Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 
19/01/2009  
EL HIJO DE SARA

H

an pasado ya más de veinticinco años desde que, Sara, la madre de Facundo Cabral, se mudó de etapa pero, la grandeza de aquella dama vino dada en que, entre otros, parió a un hijo genial que como se sabe, tanta gloria le ha aportado al mundo. No tuvimos la fortuna de conocer a tan singular señora pero, viendo el “baúl” que nos dejó en el mundo, rápidamente, adivinamos su grandeza. Y digo baúl porque Sara, siempre decía que su hijo era un sencillo baúl que, aparentemente, era muy sencillo, pero que encerraba un tesoro dentro.

La historia nos ha confesado la magnificencia de Sara, nada es más cierto. Ella se marchó pero nos legó su obra que, como el mundo sabe, no es otra que su propio hijo Facundo Cabral. Cuando una persona deja una huella tan importante e irrepetible como la que dejara Sara, tiene derecho a sentirse feliz allí donde se encuentre; seguro que está viendo la obra de su hijo desde el más allá y, su felicidad, será infinita. Toda madre tiene derechos legítimos para admirar y querer a sus hijos, nada más cierto y humano. Y, como en el caso que nos ocupa, si la madre se llama Sara y el hijo Facundo, el binomio no puede ser más grande y, la dicha para la madre, incalculable; de ahí la afirmación de Sara hacia su hijo cuando le dijo; “Hijo mío, cada día te pareces más a lo que cantas”.

Como ha relatado el propio Facundo Cabral en repetidas ocasiones, en el principio de su carrera, Sara, su madre, solía acompañarle en sus actuaciones aunque, su personalidad era tan grande como su capacidad de convicción que, en muchos lugares, ante el hecho de una actuación del propio Facundo, en los carteles se anunciaba: “Hoy, a las 21 horas, en el teatro de la localidad, actuará el hijo de Sara”. En realidad, como el propio Facundo nos confesara en cierta ocasión, Sara, que era docta en nada, en realidad, era una mujer sabia. Aprendió en la calle y, sus innumerables frases eran puras sentencias que tanto adornaban el corazón de la humanidad. Decía: “No creo en el socialismo que, a cualquier imbécil lo ascienden a dirigente; no creo a nadie con estrellas en la frente; y no creo en el capitalismo porque, ya lo dijo la Biblia; es más fácil que pase un camello por el orificio de una aguja, que un rico entre en el reino de los cielos”

Sara mandó construir el cajón que tenía que llevarla hacia su tumba y, en el mismo, en la parte superior escribió: ¡Gracias¡ Hasta le daba las gracias al cajón que tenía que llevarla; como daba las gracias cuando comía de la basura; como se las daba a la señora Eva cuando le dio trabajo; gracias era la expresión que esta inolvidable mujer utilizaba cada día porque, según ella, todo eran bendiciones. Todos tienen casa menos nosotros, le dijo un día Facundo. Y Sara le respondió: “Ello son pobres; nosotros tenemos el mundo para caminar; sigue andando”

Teníamos que homenajear a Sara, no podía ser de otro modo. Si esta página, en su totalidad, es un permanente homenaje a Facundo Cabral y a su obra, Sara, no podía quedar alejada de nuestra mente. Ella parió a un hijo genial; un hijo que, al nacer y en los primeros años, posiblemente, a tal señora, le asaltarían innumerables dudas respecto al devenir del hijito pero que, aquel día, cuando Cabral, niño todavía se subió en un tren y Sara le dijo: “Hijo mío, este es el segundo y único regalo que puedo hacerte; el primero, ya sabes, darte la vida y, el segundo, como ahora, la libertad para vivirla; camina junto a Dios” Sara le dejó caminar y, de tal modo, se ha circunscrito su existencia: ¡Caminando¡ Cuando aquella mujer le daba a su hijo el visado para su libertad, sin pretenderlo, o quizás sabiéndolo mejor que nadie, le estaba forjando para ser el nómada que ahora todos admiramos y del que tanto tenemos que aprender. Allí donde esté; ¡Gracias, Sara¡

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: Trinita 25/07/2011
  MARAVILLOSO  
  Autor: 23/07/2011
  Quisiera ser en mi hijo la influencia que SARA fue en el suyo, lastima que tuviera que morir el suyo, para saber que existia.
MATHALY
 
  Autor: 11/07/2011
  de tal hijo, tal madre...
gente que vala la pena.
gente linda.
 
  Autor: marco fiallos guijarro 10/07/2011
  un homenaje al más grande cantautor que la vida me dio la dicha de escucharle y que me sirvio de guia en mi vida y una pena muy honda por no haberlo conocido, que el hacedor de todo lo tenga en su gloria y pueda disfrutar de sus conciertos.....hasta siempre querido Facundo  
  Autor: Gabriel Herrera 09/12/2010
  Todos tenemos una Sara pero pasamos por la vida sin saberlo  
  Autor: Noelia Vietto 15/10/2010
  Me encantaria haber conocido a Sara es a Facundo como Mafalda para Quino, sin dudas. Creci escuchandolo y hoy lo voy a ver a sus conciertos y bajo sus reportajes...lo escucho siempre. Es un gran sabio, y tuvo la mejor de las maestras!  
  Autor: LILIANA 24/09/2010
  sin mucho que poder decir referente a dos grandes personas que MARCAN la vida de de tantos... solamente GRACIAS, a Sara por su paso por esta tierra y dejar una MAGISTRAL huella llamada FACUNDO CABRAL.  
  Autor: Venecia 18/05/2010
  Su historia me encanta porque me enseña todos los dias en mis decisiones amo la vida al igual que FC