padre con tanto amor, como ejemplo de superación, responsable y luchador incansable. Lo llenaba de consejos, siempre le decía: -“Genaro estudia, trata de esforzarte y lograr una profesión”. A su madre la recuerda, como aquellas mujeres que nunca abrazan y besan a sus hijos, (quizás por el tipo de vida que le tocó vivir a ella) estricta, disciplinada y siempre expresando palabras altisonantes, reflejo de su infelicidad.

Aún así, Genaro la amó hasta el final. Dándose cuenta Genaro, de la necesidad de la familia con once hermanos y que el padre tenía que mantener, trabajando de sol a sombra, de pequeño decidió salir a la calle a la edad de 10 años, buscado nuevos retos ytocando de puerta en puerta.Con sus escasas pocas letras y números que había aprendido hasta el tercero de primaria, se decía saberlo todo. ¡Qué niño! Encontró la oportunidad de trabajo con un artesano de la comunidad y desde ahí empezó su aventura.Como recolector de barro, tenía que ir a los cerros con costales y acarrearlos hasta el pueblo, que distaba en dos kilómetros. Para un menor de edad, la carga fue muy pesada al principio, pero la necesidad, el gusto por el trabajo y el dinero, que diariamente llevaba a su casa, fue lo que le motivaba más a realizar el sacrificio de trabajar jordanas largas todos los días. Genaro decía, -“Voy a carrear costales toda mi vida, pero nunca voy hacer alfarero.

Me da risa ver cómo la gente se desespera estúpidamente por luchar con el barro para darle forma y pierden los estribos ¡Eso yo nunca lo haré!”. Pasando algunos años más, su padre falleció y más que nunca tenía la necesidad de trabajar. El dueño de la alfarería al ver la desesperación de Genaro, le propuso trabajar con el barro, haciendo obras de arte como: platos, ollas, tazas, y un sinfín de artículos más que se pueden hacer con esta “joya de tierra”, heredada de nuestros ancestros. Él lo pensó y decidió darse la oportunidad de hacer lo que nunca quiso y de lo que tanto se burlaba, pero las circunstancias se lo pedían.

Él dice: -“Sufrí y mucho. Mi aprendizaje fue terrorífico, cansado.Llegaban momentos que al sentarme en el torno, donde ponía la mezcla de barro, trataba de hacer aunque sea una taza pequeña, todo escurría y se deformaba. Yo lloraba, le pegaba al torno como si fuera mi peor enemigo. ¡Y tiraba todo lo que estaba haciendo! Todo el barro caía al suelo. ¡Ah! Cuanta desesperación, cuanta estupidez el querer manejar mis manos, el torno y el Barro…no lo soporté por mucho tiempo”. Pasaron algunos meses y con los consejos de su patrón, la necesidad de ganar más dinero y la paciencia, que esto a fuerza de manejar el barro le dio, amó tanto su trabajo, que Dios le premio por darle tan bello DON.

Genaro muchas veces escucha al barro diciéndole -“A ti te estaba esperando” y eldarle cualquier forma, siempre fueron sus más grandes logros. Y siguió contando su historia como fue a través de los años,-“Me llegaron las oportunidades de viajar al interior de la República Mexicana, entre ferias y exposiciones, eso abrió muchas puertas a mi superación personal y a mi vida familiar, ya que con eso, mantuve a mi esposa y a mis ocho hijos, que ahora todos son profesionales.A pesar de mi ignorancia, por no tener estudios, eso no significó que yo no aprendiera a leer libros, disfrutar de los grandes autores como: Khalil Gibràn, mi autor preferido, que con su refrán reza: -“TODA LA TIERRA ES MI TIERRA Y TODO LOS HOMBRES SON MIS HERMANOS”- .

En su momento lo recuerdo, para vivir y eso me ayuda a abrirme siempre a los demás, a enseñar sin egoísmos y a mis 75 años sigo recorriendo caminos. Mi trabajo de alfarero, siempre lo he tomado como juego, porque para mí, mezclar el barro, ponerlo en el torno, utilizar mis pies para darle vuelta al disco y hacer mis artesanías, es EL JUGUETE MÁS MARAVILLOSO DEL MUNDO, QUE DIOS ME HA REGALADO. Y JUGANDO ASÍ QUIERO MORIR. COMO MIGUEL ÁNGEL, QUE ESCULPIENDO SUS OBRAS, MURIO A LOS 88 AÑOS”.

Fue una experiencia inolvidable para mí, conocer a un personaje tan peculiar, con una filosofía por la vida inmensamente positiva, un ejemplo de superación, más que económica, personal.Buen esposo, gran padre, un bello abuelo y que ahora cuenta con uno de los mejores talleres de Cerámica y Alfarería en Guanajuato, dándoles a sus empleados una buena calidad de vida, con su paciencia, consejos y humildad. Llegué a mi apartamento con un buen sabor de boca, mis sentimientos de desesperación ante la vida habían cambiado rotundamente.

Genaro me demostró que la vida es así, SENCILLA Y EN CADA MOMENTO TENEMOS QUE AGRADECER. Las lágrimas me brotaron y un amor puro, sublime de una bella enseñanza, nació dentro de mí hacía a él. Quedé en visitarlo a su taller. ¡Un gran amigo más, había llegado a mi vida cuanto más lo necesitaba! …GENARO: “EL HOMBRE DE BARRO”.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: hi 24/08/2013
  Donde se encuentra ubicado su taller?  
  Autor: Juan Manuel Casalderrey Palacio 12/05/2011
  Yo tampoco soy juez ,pero soy parte y como parte ,también te concedo el premio,tu relato es muy hermoso .Los artesanos de tu país deberían de hacerte un homenaje por saber relatar tan bien sus casi siempre difíciles vidas.Un abrazo  
  Autor: Eduardo Buruca 11/05/2011
  Preciosa narrrativa....si fuera juez...yo ya te doy el premio...me impresiona el flujo de palabras que salen tan naturalmente y además es un belllo homenaje a alguien quién con su experiencia nos da una incomparable lección de vida...¿Que más puedo decir? sino es un hermoso relato.  
  Autor: Dario O. 04/05/2011
  Me agrado mucho, no me considero un crítico, pero tiené una presencía excelente con el desarrollo de los oficios, que aun no se ha perdido en el extenso y distinto méxico =)  
  Autor: veronica 22/04/2011
  Hermosas artesanias que hacen con sus manos personas sencillas que a traves de sus manos expresan mucho amor y carino gracias por compartirlas
 
  Autor: meme 21/04/2011
  Patty, muy bueno; tu descripcion es muy emotiva; te felicito!! un dia de estos te voy a mandar algo del principio de mi vida...veremos si podriamos combinar algo en ese projecto, te parece?? cuidate  
  Autor: ILDEFONSO SANTIAGO CACHO NÚÑEZ 20/04/2011
  Muy buen trabajo, querida amiga Paty, a veces los ejemplos que necesitamos para continuar lididando con los problemas que nos presenta nuestra vida, los tenemos justo frente a nosotros y no nos damos cuenta...que bueno fué conocer el tuyo...  
  Autor: Cosquillitas 20/04/2011
  Es impresindible que los poetas y escritores acuñen en sus obras la realidad y el Mexico olvidado. Algo que Patricia hace muy bien en esta narracion.

 
  Autor: juan 19/04/2011
  exelente relato.... me recuerda los tiempos mas felices de mi vida en mi bellos pueblo de uriangato, ciudad en la que no era ni pobre ni rico, era simplemente feliz. recuerdo pasar por un amigo camino de la escuela, el trabajaba haciendo ladrillos con su papa y tios. yo los veia con que ganas y esmero hacian los bloques que serian un dia el hogar de alguien. imaginandome que los ladrillos estarian ahi mucho mas tiempo del que viviriamos los que compartiamos aquel exacto momento, camine con mi amigo a la escuela discutiendo sobre si santo, el enmascarodo de plata, era mejor que mil mascaras.
gracias pati, me sacudiste la cenizas del recuerdo con tu bello relato... esto es vivir.
 
  Autor: Maria Magdalena Ortega 19/04/2011
  Me encanto el relato un ejemplo de lucha, esfuerzo, tenacidad amor perseverancia que me logro comover asta las lagrimas ademas de sentirme profundamente orgullosa de esa gente que aveces no valoramos lo suficiente para darles no digamos un lugar preponderante en nuestra sociedad pues son los personajes que muchos deberiamos de darles no solo un premio sino un simple alago por poner el nombre de nuestra tierra muy en alto por que gracias a ellos somos conocidos internacionalemente no como los exportadores de las cosas malas sino de lo mejor que tenemos nuestra cultura nuestra arte gracias por este hermoso relato mi Pati Bella.  
  Autor: MARIA LODUCA 19/04/2011
  No soy critica solo leo y me parecio bueno, es un repaso de tu cultura amiga!!!es maravilloso sentir el horgullo en tu caso de ser mexicana,claro,sencillo,entendible,si esta bueno me agrado...lindo patty!!!Dlaro a los compatriotas tuyas les abra a pasionado sin duda a mi me gusto, tu relato( mi hermosa mexicana)  
  Autor: Sandra 19/04/2011
  wow!!!!! hermoso!!!!! eres bella, bella, bella....  
  Autor: Ernesto S. 19/04/2011
  Una historia fascinante sin lugar a dudas. La descripcion inicial me hizo vivir el momento, casi sentir el ambiente de feria tipica mexicana. Me recordo las despcripciones del narrador Mexicano Isidro Olace. Luego la historia toca fibras muy profundas. La historia mil veces contada aqui se lee con un sabor unico. La historia de una gran persona y gran artista que nos da una leccion de humildad, de fuerza de voluntad y de constancia en nuestro ideales. Felicidades Paty. Un excelente trabajo para reconocer y celebrar a uno de estos artistas que por lo general pasan desapercibidos por esta vida, aun cuando sus obras son constantemente admiradas en nuestros hogares.
Nunca olvidare a "El Hombre de Barro" y nunca olvidare a su autor.
 
  Autor: J.Clemente Solano 19/04/2011
  "Cada trecho recorrido enriquece al peregrino y lo acerca un poco más a hacer realidad sus sueños" (Paulo Coehlo)Este es el México de mis amores... el que no se dobla ante la adversidad... ¿Quién no se siente parte de una historia como estas? Felicidades Paty. Hermosa invitación a conocer al hombre de barro que llevamos dentro¡