Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Obdulio Bailador
11/04/2012
DESIGNIOS DIVINOS

S

i existe una prueba palpable de que el hombre propone, pero es Dios quien dispone, sin duda ha sido esta Semana Santa. Prácticamente en toda España, el gesto más repetido ha sido mirar hacia arriba, hacia el cielo, como hacía mucho que los ciudadanos, no los “pueblerinos”, no miraban al cielo, en busca de una lluvia inoportuna, que igualmente hace bueno el dicho de que nunca llueve a gusto de todos.

Todos los preparativos, todas las esperanzas, las ilusiones puestas en una fecha concreta en unos días concretos, que se ven truncados por algo tan “rústico” como son las inclemencias del tiempo, nos puede llevar a reflexionar un poco sobre la fragilidad de nuestros planteamientos, de nuestras miras puestas en algo, que parece como seguro, pero que puede verse afectado por algo tan simple, tan sencillo como una lluvia fina, fría, impertinente en la ocasión y en el momento justo que hace que se desvanezcan las esperanzas hasta un nuevo año.

Tal vez si todo el esfuerzo, todos los recursos sociales y económicos, que ¡milagro!, para esto sí que aparecen, se pudieran poner en otro empeño más práctico quizá no estaríamos hablando de una crisis tal y como la concebimos ahora. Si todo el esfuerzo emocional, sentimental y también físico claro, lo empleáramos para empujar juntos un “carro social” que parece que anda descabalgado y en vez esperar el “maná” nos hiciéramos responsables y consecuentes de nuestro propio presente, ya no digo de un futuro…, las cosas serían bien diferentes. Pero en realidad es así, somos seres emocionales mucho más que racionales y gracias a eso, sobrevivimos.

Les escribo mientras escucho a Thalberg interpretado por la Banda de Música de Zamora y recuerdo alguna que otra Semana Santa, que no pasé en Zamora y sin ser muy “semanasantero”, los pelos y las emociones, a mí también se me ponen en punta. Nos vemos, en la campa del Cristo de Valderrey.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso