Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Leticia Ayael
20/01/2015
YO AMO A ARGENTINA

Y

o no me avergüenzo de ser argentina.... todo lo contrario.

Estoy orgullosa de serlo y de este país, de sus paisajes, de su nobleza, de su tierra fértil, de sus cuatro estaciones, de su norte lleno de historia y su sur maravilloso...

Estoy orgullosa de este país que sigue dándonos amor, comida, recursos y posibilidades no solo a los de adentro sino a los muchos de afuera que llegan buscando trabajo u hogar...

Yo no me avergüenzo de ser argentina, porque es la tierra de mis padres y la que cobijó y salvó a mis abuelos emigrantes que huían del hambre y la guerra....

La misma tierra que cobijó a grandes patriotas como a grandes traidores, pero convengamos que no es un problema del país sino de la gente, de cada uno, de sus principios...

Yo no me avergüenzo de ser argentina porque nunca he robado, ni matado, ni lo hicieron mis padres, ni mis amigos, ni mis hijos, (...) y mi bella tierra los alberga a todos sin hacer diferencia, como lo hace Dios...

Yo no me avergüenzo de ser argentina, porque he viajado por el mundo y no tiene nada para envidiarle a nadie y porque su tierra sigue abasteciendo más allá de la crueldad y ambición de los hombres que la han gobernado.

Sigue siendo generosa para el santo y para el diablo, para el bueno y para el malo, para el libre y el esclavo, para el judío, el musulmán y el cristiano, para el radical o el peronista, porque esta tierra, MI tierra, no hace diferencias, no juzga, simplemente da, da sin medida, da más allá de todo el daño que le hacemos.

Yo no me avergüenzo de ser argentina porque no soy política, ni fiscal, ni juez, ni militar, soy una ciudadana que trata de cumplir con sus obligaciones mas allá de los otros, pero sobre todo trata de cumplir con su consciencia mas allá de todo.

Yo no me avergüenzo de ser argentina que nos da estudio gratis con universidades de primer nivel, que nos da la mejor carne del mundo, el mejor trigo y los mejores vinos, así como grandes científicos e inventores, grandes escritores, pintores, me dio un Papa, y un Sub-campeonato del mundo que nos tuvo a todos agitando banderas y sintiéndonos "orgullosos" y "unidos" casi como una ironía respecto a hoy, también me da carne, me da verduras y frutas, valles y montañas, mares y ríos, me da tierra y me da lugares con una energía especial que nutre el alma.

Yo no me avergüenzo de ser argentina porque unos pocos actúen mal, porque soy parte de la mayoría que lucha, cree, sigue, estudia, cumple, sirve, ama, salva animales y planta un árbol. No soy parte de los que roban, matan, juzgan, mienten ni de los que señalan siempre a los demás echando siempre la culpa fuera como si estuvieran exentos de responsabilidad, de los que insultan, de los que también roban a su manera pero como "es poco o no se nota", no se consideran ladrones.

Yo tenía una maestra en la primaria que nos enseñaba: "es tan ladrón el que roba un peso como el que roba un millón, porque no es la cantidad lo que cuenta sino la acción".

Y he visto a lo largo de mi vida mucha gente robar de sus trabajos, lapiceras, dinero, horas extras, papel, y hasta la billetera de un compañero o un celular olvidado en el baño de la oficina.

He visto a familiares robarse entre sí o matarse por una hilera de ladrillos, he visto hipocresía, envidia y ambición... en personas que si les damos la posibilidad pueden llegar al gobierno, lo que indicaría que también seguirían robando pero a otro nivel.

Y la corrupción es mundial, en la política, en las religiones, en el comercio, en los medios de comunicación y hasta en las relaciones personales pues quien engaña, miente, seduce, abandona, etc. también está estafando la buena fe de otros.

Yo no reniego de ser argentina y no soy Nisman, no porque no me duela su muerte, ni justifique lo sucedido, ni me duela el dolor de su familia...

No, no es eso. Claro que me solidarizo y me da mucha pena lo sucedido, pero NO SOY SOLO Nisman, sino muchos otros más también, soy el niño del Chaco y los niños de Filipinas, soy los periodistas de Francia, los muertos en Nigeria, en la Franja de Gaza, los niños de África, soy los perros abandonados y soy los 30.000 desaparecidos, soy el hombre que mataron para robarle y la madre que perdió su hijo en las Malvinas, soy los judíos muertos en la Amia y soy los del edificio que explotó en Santa Fe, soy las ballenas que salva Greenpeace y las gallinas hacinadas que sacaron de Maipú....o sea... soy todos los dolores y todas las muertes, más allá de un gobierno o de una cuestión política o social con la que simpatice o no....

Y no reniego de ser argentina porque todos esos dolores y aberraciones no son de la Madre Tierra sino del hombre, de algunos hombres, porque yo conozco una gran mayoría que es silenciosa e igualmente maravillosa que sirve, que da amor a todo lo creado y que mas allá de Nisman, Cristina, De la Rúa o los secretos conjuros de los grandes monstruos que gobiernan el mundo, de las grandes mafias que mientras los de adentro se pelean negocian y matan sin respetar fronteras, sigue levantándose cada mañana, dando lo mejor de sí, teniendo hijos para perpetuarse, y aportan su granito de luz para lograr un mundo mejor.

Yo soy todos esos... los del dolor y del amor y mi manera de aportar a la Argentina y al mundo es superarme a mi misma cada día, hacer de mi metro cuadrado lo mejor que pueda hacer, cambiar para que todo cambie y dejar de echar la culpa fuera o ver la paja en el ojo ajeno sin ver la viga en el propio.

Aportar en vez de putear, poner luz en vez de maldecir y comprender que cada uno hemos venido a cumplir una misión y cada uno sabrá como lo hace.

Ser menos hipócrita señalando a otros cuando en mi pequeño mundo (entiéndase mi casa y mi familia) tengo un caos que no puedo manejar...

Por eso... ¡GRACIAS ARGENTINA...! porque mas allá de todo sigues abrazándonos, cobijándonos, dándonos de todo, a pesar de la mugre que tapa tus calles y acequias, de los arboles que se secan, de los campos que se destruyen, de los bosques que se talan, de los insecticidas que te matan, de la tecnología que te contamina, de las depredadores humanos que te limitan, de los que te insultan, de los que habiendo salvado sus vidas en tus tierras reniegan de vos o se llevan las ganancias fuera, por los que defienden las papeleras, o encubren a los narcotraficantes que siembran de muerte tus calles.

GRACIAS ARGENTINA.... yo me siento orgullosa de vos..., no me avergüenzo de vos, todo lo contrario, y si un grupo de personajes políticos, periodísticos, policiales, judiciales, empresarios y ciudadanos comunes, ensucian tu nombre, no me representan, no me identifican, no me suman ni me restan, porque si bien como decía Facundo: "son mis hermanos, jodidos, pero hermanos al fin", no es menos cierto que es la parte de la familia con la que no me hablo o por la que rezo todos los días para que puedan ser mejores mientras yo lo intento día a día.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: Cristina 23/01/2015
  ¡SUBLIME Tía Letty!... Mejor es imposible decirlo.

Un beso.

Cris