Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
< Volver a "Las Fábulas de Pla Ventura"
 
 

Fábula de Pla Ventura

DESENCANTO

  • Número de capítulos publicados: 100
  • Publicación semanal cada miércoles
 
  Publicación del próximo capítulo: miércoles 24/01/2018  
 
   DESENCANTO: Capítulo # 83 08/06/2011
  COMPAÑEROS  

A

Rodolfo, este encuentro con Ingrid, en tan poco tiempo  ya se  le había marcado muy hondo dentro su corazón.

Ambos se sentían compañeros de ilusiones, en el camino de la esperanza, por lograr un mundo mejor.

Respecto al éxito, del Mago, se podría decir que ya  casi lo consiguió;  en cambio Ingrid, se quedó en el camino.

A un hombre y a una mujer, muchas veces los suele unir el y, en  este  caso no ha sido éste el que ofició de amalgama, sino la bendita profesión de toreros la que los unió – por el alma - a estos dos seres entrañables, a quienes una grata sorpresa por su encuentro les tiene reservado el destino.

La situación personal que le había narrado Ingrid a Rodolfo  desgarró, en sus entrañas, al Mago. Él sentía el  dolor  de ella, como propio. Nadie mejor que Rodolfo Martín para comprender, como había sido la lucha de esta mujer.

Rodolfo había corrido la legua –caminado sin cesar- durante muchos años en busca de la oportunidad que  lo catapultara al éxito y, ésta le llegó en el otoño dorado de su vida. Algo es algo.

Y en estos días también, Rodolfo había sentido un desgarro en su alma; por su ruptura de amor, con Judith.

Esta joven cantante, se  había  enamorado de un personaje llamado El Mago, pero nunca le  llegó a  subyugar un hombre bueno llamado Rodolfo Martín. Judith, pese a su fama como cantante, le sedujo El Mago como personaje y toda la “parafernalia” que suponía su enorme popularidad.

Lo más doloroso fue, que la estrella de la canción no se atrevió a decírselo en persona y, en su lugar, utilizó tan solo  una fría llamada telefónica, que sirvió para  darle a él la fatal noticia del desenlace; según ella, se marchaba para una gira por Estados Unidos y  en consecuencia, pensaba que   lo mejor sería separarse.

Probablemente, lo que Judith quiso, con toda esta relación, fue lograr  protagonismo  junto al diestro y, El Mago, por los acontecimientos que le tocó vivir en Colombia,  resultó ser todo un personaje que durante un tiempo alimentó el ego de Judith. Y fue éste  personaje  el que encandiló a la cantante para, desdichadamente, usar al ser humano que vive detrás del mismo,  como si de un juguete se tratase.

La noticia le cayó a Rodolfo como un jarro de agua fría sobre su cabeza en pleno invierno; él no esperaba  en absoluto, este desenlace. Mientras Judith lo utilizó para sus fines propagandísticos, él se enamoró de ella. Una vez más, se demuestra entonces que, el amor -  aún sin morir  -, cambia de lugar. Desolado estaba El Mago ante tan fea noticia.

Como  sea que el destino quiso que Ingrid fuera testigo de la conversación que El Mago mantuvo con Judith, al terminar la charla telefónica, Morenita de Bogotá le preguntó al Mago:

- ¿Qué te sucede, Mago? Te veo triste; te  has quedado pálido. ¿Te puedo ayudar? ¿Quieres que te abrace? Hoy, ahora, me gustaría reconfortarte más que nunca; ya viste que, hace unas horas tú eras mi refugio y, ahora por lo que veo, seguro que necesitas mi apoyo. ¿Qué te pasó? ¡Vamos, cuéntame hombre, por favor!

El Mago parecía ido. Sacudía la cabeza, de un lado a otro, diciendo no y con su mano diestra, la del anillo, se tapaba la boca, como queriendo ahogar un grito  de ira o más bien, de tremendo dolor .

Así, estuvo un rato,  mientras Ingrid, lo abrazaba de lado, un poco por debajo de los hombros, apretándolo fuertemente desde brazo izquierdo y estrechando el cuerpo de él contra ella, mientras seguía diciéndole: “Vamos, vamos hombre, ¡cuéntame!”.

Los ojos de Rodolfo, a punto estaban de estallar en llanto, se pusieron rojos y húmedos, pero luego se tornaron duros y ahí recién, pudo recuperar el aliento como para volver a hablar, y así le contó a Ingrid, lo que le había sucedido.

Ella, sin soltarlo. Lo escuchó, atenta.

-Verás, Ingrid. Como quiera que tú sabes de mi historia y de la forma en que llegué a Colombia, mientras estaba en el hospital vino a verme la cantante Judith Canales y, al poco tiempo estábamos saliendo juntos; nos enamoramos, ¿sabes?. Hemos pasado un tiempo juntos  ...  que, en realidad, ha sido una etapa maravillosa; y,  yo me enamoré perdidamente de  ella y, ese fue  mi error; enamorarme. Lo digo porque  evidentemente, ella no sentía lo mismo; ahora comprendo que  he sido tan solo, un mero  objeto entre sus manos. Me ha llamado para  decirme que lo nuestro se ha terminado; que se marcha de gira por Estados Unidos y que  estima que ya no íbamos a poder seguir juntos; aunque, como excusa me dijo que si quería podía marcharme con ella.

-¿Pero  Mago y por qué no te marchas? – Le preguntó Ingrid - .

- Porque entendí su  “mensaje”; estaba clarísimo. Lo de irme con ella,  era  tan solo  una buena excusa para quitarme de en medio. ¿Qué puedo  hacer yo en Estados Unidos ?.  Eso ella lo sabe, de ahí su ofrecimiento. En un país que no huela a toros y al aroma del arte, yo me moriría de inmediato;  y vuelvo a repetirte, ¡ella, esto lo sabe!  y, por lo tanto, lo de la gira le vino de perlas para borrarme de su existencia. Fíjate que, hasta en mi subconsciente, le tengo fobia a dicho país; de allí era la gringa con la que me casé y  de la que, luego me divorcié,  culminando de esta manera, mi primer fracaso emocional. Y como te decía, todo eso Judith  lo sabía, razones de peso  suficientes,  por las que ella sabía que jamás accedería a su “invitación”.
 
¡Dios, no lo puedo evitar! – Exclamó El Mago - ¡Estoy triste, Ingrid!

Y una especie de sollozo, escapó de la boca del Mago, quien para que la torera, no lo viera, hundió su rostro entre sus manos, intentando contenerse.

-Mago, por lo que más quieras; ¡arriba ese ánimo! No te vengas abajo; es más, no puedes hacerlo; ¡vamos hombre! si tú eres la grandeza personificada; tú eres el que me ha infundido la dosis más grande de bravura ante mi tragedia artística; ¡te prohíbo hombre,  que por un mal de amores te dejes caer! Otro amor llegará a tu vida y si éste no se ha dado, no te atormentes, porque simplemente, no era para ti. Aceptemos nuestras realidades; la vida es cómo es y, no cómo nosotros quisiéramos que fuera. ¡Vamos, que quiero verte fuerte y contento!; recuerda que nos quedan muchas cosas por hacer y, a ti  en especial y de forma concreta que, si mal no recuerdo, te queda todavía la corrida de Bogotá que,  seguro como ocurrió aquí en Cali, será otro importante acontecimiento para tu vida profesional y, sin duda, para tu estabilidad emocional. Estoy contigo, Mago. Desde ya, siente mi cariño y mi apoyo hacia tu lindo ser.
 
¡Vamos amigo, arriba ese ánimo!

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: noelia spada 09/06/2011
 
Querido Luis,

Voy siguiendo tu novela, aunque algunos capítulos
me los he saltado, debido a ausencias viajeras
que me han llevado lejos de mi lugar. Ahora, una
vez ya de regreso, he recuperado lectura y te
confieso que leer varios capítulos de tirón ha
sido una experiencia apasionante. Como si de
haber sido un libro tangible hubiera pasado las
páginas una tras otra sin respiro.

Las confesiones del Mago al escritor Asunción,
son de un realismo vibrante que se siguen con
gran interés y expectación, pero mi sorpresa ha
sido mayúscula cuando en la vida del diestro ha
aparecido Ingrid "La Morenita de Bogotá".

¡Eres genial Luis! Para crear personajes atracti-
vos e interesantes como lo es Ingrid. Mujer ma-
dura, de vida intensa, entregada a su pasión, los
toros, y por la que ha tenido que pagar un alto
precio sin conseguir su sueño.

Creo que junto a la gran humanidad de el Mago,
Ingrid reconfortará su vida, o ¿no?. Tu inspira-
ción, Luis, ¿ a donde nos llevará?. Sin dudar,
tenemos emociones aseguradas para los próximos
capítulos.

Felicidades Luis.

Un fuerte abrazo de
Noelia.