Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Juan Rulfo, aclamado escritor mexicano.
31/03/2010
MUJERCITA MÍA

H

a llegado a nuestro poder esta bellísma carta que Juan Rulfo le escribió a su amadita Clarita Aparicio que, por su belleza, la queremos reproducir. Seguramente, dicha carta, formará parte del elenco de bellas misivas que ambos amados se escribieron durante años y que, Clarita Aparicio, quiso reproducir en su totalidad en aquel libro realmente conmovedor titulado AIRES DE LA COLINA.

Ciduad de México, 13 de febrero de 1948

Mujercita:
"No puedes imaginar cuánto coraje me dio con el correo, por eso de que se hubiera tardado tanto la carta que dices que recibiste muy tarde. Pero sucede que yo te la mandé por el aeroplano y con entrega inmediata, sólo que en el correo se alcanzaron la puntada de no ponerle timbres sino usar una modalidad que no da ningún resultado, como lo estamos viendo tú y yo.

"Sabes que estoy muy apurado porque el padrecito De la Cueva no me ha contestado, y yo debía de haber tenido su respuesta hace ya un mes. Me están dando ganas de escribirle otra vez, para darle su regañada, igual a las que tú a veces me sabías dar.

"Quiero darte una mala noticia acerca de tu vestido. Las modistas ya tienen la tela y todo lo demás, sólo que me habían dicho que iban a dedicar el mes de marzo para hacerlo y que tardarían más o menos ese tiempo; pero el otro día me encontré con un sacerdote amigo mío en una librería y estuvimos platicando de muchas cosas. En eso se me ocurrió preguntarle que, aunque yo no había visto ningún vestido de novia con algo azul, si la Iglesia lo admitía. El me contestó que el azul se usaba mucho para traje de novia entre los protestantes y que no sólo no debían ser enteramente blancos sino que deberían llevar algo azul, cualquier cosa que fuera. Eso dijo. Pero yo quiero que se lo preguntes al padre Hernández del Castillo, y si él es de otra opinión o sabe que no hay ningún inconveniente me avisas. De lo único que tengo miedo es que nos vayan a correr de la iglesia por ese detalle tan insignificante. Y en caso de que sea así mándame decir si escojo otro modelo tan bonito como ése, o ese mismo, únicamente sin lo azul, o alguno que tengas por allí y te guste
mucho.

"Sin embargo, yo tengo buen gusto para las cosas, y tú no; no, niñita fea. Fíjate nada más en nosotros... escogí lo más precioso y maravilloso de las cosas del mundo. Fíjate y verás que así es.

"Por ese lado, pues, tengo la ventaja y no sé, pero pienso que sí te va a gustar el arreglo que yo haga de tu casa. No va a ser nada raro ni nada extraordinario, pero creo que te va a gustar. Claro que sería mucho mejor que los dos tomáramos parte en eso; pero como no se puede de todo a todo procuraré hacerlo conforme a lo que hemos platicado.

"Cariñito:
"...Le quitaste lo triste y lo amargoso a estos días que me faltan por vivir. Me acordé mucho de tu corazón tan bueno y de tu amor tan noblemente hermoso.

"No creas que me dan ganas de 'volver a empezar'. Fue tan difícil aquel comienzo y, sin embargo, me hiciste conocer el sabor de la esperanza. De una esperanza que llevaba buen principio y por la que, a pesar de todo, me gustó la forma como me trataste. Así llegué a quererte más, y mi corazón fue tuyo para siempre.

"Eres una trucha muy viva. Siempre has sido rete trucha, mayecita adorada.

"Y hablando de eso, quería decirte que ya di con la mueblería que andaba buscando. Había visto unos muebles que me gustaron y que eran como tú los querías, y después de recorrer todas las mueblerías di con ellos.

"Ahora es cuestión nada más de estar instalado ya en la casa para comprarlos.

"Como todo, nada de lo que se pueda llevar allí será comparable contigo. Nada hará que aquello tenga vida y se sienta uno en un hogar sino hasta que tú estés allí, llenándolo todo. Sí, mi sueño, sólo hasta que tú estés (compraré una silla blandita para que te sientes) estarán el bien y la alegría allí, como si estuviera la bendición de Dios. Sólo hasta entonces.

"Nunca te podré querer como ahora, amada criaturita. Tu chanchito consentido. Juan".

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: enedina 09/04/2010
  Es una carta hermosa como el amor de esa epoca, como devería ser actualmente, llena de respeto dulsura ternura etc.deleita los oidosy derama amor por doquier por eso es el escritor favorito de mi vida de estudiante, gracias por publicarla enedina  
  Autor: Ingrid Matta 05/04/2010
  Querido Luis
Con Cartas a Clara me has recordado inevitablemente mis años de estudiante. Mi mente se trasladó al Juan Rulfo que conocí en el colegio, durante el bachillerato, era una norma leerse dos de sus más destacadas obras: El Llano en Llamas y Pedro Páramo... desde ahí aprendí a leerle, me gustó su narrativa sencilla... lleno de profundidad, intensidad y lucidez. No en vano sus novelas han sido consideradas como cumbres de la literatura de la lengua castellana.

Aires de la Colina, lo tengo conmigo hace unos años, me parece bello, sublime, en realidad Clarita Aparicio guardó celosamente durante más de 50 años las 81 cartas que le enviara Juan Rulfo durante el noviazgo que duró casi seis años... en el no solo le expresa su amor, también sus inquietudes, sus temores, y el libro nos permite conocer una parte muy personal de Juan que poco conocíamos, esa partecita personal, tan bonita, tan importante en la vida de cada ser.

Sus cartas están llenas de transparencia, de ternura, llenas de un amor fresco, de delicadeza, personalísimas, que Clarita decidiera publicar hace unos años. Las cartas son realmente exquisitas. Sí mal no recuerdo Juan solía llamar a Clarita: Aire de las colinas, de ahí que ella decidiera titular el libro así. Me has motivado a leerlo de nuevo, hay párrafos realmente hermosos… Que tal estos dos?

"He aprendido a decir tu nombre mientras duermo. Lo he aprendido a decir entre la noche iluminada. Clara: corazón, rosa, amor… Junto a tu nombre el dolor es una cosa extraña".

"Desde que te conozco, hay un eco en cada rama que repite tu nombre; en las ramas altas, lejanas; en las ramas que están junto a nosotros, se oye. Se oye como si despertáramos de un sueño en el alba. Se respira en las hojas, se mueve como se mueven las gotas del agua".

En realidad como dice Letty se siente la fuerza del Amor y como dice Cris, la culpa la tuviste tu.

Definitivamente creo que fue un acierto de Clarita Aparicio decidir publicarlas. Gracias entonces por traerlo a colación, en buena hora, Si Señor!




 
  Autor: Letty 04/04/2010
  Cuando uno ve el amor manifestado, en cualquiera de sus formas, es conmovedor...!!

Sobre todo cuando un hombre, que por mandatos sociales o culturales suelen no querer manifestar sus sentires abiertamente, se expresa de esta manera y con tanta ternura, realmente uno siente "cosquillas de emoción" en todo el cuerpo y piensa: ES EN VANO, EL AMOR ES LA FUERZA MAS PODEROSA Y ES EL MILAGRO CONSTANTE QUE NO SOLEMOS VER.."

Pero eso si.... si algún día tuviera un amor así, con cartas incluídas, (y ni hablar si fuese prohibido..!!) como bien dice Cris, JAMAS se las mostraría a Luis..!!! jajaja..!!!

Porque seguramente, él que es un enamorado del amor, las pondría en la página y dejarían de ser "íntimas" y no sé si eso me gustaría... mmmmm.... jajaja..!!

Gracias Luis, era solo una broma, gracias por poner un poco de color "rosa" que es el del amor, desde otro lugar no menos importante y no menos común porque quién no ha tenido alguna vez o desee encontrarse con un amor asi...?

Un abrazo desde el alma.
 
  Autor: Maria G. Nieves 03/04/2010
  Gracias, esta maravilloso, de verdad cuando permitimos hablar al corazon sale belleza.  
  Autor: noelia 31/03/2010
 
Pero que requetedulce es este
Juan Rulfo!!!
Esta en los detalles, los muebles,
la sillita blandita para que se
siente su amada, el vestido, el
color azul... Le dice que ella ha
ilumiddo su vida, que la ama y la
espera.

Bueno, quien no se enamora de un
ser tan delicado y permanece con
el toda la vida!!!

Lo nombra FACUNDO CABRAL, cosa
que ya le da categoría, y yo te-
nía deseos de conocer que tal era
JUAN RULFO. Me ha sabido a poco
esta carta que le dirige a su
amor, sin duda habrá desplegado
a lo largo de su vida una bella,
atractiva y sugeridora obra lite-
raria.

El amor, el verdadero amor, es -
eterno; en cualquier época, lugar,
horas o minutos. Es el mejor rega-
lo que Dios no ofrece y lo hemos
re recibir con los brazos abier-
tos.

Sin pensar en protones, quartz y
todo eso.

Bravo Cris por tu exclamación !!!
Me has hecho reir a carcajadas.

Un beso,
Noelia.

 
  Autor: Cristina 31/03/2010
  ¡ Óstias !

Es bello ... tiene mucho amor ... es tierno ... y ... ¡ ES MUY ÍNTIMO ! ...

Da bastante “cosa” ( vergüenza ) ... meterse así ... como un paparazzi polizón ... en la vida privada de este hombre y su amada ....

Y pese a esta impertinencia ... ARRANCA BLANCAS SONRISAS ... porque es muy humano y es algo lindo.

Espero que Juan y su mujercita ... nos perdonen alguna vez, por haber sido tan “ entrometidos “. No fue adrede .... y la culpa la tuvo Pla ... ¡ JA JA JA !

Un abrazo.

Cris