Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Obdulio Bailador
14/12/2012
DÍA DE LA CONSTITUCIÓN

U

n 6 de Diciembre de 1978. No  es que me haya equivocado de fecha, de año, no… es que hoy, exactamente hace 34 años que los españoles, en su mayoría, aprobamos lo que hoy es la actual Constitución Española, BOE núm. 311 de 29 de diciembre de 1978 . No quiero hacer un repaso por los 169 artículos que la componen y tampoco quiero entrar en los detalles de su “reforma “ del art. 135 de fecha 27 de septiembre del 2011, BOE-A-2011-15210 sino que me detendré en su preámbulo, esa parte que la mayoría nos “saltamos”, pero que define el espíritu con el que se llegó al acuerdo para conseguir una Constitución, en la que se diera cabida a todos los españoles, con las renuncias de cada una de las partes, que una vez pasado el tiempo no parece que fueran pocas.

Así en este preámbulo se dice “…La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de: Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo. Consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular. Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones. Promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida. Establecer una sociedad democrática avanzada y colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra.”

¡Ahí es nada…! relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra… Pura ambición y forma de establecer “en lo alto”, quizá a modo de guía, una declaración de intenciones para el funcionamiento de una sociedad que, sin duda ha cambiado considerablemente en este tiempo, con retos y “aventuras” que por entonces eran inimaginables…

El avance de los acontecimientos tanto a nivel nacional como mundial han hecho que lleguemos a ser un país tremendamente avanzado, colocándonos en un lugar privilegiado dentro de lo que se han dado en llamar países avanzados ( que no emergentes…) y que nos han llevado al período más largo de la historia de convivencia pacífica no solo entre los españoles sino además entre los millones de personas que desde todas las partes de este planeta ( los pueblos de la Tierra) han considerado a España, como una de las mejores opciones para asentarse, crecer, formar familias y vivir a este lado del mundo.

Me parece de especial interés el destacarlo en un momento en el que parece que todos estemos “como indignados”, inmersos en la mal llamada crisis que nos conducen a huelgas en prácticamente todos los sectores sociales y que hacen que empecemos a dudar de qué estamos haciendo con este país, en este estado o hacia dónde vamos… Es por eso que creo oportuno recordar de dónde venimos, porque a dónde vamos es sin duda…¡¡al futuro…!!. Sea cual sea este, no hay vuelta atrás…

En este preámbulo se trataba de concretar la “justicia”, la “ libertad” y la “seguridad” entre todos los españoles y de una u otra manera, hemos ido comprobando como “la justicia” ha ido avanzando en su camino, dotándonos de leyes nuevas de todo tipo, tanto social, como económico-fiscal… y hemos ido descubriendo como cargos importantes de nuestra sociedad que deberían garantizar y constituirse en ejemplo, se han ido desmoronando y descubriendo como más “humanos” que “ejemplarizantes”, mostrándonos sus ambiciones y sus miserias como cualquier otra persona, que pudiera estar en su situación. No entraré en el debate de si en uno u otro partido de los que han podido tocar poder, hay más o menos afectados, pero lo cierto es que la justicia ha alcanzado a todos, desde los casos más recientes que afectan a lo que parecía “sagrado” como la corona real, a los casos de banqueros y “cajeros” de más que dudosa conducta…

Por todo lo anteriormente expuesto, con sus virtudes y sus defectos, quiero dejarles una esperanza, un “re-posicionamiento” para que comprendamos, que en este momento, estamos en la mejor de las situaciones posibles, después del camino andado. Si hemos conseguido convivir con esta Constitución durante más de 35 años, podremos ir mejorando y avanzando en una mejora social y económica, por difícil que ahora nos parezca... tal vez haciendo un poco de memoria, sin caer en la nostalgia, nos pueda ayudar a recordar cómo eran nuestras casas, nuestros coches, nuestras calles...

Por último, es necesario volver a recordar, que aunque la Constitución se creara entonces, cada día hay que afianzarla más, ser consecuentes con nuestros actos, acciones y reacciones y tratar de acercarnos cada vez más a lo que entonces, parecía un ideal a seguir... ¿puede continuar siendo ahora igual ... un ideal?

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso