Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Gabriel Ruda
10/01/2013
SENTIMIENTO DE CULPA

A

naliza: ¿Alguna vez has sentido que no hallas qué hacer, entre tantas demandas de apoyo, cariño y/o dedicación por parte de la gente que está a tu alrededor?

Durante muchos años hemos querido complacer a mucha gente, aún a costa de nuestras necesidades. Nos cuesta tanto encontrar nuestra felicidad, porque son tantas las personas que queremos que estén bien con nuestro actuar, que terminamos estresados, cansados y probablemente ¡frustrados!

Creemos que locos son los que están en el hospital psiquiátrico, pero nosotros a veces nos comportamos igual, porque es simplemente imposible complacer a mamá, papá, pareja, hijos, amigos, entorno social, trabajo y encima a nosotros mismos.

Con frecuencia nuestra agenda está cargada de prioridades que son de otros, mientras nuestro anhelo está en hacer otra cosa. Cedemos con tal de no hacer sentir mal a los demás, porque la culpa pesa tanto como una cruz. Incluso a veces nos dejamos manipular y terminamos cargando esa cruz por años, haciendo o estando sólo para complacer…

Cuando la vida nos pone en esas encrucijadas donde hay varias opciones y pensamos primero, segundo, tercero… en los otros y de último en nosotros, disfrazamos la “auto-traición” a lo que sentimos, de un “falso amor” que accede con una sonrisa, pero  lleno de “culpa”. El símil, es como si lijáramos y pintáramos la capa superficial de una pared, que tiene una profunda filtración.

Obviamente a nivel emocional, ese envase tiene una etiqueta que no quisimos ver y que decía: “Funciona temporalmente, para las personas que dicen: Es preferible que me trague lo que siento, con tal de mantener la armonía y evitar conflictos… No tiene efectos duraderos…”

Como sabes, tarde o temprano la filtración vuelve a salir y casi siempre con daños  más profundos a la estructura (tú)… Lo cual si persiste en el tiempo, se diagnostica en: dolencias, enfermedad o peor aún… el signo zodiacal que va del 22 de junio al 21 de Julio.

Hay cosas que pudimos hacer mejor y tal vez hasta hubo una voz en nuestra cabeza que nos hizo advertencias que no escuchamos… al final ¡qué importa! ¡Ya quedó en el pasado! Sólo nos queda este momento “hoy” y la ilusión de un posible mañana que nadie tiene garantizado… Proponte hacerlo distinto, aprender la lección y perdonarte por lo que no supiste hacer mejor… En tus relaciones, el futuro castrado por el pasado o por el silencio ante lo que sentimos en el presente, es una condena a vivir muerto en vida… Definitivamente es un lujo que yo no puedo permitirme…

Es imposible encontrar la felicidad, sin un sentido de importancia que también contemple lo que sientes y deseas… Por eso la pregunta para ti en tus dilemas actuales es: Independientemente de los demás: ¿Qué quieres hacer tú? Si está claro ¿Qué esperas para hablar de tus prioridades? Y si no está claro ¿Qué esperas para aclararlo?

Se lo más flexible que puedas, dale lo mejor a los demás, pero ser bueno con otros a costa de ser malo(a) contigo, es un extremo masoquista, no precisamente amoroso…

Expresa lo que sientes con la mejor amabilidad, pero acepta que hay cosas que son como son… punto. Pueden suavizarse, pero nunca volverse frases bonitas. Si no quiero seguir haciendo “X”, no me siento bien con algo, no me siento compensado(a) en lo que recibo por lo que doy… No hay momento oportuno, ni forma de decirlo sin incomodar. Asume tu adultez para poner límites y conversar acerca de esto.

En mi caso, mi acuerdo conmigo es:

“NO puedo pasar por encima de mí para hacerte feliz a ti (cualquiera)”… Puedo buscar el punto medio, incluso hay momentos en que puede no importarme ceder y hasta disfrutarlo, pero no esperes que lo haga siempre y menos con lo que es trascendente en mi vida.

Elige hacer una pausa desde la conciencia y aclararte. No te dejes presionar, ni tomes decisiones basadas sólo en la razón, especialmente cuando tu intuición siente que algo no le cuadra. Tu sentir no siempre sabe cómo expresar lo que quiere, pero si sabe lo que no quiere. ¡Respétalo!

Tal vez termines llorando al tener que poner límites que antes cedías, quizás te cueste un mundo alejarte de alguien o algo que fue importante. Es posible que sientas algo de pesadez al decirlo, pero al soltarlo, sentirás como si te hubieses quitado un peso de encima. Al colocar lo que sientes como prioridad, estarás en paz con el único accesorio que podrás romper, pero siempre te toparás con uno en tu camino para recordarte lo que llevas dentro: El Espejo…

Recuerda que todos los cambios internos requieren auto entrenamiento, tiempo, proceso y paciencia… Si sientes qué no puedes solo(a), busca un terapeuta o coach que te ayude a fortalecer la determinación y/o la claridad que necesitas. ¡Muévete!

Uno de los mandamientos de la Biblia dice: Ama a tu prójimo como a ti mismo… ¡NO dice más que a ti mismo! El límite a los sentimientos de culpa, para negociar hasta donde puedes ceder tus prioridades, sólo podrás ponerlo ¡tú!

Nos vemos en cada sueño por construir.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: 3vDoiY2fM 11/10/2015
  We cold'uve done with that insight early on.  
  Autor: DQcD55uoFGX 09/10/2015
  Hola Antonio, Felicidades por atraverte a esiribcr en el blog. Me ha gustado mucho tu artedculo, me ha divertido mucho leerlo y lo tendre9 en cuenta para futuras ocasiones. Ojala podamos ponerlo en pre1ctica para el SPM andaluz de la madera y el mueble. Gracias y saludos  
  Autor: B0WnsxWwR 07/10/2015
  Bichito Posted on Ya vendre1 la salud mental linda!!! se9 lo mal que te snietes, pero piensa en lo chevere que va a quedar tu cuarto y que ya pronto vendre1n dedas mejores! gracias por el apoyo moral . besooos