Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
< Volver a "Las Fábulas de Pla Ventura"
 
 

Fábula de Pla Ventura

DESENCANTO

  • Número de capítulos publicados: 100
  • Publicación semanal cada miércoles
 
  Publicación del próximo capítulo: miércoles 02/05/2018  
 
   DESENCANTO: Capítulo # 64 26/01/2011
  JUDITH, ENOJADA  

E

l Mago trataba de calmar a Judith, que  arrebatada por un ataque de celos estaba increpando al diestro quien, por todos los medios buscaba tranquilizarla. Las palabras de Rodolfo eran sinceras; no estaba tampoco en trance para más amoríos; le esperaba una cita importantísima y, su cabeza no estaba pensando en mujer alguna. Quizás Judith no valoró el momento de su amado en que, lógicamente, podría pensar en todo menos en otra mujer.

- Te acompaño a la habitación y allí hablamos, amor. –Dijo Judith -.

- Como quieras chamaquita linda.

Un abrazo selló la reconciliación entre ambos; y, calmó los ánimos de la chica que, no pudo soportar dos días sin saber de su amado. Y no es que Rodolfo la olvidara ni un momento; pero se habían dado cita en su persona una serie de circunstancias que, lógicamente, lo  habían distraído de la que era su amor.

- Rodolfo - preguntaba Judith- ¿ por qué quieres jugarte la vida en la plaza si, a mi lado podrías vivir eternamente como un rey?.

- Ante todo, chamaca, yo no soy un mantenido; ni tuyo ni de nadie. Siempre fui autosuficiente y, cuando tuve gastaba; cuando no tuve, me estaba quieto, pero sin depender de nadie y, mucho menos de una mujer. Sabes que, para mí, el hecho de poder torear en Colombia es la realización del sueño más bello de mi existencia y, como sabes, mucho más tras los sucesos acaecidos en torno a mi persona. Soy artista y lo quiero demostrar en este lindo país al que ya, tanto le debo.

- Si, amor; entiendo que quieras mostrarnos tu arte a nosotros, los colombianos pero, eso lleva consigo un riesgo que, me parece innecesario. ¿Y si te mata un toro?.

- Habré muerto como siempre quise; en la plaza y creando arte. Pero no hablemos de eso, mujer; tiempo habrá para la mudanza eterna. Busquémosle a todo la parte positiva. Imagina que me embiste un toro y llevo a cabo la faena soñada; ¿ no será eso más bello que la propia gloria ?.  Esa tiene que ser mi idea y, ante todo, la tuya. Es más, quiero que estés feliz; el primer toro en Cali te lo brindaré a ti. ¿Te han brindado alguna vez un toro?.  Yo seré el que te rinda un homenaje de amor y de arte, ya lo verás.

- Rodolfo: ¿Qué me diste para que te ame tanto?.

- Creo que, ante todo, mi sinceridad. Y es curioso que esto haya ocurrido de este modo porque, tu arte, fama y talento, como me contaste, te han permitido conocer a muchos hombres que, posiblemente se acercaban a ti por lo que tenías, no por lo que eras y, por eso sentiste que fracasaste con  ellos. Pudiste elegir y, fíjate, no te atreviste; nunca te encontraste segura  de que los que se acercaban a tu lado lo hicieran de forma sincera; una noche de amor se tiene con cualquiera, amar es algo muy distinto. Nosotros, Judith, creo que nos parecemos mucho y, ambos, hemos sentido idénticas desilusiones en el amor; yo con la gringa de la que te hablé y tú, con los hombres a los que trataste.

Judith, arrebatada por las palabras del Mago lo  abrazó y  lo  besó  en  sus labios; sus palabras la habían conmovido. Rodolfo era el que se veía en la “foto” y, sin doble fondo, se mostraba siempre como en realidad sentía; con defectos y virtudes, pero con la sinceridad y ternura de un niño pequeño.

- Rodolfo: Te deseo con todo mí ser, ¿sabes?.

- Nuestro milagro, Judith, no es otro que sentir lo mismo. Yo te amo y te deseo con una fuerza desmedida. Y sintiendo lo que me dicta el corazón, te prohíbo que vuelvas a dudar de mí. ¿ Sabes que dibujas sonrisas en mi rostro sólo al pensarte ?.

- ¿De verdad, Mago mío ?.

- Sí, de verdad lo digo. La primera vez que te ví me cautivaste con la mirada; me penetraste el alma cuando me miraste. Luego,  mi vida, al conocerte, tratarte y hacer el amor contigo, ya estoy dispuesto a contarle al mundo que no existe otra mujer más linda y amada por mí sobre esta tierra. Graba dentro de tu ser lo que me provocas que, en definitiva es lo más bello del mundo, porque es el más puro y bendito amor. ¿Te dije alguna vez que eres la mujer de mis sueños y que, a Dios gracias, te has  convertido en realidad?.

-Gracias, amor. Me siento tan halagada y contenta que prometo no enojarme más por tonterías. ¿Perdonas mi enfado?. Y quiero que me comprendas; los celos, amor mío, nacen justamente cuando se ama; jamás sentí celos con todos los hombres que me pretendieron. Nunca vi sinceridad, por tanto, jamás nació el amor para con ninguno de los que me pretendían. Contigo, Rodolfo, es todo tan distinto que, ya viste, pensar que puedo perderte me derrotó por completo y, saqué mis garras de mujer. Hazme tuya ahora mismo, amor; te deseo con locura.

El Mago se quedó estupefacto; no creía que en aquella mañana luminosa pudiera tener el placer de hacerle el amor a su amada. Sus planes eran otros, al menos en aquel instante. Había que cristalizar muchos asuntos al respecto de su primera actuación en Cali, pero Rodolfo supo hacer un “alto en el camino” para gozar del placer del sexo que, rociado del más bendito amor tanto le satisfacía. Un mundo de caricias se regalaron ambos enamorados que, susurrándose las más bellas frases de amor dieron rienda suelta a sus mortales cuerpos para el más profundo gozo. La pasión, una vez más, los arrebató por completo como si de dos adolescentes se tratara; como si fueran dos principiantes en al amor,  en la ansiosa búsqueda por  descubrir los secretos del sexo. Apenas esbozaron palabras; sentían emociones que, en definitiva, eran lo realmente soñado. Nunca me dejes, susurraba Judith. El Mago se sentía pletórico. Se sentía muy bien físicamente y, respecto al sexo, saciaba a Judith de forma magistral. Ella estaba embelesada mientras que él saboreaba el dulce manjar de aquel cuerpo escultural y bellísimo; toda la anatomía de Judith fue saboreada por su amado que, ahíto de placer mostraba los últimos estentóreos del sexo. Ambos quedaron saciados, contentos, bellamente enamorados y, al entregarse sus cuerpos, definitivamente, sellaban  de esta manera  el gran pacto de su amor.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: 4HhdbWvGV 11/10/2015
  I do not set daily goals for myself but I alyaws have a list of things to do in my mind, whether they be homework or errands, I am very much a Type A personality in that way. I like to make lists and accomplish things one by one. Today my intention in class was to live more in the moment and force myself to step away from the lists and school work to enjoy the little things. Although I quickly forget my intent, it helps to have one in mind to think about and focus on when things get a little hectic during the day. That is one way that yoga has changed my daily routine. When I become super stressed because of school or other issues, I have recently been forcing myself to take deep breaths and even walk away to clear my mind if I need to. This really helps to keep me at ease and makes my day a little smoother.  
  Autor: ze2Vtryev6 09/10/2015
  I went to tons of links before this, what was I thgniink?  
  Autor: 9SxUgIlB9 07/10/2015
  I think this is among the most important itoarmonifn for me.And i'm glad reading your article. But want to remark on few general things, The website style is perfect, the articles is really nice : D. Good job, cheersAlso visit my site -