Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
< Volver a "Las Fábulas de Pla Ventura"
 
 

Fábula de Pla Ventura

DESENCANTO

  • Número de capítulos publicados: 100
  • Publicación semanal cada miércoles
 
  Publicación del próximo capítulo: miércoles 25/07/2018  
 
   DESENCANTO: Capítulo # 4 07/10/2009
  LUZ ESTÁ FASCINADA  

Y

a de regreso a casa, Luz le contó a su madrecita lo que le había ocurrida con su amiga y, la madre al ver la preocupación de su hija intentó tranquilizar a la muchachita. Cierto es que, doña Liliana, dotaba de una paciencia franciscana y un amor hacia sus hijos admirable, arropó a su hija con sus palabras y, ante todo, con un fuerte abrazo.

-No haga caso mi hijita. Lo que Candela te ha contado no es tan sencillo. ¡Olvídalo! Acá, todos juntos, como Dios nos de a entender, nos iremos arreglando; no sufras que, para el dolor ya me puso Dios al frente de esta familia que con tanto amor hemos creado y formado.

Ante todo lo que Luz le había contado a su madre, al respecto de la conversación mantenida con su amiga, y ésta continuaba con su intento de tranquilizarla.

-No malgastes energías acumulando ilusiones baldías; tampoco creo que España sea la tierra prometida. Has encontrado un trabajo que era tu más bella ilusión, empiezas el próximo lunes, por tanto, es ahí donde debes de enfocar todas tus energías. Sigue concentrándote en la idea de tu trabajo que, mentalizada como debe ser, seguro que le sacarás un gran provecho y, si en verdad vales, seguro que irás ascendiendo posiciones en el hotel.

Daba la sensación de que, Luz, se tranquilizaba un poco; se abrazó a su madre, rompió a llorar por la emoción que le produjo las palabras de ella y, fundidas ambas en un entrañable abrazo quedaron exhaustas por el llanto que las atrapó a las dos.

La familia vivía en el barrio de Cañaveralejo y, por consiguiente, muy cerca de su domicilio se divisaba ese edificio abstracto y raro que, desde fuera, tenemos la sensación de que estamos “admirando” una enorme “copa de helado”. La referida copa no es otra cosa que el coso de Cañaveralejo; es decir, la plaza de toros de Cali. Se celebraba por aquellos días la feria caleña y, el gentío era enorme; daba la sensación de que, por aquellos lares, Cali era otro mundo; gente llegada de toda la ciudad; las mujeres ataviadas con sus mejores galas; los clásicos sombreros colombianos cubriendo la cabeza de los hombres; todo un amalgama de personajes variopintos que, en aquel instante y lugar, daban la sensación de que Cali estaba viviendo su mejor fiesta.

En realidad, así sucede. La feria taurina caleña, mundialmente famosa, es el centro de atracción de todo el orbe taurino. En dicha ciudad, por su feria, se da cita todo el taurinismo –dígase de todos los aficionados por el mundo,  y Cali, queda engalanado por sus famosos desfiles multicolor y, a su vez, por todo el entorno que produce la misma fiesta de los toros. Los mejores toreros hispanos estaban en los carteles de dicha feria y, como no podía ser de otro modo, el ídolo local, Luís Arango, formaba parte del elenco de artistas que se habían incluido en sus carteles. Cali, en su feria, rezuma alegría por todos sus costados. Si por norma el caleño es alegre por naturaleza, llegado el momento de la fiesta, la misma se torna de un encanto inigualable. Por dichas razones, los toreros de España acuden gozosos a este Valle de Cauca y, en la ciudad de Cali, todos, sin distinción, aspiran a llevarse el codiciado trofeo Señor de los Cristales, que es el trofeo en disputa entre todos los participantes de dicho evento artístico.

Los caleños, de forma concreta los aficionados a la fiesta de los toros, suspiran para que su compatriota, Luís Arango, tenga suerte y, como en años anteriores, le plante cara a los diestros españoles que, más avezados en dichos menesteres, procurarán ganarle la partida. Arango, el pasado año dejó muy alto el pabellón artístico colombiano y, de forma concreta, en su patria chica, Cali, llevándose, en buena lid, el prestigioso trofeo que establece el municipio caleño. Nunca olvidemos que, la bella Colombia sabe mucho de toreros puesto que, César Rincón, su hijo más admirado, resultó ser  una figura importante por todos los ruedos del mundo. Pocos como César Rincón han difundido la bandera colombiana por el mundo; dichos honores, le cupieron al bogotano que, allí por donde toreara, para celebrar sus éxitos, le veríamos envuelto en la bandera tricolor; azul, roja y amarilla, que siempre cubría su cuerpo.

Estaba viviendo Cañaveralejo sus días grandes de fiesta, en concreto, la ciudad de Cali y, doña Liliana, sabedora de las depresiones de su hija,  respecto de la idea que le rondaba por la cabeza en torno a su viaje al Viejo Continente, por todos los medíos quería impedir que Luz se viera afectada; sobre todo, por las ilusiones que le había infundido su amiga Candela. ¿Qué hacer? ¡Darle una sorpresa! Nada del otro mundo, por supuesto, pero si pensaba doña Liliana que, aquella alegría momentánea que le quería dar a su hija le aliviaría su estado anímico. Puesto que el bullicio y la alegría se cernían en los aledaños de su casa, la señora quiso sorprender a su hija del siguiente modo:

-¡Hijita! -dijo la madre- tengo dos entradas para asistir a la corrida de toros de esta tarde. Tú no has estado nunca en la plaza de Cañaveralejo y, ¿qué te parece si me acompañas y nos vamos juntas?

Luz se quedó sorprendida.

¡Pero mamá! -esbozó la muchachita- si apenas tenemos para comer, ¿cómo te gastas el dinero en unas entradas para un espectáculo que quizás ni me guste?

-No, hija; -apuntó la madre- ocurre que en el establecimiento donde suelo comprar el pan, don Alfredo, el panadero, sorteó entre su clientela dos entradas que previamente había adquirido para congratular a los clientes y, por dicha razón efectuó el sorteo citado y, como estás viendo, he tenido la suerte de ser la afortunada ganadora en dicho juego.

En Cali, la empresa que representa su plaza de toros, tiene una sagacidad increíble y, para que la gente acudan en masa al recinto taurino, vende sus boletos de entrada de un año para el otro; es decir, termina hoy la feria y, la empresa ya pone a la venta las localidades del año siguiente con la finalidad que los aficionados, puedan pagarlos con comodidad; por meses y, muchos, hasta de forma semanal; incluyendo, como se ha mencionado, las entradas que muchos comerciantes adquieren para su posterior sorteo a  beneplácito de sus clientes.

Dos días más tarde, doña Liliana y su hija se marchan a la plaza de toros para presenciar un espectáculo para ellas desconocido, pero no exento de belleza y arte. En los aledaños de la plaza, el bullicio es ensordecedor; el gentío ríe y canta. Circundando a la plaza se vende de todo; miles de personas se congregan en dicho recinto. Es envidiable todo cuanto los colombianos propician con su fiesta. Podrán carecer de todo, pero nadie les arrebatará su alegría, la que esparcen allí por donde van y, en los toros, la dicha es el detonante de todos cuantos acuden a Cañaveralejo. Es la sexta corrida de su feria taurina y, el cartel es colombiano por antonomasia. Como quiera que el pasado año Luís Arango resultara ser el triunfador del ciclo ferial, en esta ocasión, la empresa ha querido premiarle otorgándole el honor de que matara los seis toros del festejo. Por tanto, se lidiaran seis toros de la ganadería del Espíritu Santo, propiedad del maestro César Rincón, aquel diestro que, con sus carnes laceradas  en muchas de sus innumerables faenas efectuadas durante su carrera profesional, supo sacar a su familia de la miseria y, a su vez, convertirse en un ídolo nacional e internacional en cuanto al arte del torero se refiere.

Madre e hija se sientan en el tendido de la plaza de toros. Empieza el paseíllo Luís Arango y, comienza a sonar la banda de música; primero interpretan los acordes del  himno nacional colombiano y los caleños, puestos de pie y mano en el pecho, sienten los colores de su bandera y, al compás de las notas de su himno viven la primera emoción de la tarde; ante tal agasajo musical, Arango, se desmontera; (Es decir, se quita la montera que es el nombre que recibe el sombrero que cubre su cabeza) hace el paseíllo desmonterado, puesto que solo se hace de esta manera cuando es la primera vez que torean en una plaza. El bullicio es ensordecedor; la alegría se palpa entre la gente; las  mujeres, bellezas exóticas como ninguna, adornan con sus encantos el recinto taurino. Se ven muchas caras conocidas en la barrera; artistas como Botero que ha acudido ex profeso a la feria; escritores como Gonzalo Arango, cineastas como Gabriel Pardo; infinidad de personajes que sienten pasión por el arte del toreo, amén de todos los diestros españoles y algún mexicano que, en esta ocasión forman parte de los carteles caleños, en este momento, espectadores de excepción en el ruedo de Cañaveralejo.

Luz está como fascinada; no acierta a comprender todo lo que estaba viendo. Se la nota enormemente dichosa; por ser la primera vez, le ha impactado el espectáculo. Claro que Luz no sospecha  todo lo que dicho festejo le deparará.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: Nilda Machado. 13/10/2009
  Luis:

En mi peregrinar me perdí el esperado Capítulo 4... hoy, puedo leerlo y recrearme con este fantástico relato.

Es indudable, que la historia nos atrapa y tu acertada narrativa nos permite sentirnos como si estuviéramos disfrutando de esa hermosa Feria Caleña.

Maravilloso relato... lograste que Ingrid se sintiera en la feria y, ya eso, es el más estupendo reto.

Combinar la historia de Luz con la Fiesta Taurina, sin duda, dará lugar a maravillosas escenas, donde, tu pleno conocimiento sobre el Mundo de los Toros enriquecen la historia.

Me entusiasmó este Capítulo... creo, que nos sentiremos tan fascinados como Luz.

Mis bendiciones.

Nilda Machado.

 
  Autor: SARA 08/10/2009
  LUZ ESTÁ FASCINADA ,COMO LO ESTAMOS TODOS CON SU NOVELA.
ME AGRADA QUE LUZ PUEDA SABOREAR ESOS MOMENTOS FELICES,ESPERARE IMPACIENTE EL PROXIMO CAPITULO.
 
  Autor: Ingrid Matta 08/10/2009
 
Querido Luis: como Caleña, me dejas asombrada ante este capítulo que parece narrado en directo, al leerlo me sentí en la feria de Cali, y dentro de la plaza de toros, estuviste fenomenal!

Me gustó mucho que pudieran darse el gusto de asistir a una corrida, le das un tinte de alegría al capítulo, algo novedoso y muy interesante según intuyo va a ocurrirle a la jóven LUZ...

Lástima que tengamos que esperar una semana más, para saber que es lo que este festejo le deparará.

Super agradable, eres genial. Mi admiración total para ti,

Abracitos,

Ingrid
 
  Autor: Marta 07/10/2009
  Ahora si que la cosa se va poniendo buena,querido escritor!!!Con tu conocimiento sobre La Fiesta Brava...sumado a tu enorme capacidad narrativa...ya estoy segura que algun buen Editor te estará contactando para publicar lo que va dejando de ser Fabula,para convertirse en una preciosa Novela...Y mira que tienes el poder de atraer hasta a gentes que,como yo,confieso,nunca he sido aficionada a ese género literario...Y menos ahora que,ya "mayorcita"...obligada estoy a dosificar mis tiempos....Y mi vista,ya cansadita de tantas letras...GRACIAS por compartirnos tus hermosas fantasias...que ya voy detectando,culminarán con tu tema favorito...EL AMOR...O no?  
  Autor: norma alicia 07/10/2009
  Clarooo!!! , tenía que ser ...jajajaja , un Admirador como Usted maestro, de la Fiesta Brava, era imposible, no la tuviéramos en nuestra novela, la que cada día está mejor, nunca he asistido a una corrida de toros, y con lo nos cuenta , hasta me estoy animando, ya que aquí en mi ciudad, muy de vez en cuando tenemos una que otra corrida de Toros, éso sí...Pláza de Toros tenemos jajajja...felicidadesd Maestro, cada día se nos hace mas corta y por más que queremos dar hacia abajo ala flecha no!!!, ya se acabó..lástima pero bien, lo esperaremos el siguiente miércoles con ansias, quiero ver que pasa con Luz y su Madre.y Olé!!!!  
  Autor: Cristina 07/10/2009
  ¡ Hola Luis !

¡ Qué genial está este capítulo ! …. ¡ Como contagiás la alegría y el entusiasmo de la feria de Cali !.

¡ Si hasta me dan ganas de estar ahí ! …

Nunca estuve en una corrida de toros – en mi país, hace poco más de un siglo que dejaron de existir - … y no se si me lo bancaría … porque es un espectáculo muy intenso … y la sangre … del torero ó de la bestia … me duele y me abruma … pero … por otro lado, me imagino toda esa algarabía, los desfiles, el famoso “paseíllo” con la música de las bandas – que debe ser grandiosa - y los toreros marchando con esos “trajes de luces” tan elaborados y tan hermosos … y la gente, supongo que aplaudiendo su ingreso a la plaza y vitoreando … y después … cuando todo comienza … los famosos …”¡ Óle ! … ¡ Óle ! ” … y las hermosas fintas - o como se les llame en la jerga taurina a estos ágiles y audaces movimientos - de los toreros … y los toros embistiendo briosos, fieros … enojados … contra el capote … y pasando de largo … sin comprender porque no pudieron arremeter contra “eso” que hace un instante estaba ahí … es como si el objeto de su ira se hubiese esfumado de entre sus temibles cuernos tras el pase mágico de algún “brujo” artista …

Y sí … algo de magia y de arte hay en este espectáculo … ¿cierto?.

¿Y el nombre del trofeo ? … ¡ me encantó!... “Señor de los Cristales” … suena a algo épico, tipo medieval … como la saga de Tolkien … ó la de Lewis …

Y el suspenso … que firmemente te has propuesto imprimirle a tu obra …. ¡ Qué “malvadito” eres Luis ! …. ¿ Ahora tenemos que esperar hasta la próxima semana para saber lo que le va a pasar a Luz ? …. ¡ Es ….. I – N – J – U – S – T – O ! … ¡ Un atentado contra los “derechos” del lector ! … ¡ JA JA JA !.

¡ No me hagas caso … es un broma … ! … La verdad es … que esta novela se pone cada vez mejor. ¡ Te felicito !.

Un abrazo.

Cris
 
  Autor: noelia spada 07/10/2009
 
Ay Luis!! ya me extrañaba a mi que
no te metieras en el mundo del
toreo!! se nota que disfrutas ha-
ciéndolo por algo eres un buen en-
tendedor de la fiesta.
Tu narrativa es tan realista que
me ha parecido estar en Cali, vi-
viendo todo el colorido y alegría
de sus gentes.
Nos dejas con el interrogante de
que le pasará a Luz en la corrida
es un suspense de novela policia-
tica,siempre eres imprevisible -
Luis.
Te quiere,
Noelia
 
  Autor: José Luis 07/10/2009
  Amigo Luis, empiezo a tomarte coraje... aparte de de ser genial, atrapar ideas para ti, es como cazar moscas. Este último capitulo tiene -además de buen gusto a la hora de escoger un torero para la ilustración... ¡El mejor!- equilibrio, frescura e intriga: “Claro que Luz no sospecha todo lo que dicho festejo le deparará” -dices-, y otra semana más a “sufrir”... ¿Será coraje o envidia lo mío?