Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Policarpo Fandos Pérez
24/03/2015
ZAPATERO, A TUS ZAPATOS

L

as personas solemos hacer uso de lo que ignoramos o de lo que tenemos escasos conocimientos como si fuésemos expertos en la materia.

Según cuenta Plinio el Viejo (siglo I, D. C.) en su tratado de Historia Natural, Apeles era un famoso pintor de la Grecia clásica, que se caracterizaba por ser extremadamente exigente con su propia obra, que solía exponer en la plaza pública escondiéndose detrás para escuchar los comentarios de los que se paraban a contemplarla.

En una ocasión, un zapatero se paró ante sus cuadros criticando con sorna la desproporción de una sandalia, en un retrato de cuerpo entero. El autor aceptó la crítica, corrigió el defecto y al día siguiente el mismo zapatero volvió a pasar por allí y al observar la corrección empezó a criticar otras partes del retrato. Fue entonces cuando Apeles, indignado, salió de su escondite y exclamó: "El zapatero no debe juzgar más arriba de las sandalias", frase que se popularizó y llegó a nuestros días con la expresión que encabeza este artículo.

Esta anécdota, convertida en un refrán, ha protagonizado no pocos comentarios e interpretaciones, sirviendo incluso como inspiración de guiones en algunas obras de teatro y de cine; también fue argumento de no pocas obras literarias. Todo ello para dar a conocer hasta qué punto las personas solemos hacer uso de lo que ignoramos o de lo que tenemos escasos conocimientos, como si fuésemos expertos en la materia.

Decía Manuel Azaña (presidente de la II República) que "si los españoles hablásemos solo de lo que sabemos se generaría un inmenso silencio, que podríamos aprovechar para el estudio". Sin llegar a esos extremos, ¿no resulta costoso reconocer que nos caracterizamos por hablar demasiado? Y especialmente de lo que no conocemos bien.

Los casos que podríamos presentar como paradigma de lo dicho nos alejarían del espacio que permite un artículo de estas características, pero merece la pena detenernos en alguno, no tanto porque sean importantes sino porque quizás son más habituales, aunque no despierten el mismo interés entre la gente, salvo en raras ocasiones. 

-En la radio y en la televisión son frecuentes las entrevistas con especialistas en distintas disciplinas o personajes de reconocido prestigio, que lejos de protagonizar los temas objeto de comentario son suplantados de hecho por quienes, en buena praxis, deberían limitarse a la conducción del programa del que se trate. Dicho de otra manera, en lugar de ceder la palabra a los que se supone que saben, acaban usurpando su papel y devaluando la información que se pretendía obtener. 

Desde otra perspectiva y también en estos mismos medios, se producen situaciones que llegan casi al esperpento cuando en algunos programas intervienen personajes sin cualificación ni formación, que actúan como comunicadores representando el papel de los auténticos profesionales; su presencia parece que solo se justifica (mal, en cualquier caso) porque supuestamente atraen una mayor audiencia. Los responsables deberían hacérselo mirar, porque los efectos colaterales son perniciosos y crean incultura.

-En el campo de la sanidad, con especial incidencia en asuntos relacionados con trastornos del comportamiento, es alarmante la proliferación del intrusismo, cuando no de legos absolutos en la materia de la que se trate, incluyendo entre estos últimos a quienes se dedican -simple y llanamente- a la manipulación (psicológica) de los incautos que caen en sus manos. En estos supuestos, sin perjuicio de evidentes transgresiones deontológicas, podríamos estar ante ilícitos penales, porque lo que se pone en juego es lo más valioso del ser humano: su salud.

-El mundo del deporte, en cualquiera de sus manifestaciones, es otro de los escenarios donde quizás se nota con más claridad el sentido de la frase de Apeles. Sin ir más lejos, en el fútbol es frecuente oír cómo se cuestionan las estrategias de los entrenadores de los diferentes equipos o los criterios arbitrales respecto de la aplicación de sus reglamentos; este tipo de intromisiones en los aspectos que esos profesionales conocen bien (muchos han sido practicantes y poseen amplia experiencia, sin perjuicio de su homologación correspondiente), se ponen de manifiesto -sobre todo- cuando pierde el equipo de "casa". 

-Si nos adentramos en cuestiones relacionadas con el funcionamiento de la economía en general, podremos encontrar expertos en todas las materias, a todos los niveles y con opiniones para todos los gustos. No cabe duda que también influyen los intereses de cada cual y en función de estos se suele acomodar la realidad, cómo la ven o cómo la desean. En este aspecto, hay que poner más énfasis en el rigor, que en el conocimiento más o menos superficial, puesto que todas las actividades que somos capaces de desarrollar tienen algún componente económico, y algún criterio se nos supone. Con todo, siempre encontraremos a alguien que es capaz de acertar en el pronóstico; probablemente será la excepción que confirme la regla.

-Una última anécdota, para analizar con cierto sentido del humor estas observaciones: en una exposición de arte moderno, dos personas con apariencia de ser entendidas en el tema contemplaban un cuadro abstracto, en el que predominaban intensos colores y trazos incomprensibles. Los comentarios de estos "críticos del arte" no podían ser más favorables; se extendían en valoraciones muy positivas sobre la fuerza expresiva de la obra, su significado y las intenciones del autor (desconocido), para el que preveían un futuro espléndido, etc... Sin embargo, el cuadro en cuestión escondía un pequeño secreto: se trataba de una broma; había sido pintado (es un decir) por varios niños de un parvulario mientras jugaban con diferentes pigmentos en el patio de su guardería. 
Podríamos seguir incorporando otros casos y circunstancias en las que encontrar más que justificada la expresión de nuestro pintor griego. Mientras tanto parece más oportuno tener en cuenta una vieja recomendación de un sabio. "Cuando necesites un consejo profesional, pídeselo a un profesional"

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: Fernando Varas 25/10/2017
  Deseo felicitarles por esta dedicación al Zapatero Mi padre don Pedro Varas Arriegada fue pequeño Artesano del Calzado. Tengo grandes recuerdo en su Banco de trabajo Nos hacia buenos Zapatos Hoy conservo algunas de sus Herramientas Aprendí a cocer zapatos a Repararlos como 60 años el Papa trabajo Y hoy tengo una Colección de Zapateros ( figuras) Gracias si pueden enviar por correo algunas Notas Les agradeceré  
  Autor: c6qqgTwpR 11/10/2015
  Respecto a la propuesta de que, visto el faarcso del Marxismo, la izquierda proponga un modelo de Realidad alternativo cuando lo tenga, parte de una premisa falsa. La de que la izquierda este9 dispuesta a discutir sus ideas; la izquierda se sabe inmanentemente poseedora de la verdad absoluta, y por ello sus ideas no este1n para ser discutidas sino impuestas al precio que sea, y el que se oponga a ese progreso es un fascista que no merece ninguna piedad.  
  Autor: nM8RaGPzz 09/10/2015
  233ba de esta semana. No se me ocrrue un mejor resumen para el programa de la otra noche. Visto en: blog.unlugarenelmundo.es/2009/01/28/tengo-una-pregunta-para-que-usted-/ sin comentarios en: ocio, blogs karma: 20 etiquetas: pregunta, usted, humor votos negativos:  
  Autor: E9fMVd2KtlQL 07/10/2015
  Respecto a la propuesta de que, visto el frscaao del Marxismo, la izquierda proponga un modelo de Realidad alternativo cuando lo tenga, parte de una premisa falsa. La de que la izquierda este9 dispuesta a discutir sus ideas; la izquierda se sabe inmanentemente poseedora de la verdad absoluta, y por ello sus ideas no este1n para ser discutidas sino impuestas al precio que sea, y el que se oponga a ese progreso es un fascista que no merece ninguna piedad.  
  Autor: PACO ALVAREZ 24/03/2015
  Como siempre, Poli, está muy acertado con esta publicación, que nos recuerda lo importante que es escuchar vs. hablar.
Los ejemplos que pone son suficientemente ilustrativos y escogidos para ello.