Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Rosa Sánchez, novelista.
16/04/2013
LA PLENITUD DE LA MARIPOSA

E

xiste un tipo de mariposa cuya vida entera dura sólo un día... Al amanecer es como un bebé recién nacido, explora el mundo que se abre en derredor con la ilusión y el entusiasmo del que descubre las cosas por primera vez. Se sumerge en el néctar dulcísimo de las flores mientras se embriaga con su perfume.

Se refresca en el rocío mañanero con el regocijo de una niña en una piscina de plástico: segura, alegre, confiada... Y ya al medio día, como tierna adolescente, disfruta inundándose de sol y vida mientras sueña con amores imposibles acompañándose de la suave melodía de su elegante batir de alas... Al atardecer, sin tiempo para descansar, se entrega al airoso baile que atraerá a la pareja soñada, cumpliendo muy suavemente con el ciclo vital de su existencia... Al anochecer, envejecida por el paso del tiempo, se recoge en una esquina, feliz, recordando con satisfacción, convencida de que valió la pena vivir sólo para experimentar, para conocer, para compartir, para amar... En 24 horas concentra sus pasiones, su amor, sus juegos, sus desilusiones, sus esperanzas... Y al final, muere.

Muchos pensarán que es una vida corta pero, es seguro que cada minuto de su existencia mereció la pena ser vivido. Supongo que muchas personas en toda su vida de muchos años, vive menos que una de esas mariposas en un día, pues vivir no sólo es respirar, vivir es sentir. Es ayudar y aceptar ayuda, es amar y dejarse amar, es sentir y ser sentido...

A lo largo de nuestra vida conocemos a muchas personas sin vida. Todas caminan, hablan, observan... pero, ¿se encuentran realmente satisfechas con lo vivido?

De todas formas de nada sirve hablar del pasado; nadie puede vivir en él. Sólo podemos vivir en el presente, y si pensar en el pasado es sinónimo de rememorar sucesos negativos, mejor será entregarse a la realidad, procurando que la reminiscencia de épocas pasadas no intervenga en nuestra felicidad de hoy.

Amigos, no es el tiempo que vivimos, sino cómo lo vivimos. No es lo que hacemos, sino el amor con que lo hacemos. Porque sin darnos cuenta los años van pasando mientras nos afanamos en cosas que no nos llenan, sin darnos, quizás, la oportunidad de experimentar un pequeño sueño como el que puede ser realizar un viaje o vivir cierta experiencia.

Pensad por un momento: si, como una mariposa, fuéramos a morir al anochecer, ¿cuántas cosas que no hemos hecho al final de este día, echaríamos de menos?

Pues ya sabéis: vivir, amar, soñar, compartir... y, sobre todo, perdonar. Para cuando llegue nuestro último día podamos partir, como la mariposa, con la conciencia tranquila y la satisfacción de dejar la misión bien cumplida.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: Cristina 18/04/2013
  ¡ Hola Rosa !

¡ MUY BELLA esta reflexión ! ... Y me has puesto a pensar en lo que haría, si supiera que tan sólo voy a vivir un único día aquí en esta Tierra ... ¿ Sabés qué ? ... ¡ LLEGUÉ A LA MISMA CONCLUSIÓN QUE LA MARIPOSA !.

Al nacer, me asombraría con cada cosa que descubriría al momento de desperezarme y comenzar a volar, luego dejaría que el Sol me acaricie, secando y fortaleciendo mis alas y cuando éstas estuvieran listas, no perdería ni un solo instante para comenzar a volar ... ¡ALEGRE! ... de flor en flor ... libando un poquito de néctar aquí y otro más, por allá ... posando mis patitas en las trémulas gotitas de rocío hasta hacerlas rodar cantarinas sobre los pétalos hasta el suelo o el cielo, porque ... ¿quién sabe para una mariposa qué es arriba y qué abajo ? ... ¿no? ... Me embriagaría de perfumes y de texturas ... y así discurriría el día entero de mi día, hasta darme cuenta del amor y recrearía la vida, rindiéndome al fin del atardecer y bajo los rayos de la Luna, a los pies del Creador, inmensamente agradecida.

Como te darás cuenta ... pasaría ... ¡¡¡ TODO EL DÍA DE FIESTA !!! ... =))

¿ Trabajar ? ... pués no ... ¡ NADA DE NADA ! ...

¿ Acumular, apropiar, competir ... etc. etc. de todas esas mundanas y humanas cosas ? ... ¡ TAMPOCO ! ... ¿ Para qué ? ... Si Dios, me hizo así ... ¡ MARIPOSA ! ... eso lo dejaría, quizás ... para otra vuelta de la rueda la vida, ... y en esa otra vuelta, vuelva alguna otra vez ha ser ... oruga.

¡ Bello post ! ... ¡ GRACIAS ! ...

Un abrazo.

Cris