Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Carmen Martínez López
19/10/2010
TE AÑORO, CHESA

H

an tenido que pasar varios días para que se serenara mi corazón y, de tal modo, poder dedicarte estas letras mi querida Chesa Pla Ventura. Nos conocimos por Internet, como millones de personas por el mundo y, pronto congeniamos; a las dos nos desbordaba la alegría por vivir. Me encantaba tu forma de vida; desenfadada, sin prejuicios, a veces melancólica por aquello de la soledad en que vivías, pero siempre ilusionada.


Chesa Pla Ventura, según el talento de Cristina Gálvez

Te comías la vida a borbotones; nada se te escapaba; tenías prisa por vivir y lo hacías a tu manera, a tu aire, sin hacerle daño a nadie, pero con una pasión desmedida. Me entregaste tu amistad y tu cariño y, como comprobaste, no pude despreciar aquel torrente que para mí suponía tu cariño. Cuatro años gozando de tu amistad, Chesa, no se olvidan tan fácilmente.


La autora con Chesa.

Juntas, hasta tuvimos el placer de conocernos y de encontrarnos en varias ocasiones. ¡Eras tan deliciosa! Cuando estabas en tu ambiente, derramabas una alegría que nos desbordaba a todos. Y así te recordaré siempre. Viví contigo momentos inolvidables que, junto a tus amigos, tan dichosa me sentí; eras muy querida y, lo pude comprobar cuando nos encontramos. Tus amigos, hombres y mujeres, lo eran sin condición, tal y como tú lo eras.

Me diste una gran lección puesto que, a tu lado aprendí que la vida hay que vivirla a tope; así lo hiciste y, ya viste, nos ganaste la partida a todos. Te apasionaban los días luminosos, justamente, el que estoy viviendo hoy; sentías la desazón y melancolía de los días lluviosos en que, como me contabas, lloraba el cielo y eso era motivo de tus propias lágrimas. El astro rey, con su inmensa luz es el que guiaba el sendero de tu vida. Toda tú eras la misma luz desde el fondo de tu corazón.

¿Sabes que me conmovió de ti? El amor que sentías por tu hermano Luís; siempre lo sacabas a relucir en todas tus conversaciones y, hasta te sentí reiterada al respecto. Más tarde comprendí que tenías razón; pude saber de su vida y de su obra como me contaste y, te asistía el derecho en admirarle; erais muy distintos, digamos que vuestro parecido era casi nulo, pero el amor y veneración que sentías por él era algo que me subyugaba por completo. Me hacías sonreír cada vez que me decías que, pese al amor que sentías por Luís, como mujer, sentenciabas que jamás te hubieras casado con él, de no haber sido tu hermano. “Tienes que ver la página que mi hermano ha hecho para Facundo Cabral” Me decías una y mil veces y, tras hacerte caso, muy pronto comprendí que, dentro de dicha página había mucha grandeza escrita, hasta el punto de que, dentro de mi humildad, gracias a ti, pude colaborar un poquito con esa Web tan bonita.

Recuerdo cuando te llamé al hospital en que, hacía muy poco que te habían operado; estabas muy débil y, lo que es peor, te sentí sin ánimo de nada. Pasaron los días, te recuperaste y, otra vez volví a sentir tu risa franca y noble, algo que me tranquilizó mucho. En estos dos últimos años, con tus recaídas y operaciones, notaba que te hundías mientras que yo me esforzaba en hacerte comprender que, la batalla tenías que ganarla tú. Todos estábamos convencidos de que habías ganado; aquellas fotos últimas que me mandaste me dejaron muy contenta. Estabas pletórica; el pañuelo sobre tu cabeza te sentaba tan bonito que, nadie hubiera dicho que habías estado tan enferma.

Y era en la mitad del mes de junio cuando, un prolongado silencio tuyo me obligó a llamar a tu hermano que, con lágrimas en sus ojos me dio la fatal noticia de tu recaída. Luís me dijo que no querías hablar con nadie y, como sabes, respeté tu decisión. Justamente, el pasado día 4 quería tener noticias tuyas y, llamé a Luís que, con voz lacónica me dijo: “Chesa ha muerto” Se me paró la sangre en mi venas y, rompí a llorar; no pude contener el llanto, mi dolor era muy grande. Sepas que te llevaste un pedazo de mi ser. Ahora, Chesa, sepas que te recodaré como eras, como fuiste, como me ilusionaste; un ser lleno de vida que contagiaba con su alegría. Seguro que estás junto a Dios y al lado de tus padres queridos. Junto a ti, amiga querida, iremos todos. Para tu gloria, nos precediste; has visto a Dios antes que nosotros. Esa es tu dicha.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: Lourdes Rios 23/10/2010
  Es maravilloso sentir,y amar,de esta manera tan incondicional!!!Por eso creo en la amistad!!Bello,sin palabras me has dejado!!!Que vuelvas a sentir otra vez esa amistad tan grande,la que te unio a Chesa,seguro que ella esta contigo!!!Un besazo,Carmen!!!Coyote-Lou  
  Autor: noelia 20/10/2010
  Querida Carmen,

Cuando una amigo se va nos deja
un silencio extraño que es duro de
ofrontar.
Ya no nos llama por teléfono y nos
preguntamos porqué no suena el tim-
bre.
Ya no podemos quedar para encon-
trarnos y charlar un buen rato.
El sonido de su alegría o de sus
preocupaciones ya no están en
ninguna parte.
Su perfume se ha evaporado
Cogemos sus fotografías o el lindo
retrato que le hace Cristina, pero
la imagén está y estará siempre
alli fija, no sabremos nunca como
hubiera evolucionaado su persona y
esto nos desespera, porque nos es
imposible descifrar el misterio de la vida y de la muerte.

La Fé nos dice que ella, CHESA,
está bien y la reecontraremos,
pero donde? cuando? como?

Me uno al recuerdo que tienes de
ella, a tu duelo, y al todos los
que han sufrido pérdidas tan senti-
das.
Nos queda el consuelo de sus sonrisas y amor que les dimos.

Un abrazo Carmen,
Noelia.

 
  Autor: Marta Ecco 19/10/2010
 
¡Qué hermoso Carmencita!

Que bellos sentimientos...por tu
querida amiga...y cuánta emocion y coherencia al expresarlos...!

Es tal como siempre he pensado...Segun ello...nos conoce a veces mucho mejor,un buen amigo/a
que aquellos que forman parte de nuestra familia...por entrañables que sean...y tu Carta Abierta a Chesa ,ha llegado a esta tan AMOROSA FRATERNIDAD,a cerrar...al menos para mi...un ciclo de duelo indispensable...para aceptar que el Plan de Dios es Perfecto.

Gracias,Hermana Carmen...tal como te diria El Santito de Asís...quien trataba como hermanos hasta al Sol,la Luna...y todo lo vivo en el Universo.

Tu espiritualidad te permite conocer la verdadera esencia de la vida...segun la que ya nada ni nadie te podra quitar estos maravillosos sentimientos,que has llegado a confiar a éste Reino del Amor...que creara y con gran esfuerzo mantiene...ese hermanito entrañable...de tu amiga Chesa que tanto la amara...aunque en algunos aspectos,confesara aqui mismo,no coincidia con su manera de ser...

Algo que,por lo demas...sucede a casi todos...por lo que siempre digo,hablando de amigos...entre amigos...que a éstos ,uno puede escogerlos...lo que no acontece con la familia.

Y ésto,para nada significa que deje uno de amar a los de su sangre,aunque no te comprendan,a veces,como en mi caso...en absoluto...

Bendito el Padre Eterno, que nos
da...en su Infinita Bondad...hermanos carnales ...tan amados y apreciados como los del alma...que vamos cosechando a traves de nuestra vida...y nuestra actitud al transitarla...!!!

Una y mil veces ,Gracias ...!!!
Solo quisiera que aunque sea una/o de mis amigos guardara en su corazón,tan hermosos recuerdos por mi amistad...como tambien conservo por entrañables amigos que como Chesita...se adelantaron...

Siempre en Luz y Armonia....
 
  Autor: Marianita de Colombia 19/10/2010
 
Saludos al Señor Luis y a esta amiga del corazón. Eres un tesoro, tu amistad con chesa me hace recordar que puedo todavia ser muy feliz teniendo amistades como las que ustedes dos vivieron. A Luis un fuerte abrazo. NO nos ha dejado, simplemente se ha adelantado a nuestra meta o final.





 
  Autor: Marianita de Colombia 19/10/2010
  Saludos al Señor Luis y a esta amiga del corazón. Eres un tesoro, tu amistad con chesa me hace recordar que puedo todavia ser muy feliz teniendo amistades como las que ustedes dos vivieron. A Luis un fuerte abrazo. NO no ha dejado, simplemente se ha adelantado a nuestra meta o final.