Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Nerea Peris Brines
04/04/2009
ÁNGEL

U

n torrente de acuosas lágrimas inundó con repentina rapidez sus pálidas y suaves mejillas mientras sus ojos, azules como un inmenso océano sin fondo, se abrían desmesuradamente. En ese momento, la oscura sombra del dolor se instaló en su rostro y no la volvió a abandonar.

Tres días y tres noches junto a él, sin apenas comer, con los ojos fijos en aquel hombre, aquel egoísta que la había abandonado cuando más lo necesitaba, cuando empezaban su futuro juntos, cuando ya habían construido un “nosotros” y habían abandonado el “tú y yo”… Pero ahora desaparecía, y todo lo que habían vivido juntos se volvía tan simple y efímero como la vida de una mariposa, y a la vez tan eterno e indestructible como el infinito vacío.

Soledad…a pesar de estar rodeada de gente, se sentía sola, estaba sola… ¿Se puede tener todo y a la vez no tener nada? ¿Se puede odiar y a la vez amar? Porque ella lo odiaba, lo odiaba con toda su alma, por haberlas dejado, por haberse ido sin ningún tipo de miramientos, por abandonarlas… pero al mismo tiempo lo amaba, lo amaba con todo su corazón.


Nerea Peris Brines, autora de tan bello relato.

Una sonrisa, felicidad. Una lágrima, melancolía. Una pregunta, amor. Una respuesta, orgullo. Una mirada, el cielo infinito. Y un pensamiento… “¿La ves? Es ella…”  

Una sonrisa, una lágrima; tu recuerdo.

Canciones de cuna, canciones tristes, canciones alegres, mis canciones, tus canciones… y una oyente. Llanto, angustia, desahogo, gritos…Y al final, solo una sirve, esa canción, nuestra canción. Se duerme, la miro, recuerdos, angustias del pasado, momentos caídos en el olvido, dolores renacidos, lágrimas pasadas, pensamientos desterrados… pero por encima de todo ella, mi ángel, nuestro ángel.

Tiempo… las heridas se curan con el tiempo, decían, pero entonces ¿Por qué la mía sigue ahí, tan ardiente y dolorosa como el primer día? ¿Por qué no consigo ser feliz? ¿Por qué me abandonó la alegría? ¿Por qué la tristeza se instaló en mi corazón por siempre? ¿Por qué un velo negro cubre mi alma y no deja traspasar a nada…ni a nadie? ¿Por qué ella sufre también? ¿Por qué… por qué no hago nada por evitarlo?

Su verdosa mirada me recuerda a ti, es clara y limpia, transparente y brillante, su sedoso cabello me recuerda a ti, dorado como los campos de trigo en otoño, suave como las flores que llenan los campos primaverales; sus gestos me recuerdan a ti, sus palabras me recuerdan a ti, su risa, fresca e inocente me recuerda a ti, su nariz, respingona y llena de graciosas y diminutas pequitas me recuerda a ti… Su forma de mirarme, segura y a la vez dulce, me recuerda a ti... Lágrimas, saladas y pequeñas se agolpan en mis ojos en un vano intento de volver a correr libremente por mis mejillas, como antaño tantas veces hicieron. Y vagos y borrosos recuerdos cruzan mi mente. Hace tanto tiempo que los cerré bajo llave en el lugar más recóndito de mi corazón que ahora ya no son más que esbozos de lo que en un pasado fueron. Pero pese a todo, son suficientes para que mis barreras se derrumben y note por mis mejillas el cálido tacto del agua marina que baja desde mis difuminados ojos y se pierde por entre mis labios.

Dos años han pasado ya, dos años sin tu presencia, sin tus sonrisas dulces, sin tus palabras cálidas, sin tus miradas pícaras… Dos años anclada en la oscuridad, atada a tu recuerdo, perdida en los momentos pasados…Dos años y mi dolor sigue tan abrasador como el primer día... Dos años y sigo sin poder olvidar el sabor de tus labios, ni el escalofrío que recorría mi espalda cada vez que me acariciabas, sigo sin poder olvidar el brillo divertido de tus ojos, ni los hermosos momentos que pasamos juntos…Dos años y sigo sin poder olvidarte a ti, mi amor.

Suspiro, el cielo está infinitamente azul, los cantos de los ruiseñores llegan hasta mis oídos, un aroma floral enturbia mis sentidos, la confortable luz del sol baña mis mejillas y cierro los ojos, imaginando que eres tú el que está acariciándome con dulzura y el que me está encandilando con sus suaves palabras.

Y es en este preciso momento, bajo la cálida luz del sol otoñal, cuando comprendo todo, cuando definitivamente lo entiendo y me doy cuenta de lo egoísta que he sido. Porqué aunque tú te hubieses ido, aunque te hubieses despedido del mundo, sé que, estés donde estés, siempre nos protegerás, nos sonreirás con alegría y nos animaras a seguir, porqué sé que siempre estarás ahí… sé que siempre serás nuestro guardián.

Una mano posándose con suavidad en mi frente aparta los rebeldes mechones de cabello esparcidos alborotadamente por el rostro. Y otra vez esa mirada, esa sonrisa, esa esperanza. Y sonrío, no es una sonrisa de felicidad, ni de alegría pero tampoco es una sonrisa hipócrita. Es una sonrisa sincera, del corazón. Una sonrisa que ha aflorado a mis labios sin apenas darme cuenta, sin apenas pensarlo. Es una sonrisa llena de dudas, de inquietudes, de preocupaciones, de recuerdos…aunque también es una sonrisa ilusionada, orgullosa, repleta de expectativas, de planes de futuro, de soluciones…pero ante todo, es especial, una sonrisa especial dedicada única y exclusivamente a los dos grandes amores de mi vida. A ella, nuestro ángel y a ti, mi amor.

Ángel…tú me salvaste del oscuro abismo en el que me encontraba, de la infinita tristeza que me ahogaba, del profundo dolor que se apoderó de cada fibra de mi ser…Fuiste mi salvadora, mi razón de vivir, mi bote salvavidas; fuiste la luz en la oscuridad, la alegría en la tristeza, la mano amiga, la sonrisa comprensiva, las palabras  suaves; Fuiste la letra de una canción y también su melodía, el canto de los ruiseñores y los maullidos de los felinos… y fuiste el final de una historia y a la vez el principio de la misma.

Porque tú lo eres todo, mi amor, tú eres la alegría y la tristeza, la palabra y el silencio, la sonrisa y el llanto... Porque eres un ángel, cariño mío, porque eres Mi Ángel.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: jORHPnBOhK 21/06/2016
  Good point. I hadn't thgouht about it quite that way. :)  
  Autor: 0jqdk6p9V 18/06/2016
  This is what we need - an insight to make evneyore think  
  Autor: 2TAC5LuIS 18/06/2016
  Enignhteling the world, one helpful article at a time.