Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Diego Millán García
15/09/2015
REGRESO FELIZ

H

ablar de mis vacaciones de verano, que han sido fantásticas, familiares, descansadas, tranquilas y provechosas, y que me han llevado a Porcuna a disfrutar de mi santa madre, a Valladolid tres días con mi Comunidad Viatoriana, a Valverde del Camino donde vive mi hermana Maruja y su familia, y a Benalmádena y Fuengirola para estar con mis hermanos Paco y José Antonio, mis cuñadas Paqui y Saida, y mi sobrino Alberto, y en donde he disfrutado de unos días de playa, de reencuentros con amigos de Vitoria como la familia de Mertxe Acosta, y de visita a un precioso y espectacular lugar que recomiendo vivamente, llamado el Caminito del Rey, en la sierra malagueña, y aparte de conocer el hermosísimo pueblo banco de Frigiliana y el televisivo y encantador Nerja, me parece una frivolidad ante lo que se está viviendo en Europa en estos días, con miles de refugiados procedentes de países en guerra como Siria, Irak, Pakistán, Afganistán, y de regiones de África, intentando llegar a Alemania y otros países del norte de Europa, en lo que se ha catalogado ya como la crisis de refugiados y desplazados más importante desde la II Guerra Mundial.


El Padre Diego Millán junto a las murallas de Ávila

Las escenas de niños muertos en las playas de Turquía y el hacinamiento inhumano en las fronteras de Grecia, Macedonia, Serbia y en la  estación de Budapest, golpean fuertemente las conciencias de una Europa acomodada que asiste inquieta ante esta avalancha que hasta ahora sólo veía de lejos, en los campos de refugiados de Jordania o de Turquía. Pero como siempre, donde se siembran vientos, se recogen tempestades, y sólo nos preocupan las cosas cuando se acercan a nuestras fronteras y ponen en cuestión nuestro cacareado discurso de ser la Europa de la solidaridad, de los derechos sociales, de la democracia, de la defensa de los derechos humanos. Y es que es claro que en lo que está pasando tiene mucho que ver la política llevada a cabo por Estados Unidos y Europa en países que hoy en día son un auténtico polvorín de conflictos, dígase Libia, Irak, Siria, Afganistán y otros muchos. Sobre todo en Siria, donde hace cuatro años estos países occidentales se propusieron, ante la oposición de Rusia, en el contexto de las famosas “primaveras árabes”, derrocar al dictador sirio Al Asad, y armaron a los grupos rebeldes, como en su tiempo hicieron con los talibanes en Afganistán, sin medir las consecuencias, que ahora son: cuatro años de guerra, cientos de miles de muertos y heridos, un país destrozado, un Estado Islámico que siembra el terror en amplias zonas de Irak y de Siria, y al dictador sirio al que ahora se le quiere mantener como aliado necesario, una vez que por fin se han decidido algunos países, como Francia, Inglaterra, España y también Estados Unidos, a salir (al menos es la nueva retórica que utilizan) de su cómoda indiferencia ante un conflicto que crearon y que ahora nos estalla a todos, no lejos, sino en el corazón de la Vieja Europa (de los Estados Unidos, bastante más lejos). Y no se hace por solidaridad, porque si así fuera, a qué viene ahora tanta prisa y  por qué no se hizo antes, sino, como siempre por puro interés y egoísmo, para salvar la cara, para detener el éxodo que amenaza con convertir Europa en un río incontrolable de seres humanos que ha desbordado a todos y que requiere, no sólo una respuesta inmediata de acogida humanitaria, sino intervenir militarmente y cuerpo a cuerpo, y no con simples bombardeos que han resultado hasta ahora estériles, en los sitios de origen del conflicto, en concreto contra el Estado Islámico. Y eso está por ver, porque hasta ahora nadie se compromete a ello. Aunque ciertamente es esperanzador que Rusia esté dispuesta (pero a la vez sigue vendiendo armas y protegiendo al sátrapa Al Asad), con Irán, y una Coalición Internacional avalada por la ONU, a llevar a cabo una guerra abierta contra los salvajes del autodenominado Estado Islámico, que siguen expandiéndose, sembrando el terror, eliminando cualquier vestigio de cultura o de otra fe que no sea la musulmana, como hemos visto en la ciudad milenaria de Palmira que ahora controlan y cuyo patrimonio cultural, de valor incalculable, están destruyendo.   

En contraste, la población europea en su mayoría está reaccionando de forma rápida y solidaria, quizá fuertemente tocada por las imágenes de refugiados muertos dentro de una furgoneta abandonada por un traficante de personas, y sobre todo la del niño sirio Alan Kurdi, ahogado en una playa de Turquía, y que ha conmocionado a todo el mundo. Se cumple aquello que de que una imagen vale más que mil palabras. Aunque ciertamente imágenes de niños sufriendo y muriendo llevamos viendo mucho tiempo en Siria y en tantos otros lugares del mundo. Pero ésta parece haber hecho despertar la conciencia de mucha gente y ha movilizado muchas iniciativas humanitarias dignas de ser admiradas. Ojalá que duren en el tiempo. Igualmente, como no podía ser menos, el Papa Francisco ha hecho un llamamiento a toda la Iglesia, diócesis, parroquias, monasterios, casas religiosas a que acojan a refugiados, dando él mismo ejemplo acogiendo en el mismo Vaticano a dos familias sirias. Muestra así a los cicateros Gobiernos europeos, que se resisten a recibir la cuota asignada para cada país de la Unión, un camino de generosidad y humanidad que engrandece más la figura del Papa y su papel de líder moral y espiritual de nuestro mundo. Sin olvidar que, aunque masivo, el drama de los refugiados sirios no es el único drama. Parece que se nos olvida que en el Mediterráneo siguen cruzando o intentado cruzar, miles de inmigrantes en búsqueda de una vida mejor, pero que muchas veces sus sueños desvanecen con la muerte en ese mismo mar que los recibe.   

Lo que es inadmisible es lo que está pasando con el Gobierno de Hungría que ha erigido un muro para impedir el paso de los refugiados o de países como Polonia o Dinamarca (tampoco Estados Unidos ha sido demasiado generoso acogiendo sólo a 10 mil sirios) entre otros, que se niegan a aceptar el cupo de refugiados que les corresponde. ¿Cómo se puede permitir en la Unión Europea que un país construya un muro que viola todos los acuerdos de libre circulación de fronteras que rigen en Europa y trate a los refugiados como si fueran inmigrantes ilegales, delincuentes o incluso animales? Aunque tampoco son muy ejemplares Inglaterra y Francia, que han blindado el estrecho de Calais para evitar el paso de inmigrantes, con una rapidez y un desembolso económico muy llamativos, pues hasta que el problema no les ha llegado a sus puertas, no habían hecho nada al respecto.

Y tampoco España da mucho ejemplo con su valla de Ceuta y Melilla. Parece que la única líder europea sea la denostada y criticada Ángela Merkel, que está brillando a una gran altura moral y política en la gestión de esta crisis, porque Alemania es la que está llevando el gran peso de la acogida y atención de estos refugiados. Aunque al final, también España se ha puesto generosa, y el Gobierno ha pasado de poner objeciones a aceptar la acogida de casi 15 mil refugiados, siendo el tercer país de Europa que más refugiados recibirá junto a Alemania y Francia.

Quizá el problema vendrá cuando no se sepa qué hacer con los otros cientos de miles que están llegando y que llegarán sin cesar a la acomodada Europa, y que tienen colapsadas a Grecia y sus islas, a Macedonia, a Serbia y a Hungría, las cuales todavía hacen de desgraciado tapón que impide el paso descontrolado hacia los países más ricos de la Unión Europea. Pero ahora de lo que se trata es de acoger y de ayudar, porque ante todo es una cuestión de humanidad que está por encima de las legislaciones, las fronteras y los países.

Y algo que me pregunto a menudo: ¿por qué los países árabes ricos del Golfo Pérsico como Arabia Saudita, Qatar, Kuwait, Emiratos Árabes y otros, que tienen medios y territorio en abundancia, no aceptan acoger refugiados que en su mayoría son musulmanes? Sospecho que temen que la llegada de dichos refugiados altere su bienestar económico o la férrea dictadura religiosa que ejercen sobre sus súbditos o provoque divisiones y enfrentamientos entre chiíes y suníes. En todo caso, es algo llamativo y preocupante, conociendo además que algunos de esos países han financiado y siguen financiando a grupos terroristas como Al Qaeda y ahora al Estado Islámico. Por si acaso, nadie en la Comunidad Internacional se atreve a alzar la voz, para no importunar a estos reyes del petróleo con los que hay fuertes intereses económicos, a pesar de que violan los Derechos Humanos, sobre todo los de las mujeres y de los de los trabajadores extranjeros que son tratados casi como esclavos.   

Pero a lo que iba, que es una tiempo, pues, de gran importancia para Europa, donde se está jugando su credibilidad, y donde deben dejarse las bonitas palabras y los sentimientos buenistas, para pasar a liderar una acción que será juzgada por la historia en el futuro, a pesar de los riesgos que también conlleva: que Europa deje de ser un mero mercado económico, comprometerse seriamente en resolver los conflictos en su origen, y volver a las raíces que la hicieron nacer y a los grandes valores de libertad, solidaridad, acogida y fraternidad que han forjado su historia, a pesar de ser escenario de tantas guerras, entre ellas las dos Guerras Mundiales. Por cierto, de  la Segunda Guerra Mundial se acaban de cumplir 70 años de su finalización, cuando China logró vencer a su gran enemigo Japón. Una China en horas bajas económicas, pero que acaba de desplegar, con este motivo, una gran exhibición militar, mientras Japón se resiste a asumir del todo su responsabilidad ni a  pedir perdón por los crímenes cometidos durante su ocupación del gigante chino.  

Gigante chino que en lo económico se está debilitando y encendiendo las alarmas de las principales economías del mundo que este pasado Agosto vieron cómo sus Bolsas y negocios se hundían peligrosamente. Es una pena que no haya una alarma similar ante las violaciones continuadas contra los Derechos Humanos por parte del Gobierno de Pekín.   Problemas serios, pero que opacan otros no menos decisivos, como las nuevas Elecciones convocadas en Grecia, ante las promesas no cumplidas de Tsipras y el cisma creado en la coalición que le llevó al poder, su propio partido Syriza. No olvidemos tampoco lo que está sucediendo en Venezuela con los desvaríos dictatoriales y delirantes de su presidente Nicolás Maduro, que ve cada vez más enemigos externos, para así tapar su catastrófica gestión política y económica, y que le puede hacer perder las próximas elecciones parlamentarias que se celebrarán en Diciembre, con varios líderes de la oposición encarcelados, entre ellos Rodolfo López, condenado injusta y arbitrariamente a 13 años de cárcel en un juicio-farsa que nada tiene que ver con la verdad, sino con la política. Una sentencia que ha sido unánimemente condenada por la mayoría de los países democráticos del mundo, excepto, claro está, por los partidos y grupos afines al chavismo, dentro y fuera de Venezuela, y el silencio cobarde de muchos países latinoamericanos. Por si fuera poco, ahora quiere sacar rédito político con un discurso victimista y nacionalista, acusando a su vecina Colombia de favorecer supuestas y delirantes conspiraciones, y cuya frontera ha mandado cerrar, expulsando a cientos de colombianos que vivían allí, y provocando una nueva crisis humanitaria.   

Y en España tampoco faltan las tensiones, agravadas por una posible declaración unilateral de independencia por parte de Catalunya, si es que la coalición que la defiende ganara en las elecciones que en aquella Comunidad Autónoma se celebrarán el 27 de Septiembre. Una posibilidad que ha hecho saltar las alarmas del Gobierno, los otros grupos políticos no independentistas, y de diferentes colectivos sociales, culturales y empresariales. Porque digan lo que digan los independentistas, es claro que una Cataluña desgajada de España sería automáticamente expulsada de la Unión Europea y del euro, tal como proclama el Tratado de la Unión, amén de causar una fractura social seria y un conflicto con el resto de España que ciertamente no beneficiaría a nadie. Y además, el discurso soberanista de su presidente Artur Mas, y de quienes lo apoyan, está ocultando una gigantesca corrupción que se ha ido gestando en su propio partido Convergencia, empezando por el que es su presidente honorario, Jordi Puyol y familia. En fin, un septiembre movidito el que nos espera por aquí, con una Diada (Día de Cataluña) de marcado carácter independentista y electoralista que inundó este pasado 11 de Septiembre de forma multitudinaria las calles de Barcelona (sobre todo la Avenida Meridiana), escenificando el camino a la independencia como meta. Con todo el aparato gubernamental y los medios de comunicación a su favor, y excluyendo, al más puro estilo dictatorial, a todos aquellos que no comulgan con el credo independentista. Y no es que yo me oponga a que los pueblos puedan decidir su futuro, que es un derecho de la ONU,  ni por supuesto que tenga ninguna animadversión hacia el pueblo catalán. Es más, amo Catalunya y especialmente Barcelona, viví allí con mi familia varios años, mi hermano mayor vive allí, tengo sobrinos catalanes, puedo entender perfectamente y atreverme a hablar la lengua catalana, pero creo que la forma en que se está llevando este proceso no es la correcta, por ilegal, por tramposa, por excluyente, y por tapar una ingente corrupción, esconder los verdaderos problemas de Catalunya, y no decir la verdad sobre las consecuencias negativas de tal independencia, por mucho que las nieguen sus dirigentes.  

Pero no sólo cosas negativas han pasado o están pasando en el mundo. El Papa hará un viaje histórico la próxima semana a Cuba (cuyo Gobierno dictatorial de los Castro le ha regalado la liberación histórica de más de 3.500 presos), dando un espaldarazo con su presencia a la apertura que ya se ha iniciado entre ese país caribeño y su vecino Estados Unidos, al que también llegará Francisco para clausurar en Filadelfia el Encuentro Mundial de las Familias, hablar en Nueva York ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, y pronunciar un histórico discurso, puesto que será el primer Papa que lo hará, en Washington, ante el Congreso y el Senado de los Estados Unidos, y donde canonizará al misionero franciscano, del siglo XVIII, Fray Junípero Serra.

Un Papa que nos sorprende cada día por su sencillez y sus gestos coherentes y proféticos, como la convocatoria de la Jornada Mundial de Oración por el cuidado de la Creación, que se realizó el pasado 1 de septiembre en coordinación también con la Iglesia Ortodoxa; o su visita  esta semana a una óptica para cambiarse de gafas con toda naturalidad; o el decreto que ha emitido para pedir que los procesos de las nulidades matrimoniales sean más rápidos y gratuitos. Un Papa comprometido por la paz, la justicia social, la ecología, la solidaridad y la unión de todos. Un Papa para que cada vez más voces, entre ellas la mía, reclaman que se le conceda el Premio Nobel de la Paz de este año. Se lo merece sobradamente.  Buenas noticias han sido también las Beatificaciones, este pasado sábado, en Girona de tres religiosas españolas de la Congregación del Instituto San José de Girona, a cuyo Colegio en mi pueblo asistí de niño, y de cuyas religiosas guardo un recuerdo muy hermoso. Fueron mártires de la fe, asesinadas durante la Guerra Civil española. Mártires que sigue habiendo y muchos en ciertas zonas del mundo, especialmente en Irak y Siria, pero también en India, Pakistán y otras zonas de África y de Asia. Una persecución y martirio que apenas trasciende a la prensa, y en la que se involucran muy poco los países más poderosos que podrían solucionarla, quizá porque nos les interesa o no amenazan sus intereses económicos o estratégicos.

Pero mientras tanto, comunidades cristianas de antiquísima existencia están desapareciendo, porque son eliminadas, o porque los cristianos huyen ante el riesgo de ser exterminados. Pero a la vez, otros muchos cristianos en el mundo dan ejemplo de entrega, solidaridad, atención a los más pobres y necesitados, como los Hermanos Hospitalarios de San Juan de Dios, que acaban de recibir el prestigioso Premio Princesa de Asturias por su gran labor social y humanitaria.   

Un gran reconocimiento social y cultural también ha recibido la estupenda actriz cómica y vedette musical que fue Lina Morgan. Una mujer muy querida por el pueblo, que compaginó su actividad como actriz, cantante y empresaria, con su faceta espiritual y solidaria. Nos dejó lo más valioso: el legado de una sonrisa. También ha sido importante noticia mediática la muerte del neurólogo Oliver Sacks, famoso por sus investigaciones sobre el cerebro y la genial maestría pedagógica con que las comunicaba y transmitía.  

Un legado menos famoso, pero igual o más valioso, ha sido el dejado por Manuel, esposo de mi amiga y gran mujer Catalina, que falleció hace unas semanas en Valverde del Camino, ejemplo de entrega, trabajo, sencillez y humanidad. Esa humanidad y bondad, además de una gran fe y amor entre ellos, que tenían mis amigos José Gogna y su esposa María Jesús, que se han ido de este mundo en el intervalo de pocos días entre una muerte y otra. Y es que se amaban tanto que la muerte no pudo, o no quiso, separarlos. ¡Me maravilla y me anima mucho el ejemplo de estas grandes, cercanas y sencillas personas, como Francisca, madre de mi gran amiga Mari Carmen Presa, que se ha ido a los brazos del Padre Dios, dejando una gran estela de amor, de entrega y generosidad hacia su familia y quienes la necesitaban! ¡DESCANSEN EN ESA PAZ QUE SE HAN MERECIDO!   

Y buena noticia es la ocurrida en Guatemala, donde la presión popular ha logrado que su presidente dimitiera acusado de corrupción y no se haya podido presentar a las recientes elecciones presidenciales. Y ha sido tanto el eco, que se empieza a hablar ya de las “primaveras latinoamericanas”, pues arrecian también las protestas en otros países cercanos a Guatemala contra sus corruptos gobernantes, al igual que está ocurriendo en Brasil. También es noticia positiva que se reconozca la importancia de los abuelos en la vida de las familias, tanto que en España, uno de cada cuatro abuelos han dejados sus residencias donde estaban para ayudar a sus hijos y nietos durante la crisis económica. Y es que, siempre repito, los abuelos deberían ser declarados Patrimonio vivo de la Humanidad, especie protegida y esencial en la vida de los nietos y de las sociedades.

Y una de esas abuelas sigue siendo la soberana del Reino Unido, la reina Isabel II, que acaba cumplir 63 años en el trono británico, superando el récord que ostentaba la legendaria reina Victoria. Para que luego se diga que los abuelos no son útiles ni necesarios ni importantes.   

Y hablando de proteger, frente al intento de globalización cultural, deberían ser protegidas y fomentadas las Fiestas Populares, sus bailes, sus tradiciones, sus ritos comunitarios (siempre que no sean violentos), como son las Fiestas Patrias en Chile que ya se avecinan, con su cueca, la chicha, los anticuchos y las ramadas. O tantas Fiestas Populares como se han celebrado durante el verano en Julio y en Agosto en España, casi todas dedicadas a Cristo, la Virgen María, o diversos santos, como las de este mes de septiembre que se están haciendo con motivo de la Natividad (8 de Septiembre) y los Dolores de María (15 de Septiembre), o las de la Santa Cruz el próximo 14, San Mateo en Logroño el 21, o la Merced en Barcelona el 24.   Y ciertamente, siempre es una buena noticia la celebración de una boda, en este caso la de Diana y Wasin, hija de mis amigos Paco y Pilar, que tuve la alegría de presidir el pasado 4 de septiembre en el incomparable marco de la Basílica madrileña de san Francisco el Grande, con su espectacular cúpula pintada, la más grande de España y la cuarta más grande de Europa, y sus pinturas de Goya. Una boda con presencia significativa de palestinos cristianos, origen de la familia del novio, que dio un color bullicioso y colorista propio de las celebraciones de los países de influencia árabe. ¡FELICIDADES DIANA Y WASIN!  

Voy terminando, no sin antes, animarte a vivir en plenitud cada día, con alegría, optimismo, bondad de corazón. Repetidas voces nos recuerdan que el amor es fuente de salud, que hay mucha gente buena y solidaria, como tú y como yo, que no nos conformamos con este mundo injusto, que queremos cambiarlo, pero sin olvidar, como nos lo dijo muchas veces Jesús en el Evangelio, que el cambio empieza por dentro, nos hace mirarnos a nosotros mismos, sin juzgar ni condenar a los demás, purificando nuestro corazón de envidias, rencores, egoísmos, materialismos, avaricias y todo aquello que nos hace daño y paraliza las mejores energías y sentimientos que también nos habitan. Así que, valora y disfruta la vida, la familia, los amigos, la fiesta, los amaneceres y atardeceres, las flores, el sol, la luz, los pequeños detalles que son los que realmente hacen grande nuestra existencia. Da sentido a tu vida, busca siempre una razón por la que vivir, luchar y amar, como nos recuerda el precioso pps que te adjunto.   

Yo ya comencé mi tarea educativa, en mi Colegio San Viator, en un curso escolar que tiene muchas novedades: las grandes obras que se realizan en los patios del Colegio, que nos llenarán de ruido y polvo durante casi dos años, aunque el resultado final será espectacular; la aplicación en algunos niveles de la LOMCE, una nueva Ley de Educación que ya veremos cuánto dura; y la renovación de importantes cargos directivos, como el nuevo Director del Centro, Javier Pizarro; la nueva Directora de Bachillerato, Inmaculada Miguel; y la nueva Coordinadora de Pastoral, Esperanza López. Todas excelentes personas y profesionales preparados, cercanos, acogedores, sencillos, cariñosos, además de comprometidos cristianos. Mi felicitación, mi ánimo y mi apoyo para todos ellos. Personalmente, dejo de ser Coordinador de Pastoral, pero sigo como profesor, tutor, sacerdote y apoyo en todo lo que se me necesite. Con la pereza normal de comenzar, pero con la ilusión y el desafío de ser un buen educador, sabiendo que el fruto de lo que uno siembra quizá no se vea de inmediato, pero, como dice la Beata Madre Teresa de Calcuta, de la que se ha cumplido hace pocos días un nuevo aniversario de su muerte, en el poema que te adjunto, lo importante es saber que en nuestros alumnos y alumnas perdurará sobre todo la huella de nuestro ejemplo, nuestro cariño y los valores que les hemos transmitido. Que sirva de ánimo también para todos mis compañeros y compañeras profesores y todos los que educan de una u otra manera, en especial y prioritariamente las familias. ¡FELIZ CURSO 2015-2016!

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: 0fhoS7oPMgQ 20/06/2016
  You saved me a lot of halsse just now.  
  Autor: vaRGVH9FjRYN 18/06/2016
  Great common sense here. Wish I'd thhgout of that.  
  Autor: vDcQABy8KTd 18/06/2016
  I actually wanted to post a simple comment to say thanks to you for these amazing secrets you are placing at this site. My tinonce-sumimg internet research has at the end been paid with good quality facts to share with my family members. I ‘d admit that many of us readers actually are very much endowed to live in a magnificent website with many lovely people with helpful suggestions. I feel rather fortunate to have discovered the site and look forward to some more brilliant minutes reading here. Thanks once more for all the details.