Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Patty Resendiz
21/11/2010
GRACIAS, SEÑOR PLA VENTURA

A

nte todo, señor Pla Ventura, reciba usted un fuerte abrazo de reconocimiento y admiración al compartirnos su vida y su obra.

El hecho de caminar sin desistir por los senderos de la vida que solo Dios conoce, y que por gracia de él, se enfrentan con alma, corazón y mente. Y no precisamente con conocimiento escolar. Sin duda lo que al fin nos mueve es la fe en Dios para el logro de  los sueños. Porque, ¿que seria un ser humano sin un sueños?

Y usted es el gran ejemplo de lo que le digo. Me impresiono al ver como ha desarrollado usted el bello arte de la escritura que nos permite pintar y dibujar con la verdad, llevando en su pluma toda la verdad. Y la verdad no es otra cosa que la honestidad de uno para consigo mismo para trasladarlo a los demás. Se confiesa usted analfabeto y, me impresiona. Mucho me gustaría preguntarle al maestro Cabral por usted y sería entonces cuando saldríamos de toda duda.


 
Como bien lo dice, la buena salud es riqueza, y aún sin ella, al estar vivos existe la esperanza.  Lo vi en dos seres queridos, que recientemente y en lapso de tres meses murieron  por una  terrible enfermedad y que al estar en el padecimiento se sentían gozosos de todo lo enriquecidos que se encontraban en el amor, aceptación y la protección divina de Dios, sin importarles lo logrado en lo material.

¡¡Maravilloso al despertar y sentir que aún late algo en nuestro interior… sin duda estamos viviendo el presente, y eso…eso es una bendición!!

Viene a mi mente  lo que hizo una gran mujer que la hemos considerado muchos como la mayor experta en pobreza; me refiero a La Madre Teresa de Calcuta. Quien hizo inmensamente ricos a tanto y tantos seres que dentro de la pobreza material extrema en que vivían, fue hasta a ellos a darles no solo algo de comer y una cobija, sino la palabra y el sentir del amor,  la aceptación-reconocimiento  y protección espiritual con la luz  Divina.

Es cuando llega a mí la reflexión, que aún en el sufrimiento de una enfermedad se puede seguir gozando de riqueza, esa que no se puede tocar pero que se disfruta en el alma.

Como se le morían los leprosos en los brazos a la Madre Teresa, seres humanos, criaturas inocentes que partieron con miseria material, pero inmensamente ricos del alma, como usted dice muy bien en su alegoría.

Otro gran millonario del alma es el señor Facundo  Cabral que sigue siendo inmensamente rico pese a su padecimiento. El sabe de su riqueza, pero algunas personas se lo están haciendo sentir y vivir con más intensidad, me refiero a  personas como usted y la señora Ingrid Matta (principales en esta página) que nos han permitido llevar desde cualquier parte del mundo el amor, la aceptación y  reconocimiento que le tenemos al maestro.

¡Gracias, muchas gracias, señor Pla por aportarnos su luz y su magia!

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso