Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: José Serna Andrés
17/08/2011
TRANSGRESIONES NECESARIAS

L

a verdad es que uno no es especialista musical, pero la muerte del argentino sin fronteras Facundo Cabral, hace ya más de un mes, con todos los recovecos que se puedan presentar en torno a su asesinato, va más allá de la música, aunque quizá para muchas personas el personaje no sea demasiado relevante. Aún así, significa la muerte de una forma de ser y de pensamiento transgresor respecto a un modo de vida que alimenta constantemente el capitalismo: "Pobrecito mi patrón, piensa que el pobre soy yo", frente a los nacionalismos excluyentes: "No soy de aquí ni soy de allá…", con una sensibilidad a flor de piel: "Hay medio mundo esperando con una flor en la mano y la otra mitad del mundo por ella esperando", creyente de izquierdas, como debe ser: "Perdóname, Señor, no quiero ser un ciudadano, quiero ser un hombre, como me has creado", radiante de optimismo a pesar de las injusticias que observa: "Perdona hermano que no entienda que hayas hecho un cementerio de esta Tierra… este es un nuevo día para empezar de nuevo", promotor del decrecimiento y del amor: "Nuestros besos serán nuestra casa", y de una concepción ética de la vida: "Tal vez sus propias manos lo mataron (al diablo, correcto, perfecto y ordenado como el fraude) al escuchar por primera vez a su conciencia".

Hoy en día se echan de menos esas voces y esas vidas que han tenido la oportunidad de no estar nunca en el momento adecuado ni en el lugar adecuado, forjando criterios, provocando la crítica constructiva y responsable sin perder nunca el norte. Siguen siendo necesarios los grandes planteamientos respecto al hambre, la miseria y el capitalismo, unidos a la ternura, los detalles pequeños, en vidas que relacionan la palabra y la canción. Cuenta en una de sus anécdotas que su madre, antes de morir le había dicho: "Cada vez te pareces más a lo que cantas".

Era ese tipo de cosas lo que le hacía feliz. Y esa madre, muy presente en su vida errante, el día en que le acompañó por primera vez a la estación del tren le había dicho: "Este es el segundo y último regalo que puedo hacerte, el primero fue darte la vida, el segundo libertad para vivirla". Parece que fue consecuente con ello hasta el final.

En sus canciones y en sus reflexiones recuerda al poeta que se encuentra en sus canciones o, mejor dicho, a la gente buena que siembra esperanza sin callarse nada: "Cada mañana es una buena noticia, cada niño que nace es una buena noticia, cada hombre justo es una buena noticia, cada cantor es una buena noticia, porque cada cantor, es un soldado menos. Todo esto y mucho más, lo aprendí de mi madre, se llamaba Sara, la elegí como madre por la misma razón por la que Dios la eligió como hija. Nunca pudo aprender nada puesto que, cada vez que estaba por aprender, llegaba la felicidad y la distraía. Nunca usó agenda porque hacía sólo lo que amaba y eso, se lo recordaba el corazón. Se dedicó sólo a vivir y no le quedó tiempo para otra cosa." No es extraño que también haya dicho: "La humanidad no es una caravana de desesperados, sino una bendita familia festejando el amor."

Y en estos tiempos en los que andamos tan pendientes de las primas de riesgo, de los tipos de interés y de la especulación bursátil nos dice: "Escapa de los que compran lo que no necesitan, con dinero que no tienen, para agradar a gente que no vale la pena." Pues un modelo de capitalismo pendiente de los mercados es más difícil si toda la ciudadanía asume este tipo de pensamientos. Y desde ese optimismo ingenuo añade: "El bien es mayoría, pero no se nota porque es silencioso. Una bomba hace mucho más ruido que una caricia, pero por cada bomba que destruye, existen millones de caricias que construyen la vida".

Es la llamada a la conciencia, a una manera de estar y de vivir donde, de todas formas, nadie queda excluido, pues todas las personas tenemos nuestra propia responsabilidad en lo que sucede: "La sociedad humana esta tan mal tanto por las fechorías de los malos, como por el silencio cómplice de los buenos". Y nadie queda excluido de esa invitación al cambio personal: "Para vivir mejor, hay que ser mejor. Nadie puede hacerlo por vos".

Denunciar, pues, las injusticias de este mundo, pero afirmar a la vez la propia responsabilidad individual en el cambio e incluso cambiar por dentro. ¡Oh transgresión…!

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: Cmkpsr8u 20/06/2016
  A piece of ertiuidon unlike any other!  
  Autor: yoJroc30tAp 18/06/2016
  Always rerfisheng to hear a rational answer.  
  Autor: XpokNf9yJ1PN 18/06/2016
  Workout Time 31 minFor.nt Squats 8 repsRDLs 31rInc. Bench 3rHip Bridge 25rChin Ups 13rGreat challenge and I look forward to doing it again next month  
  Autor: Elsye Milagro Johnson 17/08/2011
  Jose: no se de donde eres, en todo caso, no tiene relevancia,si lo importante es que formamos parte de un colectivo llamado humanidad, aparte que las fronteras son el producto de un sistema capitalista, por cierto ya caducado, el mismo que establece legislaciones,para encubrir las fechorias de opresores de obreros, los que mantienen pisoteada la dignidad de una clase, a la que con orgullo pertenezco. Permiteme secundarte, en tu punto de vista ante el descabellado e insensato asesinato del MAESTRO CABRAL. Digo insensato, ya que, si pretenden callar la verdad con balas, tarea absurda, puesto que la vida continua y, mientras mile sino millones de madres como Sara a travez del mundo entero lleben con honrra en sus entrañas a hijos como Facundo Cabral y, como tantos otros que lucharon y cayeron en el camino en manos de esbirros militares, ellos murieron por la conquista de mundos mejores, vale la pena recordar algunos de tantos, como el Doctor Che Guevara,Ignacio Eyacurias, un filosofo español, quien fue masacrado por militares salvadoreños que, ahora estan siendo reclamados por la justicia de España, estos heroes dejaron su legado historico de combatir la injusticia social, a la que bautiso como un cancer social, ya que es la causa de toditos los males que mutilan no solamente las aspiraciones de millones de seres humanos, a alcanzar una existencia digna, sino tambien nos asesinan de forma prematura y, muy sutil, ya que, han creado formulas alimenticias,o mejor dicho, formulas venenosas, puesto que sus altos contenidos quimicos, son la causa de una diversidad de canceres, las cuales han sido mantenidas como un secreto o herramienta de exterminio humano, veamos las estadisticas y el margen de vida que se nos impone de forma indirecta. Pero, al mundo le presentas un mundo irreal al que estamos expuestos por medio de la desinformacion en los medios de comunicacion, propiedad de los grandes capitalistas, los mismos que establecen las fronteras, los mismos que recortan programas educativos, negando la posibilidad de educar hombres y mujeres del mañana, los dueños de laboratorios donde se fabrican medicinas para acumular fortuna sin importarles la salud de los pobres, son ellos los fabricantes de armamentos y municiones las que asesinan a nuestros hermanos, son ellos los programadores de guerras, porque es la formula de hacer fortuna. Quiero aprovechar la oportunidad para agradecer tu claridad ante la realidad de la vida que se nos programa...Un fraternal abrazo.
Elsye Mila