Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Eyael Luca
21/02/2011
LA MAGIA DE CABRAL

E

stabas ahí…. saludando con tu mano en alto… emocionado, sonriente…. Con esa sonrisa que el dolor muchas veces se empeña en desterrar de tu barbado y bello rostro en el que el tiempo no deja huellas.

Sin barba esta vez, cabello corto,  impecable traje negro, impecable camisa blanca, impecable sorpresa de verte fuera de la desestructurada camisa de jean haciendo juego con los pantalones de la misma tela.

Tu invitado esperaba sonriente y se percibía en el ambiente una mágica y enorme energía de sanación, de paz, de la alquimia producida entre el vagabundo y el avatar, el rebelde y el que ha encontrado la paz y la serenidad de miles de vidas y de miles de caminos andados, en ésta que pareciera ser la última por lo increíblemente mística.

Los aplausos estallaron, las sonrisas aparecieron y hubieron rostros en los que las lágrimas acudieron al encuentro sin ser invitadas. Sorpresivas, silentes, inevitables….

Tu figura se engrandeció y no pasó desapercibida la enorme luz que bajó del cielo, te rodeó, calmó tus dolores y te iluminó como solo se hace con los grandes para que pudieras llevar a todos esos corazones hambrientos y sedientos  la palabra indicada, la palabra que el mismísimo Jesús te pidió que nos recordaras: AMOR…. porque como bien dices, fuera del amor son todos pretextos.

Y de ahí en más la “magia de Cabral” comenzó a surtir efecto.

Repasé los rostros y nadie perdía detalle, palabra, nadie se distraía con lo efímero ni lo trivial, nadie hablaba, solo se escapaban sonrisas en respuesta a tu humor tan agradable como inevitable en tus actuaciones.

Había de toda clase de gente, de todas las edades, de todos los rincones del mundo, de todas las idiosincrasias, ideologías y religiones, porque todos saben que hablas del Dios que es uno y para todos, que hablas de la felicidad a la que todos tenemos derecho, que hablas de la verdad que todos llevamos dentro y quizás hemos olvidado, que hablas de la hermandad que tenemos y de la que muchas veces renegamos.

Todos saben que en tus charlas no hay pleitos, no hay dramas, no hay tristezas porque tu canto es alegría, es esperanza, es luz derramándose sobre las cabezas y sobre los corazones, todos saben que verte es encontrarse con Jesús, con Osho, con Buda, con Borges, con Octavio Paz, con Withman, con San Agustín y con la Madre Teresa, verte es acercarnos a los reyes y a los indígenas, a los leprosos de la India y a los Tuareg, a los Tarahumaras y a los Mayas, es encontrarse con los mares y los delfines, con la Madre Tierra y con los ángeles que bajan y bailan gozosos mientras les cantas “Vuele bajo”.

En un momento pude percibir el brillo y el cosquilleo de tu magia…. Era como si una lluvia de purpurina brillante: dorada, verde, rosa, azul y plateada enrareciera el aire…., cubriera el teatro, las personas, las butacas y todos quedaran como en trance, como si estuviesen bajo el efecto maravilloso de la energía del amor, de la paz, de la sanación interna.

Y mi cuerpo se estremeció entero, como se estremeció mi alma cuando vi que de ti se desprendían esos rayos casi enceguecedores, desde tu corazón, tu boca, tus manos que acariciaban dulcemente a esa compañera incondicional que es tu guitarra…, irradiabas luz, una luz que iba despertando conciencias, acariciando almas, consolando corazones, besando frentes y llenado el teatro de mariposas y flores.

Y de pronto los aplausos estallaban y las lágrimas brotaban, las sonrisas cobraban protagonismo y podía escuchar el danzar de todos los corazones gozosos libres de dolores, rencores, desesperanzas, enojos, resentimientos, celos, envidias, amores posesivos, apegos materiales, desconciertos y miedos.

La fiesta una vez más había comenzado y la magia de Cabral había surtido efecto…

Los ángeles sobrevolaban el lugar haciendo rondas y desparramando bendiciones de sus cántaros de amor como pétalos de rosa y Sara bailaba con Cafrune, la Madre Teresa te bendecía plena de dicha y Krishnamurti te levantaba su dedo pulgar, orgulloso una vez más de su discípulo. Barbra te daba las gracias por tanto amor y el mismísimo Jesús se paró detrás de ti, posó sus manos en tus hombros y te dijo al oído: Te amo y recuerda que siempre, siempre estamos contigo.

De pronto te pusiste de pie, tomaste el bastón y te perdiste en la oscuridad del escenario para no volver.

Los aplausos se sucedían interminables y la gente salía erguida, sin el peso en sus espaldas, rejuvenecidas, sanadas, llenas de esperanza y sin entender como y por qué tenían tanta paz en su alma.

Y cuando todo hubo terminado, después de firmar cientos de CD y libros pude ver tu rostro feliz, tus ojos brillar detrás de las gafas oscuras, pude verte sintiendo la dicha que provoca el saber que “estamos cumpliendo la misión y de la mejor manera”.

Gracias Maestro….!!

Por sobreponerte a todo para no dejarnos solos.

Por compartir sin egoísmos la luz que derramas…

Por no dejarte vencer por el cáncer que ha intentado vanamente durante años callar tu canto, detener tu andar y apagar tu luz…

Por no darle protagonismo y permitirle ser tu amigo a pesar de lo duro y de lo mucho que te ha costado esa “amistad”.

Gracias por demostrarles a los oscuros, cobardes y silentes personajes que muchas veces entorpecen el camino de los Maestros, que contra Dios nada ni nadie puede y de esa manera pierdan protagonismo.

Gracias por enseñarnos precisamente eso: el amor incondicional, que es dar sin esperar y será lo que sin duda el Universo habrá de devolvernos como siempre te sucede a ti que solo recibes amor a manos llenas, por donde quiera que vayas.

Fue un placer vivir ese momento, como siempre.

Y siempre será una bendición haber nacido para vivirlo y estar despierta para comprenderlo.

Brindo por la Magia de Cabral…!!

SI SEÑOR…!!

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: susana 04/03/2011
  yo viví exactamente lo mismo, y me retiré con mí corazon lleno de gozo y con una paz inmensa  
  Autor: Patricia 27/02/2011
  Tuve el placer y la oportunidad de ver a Cabral en el Ateneo hace dos semanas atras y realmente se siente y se vive como lo describes.

Su magia no tiene limites y aunque se ve cansado y enfermo, es imperdible el show y uno sale con el alma refrescada.

Eyael, has narrado exactamente lo que se siente y se vive con Facundo.

Es un texto hermoso que me emociona notablemente.
FELICITACIONES..!
 
  Autor: Ingrid Matta 22/02/2011
  Eyal, amiga, hermana,
compañera de camino!!!

Te trajiste el recital en el alma para compartirlo con todos nosotros. Dios te bendiga!

Magia, magia por todas partes, magia de amor, magia mística, magia inteligente, magia del Mago Cabral. Magia que supiste describir como nadie, Maguita Hermosa!

Te acuerdas de este poeta argentino, Hamlet Lima Quintana?
Lo que te voy a copiar cabe en este relato, se ajusta maravillosamente...

Hay gente que con solo decir una palabra enciende la ilusión y los rosales; que con solo sonreír entre los ojos nos invita a viajar por otras zonas, nos hace recorrer toda la magia.

Hay gente que con solo dar la mano
rompe la soledad, pone la mesa,
sirve el puchero, coloca las guirnaldas.

Hay gente que con solo empuñar una guitarra hace una sinfonía de entrecasa.

Hay gente que con solo abrir la boca llega a todos los límites del alma, alimenta una flor, inventa sueños, hace cantar el vino en las tinajas. Y se queda después, como si nada.

Y uno se va de novio con la vida
desterrando una muerte solitaria
pues sabe que a la vuelta de la esquina hay gente que es así, tan necesaria.

Tanto amor, tanto, tanto, que presiento, abraza al universo.

Siempre gracias, a los dos, mis amados amigos caminantes...

INGRID
 
  Autor: Marta 22/02/2011
 

Bravísimo,hermana querida !!!

Tú sí que sabes del Amor Incondicional...
Lo sentí desde las primeras de éstas líneas tuyas...
Y ya casi al final lo mencionas...
No podía ser de otra manera...
Cómo entiendo tu sentir... almita buena...enamorada del amor...

El Cielo sigue bendiciendo todas tus palabras...todos los sentimientos que aqui nos compartes
y se hacen nuestros...

Cuánta,cuánta,cuánta capacidad de amar,de perdonar,de compartir que tienes... hermosa almita con la que tanto me identifico ...

Bendita seas...!!!
y siempre en Luz y Armonía...

Namasté
 
  Autor: noelia spada 21/02/2011
 

Un ¡Bravo! ¡Bravissímo!!!! para tí Eyael.

Has narrado la noche de FACUNDO CABRAL de una
manera vibrante, brillante y llena de Magía...
porque si hay Magía en CABRAL, no menos la hay
en ti querida Eyael.

Bendita seas, por habernos hecho vivir aquellas
horas junto a CABRAL como lo has hecho.

Un beso, lleno de estrellas.
Noelia.