Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Jacobo Herrera
19/09/2016
ME ACORDÉ DE PLATERO

E

sta noche me he acordado de Platero. En verdad lo recuerdo muchas veces: cuando la mañana está soleada y no quema, cuando la tarde está envuelta en nublos, cuando veo a los niños de mi pueblo correr en el descampado de la antigua fábrica…No he sacado el libro de la estantería. No quería refrescar la memoria, sino removerla.

Y entonces lo he visto entre margaritas, jugando libremente, correteando con el trote infantil que alegraba a Juan Ramón; y a éste lo he visto susurrándole, mirándole, casi contemplándole como el último amigo que nos va quedando, un burro, sí, Platero, porque vaya nombre para tu especie, que burros no sois; y he visto, en mis recuerdos de cuando hace años leí tu historia, Platero, te he visto en las fiestas de Moguer, con los cohetes, la procesión, algo extrañado y casi triste.

Porque te recuerdo, pero ¿eras así? Ya no recuerdo si eras éste o éste es el que mi mente ha moldeado. No sé si éste es el que descansa junto a un árbol, lleno de paz y de gloria, ¡el animal más famoso del mundo!, o si este Platero que ahora recuerdo es el que mi imaginación quiere que me lleve camino adelante, hacia la charca donde se baña en verano la gente de mi pueblo, donde tú beberías agua y yo no te quitare ojo.

Amigo Platero, ¿quién eres? Está en los libros que fuiste libre, feliz, que tenías la mirada transparente, que sonreías, que te alegrabas, que te gustaban los días de sol y que cuando llovía te refugiabas en el establo, que comías como un niño de corta edad –poco, traviesamente, sin darle importancia-, que te gustaba el campo en primavera, con sus colores y sus olores, y que te daban miedo los niños que corrían detrás de ti.

Dime, Platero, si eras así. Quiero recordarte en todo tu esplendor, en toda tu esencia, lo puro que eras, cristalino, inocente, si eras tímido, si tenías genio, si te escapabas al campo tú solo y nunca lo supo tu poeta, dime, Platero, cuéntamelo.

Esta noche me he acordado de ti, y mañana quizás también lo haga, o quizás no; dependerá del azul del cielo, o de la brisa que mueva las hojas o no las mueva, sepa Dios. Es que tú eras así, Platero, tú eras así.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso