Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: CRISTINA GÁLVEZ
24/08/2009
NO HIERAS NI OFENDAS

A

l respecto de las ofensas involuntarias, un día, me sobró valor para escribir la carta que reproduzco que, sin duda alguna, hizo su efecto en la persona amada. La embarré con él y, quise que me perdonara. Pasado el tiempo creo que lo logré. Que sea ésta la gran lección que la vida supo darme y, ante todo, que nos sirva a todos. Con dicha carta, me permito saciar la ilusión de Pla que, entusiasmado con su obra, he querido colaborar en su bella Web.

" A veces …. simplemente por torpes y apurados, decimos cosas que hieren u ofenden a las personas que más queremos, que más amamos. Yo tengo varias de éstas tristes anécdotas, pero hubo una vez que me vi moralmente obligada a escribir la carta que reproduzco, dado que me dí cuenta – luego de haber soltado mi lengua -  del dolor que le causé a un amigo querido con simplemente dos necias palabras. 

Y su dolor … silencioso … porque nada él me reprochó … fue mi dolor más agudo porque yo supe que hice daño, aún sin proponérmelo, y necesitaba … necesitaba urgente sentirme perdonada … Creo logré su perdón si bien él nunca me hubiera condenado … aunque más que su perdón … lo que necesitaba era sanar su herida …

En esta oportunidad tomé conciencia de esta gran lección que la vida supo darme … ya que esta vez existió la posibilidad de reparación  … pero en otra quien sabe … "

No hieras ni ofendas con el acero filoso de tus palabras. Puede que no mates, pero harás sufrir.

He estado esperando que me disculpes, y las horas que han pasado desde la emisión de mi par de hirientes palabras hasta tu perdón, se me han hecho larguísimas.

El reloj, está empecinado en caminar más lento… y mi corazón a cada golpe del segundero se desgarra más, porque sabe que es culpable. Sabe que ha herido.

¡Qué feo es esperar! … ¡qué feo es necesitar! … pero… ¡MUCHO MÁS FEO ES HERIR U OFENDER A ALGUIEN QUERIDO… COMO VOS!

He estado pensando en lo que voy a hacer cuando me digas que me has perdonado… o bien cuando me digas… “¡Pero mujer, no seas  “boluda”! … ¡Que no pasó nada! … ¡Ni me di cuenta que me dijiste eso que dices que me dijiste! … “ …

Y se que así te vas a expresar… porque tu alma es inmensa y generosa… y más… si sabes que he estado apenada… ¡solícito querrás trocar mi pena en alegría… olvidándote al instante de la pena que pude haberte causado! …

¡Así de bueno y noble, sos vos!

Lo que voy a hacer… es lo siguiente…

Me voy a dirigir con paso firme a tu casa, voy a entrar sin llamar… cosa que a vos te va a sorprender y te me vas a quedar mirando… tratando de intuir… “Y ahora… ¿qué le pasa?”…

Yo, … no te voy a decir palabra … simplemente me voy a limitar a rodear tu enorme escritorio, te voy a girar en tu silla hacia mi lado (mientras vos me vas a seguir mirando … intrigado … sin saber que bicho me picó … pero sin decirme nada), voy a quitarte tus lentes … (vas a protestar … pero me vas a dejar hacerlo …. y los voy a dejar sobre ese enorme planillos que tienes siempre ahí, con esas anotaciones misteriosas que algún día miraré que dicen … ya que siempre son muchas).

Luego, te voy a tomar de ambas manos, y te voy a hacer parar frente a mí.

Paso seguido, suavemente te voy a rodear con mi brazos, tomándote por encima de los tuyos (cosa de que solo puedas mover tus antebrazos y manos) y te voy a estrechar contra mí, dejando tu cabeza del lado de mi hombro izquierdo, del lado de mi corazón.

Y te voy a abrazar intensamente…. de manera que tu corazón y el mío se escuchen latir con fiereza, como dos tambores africanos. Vos vas a posar entonces, tus manos en la parte baja de mi espalda, dándome palmaditas… como diciendo… “¡Bueno, bueno…! … ¿qué te pasa?”.

Voy a plegar mi cabeza junto a la tuya, voy a cerrar mi ojos (mientras los tuyos probablemente estén abiertos como platos … por la sorpresa de mi accionar … pero después … también los vas a cerrar) … y me voy a aferrar firmemente a tu camisa multicolor, por detrás de  tu espalda … cerrando mis puños fuertemente … muy  fuertemente,  para descargar  toda la impotencia que sentí mientras esperaba que pasara pronto el mal trance que yo misma ocasioné ( ¡JA! … cuando acabe … vas a tener que cambiarte de camisa … porque … ¡ te la voy a dejar toda arrugada! ); y mientras hago esto me voy a dedicar a sentir el calor de tu cuerpo … que es el calor de la amistad que me brindas siempre, a diario, a cada momento, incondicionalmente … y lentamente voy a ir abriendo mi puño derecho y voy a subir la mano hasta encontrar tu nuca. Voy a enredar mis dedos en tu lindo pelo, con una suave caricia. Luego voy a tirar de él, suave pero firmemente, hacia atrás, para levantar tu cabeza de mi hombro.

Ahí, vos y yo vamos a abrir nuestros ojos y vamos a mirarnos a través de nuestras respectivas ventanas del alma. Yo, ya con la ventaja de no tener cristales con reflejos molestos (porque para esto te los quité) que me impidan ver directamente tu alma y vos con la desventaja… que al faltarte, precisamente esos cristales,  no se si vas a poder ver la mía… pero, seguro que sí vas a poder… porque no se necesitan lentes para ver con los ojos del alma; el alma de la otra persona.

Y ahí, al verme inmersa en tus enormes espejos de cielo voy a saber que en verdad me has perdonado… y vos, por tu parte, al verte reflejado en la humedad de mi mirada, que aunque no la veas, directa y técnicamente hablando… la vas a intuir y vas a saber que en verdad sentí, en lo más profundo de mi corazón, haberte herido, y que es sincera mi disculpa.

¡Será solo un instante… pero será eterno…y suficiente para curar la pena de los dos!

Luego dejaré un tierno beso, sobre tu frente, y uno también por cada uno de tus ojos que me alumbran con su luz y el último lo posaré, tal como una mariposa atrevida y tenue, en tu mejilla izquierda….

¡Y te soltaré….! … dejándote caer nuevamente en tu silla… al tiempo que me voy a ir retirando hacia atrás… y mi mano derecha, que ya soltó tu pelo, extendida se irá despidiendo de tu mano izquierda que la alcanzó urgente antes de que cayera hacia mí, hasta que los dedos de ambas terminen besándose apresuradamente en las puntas de sus yemas y alejándose con una señal de… ¡Chau, luego nos vemos!

Yo me retiraré hacia la puerta, que dejé abierta al entrar, la cruzaré y antes de cerrarla tras de mí, para dejar todo tal como estaba antes de mi irrupción… te diré… ¡GRACIAS amigo por quererme y aceptarme así… tan ríspida y tonta… como a veces soy! ¡TE QUIERO CON EL ALMA!

Vos te quedarás mudo… sin decir nada. Los sabios, suelen hacer eso.

Y cerraré, por fin, la puerta,  y vos te quedarás pensando… “¡Sí! … ¡está loca de remate!, pero… ¡también la quiero con el alma! Uno a los amigos los elige, nadie se los impone. Y a ésta… ¡la elegí, yo solito! … ¡Claro… qué en aquél  momento, no sabía que iba a ser así!”…. y entonces vas a soltar una gran risotada de felicidad… porque el “mal momento” ya pasó y todo va a continuar bien… ¡cómo antes!

Y yo voy a escuchar tu risa… porque me voy a quedar esperando detrás de la puerta… y entonces… sí, me iré a hacer  mis cosas con el rostro iluminado a mi vez con una sonrisa… ¡la sonrisa más grande que pudiste haber dibujado en mí!

Si alguna vez… has dicho… ¡TE ODIO! … aunque mal no sea lo hayas dicho sin querer… ó incluso si lo has dicho en broma… ó en el peor de los casos si lo has dicho en serio y con rencor por una causa justificada ó no… ten presente el siguiente consejo:

“No dejes que se muera el sol sin que hayan muerto tus rencores.”

Mahatma Gandhi

Y este triste poema:

Asomaba a sus ojos una lágrima
Y... a mi labio una frase de perdón;
habló el orgullo y enjugó un llanto,
y la frase en mi labio expiró.

Yo voy por un camino, ella por otro;
pero al pensar en nuestro mutuo amor,
yo digo aún: ¿Por qué calle aquel día?.
Y ella dirá: ¿Por qué no lloré yo?
 
Es cuestión de palabras, y, no obstante,
ni tu ni yo jamás,
después de lo pasado convendremos
en quién la culpa está
¡Lástima que el amor un diccionario
no tenga donde hallar
cuando el orgullo es simplemente orgullo
y cuando es dignidad!

Gustavo A. Bécquer

Y por supuesto lo que dice Cabral:

“Cuida cada palabra, porque estamos estructurados en palabras. No hieras ni ofendas a nadie, porque de uno en otro, puede volver a ti transformada en una bomba.”

Facundo Cabral


Y tiene razón, yo sufrí lo indecible hasta que supe que me perdonaban.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: Cristina 30/08/2009
  Hola Marta,

¡Qué gusto saber de vos! ...y que bueno saber que solo sea un temporal climático el que impide tu "conexión" a este sitio para leernos.

Me preocupaste un poco la otra vez ... con eso de que ya "no creías que tu Tiempo te permitiese leer" un pequeño libro como el de "Martes, con mi viejo Profesor" ...

Espero que eso simplemente haya sido ... una expresión referente a tu cantidad de ocupaciones, que te impiden leer un libro, temporalmente.

Bueno, un abrazo.

Cris

PD: Y viste ... al final dijiste de que parte de EEUU eras ... ¡MIAMI! .. ¡Qué bueno! ... Tengo entendido que es un lugar muy bello, paraíso de muchos argentinos .... :-D
 
  Autor: Marta Ecco 28/08/2009
  Querida Cristina:Sin el tiempo para leerte y leer a todos...No obstante,igualmente te dejo mi cariño y admiracion,por lo que ,a Vuelo de Pájaro pude ver,está aconteciendo en nuestra Amorosa Fraternidad...Nunca antes habia echado tanto de menos algo tan frío como una computadora...Hoy por hoy,se ha convertido para mi,en un Hilo Sutil que engarza las perlas del mas fino y bellísimo collar ...Apenas pasen los Huracanes de este trópico miamense...trataré de insertarme tambien...Mis mejores deseos por que asi sigamos todos...creciendo y creciendo...En Luz y Armonía...Marta.  
  Autor: Cristina 28/08/2009
  ¡Hola Lara!

¡JE! ... ¡no abuses! ... ¿eh? ...

Qué "consentida" ... no es precisamente un piropo ... aunque tengas ... muuuuuuchaaaaaa razónnnn... ¡JA JA JA!.

Si es verdad, hay que fijarse siempre en lo que la gente hace y no en lo que dice ...

¡Me alegró "verte" por aquí!.

Y "no hay porque" ... participar en este sitio es un privilegio, y la agradecida soy yo.

¿ Dónde hubiera encontrado sino una "Lara" como vos ?.

Un beso.

Cris
 
  Autor: Lara 27/08/2009
  Cris queridísima, argentina consentida:
Además de lo que pudimos platicar ya sobre esto, me dejas recordando algo lindísimo:
"Cuando los hechos gritan, las palabras no se escuchan".
Y GRACIAS POR PARTICIPAR ACA! Ya era hora caramba!! Hasta un comentario de Plá te has llevado, jajaja Besos a todos
 
  Autor: Cristina 26/08/2009
  ¡GRACIAS Ingrid!,

Muy bellos tus comentarios.

En particular me pareció muy apropiado el consejo de dejar de lado los pensamientos discordantes contando al menos hasta 3 antes de actuar irreflexivamente. Y actuar, en su lugar, con el corazón, ante situaciones desarmonizantes. ¡Sí! ... sería mejor así ... es verdad.

Y ¡GRACIAS! también por lo de "acunadita" ... es muy lindo ... ¿sabés? ... y original ... nunca antes alguien me lo ha dicho.

Un beso.

Cris
 
  Autor: Nilda Machado. 26/08/2009
  Gracias Ingrid... Gracias Cristina... Gracias a todos...

Bellísimo Ingrid... Que hermoso que todas vibramos en la misma frecuencia... estamos sintonizadas desde el amor universal... precioso...

¡Nada más bello!.

Gracias... mil gracias...

MIs bendiciones.

Nilda Machado.

 
  Autor: Ingrid Matta 25/08/2009
  Queridos todos...

Querida Cristina: tu reflexión se hizo grande, nos invita a enmendar el daño que posiblemente podríamos haber causado, voluntaria o involuntariamente a otros seres, me gustaría añadir, que en ocasiones, no solamente dañamos a las personas que más queremos, que amamos, también lo hacemos con aquellas incluso que no son tan cercanas a nuestro corazón.

Es un buen momento para repasar entonces lo que creamos hemos lastimado de alguna manera, a través de nuestra palabra o acción.

Se hace necesario dejar de lado los pensamientos discordantes, que muchas veces son los que nos llevan a actuar de forma irreflexiva, es más fácil respirar, contar uno, dos, tres, llamar a nuestra amada Presencia "YO SOY" para que asuma el mando, y actuar desde el corazón y no desde la mente cuando se presentan ante nosotros situaciones desarmonizantes.

Tomar acción para reparar es lo más sano, tanto para nosotros como para la persona afectada, es un acto muy liberador, alivia al otro y calma nuestras emociones, y retorna la serenidad!

Felicitaciones por tu entereza, y tu sinceridad, un mensaje sumamente aleccionador. Nos diste
una magnífica lección, gracias desde mi corazón donde vives acunadita, que linda eres!

Nilda: has dicho dos grandes verdades: en cada uno de los seres reside: "La Divinidad”, y “las palabras, tienen mucho poder”.

Vibramos en la misma frecuencia, estamos sintonizadas desde el amor universal, que lindo!!!

Reciban mi amor incondicional,

Ingrid


 
  Autor: Cristina 25/08/2009
  Hola Nilda y Luis,

¡ GRACIAS a ambos !.

La verdad amigos que Uds. no se andan con "pequeñeces" a la hora de "decir" ...

"No debemos herir con las palabras porque la Divinidad reside en cada corazón"... ¡ Cuanta razón tenés Nilda ! ... nunca se me había ocurrido verlo de esta manera ... "a veces, lo mejor es el silencio ..." ... ¡ y SÏ, es verdad ! ...

Y Luis ... ¿ que puedo decirte a vos ? ... cualquier palabra, cualquier frase no me sería suficiente para agradecerte ... ésta, tu oportuna y novedosa participación ... ¡ es un gran honor que lo hayas hecho! ... y más que lo hayas hecho trayendo a colación esa frase que escogiste de este señor Carlos Díaz ( que no conozco ... voy a tener que investigar quien es ). ¡ Es muy cierta la diferencia que hace entre "remordimiento" y "arrepentimiento" ! ... te juro que hasta me hace sentir aliviada y dichosa de haber sentido angustia y "arrepentimiento" ...

¿ Te imaginás que feísimo hubiera sido sentir "remordimiento" ?.

Tampoco se me había ocurrido nunca pensar acerca de ésto.

¡ GRACIAS nuevamente a los dos ! y va un beso para cada uno.

Cris
 
  Autor: Pla Ventura 25/08/2009
  ¡Hola, Cristina¡
Por vez primera intervengo en este bello foro que entre todos habéis creado. Mi carácter humilde me impide la participación porque, ustedes son los importantes. Pero en esta ocasión quiero mostrarte mi admiración porque, tu lección, ha calado dentro de mi ser. Tras leer tu "tratado" al respecto del perdón, todos tenemos derecho a sentirnos más humanos y, por supuesto, ejercer como tales.
Como diría Carlos Díaz, "El remordimiento no acepta ni ofrece el perdón; el arrepentimiento lo acepta y genera una voluntad por llegar a ser mejor persona, en realidad, toda una esperanza".
Muchas gracias. Que Dios te siga bendiciendo.
Pla
 
  Autor: Nilda Machado. 25/08/2009
  Cristina:

A veces, lo mejor es el silencio...
Las palabras tienen un enorme poder.

Es indudable, que no debemos herir con las palabras, porque la Divinidad reside en cada corazón.

Leí, en alguna parte: "Las personas se olvidarán de lo que dijiste... pero nunca olvidarán todo lo que les hiciste sentir".

Lo importante es tu reflexión... tu arrepentimiento... pero, recuerda, a veces, se perdona... pero no se olvida... luego... con nuestras acciones... como tú hiciste... queremos "remendar" el daño ocasionado. Como dice el Poema de Bécquer: "Es cuestión de palabras".

Sabes, amiga? ... tuviste suerte...al encontrar tan anhelado perdón...

¡Que experiencia, amiga!

Aleccionadora...

Mis bendiciones.

Nilda Machado.