Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
< Volver a "Las Fábulas de Pla Ventura"
 
 

Fábula de Pla Ventura

DESENCANTO

  • Número de capítulos publicados: 100
  • Publicación semanal cada miércoles
 
  Publicación del próximo capítulo: miércoles 19/12/2018  
 
   DESENCANTO: Capítulo # 40 15/06/2010
  LO INSOSPECHADO  

Y

a en el aeropuerto, faltaban pocos minutos para subir a bordo y, El Mago, sorprendió a Luis Arango cuando le dijo:

-¡Matador! ¡Yo me voy contigo!  Tu  apoderado  me  ha sacado el billete a instancias mías y, quiero acompañarte en tu dolor; lo que tú hiciste por mí al visitarme en la clínica, eso no podré pagártelo jamás.  Gracias a tu iniciativa y a los médicos que me han tratado, ya no tengo deseos de beber. Físicamente estoy bien, mi salud está perfecta. Mi problema era el alcohol y tú con tu actitud me has despabilado de tal forma, que ya no lo necesito como muletilla de mi existencia. ¡Fíjate entonces si no voy a estar contigo ahora, en estos momentos amargos, que a ti te toca vivir! Mi vida te pertenece matador. Esto es lo menos que puedo hacer por ti

-¡Gracias, maestro! – replicó Luís con voz entrecortada-  Es usted muy amable, yo tampoco  jamás podría pagarle todo lo que está  usted haciendo por mí ahora. Dentro de la desgracia que estamos sufriendo, me siento muy reconfortado con su presencia. Su gesto, Rodolfo, le honra por completo  y creo que entre nosotros ya no cabe hablar de “deudas”. La amistad que hemos generado, salda todo, porque entre amigos no existen las “deudas”.

Luz, como los miembros de la cuadrilla, al ver la actitud de El Mago quedó gratamente complacida. Todo un detalle por su parte; más que un detalle, un gesto que le honraba en calidad de ser humano. No era nada nuevo porque, como todo el toreo de México sabía, Rodolfo Martín El Mago había sido siempre un tipo admirable; donaba a los pobres lo que tenía y lo que no tenía; apoyaba a los débiles, impartía justicia allí por donde anidara cualquier injusticia; sentía un respeto desmesurado por todos aquellos chamaquitos  desfavorecidos por una sociedad injusta que los dejaba relegados de todo derecho y en una situación penosa y entonces, todavía le sobraba tiempo para consolarlos y ayudarles. Este era El Mago que amaban sus aficionados que además era su consumado artista.

Ya estaba  toda la comitiva dentro del avión y, de repente, los pasajeros  comenzaron a agasajar a Luís Arango y, al comprobar que junto a él iba El Mago, la dicha  de toda esta gente  no podía ser más grande. Muchos de los viajeros eran aficionados a los toros y, un par de ellos, hasta habían sido testigos de la epopeya que la tarde anterior dichos diestros habían protagonizada en La México.

Y lógicamente, toda la comitiva, lo que menos tenía ganas era de recibir tales manifestaciones de afecto porque estaba deshecha por el dolor pero, ¿cómo podrían explicárselo al pasaje para que no “los molestaran”?  Era complicado. La situación de a momentos se tornaba difícil y muy densa, sobre todo para Luís. De pronto, El Mago, sin mediar palabra, se adentra en la cabina del capitán de la nave y, tres segundos más tardes ocupa de nuevo su sillón. En un instante se escucha una voz por los altavoces que dice:

-¡Atención señores pasajeros, atención!

Se escuchaba una voz masculina  muy profunda de la persona que lanzaba el mensaje y, el pasaje, incluido Arango, hicieron silencio y atentamente se dispusieron a escuchar lo que aquella voz tuviera que decirles.

-¡Señores pasajeros!: Buenos días. Les habla  el capitán de la nave  para comunicarles a todos ustedes que, el matador Luís Arango, a bordo junto con nosotros, está pasando por un mal momento; ayer en la tarde, un desdichado accidente acabó con la vida de su hermano Roberto por lo que les pido su más atenta consideración, hacia la persona del Sr. Arango; rogándoles encarecidamente que se abstengan de manifestarle a él y a toda su comitiva las simpatías que indudablemente les despierta. Rezar una oración – continuó diciendo el capitán -  por el alma de ese joven muchacho que ha dejado este mundo y silencio, es lo más sentido que podemos hacer por la persona del Sr. Arango, aquí presente. ¡Gracias señores pasajeros! Continuamos entonces, nuestro vuelo con destino a la ciudad de Cali, Colombia. Tengan ustedes un buen viaje.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: noelia 20/06/2010
 
Hay amistades que de una manera inesperada se forjan en momentos
tristes y aciagos y se hacen im-
perecederas.
Tal parece que va ha suceder entre
el Matador y el Mago.
Siempre pones en relive en tus
novelas, LUIS, altos sentimientos
de fraternidad y amor, cosa que
te agradezco en el alma.

Siempre tu amiga,
Noelia.