Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
< Volver a "Las Fábulas de Pla Ventura"
 
 

Fábula de Pla Ventura

DESENCANTO

  • Número de capítulos publicados: 100
  • Publicación semanal cada miércoles
 
  Publicación del próximo capítulo: miércoles 19/09/2018  
 
   DESENCANTO: Capítulo # 7 28/10/2009
  LA SEDUCCIÓN  

A

la hora convenida llegaba Luz al hotel. La madre quedaba intranquila porque no acertaba comprender que, tras toda una jornada de trabajo, su hijita, de nuevo tuviera que trabajar toda la noche. Claro que, para Luz, lo que se le avecinaba era un mundo nuevo, algo por descubrir que, a su edad, sin duda alguna, en su fuero interno lo estaba deseando. ¿Era el amor lo que la  trajo esta noche hasta el hotel? Ni ella misma lo sabía. Se reflejaba en su rostro una dicha inexplicable; para ella, todo un triunfo. Que el torero de moda la haya invitado a cenar y a pasar la noche con él sencillamente,) rozaba la gloria. ¿Qué poderosas razones existían para que, Luís Arango, célebre torero, se fijara en la humilde limpiadora, hasta el punto de querer pasar la noche con ella?   ¿Amistad?  ¿Sexo?   ¿Compañía?  Todas estas preguntas se hacía Luz  mientras iba hacia el hotel. Una vez en el mismo, en el hall, como se presuponía, le estaba esperando Luís Arango.

-¡Hola, Luz! Qué alegría que vinieras. –Le dijo el diestro caleño-Te juro que, por un momento, llegué a pensar que no acudirías a mi cita. ¡Estás preciosa! Me cautivaste al instante de verte, te lo juro.

La muchachita miraba al diestro con una sonrisa maravillosa; estaba feliz. Se abrazaron y, Luís Arango, le dio dos besos en sus mejillas. Ella quería expresarse pero, el torero seguía piropeándole:

-Hoy, Luz, me ha venido Dios a ver; he triunfado a  lo grande en mi tierra  -que es la tuya- y, para colmo de mi dicha, he conocido a la muchachita más bella de todo Cali. Te aclaro que soy soltero; de mi parte, no hay problema alguno. Soy libre como el viento, como lo espero que  seas  tú.

-Gracias Luís. - respondió Luz- Me siento muy a gusto contigo. Tengo una bella sensación que corre por mis venas; mis principios y mi educación, de haberlos seguido al pie de la letra, no me hubieran permitido venir a verte; pero ha podido más mi corazón que mi sentido ético por aquello la educación recibida. Por un lado, amigo, me siento mal porque le he mentido a mi madre; le he dicho que venía a trabajar para suplir a una compañera y, ya viste, estoy contigo. De todo modos, estoy feliz; porque aparte de que hayas reparado en mi humilde persona y en  la belleza de la que dice soy portadora; estar contigo me enorgullece muchísimo.

Tras un largo intercambio de pareceres, Luís, un señor donde los haya, había reservado una mesa en el hotel para cenar. Allí, en aquel comedor, degustando una linda cena, conversaron acerca de lo divino y de lo humano. Luz estaba cada vez más emocionada; era muy grande todo lo que le estaba sucediendo. Ella estaba recordando que, en el primer instante en que Arango la había invitado a pasar la noche, creía que, el  diestro, sólo la quería para tener sexo; esa era su idea y, para sus adentros, hasta reconocía su valentía por haber acudido a la cita. Ahora, si sólo era para sexo, ¿cómo  es que ella misma se atrevía a dicha cita tan banal?   Todo esto y mucho más pasaban por su mente. Pero, a medida que transcurría el tiempo, ella se estaba quedando relajada, como muy contenta porque, su primera idea, quedaba disipada. Luís Arango le estaba regalando una ternura insospechada; algo que la muchachita jamás había saboreado como mujer.

Terminada la cena, el matador invitó a Luz a los salones de baile del hotel  puesto que, esa noche, había una actuación verdaderamente de  gala.  La muchacha quedó impresionada; todo era nuevo para ella y, tanto lujo, no lo había visto ni en las películas. Un salón inmenso con grandes lámparas, cortinas fastuosas y todo el encanto posible que un espectador pudiera soñar. Y al fondo de este salón enorme  un escenario fantástico albergaba a distintos artistas, en este caso y para una noche tan especial, actuaban Carlos Baute y Marta Sánchez, un binomio formado por un colombiano y una española que, como sucediera por toda Colombia, lograban arrebatar al público, en todos los lugares que habían actuado.

Salsa, merengue, cumbia; todos los bailes habidos y por haber bailaron esta pareja de seres que, dichosos y contentos le estaban dando gracias a la vida por haberse encontrado. Una noche inolvidable para Luz que, tras aquel encuentro con el diestro, indudablemente, cambió el curso de su vida. Digamos que,  gracias a Luís Arango, la bella limpiadora conoció el esplendor de una noche irrepetible.

Era ya de madrugada cuando todo el mundo abandonaba el salón. Por allí se dispersaban los cientos de personas que lo habían abarrotado y, mientras aquello sucedía, Arango cogió de la mano a Luz y salieron a los jardines para sentir el fresquito de la noche y, ante todo, para contemplar el cielo estrellado, su luna radiante que invitaba al más bello presagio amoroso.

-¿Subimos a mi habitación?-dijo Luís-

Lo preguntaba el diestro con cierto rubor porque, como se había demostrado, cualquier duda al respecto de su comportamiento quedaba disipada pero, el torero era consciente de que, la invitación hacia una muchacha a las cuatro de la madrugada para que le acompañara hasta su habitación, sonaba un tanto lujuriosa. Si bien es cierto  que, Arango jamás  engañó a Luz porque, desde la tarde anterior en que se habían conocido, las primeras palabras de invitación del  diestro habían sido: “¿Quieres pasar la noche conmigo?”

-¡¡¡¡Sí!!!!-dijo Luz con aires de colegiala enamorada-.

Mientras subían en el ascensor, un escalofrío recorría el cuerpo de Luz. Miles de ideas pasaban por su mente. ¿Sería que Arango  quería hacerla sentir mujer en el más bello sentido de la palabra? La expectación ante lo desconocido le inquietaba; era lógico. Estaba descubriendo un mundo nuevo que, para su dicha, como primera “relación” con un hombre, ésta no era otra que encontrarse con un torero famoso que, desde su encuentro, la estaba tratando como a una reina.

Dentro del ascensor, Luís Arango, no pudo resistir la tentación y, suavemente, con un mimo exquisito, dejó que sus labios acariciaran la boca de la muchacha; ella no opuso resistencia. Luz se sentía por vez primera en su vida entre los brazos de un hombre y, como experiencia, le estaba sabiendo a gloria. Estaban fundidos en un entrañable abrazo al tiempo que, se paraba el ascensor y llegaban a la habitación.

Había un silencio sepulcral. El hotel dormía mientras que, Luz y el matador de toros, llegaban a lo que presagiaban sería su nido de amor. Ambos se dejaron caer sobre el fastuoso sofá de la habitación del diestro; estaban cansados. Habían bailado mucho y, necesitaban relajarse.

Mientras Luís se daba una ducha, Luz se entretuvo leyendo la prensa del día en que, por supuesto, daba referencia a la actuación de Arango en una crónica que, a Luz le estaba pareciendo fantástica; el redactor, ponderaba la actuación del diestro en la plaza caleña con un fervor inusitado;  le rendía honores al torero  local  que, en la tarde anterior, se había consagrado como un gran artista en dicha plaza de Cañaveralejo en la monumental ciudad de Cali que es un referente taurino emblemático en Colombia y, en el resto del mundo.

Todo era nuevo para Luz puesto ella jamás hubiese siquiera sospechado que leería alguna vez,  una crónica de una corrida de toros puesto que a dicho espectáculo lo desconocía por completo y, lo que es peor, no tenía interés alguno por conocerlo. Sin embargo, nadie está exento de recorrer los vericuetos que la vida  quiera  darle o planearle.

Salió Luís del baño en ropa interior y Luz se quedó anonadada al ver su cuerpo; era un cuerpo estilizado, propio de un torero; no tenía ni un gramo de grasa, era todo músculo;  estaba perfecto en su anatomía; cuerpo moreno como pocos y, ¡cosido a cornadas! Esas cicatrices hicieron mella en el alma de Luz que, al contemplarlo, quedaba atónita. Mientras tanto, se acercó el diestro a la muchachita que estaba reclinada en el sofá y, de repente, sus  manos comenzaron a acariciarle su bellísimo cuerpo. Luz quedó atrapada por la seducción de Arango que, con ternura infinita seducía a la muchachita; ella se sentía excitada como mujer y, de pronto, sus bocas quedaron selladas por una apasionado beso.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: Nilda Machado. 30/10/2009
  Luís:

Tengo que confesarte que me ha gustado muchísimo este Capítulo...
sublime... inspirado...

Tu romantisismo se eleva, cuando describes con detalles maravillosos, los momentos que anteceden al encuentro íntimo de la pareja... ¡Bellísimo!.

Inesperado el comportamiento del torero... Hermosos detalles... sin duda, este hombre es un experto seductor...

Esperaré con gran ilusión el próximo Capítulo para despejar este suspenso... me quedé con unas ganas inmensas de continuar leyendo...

Mis bendiciones.

Nilda Machado.
 
  Autor: norma 29/10/2009
  lINDO!!!! MUY LINDO, PERO, MAESTRO, NOS DEJÓ APENAS EN EL BESO, NOS QUEDAMOS, COMO CON LA RESPIRACIÓN ENTRECORTADA, ESTABAMOS ESPERANDO LO QUE IBA A PASAR Y PUFFF!! EL CAPITULO SE ACABÓ...VA PRECIOSO PERO, QUE LARGOOO FALTA MUCHO HASTA EL IÉRCOLES, QUIERO SABER COMO SE PORTA CON ELLA, SI SE ENTIENDEN, SI ES GENTIL, SI NO ES UN PATÁN, SI SE ENAMORAN AYY TANTAS COSAS, PERO, ESTA BIEN ESPERAREMOS HASTA EL MIÉRCOLES FELICIDADESS VA HERMOSO...  
  Autor: Marta 29/10/2009
  Lindo,Luis querido...va lindo!!!...
Parece ser un Angel,este torerito.
Quiera el Cielo salvarle de cualquier cornada,para que este AMOR,que se perfila,como DEL BUENO,florezca y haga muy feliz a la preciosa caleña.

Mis mejores deseos para ambos...
Y para ti,toda la inspiración con que nos regalas en ésta tu WEB,tan
Mágica como quien la inspiró...
Siempre feliz visitadora de esta tan Amorosa Fraternidad...
En Luz y Armonía.Una más de tus
incondicionales admiradoras y amigas.Cantidubi.
 
  Autor: ALINE 28/10/2009
  Hola, LUIS.
Que gusto es ver todo cuanto escribes, cada vez logras dejarme flotando de la felicidad que me haces sentir, leerte es sentirte cerca y descubrir cada vez más la grandeza de tu ser, como tambien ese talento tan inigualable que te acompaña. Un abrazo fuerte desde Colombia y Dios te bendiga
 
  Autor: Cristina 28/10/2009
  ¡ Hola Luis !

¡ Hum ! …. ¿ Pinta bien lo que se viene ? …. ¡ Ojalá Dios quiera que así sea ! …

El torerito este, del demonio, al principio no me cayó para nada bien … pero ahora … a pesar de ser tan “lanzado”, ya no me cae tan mal.

Espero que él sea un ser auténtico y verdadero, y que no sea todo esto que hace una simple y mera seducción para encandilar a Luz, tal como el título del capítulo de hoy anuncia. Sino, que en verdad espero, haya amor entre ambos.

¿ AMOR ? … sí, ¿ por qué no ? … amor instantáneo …. “amor a primera vista” lo llaman algunos.

Pero … ¿ EXISTE ? … sí, creo que sí, ¿ por qué no ? …. Equivale a dar un salto en el vació con la esperanza de no matarnos y de que ese alguien, por quien lo damos, “nos ataje” antes de la infeliz caída.

Es un momento en el que TODO lo podemos ganar y TODO lo podemos perder.

Es un momento en el que uno solo se deja fluir … y lo que tenga que ser, será … como dice Cabral.

Pero … ¿ y el peligro ? … de una mala decisión … de nefastas consecuencias … ¿ está presente en nuestra consciencia ? … sí, sabemos que estamos saltando al vacío …. nuestra cabeza, ya nos lo avisó y aunque sea de una manera muy breve, fugaz y concisa, ya nos pasó el parte de los pro y los contra … razón por la cuál, NOS INVADE UN MIEDO ATROZ … PERO LO VENCEMOS, porque puede más nuestra esperanza …. porque puede más nuestro corazón …

Pero … ¿ y si es un engaño de nuestros instintos ? … ó … ¿ si es acaso, simplemente, una “revolución” de nuestra hormonas y nada más ?.

Bueno, puede que sí …. puede que nos este jugando una mala pasada nuestro cuerpo …. pero … NUESTRO CORAZÓN Y NUESTRA ALMA … ¿ QUÉ NOS DICEN ? ….. no es el cuerpo el que manda solamente. Su opinión es importante y sabia, sí … pero no es la única que cuenta. Si fuera la única, ese salto carece de trascendencia, ya que no hay ningún “vacío” sobre el que saltar, simplemente hay un camino, que de seguirlo eternamente no nos conducirá al verdadero amor y en consecuencia, mucho menos a la felicidad.

¡ En fin ! … vuelvo a repetir, espero que sea AMOR.

¡ GRACIAS Luis ….. por este “meditativo” y vibrante capítulo !.

¡ Hasta la próxima semana ! …. ( ¡ Uf ! … ¿ Una semana de espera ? … ¡ Qué “atroz” ! … ¡ JA JA JA ! ).

Un abrazo.

Cris
 
  Autor: RUFINA RUIZ 28/10/2009
  ¡Ay mi Luis que bien dice y siente por Dios bendito!
Pedazo de sentimientos y vivencias en el inconsciente del cuerpo.
Besitos amigo Pla
 
  Autor: noelia 28/10/2009
 
Querido Luis,
He leído el capítulo de tirón,
casi sin respirar, disfrutando
de esos momentos deliciosos en
que el Torero demuestra cuan
sabe de delicadezas y amores
para cautivar a una mujer y Luz
va dejéndose seducir llenando
su ser de irresistibles colores.

Pero me has dejado con la miel en
los labios!!!!

Una semana es mucho esperar para
saber que sucederá.

Bueno, esto acaba nada más que
empezar y nos esperan emociones
fuerte.

Siempre tu admiradora,
Noelia.