Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Lilian Elízabeth de Marco
12/08/2011
VIVO EN MÍ

D

iscurría mi vida escuchando unos viejos casetes con las canciones de Facundo Cabral; era mi relax para mi cuerpo y, ante todo para mi alma. Si sus canciones me motivaban, sus pensamientos me embelesaban.

Junto a Cabral encontré el norte de mi vida. Un día se paró el mundo y me apeé; pero lo hice para desde la más absoluta soledad, aferrarme a la más bella libertad. Motivó mi decisión, posiblemente, ese viejo libro que obra entre mis manos, PARAISO A LA DERIVA, en el que Cabral, en un maravilloso relato autobiográfico me entregó su más linda lección.

Era su filosofía la que me cautivaba; era su modo de vida la razón de mí existir. Me desprendí, como hiciera Cabral, de todo lo que me asfixiaba para hallar al verdadero yo que anidaba dentro de mi ser; decidí vivir en mí para poder amar a los demás.

Son muchos años los que pasé tarareando las canciones de Cabral; NO SOY DE AQUÍ….POBRECITO MI PATRÓN…..Pero ante todo, me la pasé en la búsqueda de su literatura, un tesoro escondido por el mundo que, como me sucediera con PARAISO A LA DERIVA, lo pude conseguir de segunda mano porque otro ya no  lo quería; todo un cambalache para encontrar la obra preciosa de Cabral.

Muchas veces tuve la sensación de que Cabral era vetado en Argentina; su patria creo que nunca le entendió, razón por la que vivió mucho tiempo exiliado en México, una tierra amada como él confesara, la que tanto le dio y donde tanto aprendió, de forma concreta con su amigo Luciano.

Mi pecado, del que me culpo, no es otro que no haber podido ver en directo a Cabral; no se dio la forma y, seguramente así estaba escrito. Bien es cierto que millones de personas no han visto jamás a Julio Iglesias y le siguen amando por completo.

Pero un día llegó Internet a nuestras vidas para que el mundo se convirtiera en una pequeña servilleta de papel y, de tal modo, nos reuniéramos todos para encontrarnos y amarnos, como decía Cabral. Nacemos para encontrarnos, decía; e Internet lo logró.

Y gracias a este medio hoy día conocemos las particularidades del mundo, sus gentes, sus artistas, sus grandes hombres y mujeres dotados de la singularidad necesaria para encandilar en cualquier rincón del universo.

Debo de confesar mi ignorancia en muchas cosas. Y lo explico ahora. El día 9 de julio en que mataron a Cabral, tengo la sensación de que nos mataron a todos un poco; a mí me arrancaron de cuajo muchas de mis ilusiones. Me sentí destrozada y, por dicha razón, empecé a buscar por la Red todo aquello que me pudiera acercar a Cabral.

Busqué páginas y más páginas y, de repente, como si de un milagro se tratase, me encuentro con HOMENAJE A FACUNDO CABRAL. Quedé atónita. No podía entenderlo. Por fin, -me dije- alguien ha reparado en Cabral rindiéndole la justicia que merecía; y creía que dicho homenaje se le hacía desde Argentina; craso error el mío; la gloria y gratitud que recibía el maestro venia desde España.

En aquel momento sentí una sensación tan placentera que relajó mi corazón por completo. En mi soledad buscada encontré esta Web que desde aquel instante me acompaña; siento que la vida de Cabral no ha terminado; esta página es la prolongación eterna para el maestro.

Ahora, a diario, con lo que yo entiendo como la prolongación de la vida de Cabral como es esta Web, relajo mi espíritu y se enaltece mi alma. Toda su obra la veo reflejada en este contenido espectacular en que, si sus letras me conmueven, son sus videos los que me embrujan. No quepo de tanta emoción como anida en mi cuerpo.

Cabral sigue más vivo que nunca, esta Web es el claro ejemplo de mis palabras. ¡Gracias España!

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: Lilian De Marco 12/08/2011
 



Hola Luis, hola a todos

Es conmovedor para mi regresar a estos sentimientos que desde siempre me han acompañado desde mi alma.

Haber tenido la compañía de su presencia a lo largo de mi vida ha sido una bendición, no tuve la suerte de conocer a Facundo en persona pero desde siempre he podido sentir su presencia. Me ha dolido y me duele su muerte física, Facundo Cabral tenía muchísima más riqueza para darnos, muchísimas enseñanzas, más dentro de este gran dolor me consuela saber que sigue estando vivo en nuestros corazones, que no morirá jamás en el sentir del pueblo que supo comprender el mensaje que quería entregarnos.; Un gran artista, un juglar extraordinario y un poeta genuino que por medio de su palabra dejó una huella que nadie podrá borrar.
Siempre he pensando que los homenajes hay que hacerlos en vida, a aquellos que en verdad lo merecen, a los que han andado por la vida sin más interés que llegar al pueblo y conocer sus necesidades, sus sueños, sus pensamientos, entregando su amor
En cada gesto.

Entonces no puedo ni quiero dejar de agradecer a esta bendita tierra de España que lo recibiera con tanto amor y le hiciera sentir en vida lo mucho que valía como ser humano. Cabral supo en vida lo mucho que vosotros lo amaban y queda para nosotros, y para el mundo este retrato de amor hacia el gran maestro.

Muchas gracias Luis, gracias a todos ustedes por permitirme compartir mi amor, admiración y gratitud hacia el maestro Cabral.

Los quiere y abraza desde su alma agradecida y emocionada;

Lilian Elizabeth De Marco