Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
< Volver a "Las Fábulas de Pla Ventura"
 
 

Fábula de Pla Ventura

DESENCANTO

  • Número de capítulos publicados: 100
  • Publicación semanal cada miércoles
 
  Publicación del próximo capítulo: miércoles 24/10/2018  
 
   DESENCANTO: Capítulo # 54 17/11/2010
  EL CONTRATO  

L

uego de cortar con Judith, la llamada telefónica, El Mago sonreía como un niño chico con su juguete nuevo. No era para menos, había saboreado el amor junto a una linda mujer y, gracias a ella, Rodolfo volvía a vivir. Si bien, no deja de ser cierto que, como él ha vivido muchas veces, muy apenado por la actitud de algunas mujeres a lo largo de su vida, ahora pese a todo lo bello que estaba sintiendo gracias a Judith, también sentía un lógico recelo. Le parecía un milagro, estar viviendo este amor;  un milagro, tan grande como el que  hizo Dios cuando lo salvó la vida tras el accidente de aviación.

Pero, pese a este sentimiento negativo que lo embargaba lo cierto, en honor a la verdad, es que su corazón sentía, una alegría desbordante, de la que hacía partícipe a todo el mundo puesto que, sus ojos lo delataban; no había más que mirarlo de frente para comprobar su dicha.

Suena el teléfono, y lo saca de sus pensamientos. Era de la conserjería del hotel, para comentarle que mientras él no estuvo, se recibió ahí,  una llamada de un señor llamado Ramiro Carmona Carrasco. Rodolfo, por un instante, se queda lleno de dudas  acerca de quien era la persona que había llamado. Aún estaba aturdido por este amor que estaba gozando y, no acertaba a comprender de quién podía tratarse. De pronto, como si de una chispa que se encendió en su mente se tratase, se acordó de que Ramiro Carmona Carrasco era el empresario taurino  que lo había ido a visitar al hospital y que le había propuesto torear en Colombia. ¡Otro motivo más  de felicidad!. Pensar que, su persona y su arte eran reclamados aquí  en Colombia lo dejaba  extasiado. Sin duda alguna  para él, que era tan creyente; Dios, iba junto él a todas partes y,  lo estaba recompensando como a nadie; le estaba dando el amor de una bella mujer y, la posibilidad de entregar su arte a los colombianos.

El conserje  del hotel le  dijo también que, cuando le pasó el recado que, el referido señor, llamaría un poco más tarde porque tenía mucho interés en contactar con el diestro.

El presagio de todo lo que estaba por ocurrir no podía ser más bello.

Pensar que, poco tiempo atrás, pudo haberse dejado la vida en Cali y, de repente, gracias al milagro del que él estaba convencido, todo se había tornado maravilloso; se recuperó de sus heridas, se le trata como a un rey, consiguió el amor de una bella dama y, para colmo, ahora pretendían contratarle para torear unas corridas de toros en Colombia, algo que él no había soñado jamás.

Y estaba Rodolfo sentado en el sillón de la habitación, pensando en todo esto, cuando vuelve a sonar el teléfono.

- ¿Hola?  –Responde Rodolfo-.

-Hola Maestro: Soy Ramiro Carmona Carrasco, el empresario  taurino  de Bogotá. Recordará que, en su momento le propuse a usted si  quería torear unas corridas de toros en mis plazas. ¿Recuerda?.

-¡Claro! ¿Cómo no recordar, amigo? –Así, amontonando las palabras respondía Rodolfo- ¡Cuénteme sus planes! Estoy a su disposición.

-Mire, matador, me gustaría reunirme con usted para que concretásemos lo que yo pretendo sean mis planes y, por supuesto que coincidan con los suyos; es decir, que tengamos un entendimiento y que usted pueda firmar los contratos de las actuaciones que yo quiero programarle. Si usted me lo permite, en poco más de una hora me reúno con usted y, concretamos todos los pormenores. ¿Qué le parece?

- Que aquí lo espero, entonces. ¡ Gracias y hasta luego !.  –respondió  Rodolfo Martín-

Había que ver la cara de El Mago; tras tantos años deambulando por el mundo y, ahora, en el otoño dorado de su vida, por fin, había venido Dios a verlo. ¡Y de qué manera!  Aunque en realidad, esto que él decía, era tan solo una expresión, ya que él tenía perfectamente claro, que  en los momentos más amargos y oscuros de su vida, fue  siempre la presencia divina la que alivió todos sus males, por ello, no era de extrañar que Dios estuviera una vez más junto a él, que no era más que un soñador y bohemio personaje  amante  de la vida pero que, al arte  de vivirla lo transformó en, su más fiel baluarte.

Gracias al importe que le pagó  la aseguradora de la compañía aérea, por ser víctima del avión siniestrado; se hallaba otra vez, impecablemente vestido, como estuvo  cuando fue a verla a  Judith. Así, esperaba el diestro al empresario; ni el sombrero tejano le  faltaba, prenda  ésta  que le daba una personalidad especial.

La imagen  no  es esencial; ya que  no es que el hábito  el que hace  al monje, pero siempre es bueno dar una buena  impresión, mediante una cuidada  presencia. Sentado como estaba en el sillón, Rodolfo daba la imagen de un intelectual moderno; ya de pie, desde lejos se adivinaba que, dentro de aquella vestimenta, anidaba un torero de los pies a la cabeza.

El diestro no tenía otra cosa en la cabeza que volver a torear y, gracias a dicho señor, su último sueño, se podría convertir en realidad. La dicha que sentía  esperando la llegada de aquel hombre, por su semblante, hasta se podría comparar con la  dicha de la ilusión que llevaba, cuando iba a reunirse con Judith, la mujercita que le había devuelto la ilusión a su vida y la vitalidad a su cuerpo, la mujer que le recordó que él todavía seguía siendo un hombre.

Una nueva llamada  volvió a interrumpir su pensamiento.

- ¿Sí ... ?. ¿Con quién hablo?. Contestó Rodolfo sin mucho ánimo.

-¡Buenos días señor Martín!, soy el secretario del Presidente Santos.

-¡A sus órdenes, señor! – Dijo Rodolfo como asustado- ¿Dígame usted, de qué se trata?

-Me indica el Presidente, maestro, que tenemos la intención de entregarle una mención honorífica en calidad de ser humano por  haber sido sobreviviente de la tragedia aérea que tristemente enlutó  a nuestro amado país; y es por esto, que queremos nombrarle hijo predilecto de Colombia y  además porque hemos podido saber que, sus honorarios, los que cobró por la rueda de prensa ante las televisiones del mundo en la que contó usted su experiencia, los donó para los niños huérfanos colombianos. Y como,  consideramos que es usted un modelo a seguir, así se lo queremos contar al mundo. ¿Qué le parece?.

- ¡Por Dios!, -suspiró El Mago- ¿soy yo acaso, merecedor de tanto elogio? ¿Se imagina usted todo lo que me ha propuesto y la trascendencia que todo eso tiene?. Dígale al Presidente de quedo a sus órdenes y, si a usted le parece, cuando esté todo concretado me vuelve a llamar y concertamos la fecha para encontrarnos al respecto.

-Será un honor para Colombia, maestro, poder agasajarle como usted se merece. Me reuniré con el Presidente y, cuando lo tengamos todo concertado, lo llamo de nuevo para hacerle entrega de este galardón que queremos obsequiarle. ¡Muchas gracias, maestro! ¡Que tenga Ud. un buen día y siéntase usted en este país como en su propia casa! ¡Hasta pronto!

Y otra noticia más que, dejó al maestro sin habla; quién hasta se tocaba y pellizcaba el rostro frente al espejo para comprobar si era cierto todo lo que su cuerpo estaba sintiendo.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: noelia 21/11/2010
  Querido Luis,

Es grato saber a un ser feliz y gozar con
él de esa felicidad al completo.!!!

Judith, el Empresario que le llama Maestro,
el Presidente de la Nación que lo va a
galardonar, todo esto es para andar por
las nubes y volar y volar.

Ahora ya falta menos para la corrida que
esa si va a ser de lo mejor y contada con
tu pluma torera superlativa si que lo será.

Quedaron atrás los dias amargos y ahora
vamos a disfrutar!!!

Con amor,
Noelia.