Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
< Volver a "Las Fábulas de Pla Ventura"
 
 

Fábula de Pla Ventura

DESENCANTO

  • Número de capítulos publicados: 100
  • Publicación semanal cada miércoles
 
  Publicación del próximo capítulo: miércoles 26/09/2018  
 
   DESENCANTO: Capítulo # 39 12/06/2010
  SE CONSUMÓ LA TRAGEDIA  

A

l escuchar el ruego de Luz y la forma como se lo dijo; eso, hizo que Luís se quedase perplejo y que la garganta se le pusiese seca. El diestro, se había predispuesto para  festejar a lo grande con sus seres queridos, porque al  éxito  y sobre todo cuando hay triunfo, así consideraba él que había que celebrarlo.

Pero, algo andaba mal, la mirada de su novia lo decía, por lo cuál Luís decide inmediatamente atender a su amadita si bien su espíritu estaba deseoso de partir raudamente hacia la fiesta).

-Dime, mi amor. No te demores que tenemos que bajar a la fiesta que nos espera; y, aquí está El Mago que, como sabes, nos acompañará  -dijo  el diestro, que se mostraba entre preocupado y ansioso, pero sobre todo ansioso por bajar ya-.

- Luís, tienes que anular la fiesta. –Sentenció su prometida-  Ha ocurrido un suceso gravísimo y, a las cinco de la madrugada salimos todos hacia Colombia.

-¡¿Cómo ... ?!. ¡No!.  Por nada del mundo, vidita mía . ¿Cómo crees que podemos irnos ahora con toda la celebración que tenemos ya preparada?; es más,  no olvides que hasta Rodolfo – refiriéndose al Mago - está aquí con nosotros y, es nuestro invitado de honor. Ya nos iremos dentro de dos días; ahora, si me lo permites, vamos a celebrar juntos la dicha de ambos  triunfos que, junto a Rodolfo, tan gallardamente hemos logrado.

-Amor, ¡ escúchame!.  Tenemos que partir  de inmediato  porque tu señora madre está velando el cadáver de tu hermano Roberto. ¡Ayer en la  tarde lo asesinaron! – Terminó de decir Luz, rota en llanto  –

Luis, cayó de rodillas, hundió su cara entre sus manos y tocó el piso con su frente, luego levantó el rostro y entre sollozos desgarradores se dirigió a su novia. )

-¡Por el amor de Dios, Luz!, ¿qué me dices?  No, amor!. ¡No!. ¡No puede ser posible !. ¿Cómo ha ocurrido?  ¿Cómo lo supiste? ( ¿Quién te lo ha dicho?

Luz, suprimiendo su llanto que se incrementó aún más al ver a su amado así, arrodillado en el piso, armose de compostura, para tratar de responder a todas las preguntas de amado. )

-Dos horas antes de la corrida, amor, mientras tu descansabas  dormido para tomar fuerzas para el festejo, llamó tu señora madre y me dio esta fatal noticia que acabo de transmitirte. Ella me dijo, me pidió tremendamente preocupada por ti, que procurara no hacértela saber hasta pasada tu actuación en La México. Entiendes porque, ¿verdad?. ¿Imaginas habértelo dicho antes del festejo?  Ella me suplicó que fuera muy fuerte y que, callara hasta pasada la celebración del festejo;  igual ya  nada hubieras podido hacer y, de haberlo sabido, jamás hubieses podido torear y, mucho menos, lograr el éxito que has conseguido.

Luz le cuenta a Luis como sucedió todo. Este ya se había reincorporado. Estaba deshecho, pero entero. Como suelen estar lo hombres de verdad, aunque las lágrimas le seguían fluyendo a raudales y silenciosas por sus mejillas tensionadas y endurecidas, por el dolor.

El Mago había presenciado y escuchado todo lo que Luz relató, pero incrédulo aún de haber entendido bien, se dirige a Luís y le pregunta:

-¿Qué dice la chamaca?

-Maestro: Lo que usted ha oído. Han asesinado a mi hermano Roberto y, desde ayer tarde, yace sin vida junto a mi madre.

-¡¿Asesinado?! - exclamó El Mago -.

-Si, maestro, - interviene Luz, para evitarle a Luis el esfuerzo de aclararle -  Roberto trabajaba en una fábrica de armamentos y, un compañero, probando una pistola, gastándole una broma, – prosiguió Luz con la historia conocida, mientras sostenía entre sus brazos a Luis que había apoyado la cabeza en su hombro, y trataba de asimilar lo ocurrido.

-¡Por Dios, chamaquita!, -dijo El Mago- esa desgracia es impensable. ¿Cómo pudo haber sido posible? No, no encuentro palabras de consuelo para  darte cuate. ¡Permíteme que te abrace, matador!.

Luís, entonces, se suelta de Luz y se vuelve hacia El Mago para fundirse con él en un fraternal abrazo y, las lágrimas rodaron ahora por las mejillas de ambos hombres al unísono, como le ocurría a Luz, al apoderado y a todos los miembros de la cuadrilla que en dicho momento se habían acercado para acompañar también al matador. Todo se vino abajo en un instante. Lo que hacía pocos momentos se presagiaba como la gran fiesta, ahora se tornó el drama más insospechado.

Luís estaba muy nervioso. Le costaba dar crédito a cuanto le había contado su amada. Lloraba ya  sin consuelo dando rienda suelta a toda su angustia  mientras  Luz, con mucha ternura lo mantenía abrazado contra su pecho y, dándole unas suaves caricias sobre su nuca, intentaba contenerlo y reconfortarlo, al menos un poco.

El Mago, atónito, presenciaba una escena desgarradora. Pensar que unas horas antes, ambos habían tenido un éxito de clamor y, ahora,  todos estaban sumidos en un mar de tristeza.

Arango le pidió a su apoderado que llamara urgentemente a su madre. Al instante ya estaba la madrecita de Luís al teléfono.

-¡Mamá! ¡mamita! – Decía Luís – ¿Qué ha pasado, madre)? ,¿qué ha pasado?. ¡Estoy contigo madrecita mía! Luz me ha contado todo y, a las cinco de la mañana tomamos  un  avión para allá ¡Dios mío madre! ¿Cómo estás? ¡Ay,  por Dios, mamá!; ¡no puedo creer todo esto que nos está sucediendo!

-¡Hijo mío de mi vida! –la voz de doña María, pese al tremendo drama que estaba viviendo, sonaba reposada, resignada, equilibrada -  Ha sido una fatalidad del destino; así lo ha querido Dios. No sufras que, nada podemos hacer. Como sabes, en casa hemos pasado situaciones difíciles pero, algo tan lamentable como lo que nos ha ocurrido, ¡jamás nos lo hubiéramos esperado! Ha sido, hijito querido, la peor desdicha que en este momento asola nuestra vida. Le supliqué ayer a Luz, cuando le llamé, que nada te contara. Yo se todo lo que habrá sufrido la muchachita con su silencio;  pero, gracias a eso  y, como he podido saber por los informativos, tú has salido  por la puerta grande de esa plaza en olor de multitud, como lo que eres, un auténtico triunfador y lo más importante es que lo has hecho sano y salvo, y eso para mí no hay precio en el mundo que pueda cubrirlo. Así de grande es, mi deuda de amor, con tu valiente amada.

-¡Mamá, estoy triste, tristísimo! Yo tendría que haberlo sabido y me hubiera marchado junto a ti en ese instante; a costa de haber perdido el festejo más importante de mi carrera; pero tú para mí  eres primero que todo y, mucho más, antes que mis actuaciones en los ruedos.

-¡Gracias amor de mi vida !. ¡Lo se! Pero no hubiera sido lógico, hijo mío; de haberte venido como decías, no hubieras solucionado nada y,  te hubieras perdido lo que ha sido una de tus mejores actuaciones toreras. Lo pensé todo, amor; pensé que, si te lo hubieran contado, tu desdicha hubiera sido mucho mayor, por ello le pedí a Luz que no te dijera nada. Me tragué el dolor. Y aquí, vidita mía, ahora junto a tu padre te esperamos. El  cuerpo de Roberto está depositado en la morgue del hospital, y allí quedará a la espera de tu arribo al país. Y luego de que tú llegues aquí, procederemos a darle cristiana sepultura.

-¡Mamá, estoy muy triste! Me siento culpable de no estar compartiendo tu dolor; me siento  ruin por no haber estado con vosotros en tan horrible momento. ¡Perdóname, por favor!. – Doña María, tranquilizó a su hijo como sólo saben hacerlo todas las buenas madres, y Luis ya, un poco más reconfortado, le dijo – .Mañana al medio día, sospecho que estaremos todos junto a ti. ¡Madre, te amo y te adoro! – La abnegada mujer, le devolvió todo su amor y se despidieron, cortando así la comunicación telefónica -.
La propia habitación que compartía el diestro y los suyos, de repente, se convirtió en un velatorio. Nadie pronunciaba palabra tras las conversaciones de Luís con su señora madre. Todos quedaron en silencio y, por supuesto, a la espera de que se hiciera la hora para partir todos hacia el aeropuerto. El Mago, lógicamente, se ofreció voluntario para llevarlos a todos hacia el aeropuerto.

De a momentos, Luís volvía a llorar de forma desconsolada; Luz trataba de ser fuerte y, por todos los medios, intentaba consolarlo. Él se sentía culpable; era su decisión, pero ya le recordó su madre que, ella, como tal, hizo  mantener en silencio la noticia por amor hacia su hijo artista.

La dirección del hotel se había hecho eco de la noticia y, los directivos, acudieron a la habitación para mostrarle sus condolencias al diestro colombiano. Y aunque roto por el dolor, Arango trataba de ser fuerte ante todas las muestras de cariño y respeto que todos le entregaban. En breves momentos recogieron todas sus pertenencias y, junto al Mago, se dispusieron a partir hacia el aeropuerto. Luís, con el rostro desencajado, a cada tanto  decía en voz alta: “Dios mío, ¿cómo ha ocurrida esta desdicha?” Pese, al tremendo dolor que sentía le quedaba el consuelo de que, en unas horas, podría abrazar a sus padres, de forma muy concreta a su madre que, ante todo, demostró tener una fortaleza y una  grandeza admirable. Madre solo hay una y, así lo comprendió Luís.

Luego, de un largo rato y ya más calmado y después de repasar mentalmente el desarrollo de los hechos, Luís le daba gracias a Dios, a su madre, a Luz y al propio destino puesto que, de haber conocido la desdicha al tiempo que la supo Luz, su fracaso, hubiera sido tremendo y,  en el fondo también sentía que si no hubiese actuado en La México,  le hubiera quedado la pena de no haber toreado en el ruedo de Insurgentes, pero claro, ahora, que ya sabía lo que había acontecido. En aquél momento previo, no le hubiese importado abandonarlo todo. Porque él es un convencido que lo que tenga que ser, será; y, si la oportunidad no vuelve a presentarse es porque Dios consideró que así debe ser.

 

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: noelia 13/06/2010
 
Querido Luis,

Ya se ha consumado la tragedia, es-
taba latente, y la hemos vivido de
tu pluma ligera y descriptiva.
Dolorosos momentos que en familia
y junto a Luz, el Torero Arango
sabrá sobrellevar.
Les deseo dias de gloria venideros.

Esta semana, Luis querido, te has
retrasado en tu cita con todos
nosotros.

Un beso,
Noelia.