Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
< Volver a "Las Fábulas de Pla Ventura"
 
 

Fábula de Pla Ventura

DESENCANTO

  • Número de capítulos publicados: 100
  • Publicación semanal cada miércoles
 
  Publicación del próximo capítulo: miércoles 19/12/2018  
 
   DESENCANTO: Capítulo # 49 06/10/2010
  UNA BELLA MUJER  

L

as circunstancias de su salud ya permitían que El Mago pudiera recibir visitas con toda normalidad; claro que, como él pensaba, ¿quién vendría a verlo en un país extraño?.  Lo visitó el empresario porque entendía que  él  era negocio para sus plazas pero, por afecto, apenas nadie. Sin embargo, en este día él recibiría una visita muy especial.

-Señor Martín, - dijo una enfermera - hay una señorita que pregunta por usted; dice llamarse Judith Bergman y desea saludarlo.

-¿Judith Bergman?.  No la conozco para  nada pero, dígale que me espere;  que ahora bajo yo, hasta la entrada. - Contestó Rodolfo - .

La humildad del diestro, su deseo por el anonimato, algo que lo acompañó siempre en su vida, lo dejaban expectante. Él no alcanzaba a comprender que, una mujer pudiera visitarlo. ¿Para qué?.  Se preguntaba en su interior. Ya en la entrada del hospital, sentada en una butaca  divisó  a una bellísima mujer que, por estar sola, Rodolfo entendió que debía ser ella. La mujer, al verlo se levantó y acercándosele,  le dijo:

-¡Es usted El Mago!  - exclamó maravillada - .  ¡Hola maestro, soy Judith Bergman, cantante colombiana!.  ¿Me conoce? - le dijo la muchacha tendiéndole la mano -.

-No, señorita,  lamentablemente  no tengo el gusto - dijo El Mago tomándole la mano -; vengo de otro país y, al respecto de los cantantes no estoy muy  al tanto  en  la  materia. ¿Qué desea?  Se lo pregunto,  porque se me hace muy raro que usted haya reparado en mi persona,  sin ser periodista. ¿O acaso es usted reportera y se hace pasar por cantante?

-No amigo, está usted equivocado; yo no vengo a visitarle por ser usted el sobreviviente que todos quieren conocer; vengo a verlo para brindarle mi admiración y mi cariño. Soy muy aficionada a los toros; era muy amiga de Luís Arango y, repito, he venido para saludar al Mago.

Rodolfo - continuó diciendo ella - usted  será pasto de los medios cuando salga de este centro pero,  a mí, el que me interesa es usted como artista. Todos los medios de comunicación certificaron que usted acompañaba a Arango y que, junto a una muchacha, fueron ustedes los únicos sobrevivientes de la tragedia.  ¿Cómo no iba entonces a venir siquiera a verlo ? 

-¡Cuánta alegría me está usted brindando chamaquita!.  ¡Y yo creía que acá no me conocía nadie!.  Tampoco soy tan famoso; tengo mi público sí,  allá  en México; pero, me deja usted perplejo al ver que, al menos una persona, en este caso una linda mujer como usted, sea  capaz de que hablemos de toros;  o quizás, mejor aún,  digamos  que  del arte en su más viva expresión. ¿Y dice usted que es cantante?.  Perdóneme pero, no la he escuchado jamás. ¿Qué canta usted?.

-Canción romántica; hasta un día me atreví con las rancheras de ustedes; le digo que, en mi repertorio tengo muchas canciones de José Alfredo Jiménez.  Pero, ¡fíjese!, nos hemos puesto a conversar y no le he preguntado por su salud, todavía. ¡Perdone mi descortesía!

 - ¿ Y cómo se encuentra usted ?.

- Creo que bien, chamaquita. Voy superando las heridas y el horror de ese accidente. Sepa usted que lamento profundamente no haber sido yo el que quedó allí, en lugar de nuestro mutuo amigo Luis; pero, no fui yo el que decidió y así todo, pese a este tremendo dolor del alma que siento, le estoy agradecido de estar vivo al Altísimo. Nada me gusta más que vivir y nada me hubiera gustado morir ahí. No le tengo miedo a la muerte pero soy torero y,  si tengo que morir repentinamente, que sea en una plaza de toros ante los cuernos de algún bruto animal que sepa embestir, con casta y no en un estúpido accidente de aviación como ese, que hasta el día de hoy no entiendo. Lo pienso y ...

Judith lo interrumpe, no lo deja terminar la frase.

- Deje eso ya, maestro. Todo está como Dios lo dispuso. Y Él sabrá porque lo quiso así. Luis era un gran hombre y un buen amigo y,  así lo recordaremos siempre.

Rodolfo bajó la cabeza y, se tomó el entrecejo con la mano derecha. Apretándolo fuerte como para evitar romper en llanto. Al notar esto, la muchacha, que también se había puesto triste, le salió al cruce con otro tema, segura de cambiar el ángulo que había tomado la conversación.

-Oiga, maestro, como quiera que me desenvuelvo en el mundo de la farándula, por dicho medio he podido saber que le han ofrecido a usted la posibilidad de torear, de momento, dos corridas en nuestro país. ¿Es cierto eso?

Rodolfo, levantó la cara y con la vista aún nublada, le puso ánimo al diálogo y exclamó:

-¡Sabe usted más cosas mías que yo mismo!. Si, es cierto que me han ofrecido la posibilidad de torear para ustedes y, en cuanto se me cure del todo la pierna, me pongo a entrenar.

Miró Rodolfo el reloj, colgado en la pared detrás del mostrador de las recepcionistas y al ver la hora - ya era casi mediodía -, le dijo a su interlocutora:

-Con mucho gusto la invitaría a almorzar juntos pero, aquí me tiene usted enclaustrado y, lo que es peor, sin dinero.

-No sufra, Rodolfo, -dijo la chica- tendremos mucho tiempo para conocernos si usted se queda una temporada en Colombia. Y, artísticamente, le aseguro que se todo de usted; aquella huelga de hambre que usted protagonizó para que le dieran la oportunidad de volver a torear en La México; las veces que ha sido usted internado por culpa de esa droga inmunda llamada alcohol; las faenas tan sublimes que usted ha logrado; el amor que usted le profesa a su señora madre; podría darle miles de detalles más, pero para hoy, creo que son suficientes; tengo pruebas, como ha visto, para saber de qué hablo y con quién converso. Por cierto, le dejo cuatrocientos dólares para que usted “sobreviva” -y al decir esto le hizo un gesto de encodillado con las manos, denotando la ironía de la palabra que empleó y le sonrío- hasta tanto pueda torear y ponerse  rico junto a nosotros.

-¡De ninguna manera, señorita!  Mi dignidad me impide aceptar su regalo; es cuestión de caballeros. No sufra que, cuando salga del hospital, si hace falta pido; lo hice muchas veces y, para eso tengo una gracia especial; pasé apuros en mi vida, pero jamás me faltó el pan. Procuré ganarlo siempre; pero si hay que pedir, con dignidad, se pide y punto. ¿Cómo ha dicho usted que se llama?.  ¡Ah, sí, Judith, casi lo había olvidado; tiene usted un nombre peculiar. ¡Y es usted muy guapa! ¿Sabía?

-Si, maestro, también me contaron  de  sus dotes como seductor y, ahora me lo está usted certificando; pero eso es hermoso. ¿A qué mujer puede disgustarle que le digan guapa?  Y yo,  no soy una excepción. Me marcho pero, le aseguro que pronto nos volveremos a ver. Me voy contenta, muy feliz; he visto cómo se ha recuperado usted y, esa dicha es muy grande para mí. ¿Me permite que lo abrace?

Judith abrazó al maestro al tiempo que, sus miradas al aproximarse, se cruzaron, cálidas pero penetrantes; de uno para el otro.  Y se despidieron.

El Mago se quedó también muy feliz; una bella mujer sabía de su vida, había acudido a verlo en calidad de artista y, su satisfacción no podía ser más grande. El temor de Rodolfo no era otro que, al salir del hospital, verse rodeado de todos los medios informativos del mundo. Sobrevivió, ¿y qué?, se decía para sus adentros. ¿Tiene mérito alguno a nivel personal?  ¡Ninguno!.  Y aquí nace la aprensión del diestro para encontrarse con todos aquellos  reporteros  que lo están esperando,  y  naturalmente,  nadie  para  preguntarle por su arte, pero todos  para preguntarle  por  todo  aquello  que pasó por haber sobrevivido.

El Mago  luego que la muchacha se marchó, volvió a su habitación y ahí se quedó  haciendo planes para abandonar el hospital cuando antes. Claro que, bien mirado, ¿ adónde  podría  dirigirse si no tenía dinero?.  Tenía el teléfono del secretario privado del presidente colombiano y, si las circunstancias se ponían muy negras, esa mano amiga no era cuestión de desperdiciarla. Salir  de ese hospital  para  hacer una vida normal, esa era la meta, sí señor. Es cierto que, para estar en la “calle” hacía falta dinero; para entrenarse en su profesión, una fortuna; para estar en un hotel; para todo era necesaria la plata, más  en un país extraño como él estaba.  ¡Dios dirá!, pensó  y aferrado a la misericordia divina siguió dirigiendo sus pensamientos.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: ICAxG7Fe 11/10/2015
  I agree that it's a pretty tough batlte when you're in the niche. There are a lot of people working on that same niche, and there are only a few who really make it big. I think it's going to be a better idea if you're going to use some of their tips instead of trying to be the one who gives those making-money-online tips.= Gerald Martin, =  
  Autor: LbHmBvDX 09/10/2015
  Hey Sharyn,I agree that people see first the dfieerfnt aspects of but it doesn't really mean that you should concentrate on this niche if you are a newbie. A blogging business for example is best used based on an individual's experiences or expertise. Most people enters this MMO arena thinking that they can sustain the effort with limited knowledge. This is my point on my article were many blogs in MMO are abandoned and many are also considered as splogs.People should rely on their expertise if they plan to start their own blog and learning a few tricks in Internet marketing doesn't mean that you qualify for that niche. Thanks for your inputs Sharyn  
  Autor: eEscBw3j5Y 07/10/2015
  Hi, really like this blog.. I have suelbmtd accross a great new pop band out of Vancouver, Canada. Miss Mercury. Their live show is killer and this girl michelle rips it up on guitar. www.myspace.com/missmercurymusicPeace  
  Autor: noelia 07/10/2010
 

Eres fuerte LUIS, en un dia tan dificil para ti has puesto un
nuevo capítulo de tu novela. Yo
ayer no tuve ánimos para poneer
mi comentario.
________________

Bueno, la novela se pone bien, pero
que muy bien, ya arranca la historia después que nos dejaste
bajos y planos por la muerte de
Luis Arango y Luz.
Tienes unas ideas!!!!
¿Por que los mudaste, como diría
CABRAL, es que te sobrepasaban los
personajes, te dominabán?

A muchos escritores les sucede que
los personajes creados por ellos
mismos les dominan de tal manera
que nos los pueden sujetar. Esto
le pasó, entre a otros, a Agatha
Christie, su detective Poirot
la atosigaba, no la dejaba vivir y
decidió "MUDARLO".

Gracias por tan esperanzador
capítulo.

Besos y muchos abrazos para
estos días.

Te quiere,
Noelia.