Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Rosa Sánchez, novelista.
07/05/2013
LOS CUERVOS DE INTERNET

Y

a había escrito sobre ello y, casualmente, lo comentaba hace unos días con una pareja de amigos burgaleses. El asunto gira en torno a la libertad de expresión en los medios de comunicación, esa libertad que algunos ven como una oportunidad para difamar o denigrar a alguien, y la impunidad con la que éstos cuentan. Porque la finalidad de los que pasaré a llamar “los cuervos de internet”, también denominados “trol” en el argot del ciberespacio, es hundir a la gente per se. Porque en este país linchar a cualquiera a través de cualquier medio sale barato o gratuito, por lo que imagino que no debe de estar tipificado en el código penal ni estar perseguido por ninguna ley. Si no, por ejemplo, en la página principal de MSN no vendría el polémico enlace titulado: “lucha por tus ídolos y hunde a quien quieras”... relacionado, directa o indirectamente, con los programas basura que apoyan este tipo de prácticas y que contribuyen a crear una sociedad donde la indiferencia y la violencia gratuita reemplazan a los valores éticos de toda la vida.

Y es que veréis, no hace mucho tiempo, un excelente y exitoso escritor amigo mío, quien, pese a su ceguera total no ceja en su empeño de superarse y hacerse un hueco en el mundo de la literatura con esfuerzo y tesón, se encontró con la desagradable sorpresa de atinar con una página en Facebook en contra suya. Con foto robada de su blog incluida. Y, para mayor desconcierto, sin necesidad de emprender profusas indagaciones, descubrió que el autor de tal ocurrencia no se trataba de cualquier encarnizado anónimo, no. Era un conocido amigo suyo, a quien, por cierto, le había hecho en el pasado algún que otro favor. Alguien tan cobarde que, pese a contar con el teléfono y dirección del perjudicado, pese a asistir en persona a alguna de sus presentaciones, decidió hacer gala de toda su insensatez y falta de coherencia abriendo esa página. Pero y qué. No debe de pasar nada cuando Facebook no ha tomado cartas en el asunto, pese a haberse denunciado el caso desde su descubrimiento. Porque los administradores de las redes sociales, ese sistema que afortunadamente nos sirve para acercar personas, dadas sus muchas ventajas y bondades, deberían de velar por la honorabilidad y las buenas prácticas de los usuarios con mayor rapidez y atención personalizada. Pero no.

Creedme, en una sociedad que presume de gozar al fin de tantas y tantas libertades, descubrir que alguien se ha tomado la molestia de estampar contra ti el sello de la animadversión y el desprecio gratuitos publicando una crítica destructiva en un medio público, es, cuanto menos, doloroso. Porque es injusto que se juzgue una obra por cosas ajenas a su contenido o a su contexto, como puede ser la vida privada del autor: sus inclinaciones sexuales, sus creencias u otros aspectos personales. Por esto mismo, personalmente apelo a que toda crítica sea constructiva, objetiva o subjetivamente, pero emitida con responsabilidad y buenhacer, teniendo en cuenta la calidad de la obra y con el debido respeto al esfuerzo y la dedicación del autor, así como a sus creencias o ideologías personales.

“Los cuervos de internet” se caracterizan por una violencia verbal que roza lo cruel, y aunque en la mayoría de los casos se trata de gente sin escrúpulos que utiliza este sistema como mero pasatiempo, otras veces se trata de conocidos que se esconden tras seudónimos o desde el cobarde mundo del anonimato por el mero hecho de hacer daño. Y lo digo por experiencia. No es la primera vez que alguien no muy de acuerdo con algo de lo publicado por mí me ha mandado algún anónimo atacando a mis libros, sin más. Por dar donde más duele. Sin saber que lo que más me duele no es que me lancen improperios sobre la calidad literaria de un libro que ni conocen, sino que no lo hagan a la cara. Pero este mundo es así porque así nos empeñamos que sea.

Y aunque parezca que no viene mucho al caso, aprovecho para hablar sobre algo que me contó una vez una amiga, oriunda de Orihuela. Resulta que, en el colegio religioso en el que estudiaba, se saltaban la lección de Miguel Hernández por el simple hecho de que éste había sido de ideas contrarias al régimen de entonces. Lo mismo daba su vocación innata, modelo para muchos, o la calidad y singularidad de su poesía. La censura, en otros tiempos, fue otro tipo de crueldad. Se ignoraba su obra porque lo que verdaderamente valoraban eran otros aspectos personales del autor. Visto así, ¿qué es lo correcto? ¿La censura o la libertad de expresión? Sin conciencia, sin coherencia, sin respeto, nada es lo suficientemente correcto.

Me resigno a que se diga de nosotros lo que se quiera, pero al final la razón la da y la determina el buen criterio y el tiempo. La genialidad de mi amigo a la hora de escribir, así como la singularidad de la poesía de Miguel Hernández, son intachables, tal y como muestran sus obras. Y creed que la mía no se trata de una opinión condicionada por el afecto, no. Es un homenaje a la verdad. Por eso quisiera concluir diciendo tan sólo, como punto final, que, de todas formas, al final de todo, el único juicio válido sobre nuestros actos nos lo dictará a cada uno nuestra propia conciencia. Pero, mientras tanto, cabe decir que toda opinión divulgada desde el respeto y con humildad, hace de la cultura, más cultura. Así es.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: Transparente 05/07/2013
  Muy buena reflexxión,pero para el comentario anterior, muchas veces es nuestra consciencia la que nos hace ver fantasmas donde no los hay y creemos que somos tan importantes que la gente se va a tomar el tiempo solo para dedicarselo a nosotros. sobre todo cuando con nuestras acciones se ha hecho tanto daño. Hay mucha gente que utilizan el internet para buscar parejas y eso no es malo,lo malo es que en la desesperacion de sentirnos felices destruimos hogares, porque atraves de la internet, no podemos verificar si la otra persona nos esta diciendo la verdad si es soltera o no, eso creo que es lo que le paso fue vil mente engañada y no tuvo la valentia de investigar y termino destruyendo hogar, no es acaso eso la más miserable de las personas, eso es ser peor que mediocre, porque no sabemos cuanto fruto de ese hogar destruido se ha dejado dañado.  
  Autor: Elsye Mila 07/05/2013
  Rosa: Totalmente de acuerdo contigo, hace unos meses yo tambien fui objeto de una mediocre critica, por parte de una persona, que se encarga de abrir cuentas en nombre de otras personas, para difamar mi nombre, sus razones son baratas, como tu mencionas, ya que, los asuntos personales se deben tratar como tales y fuera de estos medios, ya que, creo que las personas que utilizan la menor oportunidad para denigrar, lo cual es el reflejo de la mediocridad y probreza humana que estos seres encierran, pero bien, al final, cada cual es responsable de sus actos y, probablemente no comprenden el valor que el tiempo representa en la vida, por lo que, buscan tales medios para satisfacer su ser interno, carente de madurez y educasion, por tanto, es importante observar a estas personas como bichos sin ningun criterio o moral.