Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Antonio Martínez García "Tono"
27/02/2010
EMOCIONES A FLOR DE PIEL

C

omo quiera que ya quedara atrapado por las garras de Pla Ventura, precisamente por los motivos que ya todos conocen, intentaré relatarles, a golpes de corazón, lo que para mí supuso el acto de anoche en que, acompañado por amigos y familiares, recibí, por parte de mi profesor, el terapeuta Manel Moltó, el “entorchado” que certifica mi nueva singladura ante la vida.

Sentí una dicha inmensa; una situación muy difícil de explicar con palabras. En el transcurso de mi discurso, por momentos, me vencía la emoción, no podía ser de otro modo; comprobar que en aquel salón estaban todos los míos, familiares y amigos, la situación me conmovió. Como quiera que, junto a Manel Moltó aprendí el valor de la humildad, así se lo quise cantar anoche al mundo y, a su vez, hasta tuve el valor de pedir perdón públicamente a cuantos pudiera haber dañado en el transcurso de mi corta vida.

La escena era conmovedora. Mis ojos estaban empañados de lágrimas; allí estábamos todos. ¿Qué más podía yo pedir? Me sentí elevado, como flotando encima de una nube de la que, a Dios gracias, me bajaron más tarde mis amigos. Jamás en mi vida había sentido una emoción igual. Sentí que, en aquel momento, había cambiado el curso de mi vida y, repito, así lo quise contar.


Portada de El Diario de un Mendigo

Hice mi discurso emocionado como explico; en realidad, no podía ser de otro modo. Claro que, lo mejor estaba por llegar. Tras mi humilde disertación, estoicamente, tuve que gozar el privilegio más bello que un ser humano pueda disfrutar; comprobar como todos mis compañeros, en voz alta, uno por uno, me decían TE QUIERO. La emoción resultó indescriptible. Se me salía el corazón del pecho y, hasta mi hijo Alejandro, de un año de edad y allí presente, hasta creo que él palpó lo que era mi sentir en aquellos momentos.

Escuché, a Dios gracias, las frases más bellas que jamás pudiera imaginar. Todos me conmovieron; desde mi esposa, mis padres; todos me hicieron sentir una emoción inexplicable, pero si tuviera que quedarme con una “dedicatoria”, resalto a mi amigo Miguel Ángel cuando me dijo: “Tono: Todos decimos que nos sobran dedos de una mano para contar a los que son nuestros amigos y, te aseguro que a mí me sobran todos; fíjate, levanto el dedo índice de mi mano derecha para decirte dos cosas; que eres el mejor y que, en realidad, sólo tengo un amigo; tú” Me sentí el que soy, un hombre rico. ¿Cabe mayor riqueza dentro de un ser humano que, los que te quieren te lo digan públicamente? Juan Carlos quiso decir con palabras y, no pudo; le venció la emoción y, en el abrazo entrañable y sus lágrimas de amigo, me arrebató por completo.

Le quiero dedicar este acto al mundo; es cierto. Como quiera que me sentí tan extremadamente rico ante este homenaje de los míos hacia mi humilde ser que, lo quiero compartir con esta bendita raza a la que llamamos humanidad; a todos los que hablamos el mismo lenguaje, el del corazón y, ante todo, a los que como yo, de forma humilde, saben corregir sus errores en la vida.

Como no podía ser de otro modo, me acompañó, en calidad de invitado de excepción, mi amigo Pla Ventura. Como dije anoche, a él le debo su lección más insospechada, la humildad con la que rocía su vida, la que regala sin condición y a la que yo me aferré como valor más bello para mí ser. Pla Ventura me concedió el honor más lindo que jamás pudiera imaginar; permitió que editásemos por segunda vez su novela EL DIARIO DE UN MENDIGO y que en este acto regalásemos a todos los asistentes en ejemplar firmado por el autor. En realidad, me conmovieron las palabras de Pla al cerrar el acto, nada es más cierto. Pero su esencia y presencia en dicho acto para firmar su novela para todas mis gentes, me llegó hasta el fondo de mi alma. Soy yo, Pla Ventura el que te digo lo que tú ayer dijiste sin rubor: TE QUIERO.

Salí de aquel salón como estoy ahora y que, gracias a todos los que me quieren, al recordarles y pensarles, la emoción que anoche me entregaron, con toda seguridad, vivirá dentro de mi ser mientras viva. ¡OS QUIERO! ¿Para qué más palabras?

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: 27/02/2010
  ¡ Hola Tono!

¡ Te felicito ! ... porque has sabido en esta ceremonia de tu “ juramento “ ... forjar un recuerdo de amor que jamás vas a olvidar ... y que al evocarlo .. siempre te hará recordar TODO LO QUE TE QUIEREN, LAS PERSONAS, QIE DE VERDAD TE QUIEREN ... y con este recuerdo como talismán ya podés largarte sin prisas pero sin pausas a recorrer los caminos de la vida ... ¡ YA NADA PODRÁ DAÑARTE ! ... llevás con vos el mejor aliado ... que te levantará cuando caigas y te alentará cuando necesites vela ... y ese aliado no es ni menos que EL AMOR .. que has sabido manifestar y que has sabido recibir.

Así ... que ... ¡ seguí andando nomás ... ! ... que te esperan sólo ... ¡ “ MARAVILLOSIDADES ” ! ...

( ¡ Hum ! .. ¿ Existirá esta palabra ? ... ¿ Qué dice la RAE ? ... Bueno, no importa .. porque .. “ se sobre-entiende ” ... ¿ Cierto ? ... ;-D )

Un abrazo amigo ... y que siga adelante ... ¡ tu éxito !.

Cris
 
  Autor: Letty 27/02/2010
  Merecido Homenaje, merecido momento, merecido amor...

Nada mas bello que saber que uno ha DESPERTADO a la vida y en ese despertar se reencuentra con aquellas cosas que realmenten valen en ella y que son nuestra razón de vivir: EL AMOR, LA FAMILIA, LOS AMIGOS.

Nunca olvides Tono, que todo es aprendizaje en esta vida y que como dice Facundo Cabral lo que llamamos problemas son lecciones, por lo tanto cuanto hayas vivido y padecido tomalo como lección y cuanto hayas gozado como regalo de la vida.

Feliz de que tanto tú como Luis hayan podido compartir ese momento pleno de luz y colmado de AMOR que como siempre digo es lo mejor que podemos recibir y dar pues el amor cura, embellece, motiva, despierta, ilumina y fortalece.

Que Dios te siga bendiciendo y salud por tus éxitos...!!

Un abrazo desde el alma