Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Rosa Sánchez, novelista.
20/09/2013
EL AMOR NO ES COMO NOS CONTARON

P

ronto dejaremos el verano atrás, esos días que para muchos fueron de relax, sol y playa. Hemos dado paso a septiembre, estamos de vuelta a la rutina cotidiana, y la mayoríasufre ya el estrés postvacacional y una excesiva dependencia a las agujas del reloj...Quienes tuvieron la suerte de viajar, seguro que ya guardaron sus maletas cargadas de buenos y felices momentos.Quienes no lo hicieron, tal vez esperen, con impaciente ilusión, a contar con más suerte el próximo verano. Porque pocas cosas en la vida, como esos ratos de ocio estivales, nos enseñanhasta qué punto todo esfugaz y transitorio.

De la misma manera que, con la llegada del otoño, van remitiendoesos irresistibles bronceados que tanto nos costó conseguir, así, en el transcurso de nuestras vidas, tendremos que dar la bienvenida y decir adiós a muchas cosas… unas buenas, otras no tanto. Sólo una cosa sobrevive a las vicisitudes, a la rutina, a todo contratiempo… y es el amor. Porque si la vida vale la pena ser vivida, a pesar de las dificultades, el dolor o el sufrimiento, es, sin duda, porque tenemos alguien o algo que amar. El amor es la fuerza que nos mantiene unidos a la existencia. Pero, ¿por qué observamos que el amor se convierte cada vez en algo más frágil?¿Por qué es motivo de tantas insatisfacciones y problemas? Debe de ser así porque el amor no es como nos contaron, y ya veréis por qué…


La hija de Rosa Sánchez nos muestra los libros que entusiasman a su madre.

¿Quién no fantaseó alguna vez con ese amor ideal, eterno y romántico, que nos vendíana través del cine y la literatura? Apuestos príncipes dispuestos a todo por conquistar o defender el amor de su amada. El amor adolescente con final feliz que justificaba toda clase de locuras. Y, cómo no, esos amores maduros que sobrevivían al paso del tiempo, modelo siempre de la más excelsa y perpetua felicidad y afinidad entre cónyuges…En definitiva, así era el amor. Un sentimiento que nos hacía soñar despiertos/as con la persona amada, entre verdes praderas inundadas de un cálido sol. Laemoción que nos llevaba a deshojar margaritas con la esperanza de un positivo desenlace, mientras escuchábamos la insustituible voz de Roberto Carlos entonando su exitoso ‘amantes a la antigua’…Sólo en algunas excepciones se ironizabasobre él: desde el cine a través de series animadas como la enfermiza obsesión de la gata loca por el ratón Ignacio, o desde la literatura a través de personajes tan adorables y enigmáticos como Alonso Quijano, pobre iluso y loco soñador, decidido a matar e incluso a jugarse el tipo por su idealizada Dulcinea…

A mí misma, que nací en plena movida de los 80, en el seno de una tradicional familia numerosa de clase media,pródiga en valores y principios, bajo los aleccionamientos de series como ‘David el Gnomo’ o ‘Barrio Sésamo’, y bajo influencias literarias como las estupendas leyendas de Bécquer o las inteligentes oratorias de Tony de Mello, todavía mecuesta digerir las formas de pensar y actuar de la sociedad de hoy con respecto al amor.Donde parece que éste sólo se entiende bajo el único objetivo del placer exprés y bajo la premisa de una estética sexi, atrevida y deseable.¿No se estará confundiendo negligentemente el amor con atracción, experimentación o egoísmo, reduciéndolo así a los rescoldos de la maravilla que en realidades?

Hoy día el cine nos acerca una imagen distinta del amorporque tal es la situación sentimental actual. Infidelidades, maltrato, traiciones… ¿Alguien se ha preguntado por qué todo lo que vemos hoy son historias de desdicha, fracaso, disgustos y reproches? El amor que ahora se vive en parejano es como la imagen que de niños nos acercaron de él. No, porque ha derivado en lo que lo hemos convertido:relaciones posesivas, sin perspectivas concretas,algunas tan inmaduras y dependientesque sólo están abocadas al fracaso. Carecen de la chispa maravillosa que acompaña al verdadero amor, auténtico y comprometido. El verdadero amor, el que no pide nada a cambio porque es generoso. El que paciente espera y se hace desear. Ese amor que convierte a la otra persona en alguien único, especial, insustituible.El que sícree en un feliz futuro juntos, pase lo que pase, yque no flirtea con nadie, ni se anuncia en ninguna página de contactos… porque amar es crear una realidad conjunta basada en la responsabilidad, el respeto y la visión de futuro compartidos.

Desde nuestro origen, el amor es una constante que nos acompaña a lo largo de nuestras vidas. Todo gira en torno al amor porque no sólo se trata de un sentimiento. Es, por encima de todo, la fuerza que nos conduce a buscar el bien del otro. No sólo se manifiesta a través de la pasión. El amor, como el ser humano, a lo largo de nuestras vidas evoluciona y se va manifestando de otros modos y formas. Y deberíamos vivirlo con deportividad: porque si todo lo que hacemos, lo hacemos por amor, sea cual sea el resultado, habremos ganado de antemano. Ypara finalizar, como dijo el gran Facundo Cabral,y uniéndome a su genial deseo: “Yo sigo siendo tan inocente que me sigue alumbrando la bendita esperanza de que un día los poetas gobernarán el mundo”. Porque el amor no es como nos contaron, amig@s, es todavía algo más grande, mucho mejor. Lo único que requiere es sentido común, equilibrio, madurez y constancia. Nada más.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: jUh2I39QBgI 11/10/2015
  I like the valuable info you sulppy to your articles. I will bookmark your weblog and take a look at once more here frequently. I'm slightly certain I’ll learn many new stuff proper here! Good luck for the following!  
  Autor: Gt8Kig6jTqEV 07/10/2015
  That really caepurts the spirit of it. Thanks for posting.