Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: LINDA D'AMBROSIO
11/12/2017
DIARIO DE UNA ARTISTA EN CRISIS

S

i bien la fotografía vino a relevar a la pintura de la tarea de registrar el aspecto de los objetos gracias a un prodigio de la mecánica y la luz, la cámara progresivamente ha cobrado autonomía como medio de expresión. Sus imágenes revelan no solo la apariencia de aquello que se plasma, sino también la mirada del fotógrafo, su pericia para transmitir un contenido, un mensaje, una emoción.

Esta capacidad de comunicar resulta de la síntesis entre el conocimiento de las posibilidades técnicas y la sensibilidad del artista, que se agudiza a través de los años de oficio. Tal es el caso de Mónica Ochoa, cuya fama deriva de su talento para realizar retratos.


Mónica Ochoa

Mónica, en principio, incursionó en el campo de la fotografía aplicada. Su trabajo en el universo de la moda y la publicidad obtuvo reconocimiento de inmediato, posicionándola como uno de los fotógrafos más cotizados en esa área. Pero era cuestión de tiempo el que comenzara a indagar las posibilidades artísticas de la imagen, pulsada tanto por sus rasgos de personalidad como por el entorno en el que se había desarrollado, marcado por relevantes figuras de las artes, como Eduardo Úrculo, Terele Pávez o su padrastro, el connotado Andrés Cillero.

Sin embargo, la artista no se restringió al lenguaje fotográfico para dar curso a su expresividad: también se atrevió con la palabra. Mediante entradas breves y contundentes iba nutriendo un blog, el Diario de una artista en crisis, del que toma su nombre el libro que ahora ve la luz a través de Saralejandría Ediciones.

“¿Qué pasa si un día te levantas y ves que solo te quedan veinte euros para pasar el mes?... No, espera, que son diez”, se plantea Mónica Ochoa. “Te quedas petrificada, absorta, como tonta”.

Esta obra, en apariencia ligera y signada por el sentido del humor, contiene una profunda enseñanza y revela la calidad humana de su autora. Destinada a llamarse originalmente

Las nuevas pobres” (por oposición a aquello de “los nuevos ricos”), describe el recorrido de Mónica a través de una serie de vicisitudes que la fueron llevando a deslastrarse del peso de un patrimonio material considerable en pro de una vida más libre y más serena: es el trayecto recorrido desde el “soy millonaria” al “no tengo nada”, asumiendo con optimismo diferentes coyunturas económicas que pasan, entre otras cosas, por un inadecuado asesoramiento fiscal.


La Lujuria, una de las obras de Mónica Ochoa

El  Diario de una artista en crisis transforma lo que supuestamente constituiría una pérdida en una oportunidad de crecer. De hecho, este libro constituye uno de los frutos más visibles de esa actitud resiliente para asumir el cambio, y demuestra cómo a la postre la artista resulta, contrariamente a lo que se preveía, más rica, y no más pobre, aunque tenga menos cosas.

Indiscutiblemente bella, más resistente que fuerte, Mónica aclara que el Diario no tiene pretensiones literarias, aunque acepta que se percibe más formal y más prolija en dos capítulos, Y de repente un extraño y Hoy, quizá por las emociones que la embargaban cuando los escribió.

La fotógrafa bromea: “soy una has been”, refiriéndose a todo lo que poseyó y vivió. Pero, por encima de estas anécdotas, que la artista convierte en ocasión de reírse de sí misma --lo que en su opinión resulta muy necesario-- el trasunto del libro es una apología del ser por encima del tener. No importa cuáles sean nuestras posesiones materiales: se trata, simplemente, de un cambio de escenario, en el que seguimos siendo nosotros mismos: “Y le das la vuelta al cuento y dices: Antes sencilla que muerta. Porque la vida, al final, va de eso. De sobrevivir. Y, mucho mejor, si te da la risa…”

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso