Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
< Volver a "Las Fábulas de Pla Ventura"
 
 

Fábula de Pla Ventura

DESENCANTO

  • Número de capítulos publicados: 100
  • Publicación semanal cada miércoles
 
  Publicación del próximo capítulo: miércoles 24/01/2018  
 
   DESENCANTO: Capítulo # 5 14/10/2009
  LUZ CONOCE AL TORERO  

M

ientras tenía lugar el éxito de Luís Arango en su plaza caleña, Luz, al ver la sangre de los toros sufrió una lipotimia, por lo  que tuvo que ser atendida en  los servicios sanitarios de la plaza. Nada grave, pero sí con la suficiente consideración como  para que no pudiera ver terminar el festejo y, lo más triste es que, como los toreros, acabara en la enfermería de la plaza. Sea como fuere y, pese al contratiempo citado, Luz se marchó contenta; no pudo refrendar por completo aquello que había empezado a apreciar pero, su impresión no resultó mala; todo lo contrario.

Madre he hija regresaron a casa tras diagnosticar los doctores que el desvanecimiento de Luz no había tenido ninguna consecuencia digna de preocupación; superada  la citada lipotimia  ahí quedó todo. Ya en casa, ambas, estaban felices; al día siguiente Luz empezaba su singladura como empleada en el hotel Sératon y, dicha circunstancia la  tenía ilusionada.


Casa colonial de Cali.

Ya clareaba el día y, Luz, contenta y dichosa, partió hacia el que sería su lugar de trabajo. Su paso era firme; varias cuadras le separaban de su domicilio hasta el hotel pero, repito, sus andares denotaban la mima ilusión del que corre en la búsqueda de su gran premio; ciertamente, Luz sentía que estaba siendo premiada con dicho trabajo.

Traspasó la puerta del hotel y le recibió el conserje.

-¿Qué desea, señorita? -Dijo aquel hombre.-

-Vengo aquí porque hace unas fechas se me contrató para trabajar como chica de la limpieza…

-Espere; -dijo el señor- ahora aviso al gerente para que la reciba y le indique.

Luz se sentó en uno de los sillones de aquel inmenso hall y, los huéspedes que por allí deambulaban quedaban atónicos ante la belleza de la muchacha; digamos que era el centro de atención. Una mujer bella siempre causa expectación y, Luz, sin pretenderlo, era el centro de todas las miradas.

De pronto divisó a un señor que, decididamente, se dirigía hacia ella. Era un hombre de unos treinta años, alto, bien parecido y con porte de galán; era el gerente del hotel como más tarde se identificó ante ella.

-¿Señorita Luz? –Preguntó el señor-

-Si, soy yo. –Respondió ella.

-Venga, acompáñeme a mi despacho y firmaremos el contrato.

Al fondo de aquella planta baja se encontraba el fastuoso despacho del gerente; un sillón giratorio, varios sillones fijos para recibir al personal, una mesa grande en madera de caoba, cortinas de seda, distintas pinturas de Botero adornaban las paredes; todo un lujo al alcance de pocos; Luz estaba maravillada. Jamás había entrado a un sitio tan importante.

Ambos firmaron el contrato y, mientras ella estampaba su firma, la mano del gerente acarició la suya; un escalofrío recorrió su cuerpo. No acertaba a comprender aquella actitud. Pero no podía negar que, aquel hecho, para bien o para mal, le había impresionado.

-Ahora, -dijo el gerente- irá hasta donde se encuentra la jefa de personal para que le entregue el uniforme, y le indique cómo debe de realizar los trabajos, horario a realizar y todos los detalles para que usted cumpla su cometido con eficacia y, dado su físico, su belleza exótica, si usted quiere escalar posiciones en nuestro hotel, ya sabe lo que tiene que hacer. Aquí me tiene para lo que necesite; no dude en llamarme cada vez que tenga un problema que, siempre estaré para usted.

Luz quedó como anonadada; no sabía interpretar las palabras de aquel señor. “Si quiere escalar posiciones, ya sabe usted lo que tiene que hacer”. La frase le dejó helada; no acertaba en la definición y, mucho menos, en su interpretación. Aquella caricia en su mano mientras firmaba, la frase pronunciada por el hombre, aquella amabilidad; todo la estaba confundiendo. Quizás que ella, por su inexperiencia, no sabía interpretar debidamente cuanto le estaba sucediendo.

Subió hasta la quinta planta y, allí le estaba esperando la jefa de personal; se presentó ante ella y dicha mujer, muy brevemente, le explicó el funcionamiento del su trabajo.

-“Debe ser usted muy seria en sus acciones –decía la señora- y siempre tendrá que tener usted la sonrisa flor de piel; los clientes no saben de amarguras, por tanto, siempre tenemos que trasmitirles felicidad. Su amabilidad para con todos será una constante y, la menor queja por parte de un cliente será motivo de despido; hemos despedido a muchas”

Aquella ilusión con la que había llegado al hotel, de pronto, se le estaba convirtiendo en una presión inmensa; allí no cabía el menor fallo y, dado su juventud e inexperiencia, estaba como asustada. Todo parecía muy lindo y, sin embargo, en el ambiente reinaba una presión que nadie notaba pero que, ella sentía  dentro de su ser. Digamos que, el susto era lo que primaba  dentro de su persona; tenía miedo a fallar; “la menor queja será motivo de despido”. Esta fue otra de las frases que dejó sin aliento a Luz. Primero la había “impactado” el gerente y, la jefa de personal  la terminó de hundir en la más vil de las incertidumbres. Luz no sabía la complejidad del trabajo que tenía que desarrollar. Desde fuera, como le habían contado, todo era maravilloso; una vez dentro, experimentando en carne propia la problemática del trabajo, todo se le tornaba negro.

Desde ese mismo momento, una vez ataviada con su uniforme, empezó con las tareas de limpieza. Todo tenía que estar como  chorros de oro; reluciente, limpio, despejado, con olor a jazmín. Seguía recordando ella en su interior. Luz, si bien antes de conseguir este trabajo había estado deprimida, era alegré por naturaleza y, por dicha razón, para sonreír no tenía que fingir; ella era la sonrisa permanente; una sonrisa que su infelicidad justificada y pasajera, por momentos le había robado de su rostro; pero como allí no cabía el menor atisbo de pesar; y  era una de las grandes consignas recibidas; la amabilidad y la sonrisa,  serían  siempre  sus  valores permanentes.

Justamente, en esa quinta planta donde se encontraba empezó su tarea. Quedaba una habitación por limpiar y, como quiera que tuviera colgado el cartel de “No Molestar”, Luz llamó antes de entrar. Se abrió la puerta y apareció un hombre con un albornoz; recién terminaba de ducharse y todavía no se había vestido. Ella, al verlo, se quedó como expectante.

-¿Es usted …?, -Iba a preguntar Luz cuando el muchacho le dijo:

-Si, señorita; soy Luís Arango, el torero colombiano.

Lo que menos podía imaginar  Luz es que, en aquel hotel pudiera encontrarse a un torero; ella no lo sospechaba pero, el toreo entero, en Cali, se hospedaba en dicho hotel.

-Déjeme contarle, -dijo Luz- que ayer estuve por vez primera en el coso de Cañaveralejo y pude verlo  a usted  torear; no terminé de presenciar su éxito porque, señor, la sangre de los toros me produjo un cierto impacto y tuve una lipotimia de la que me asistieron en la enfermería de la plaza.

-No sabe usted la dicha que estoy sintiendo; lo que menos sospechaba –dijo Luís- es que usted fuera espectadora de excepción de mi éxito de ayer. Estoy feliz; me consagré en la plaza de mi tierra y, dicho triunfo, me abrirá las puertas de todas las plazas colombianas y, a no dudar, las de España y Francia. 

Por lo que deduzco, es usted empleada de este hotel, ¿verdad?   ¡Dígame  una cosa!, ¿cómo es que una mujer tan linda como usted trabaja como limpiadora en este lugar?

Luís, impactado por la belleza singular de la muchachita, no acertaba a comprender que, por el sólo hecho  de su físico, Luz, debería de aspirar a mucho más. Siendo así, el diestro caleño, maravillado ante aquel espectacular cuerpo le dijo a  Luz.

-¿Le agradaría pasar la noche conmigo?

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: PREJhQKmBY 11/10/2015
  Good post. I be taught shoteming more challenging on different blogs everyday. It would at all times be stimulating to read content from different writers and observe a little shoteming from their store. I’d desire to make use of some with the content on my weblog whether or not you don’t mind. Natually I’ll offer you a link in your net blog. Thanks for sharing.  
  Autor: 1fCMUaYCQvc 09/10/2015
  We have been very fortunate to work with Max. Max orlginaliy came in as an intern to just help us/learn the accounting portion of the business.He did so well that I have been working more with him (as much as he wants) on the other sectors of the business like how we find and analyze properties, construction from our initial walk through sheet that is transferred to our scope of work/budget.We have been VERY fortunate that so far we have had nothing except super star interns who are very intelligent. We enjoy sharing and hopefully letting them get a taste of the business we run which helps them make a decision if it is even right for them or not.  
  Autor: gK8Kglo2Qp 07/10/2015
  Bueno pues si, ya son champif1ones del mundo, jejeejj. Lo bueno escuchar casi continuamente el We are the champions, jijiji (lo siento, me puede el fanatismo, jijiji). Por cierto, cuidado con el Paul ese, que los holandeses se quieren aficionar al Pulpo con cachelos, jajajaj. Un abrazo desde Asturias y a ver si vuelves algfan deda por aqued  
  Autor: MILDRE ROCIO REDONDO 30/10/2009
  QUERIDO LUIS, MUY INTERESANTE LEER TUS FABULAS PERO POR FAVOR NO ME DEJES SIN SABER QUE SUCEDERA CON ESTA BELLA DONCELLA. DESDE EL PRINCIPIO LE LLEVA AL LECTOR A SEGUIR CADA MOMENTO DE LA HISTORIA. CARIÑOS , MILDRE  
  Autor: norma alicia 17/10/2009
  Que pena, que a Luz, le pase lo que a tantas muchachitas que empezamos a trabajar a temprana, edad, el acoso sexual, es una tristeza, espero que Luz, sepa defender su dignidad...Maestro, como siempre espero leer su próximo capítulo, y ojalá a Luz no le pase nada malo..  
  Autor: Mary Luz 15/10/2009
  Querido Luis:
He quedado a la expectativa del siguiente capítulo, tienes el don de saber llegar hasta lo más propundo del corazón, escribes bellísimo. Que le señor siga derramando bendiciones sobre tí.
 
  Autor: Nilda Machado. 15/10/2009
  PERDÓN...

Esperarémos ansiosos el próximo Capítulo...

Cansancio??????

Bendiciones...

Nilda Machado.
 
  Autor: Nilda Machado. 15/10/2009
  Luis:

Que incertudumbre sufre Luz en su primer día de trabajo... su exhuberante belleza ya empieza a darle problemas... sin duda, siempre aparecen estos abusadores de oficio que pretenden sacar provecho de la inexperiencia y la inocencia de una joven.

Sí, la juventud y la inexperiencia serán los puntos débiles de Luz y, sin duda, tendrá que afrontar algunos contratiempos. Ojalá, Luz, pueda darles una merecida lección a todos.

Nos dejas la incógnita de lo que pasará con el torero... ante tan atrevida pregunta... en el próximo Capítulo despejaremos la gran duda: ¿Aceptará o no aceptará?.

Nos dejaste esta interesante pregunta en el aire... con toda la intención del mundo... en suspenso...

Que fascinante expectativa has logrado...

Es indudable, que esperaremos anciosos el próximo Capítulo...

Mis bendiciones.

Nilda Machado.

 
  Autor: noelia spada 14/10/2009
 
Que sorpresa me ha causado la
pregunta del torero!!!
La verdad que ha sido muy direc-
to.
¿Que le contestará Luz?
¿Que hará??
Se está convirtiendo en una nove-
la muy interesante, ya espero
con impaciencia el miercoles
próximo.
Felicidades, querido Luis, me
sabe a poco lo que escribes.
Un fuerte abrazo,
Noelia
 
  Autor: Marta 14/10/2009
  Ay,Ay,Ay,ya aparecieron los primeros lobos...WAW!!!Urge un valiente y amoroso galan que venga pronto a rescatarla...O¿será ,Sr. Escritor,que podremos ver a esta bella caleña en algún Concurso de Belleza?...Qué dificil será esperar toda una semana para enterarnos sobre el destino de Lucesita...!!!Gracias por entretenernos...En Luz y Armonía...  
  Autor: Cristina 14/10/2009
  ¡ Hola Luis !,

¿ Se desmayó ? … ¡ Uffff ! …. Y sí … la sangre impresiona mal.

¡ Pobre Luz ! …. Primero el imbécil del gerente …. Luego, la jefa de personal trasmitiéndole miedo en lugar de confianza, en su primer día de trabajo ….Y por último este torero, vanidoso, del demonio, que sin el menor prolegómeno va directo a pegar su estocada final …

¡ Una cosa de locos !.

¡ Hum ! … espero que todo esto mejore un poco o al menos se aclare, en el próximo capítulo.

¡ DALE ! … contá … tiranos una pequeña pista …. ¿ MEJORA ? …

¡ JA JA JA !. … ¡ No me hagas caso ! … y … ¡ GRACIAS ! … por este nuevo y emocionante “episodio” …

Un beso.

Cris