Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Jesús Alberto Gil
17/10/2016
LA NIÑA QUE PINTA SIN PINTAR

E

n el oasis del Okavango, en el desierto del Kalahari, la niña khoisan, a la que un misionero puso el nombre de Sara, pinta sin pintar.

Agachada sobre el barro traza extrañas líneas con sus dedos. No sabe a qué corresponden semejantes trazos que surgen de su alma sin que ella apenas se dé cuenta.

Mientras el sol asciende al horizonte para convertirse en bola de fuego y los grandes animales de la sabana se retiran en busca de sombra, ella dibuja y dibuja.

Sara, con sus rasgos khoisan típicos de los pastores, su piel color miel oscura y sus formas ya rotundas, es rara para el resto de la tribu.

Debería corretear entre los cañaverales del río y aprender a cocinar, pero ella dibuja y dibuja.

Algo le impulsa a que sus dedos menudos se impregnen de barro y dejarlos que imiten las moteadas pieles de los rinocerontes o las gacelas y jirafas.

Esa mañana se acerca un mokoro en su busca. La pequeña embarcación se desliza por las aguas cristalinas impulsada por la pértiga. Quien la pilota sabe lo que busca.

Pronto la divisa.El piloto alza sus manos hacia la niña Sara. La coge. Pero antes ella traza en el tapiz del aire africano una palabra.

Sólo ella sabe cuál es.

El clan la buscará sin tregua. No la encontrarán. Ya no se encuentra allí.

El piloto la suma al resto de su mercancía humana. Formará parte de un nuevo cargamento de esclavos que serán conducidos, sin piedad, hacia un nuevo mundo para ellos.

Días, semanas, meses de travesía. Hacinados en la bodega del barco con rumbo a Baltimore donde se venderán con mejor o peor suerte en sus destinos. Unos se deslomarán en las plantaciones de algodón, otros en las de caña de azúcar, algunos incluso serán comprados como juguetes sexuales.

La vida de la niña Sara se teñirá de incertidumbre y pena. Encerrada, sola, sin su río ni su familia ni su sol africano.

Cuando le toque turno en la subasta el negrero ponderará su belleza y juventud, su mirada limpia, su buen estado de salud.

Será comprada por un viudo solitario. Acaso pretendiera al hacerlo usarla con fines innobles, pero al hacerla suya algo se conmueve en su alma triste de rico solitario.

Le cogerá cariño, la tendrá por hija, le enseñará a leer en su biblioteca, la tratará con cariño.

Sara no olvidará nunca sus orígenes aunque, no por ello, sienta que no debe estar triste. Los años le harán saber qué sucedía con los que, como ella, llegaban en barcos del otro lado del mar.

Y es que aquello que ella pintó en el tapiz del aire africano correspondía a una palabra. Esa misma palabra que el viento le trajo a su nuevo mundo.

Su noble amo se encargará de protegerla y tomar las medidas necesarias para que, tras su muerte, Sara no sufra peligro.

Una noche, ya de madrugada, su viejo amo exhala sus últimos estertores. Sara permanece velando su partida.

Sobre la frente del viejo Richard pinta sin pintar la misma palabra que ella pintó en el oKavango: esperanza.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso