Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
Autor: Gabriela Flores
05/07/2016
UN ENCUENTRO CON EL AMOR DE DIOS

Q

ué ilusos somos al pensar que somos especiales y diferentes a los demás al soportar nuestro dolor, nuestro sufrimiento que en ocasiones nos parece que han llegado a los grados máximo de aguante, pero, la verdad, es apenas un grano de arena comparado con los sufrimientos de tantas otras personas de las que ni siquiera podemos imaginar de dónde sacan tanto valor para seguir adelante….  

Hoy, recibí una llamada inesperada, “profe, que si por favor nos colabora para dialogar con una estudiante pues al parecer no tiene para comer y un profesor ha donado un mercado que le podría servir”, instantáneamente te pasa por la cabeza toda una vida, un corrientazo, una parálisis momentánea y casi que quisiera volar para poder estar allí en la solución de semejante situación…

Hemos llegado con las niñas sicólogas al salón donde la niña, he sido yo la llamada a solicitar el acompañamiento de la misma para hablarle…Dios, una niña (Tiene 26 años, pero con cara de niña aun), que básicamente esta en los huesos, con poco cabello, camina de medio lado pues ya no tiene un riñón, sin embargo, nos ve y tiene para ofrecernos una fresca y tranquila sonrisa, “buenas tardes profe” dice sonriéndonos…

A todas se nos ha partido el alma de verla, así es que es la sicóloga jefe la encargada del dialogo: “¿cómo vas con tus clases?, “bien profe voy bien”, “¿y tú terapia”?, “aun no logro realizarla profe, me es imposible colocarme el dispositivo y hacerme el lavado sola” “luego ¿con quién vives?” “sola profe”, “¿y tus padres?” “en el campo” “¿y te estas alimentando?”, “si con lo que envían mis padres, cada quince días o cada mes cuando pueden”, “¿y tu hijo?”, “mis padres lo han traído la semana pasada pero es muy doloroso verlo” (no logra sostener las lágrimas, el hijo tiene nueve años).  

Ella ha contestado todo de forma serena, con una sonrisa, no se queja, solo contesta….

“Queríamos preguntarte si te podemos entregar un mercado que un docente ha donado, podría servirte?”, la niña, sonríe, se retuerce del dolor pues ya lleva cinco minutos de pie, sin embargo contesta tranquila, serena y con una sonrisa, “si claro, les agradezco, me tuve que retirar de trabajar y ya no tengo ingresos, muchas gracias”…Sí, lo que piensas en este momento como lector es verdad, la niña muere lentamente de cáncer, un cáncer que le está acabando su cuerpo interiormente muy, muy lentamente.

Sin embargo, ella se aferra a la vida, no se queja, no ha pedido ayuda, solo desea terminar su carrera, solo llega como sea los sábados a sus clases, solo trata de avanzar en su día a día sin pensar en otra cosa que en terminar su carrera, para en un futuro no muy lejano y si la vida le permite sacar adelante a su hijo…

Entonces, me pregunto, si este no es el amor de Dios derramado en una de sus hijas, a la cual ha dotado de tanta fortaleza y paciencia para ir muriendo lentamente, sin quejas ni reclamos, solo aceptando lo que le depara el día a día a su corta y enferma vida….

“Que Dios siga llevando en sus brazos a esta niña y a tantas otras personas que sufren esta y otras enfermedades que acaban sus cuerpos tan lentamente pero que sin embargo, no se quejan, no se angustian, sino que asumen esta enfermedad como un camino al que no pueden negarse y por lo tanto, simplemente lo llevan con tanta paciencia y fortaleza que los que compartimos sus vidas no podemos más que ver reflejado el amor y la misericordia de Dios por todos nosotros”.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso