Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Jesús Alberto Gil
26/10/2016
EL LADRÓN DE COSQUILLAS

E

s silencioso, es listo, es patoso… es el ladrón de cosquillas.

No se le ve, se cuela por entre los dedos de los pies y los sobaquillos. Has de tener mucho cuidado. Si te roba las cosquillas no volverás a reír.

Había una vez, hace mucho tiempo, el rey de Mazapán Parampampán, un gigante del que decían ser el mayor refunfuñón del mundo mundial. Un día, el zorro, envidioso como ninguno y listo como el que más se dirigió al gigante:

-Si me das parte de tu poder, a cambio te daré lo que me pidas.

-Quiero algo. Dicen que en la tierra de los hombres, los niños se hacen cosquillas los unos a los otros y se ríen. A mí nadie me hace cosquillas. No sé qué es eso de reírse. ¿Me traerías eso? Es que aquí arriba no hay niños. Los niños son mi alimento. Niños y niñas tiernas, jugosas, uuuummmmmm, qué ricooooos, qué sabrosas.

Y el zorro se lo prometió y le fue llevando cosquillas. Un día, una niña, por mucho que sus amiguitos se las hicieran, no sentía nada; otro, le pasaba lo mismo al abuelo; y otro y otro y otro. Los mayores no se fijaban en que a sus hijos e hijas ya nada les hacía cosquillas, no se reían por eso. Sí, se reían cuando les hacían cucamonas o pedorretas, pero por las cosquillas nada de nada. Y no es lo mismo, no. No hay nada mejor que reírse de cosquillas.

¿Te ha hecho alguien cosquillas?

Puede que a nadie le importase que ya no sirviera de nada hacer cosquillas en la barriguita o en las plantas de los pies o en los costados. Puede, o no. Es que… tampoco los enamorados lo sentían. Qué pena.

En un bonito bosque de los Apeninos, Sonia tenía un amigo. Era un lobezno. Sonia correteaba y brincaba por la senda entre los pinos y los álamos. El lobezno era su mejor amigo. Ella era de las pocas a las que el malvado zorro no había podido robarle las cosquillas porque el lobezno la protegía.

El zorro, harto y más que harto, de que Sonia siguiera riéndose de cosquillas andaba rumiando la manera en que engañaría al fiel guardián de la niña. El zorro gruñía de rabia, arañaba los troncos de los álamos hasta dejarlos en nada, los pelaba como se pelan las frutas o las piruletas.

Un día, otro día, pasaba por allí la hiena y se fijó en el zorro y lo enfurruñado que estaba.

-Amigo zorro, ¿qué le sucede a su señoría? Tiene las garras hechas un asco.

-Calle, amiga hiena. No me diga nada. Estoy muy enfadado.

-¿Qué le sucede? ¿Es que ya no sabe cómo entrar en los gallineros de por acá? ¿Es que piensa que su pelaje ya no vale ni para escoba de bruja?

-Ay ay ay, resulta que acordé con el gigante rey de Mazapán Parampampán que si le llevaba todas las cosquillas del mundo me daría su poder. Y, claro, hay una niña a la que le protege mi primo el lobezno a la que no hay forma de que se las robe. Y entonces fracasaré y el gigante me convertirá en fosfatina.

-No se me preocupe, amigo zorro. Yo le diré la manera en que distraer al lobezno mientras usted le roba las cosquillas a la mocosina.

Así acordaron hiena y zorro. La hiena engatusaría a lobezno y zorro robaría a Sonia.

Dicho y hecho.

Todo se planea mientras las petunias hacen guiños traviesos a la macedonia y a la sajonia.

La hiena se disfraza de bocadillo de chorizo. Está segura de resultar irresistible al lobezno, con su buena pinta… para comérsela. Mientras, el zorro se abalanzará sobre Sonia y la dejará desnuda de sonrisas. Esa es la idea y no otra. La hiena se merendará a lobezno y zorro capturará su botín.

Pero, claro. Ni lobezno se chupa el dedo ni Sonia es un adoquín.Cuando se le ponga a tiro de hocico el supuesto bocata de chorizo, lobezno lo olerá y se dará cuenta de que es una trampa por mucho que el aspecto sea de lo más apetitoso.

Y Sonia, que de tonta no tiene un pelo, cuando vea que un zorro peluchón la corteje, dará un salto y se subirá a la rama del árbol más frondoso. Y encima le sacará la lengua.

Pero más aún, le tirará una nuez y le pegará con ella en el cogote, dejándolo turulato.

Así acabará el temido ladrón de cosquillas mientras a lo lejos se oirá un rugido como de volcán en erupción. Es que el gigante se dará cuenta de que se ha quedado sin su ración diaria de cosquillas.

Pronto, otra vez los niños y niñas volverán a tener cosquillas, los adultos al enamorarse recuperarán las cosquillas en el estómago y los abuelos recobrarán aquello que sus nietos les hacían con tanto gusto.

Y todo, todo esto gracias a que Sonia, la niña más lista de los Apeninos será capaz de derrotar, en singular batalla, al ladrón de cosquillas, el zorro peluchón. 

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso