Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Arquímedes Estrázulas Pires
05/07/2016
UNO MÁS QUE LUCHÓ PEREGRINANDO POR EL MUNDO

T

ras conocer a Pla Ventura gracias a la generosidad de Facundo Cabral; y digo gracias a Cabral puesto que, de no haber encontrado la página en que Pla honra al maestro, jamás nos hubiéramos conocido. Como digo, Pla Ventura, me ha invitado a su página, algo que he aceptado dichoso y feliz porque nada existe más bello en el mundo que, como diría Gabo, vivir la vida para contarla, lo que yo quiero hacer para todos ustedes.

Nacido de humilde familia, mucho de lo que he aprendido, y aunque no lo tenga buscado con determinación personal, lo encontré en los bancos de los parques donde he dormido porque muchas noches de mi vida, preguntándome por qué estaba allí, pero sin saber exactamente cómo salir y libertarme de la soledad, del miedo a la pobreza, a la miseria y a la nada. 

En ese  tiempo yo no tenía nada más que dieciséis años de edad, la vida me había arrancado de mis padres a los ocho años y yo necesitaba seguir viviendo, y aquella no era la vida soñada.


Arquímedes Estrázulas Pires, toda una leyenda brasileña del periodismo

Cuatro años pasados en una escuela del gobierno me permitieran conocer algunas cosas, como la música instrumental y mecánica de coches. Además, Dios me lo dotó de una voz con tonalidad baja y, dicen, agradable.

Bueno; con eso, y todo lo demás empecé a caminar. Me alejé del viejo banco de hormigón, en el parque donde he vivido por unos tiempos y me fui a buscar trabajo.Fue vivir en una pensión de estudiantes, me admitieron como locutor en una hermosa estación de radio y entonces la vida tuvo su primer diseño con cara de esperanza.

Todavía era importante satisfacer mi demanda insaciable por la verdad, a través del conocimiento. Y aun me impongo esa misma misión de obtenerlo en cada paso y en cada oportunidad que me doy, o tengo, para aprender todo lo que me haga mejor, y para aprender todo lo que sea posible para alumbrar el camino por donde se desarrolla mi existencia.

Porque ciertamente, muchos más, habrán de caminar conmigo y necesitarán de Luz.Después de todo el esfuerzo indispensable, yo me he transferido para la ciudad de São Paulo, la más grande del Brasil, y ahí fui trabajar con narración de películas para TV y Cine, hacer teatro y estudiar ingeniería.

Una vez ingeniero, la vida se me cambió de todo, fue trabajar en una grande industria de ferrocarril, y esa me mandó a Francia y Bélgica, estudiar con finalidad de transferir tecnología. ¡Qué buena suerte! ¡Y qué bendición de Dios!

Es perfectamente posible extraer del pasado -cada vez- un uso completo de las condiciones de hoy que, como sugiere el proverbio chino, es nuestro "regalo" recibido de Dios.Las duras lecciones aprendidas una vez, no se olvidan jamás.

Es por eso que de vez en cuando El Creador nos presenta obstáculos. Para que a través del esfuerzo personal para superarlos, seamos más fuertes, cada vez, y por lo tanto tengamos mejores condiciones de enfrentar la eterna marcha en busca de la sabiduría y la perfección.

Los lectores que me honran con caminar conmigo por las veredas de mi historia personal y de las cosas que escribo y digo, no me dejarán morir sin mostrar a ellos que aunque sea triste, sombrío y oscuro, el camino, aquí y allí, siempre es posible seguir adelante.

Y que al hacerlo podrán descubrir el lado magnífico de la vida. Por más difícil que sea la vereda, es así que Dios muestra su amor para todos nosotros.Escribiendo ó hablando, buscaré no desmerecer jamás la confianza del caro amigo Luís Pla Ventura, que me invita para este honroso convivir con ustedes desde Alicante y de España para todo el mundo.

Ese Pla Ventura que me ha regalado el destino, ante todo, como una bendición propiciada por Facundo Cabral, el hombre que Pla ha inmortalizado como nadie con sus página hermosa dedicada al maestro argentino. ¡Y por eso soy muy agradecido!¡Que Dios nos bendiga a todos, siempre! 

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: Marta 05/07/2016
  Aleccionador relato para aquellos que carecen de Fe.

Estoy convencida,Arquímides, que ya habías edificado mentalmente tu futuro.

No tal cual acaeciera,pero sí con el impulso del cambio,o ¨la suerte¨,como algunos prefieren.


Mucho puedes escribir aún y hasta editar en un libro que imagino titular,algo asi como ´LECTURA PARA VAGABUNDOS¨.

Cada vez que veo o tiendo mi mano a alguno,lo hago pensando,y algunas veces hasta lo converso con el individuo,de cualquier sexo sea,que si se lo propone,seguro,el cambio se puede producir.

¡¡¡Alabado sea el Cielo que te brindó la Luz,que justamente esperabas...!!!

Quiera la misma Providencia seguir iluminando a los menos favorecidos...

Bienvenido a esta AMOROSA FRATERNIDAD,del amado de todos los que,a veces cansados de correr, detenemos nuestro transitar para asomarnos a disfrutar del bello jardín de este laborioso Jardinero llamado, Luis Pla Ventura.

En Luz y Armonía.
Marta Ecco.
 
  Autor: Mila Jhonson 05/07/2016
  Luis: muchas gracias por compartir esas lindas anecdotas de vida, las que dan aliento a muchos seres, que como Arquimedes experimentan el sabor amargo de la vida, pero que en medio de la oscuridad, en algun lugar existe un soplito de luz para iluminar el sendero correcto que conduce a la vida...GRACIAS LUIS...  
  Autor: Arquieli 05/07/2016
  Muy belo! Parabéns!
Me gusta mucho haber un poco más.
Gracias.