Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
< Volver a "Las Fábulas de Pla Ventura"
 
 

Fábula de Pla Ventura

DESENCANTO

  • Número de capítulos publicados: 100
  • Publicación semanal cada miércoles
 
  Publicación del próximo capítulo: miércoles 18/07/2018  
 
   DESENCANTO: Capítulo # 35 12/05/2010
  UN VIAJE EN CALESA  

M

ientras Luz seguía anonadada por todo lo que sabía, y no encontraba la forma de comunicárselo a su amado, en Colombia, la familia de Arango estaba destrozada. Hasta la madre se preguntaba si en verdad tenía que habérselo comunicado a Luís. Ciertamente, el momento, anímicamente para el diestro, no era el adecuado para recibir una noticia de semejante calado para su alma. Los padres y hermanos de Luís Arango estaban desolados mientras velaban el cadáver de Roberto. Doña María estaba desencajada; en su rostro no cabían más lágrimas; primero al ver el cadáver de su hijo Roberto y, acto seguido, al pensar en la reacción de su hijo Luís que, ese mismo día tenía que jugarse la vida en la plaza de toros de México.

En pocos minutos tomó Luz la sabia decisión de cuanto tenía que hacer al respecto de la flagrante situación. Ella sabía en su interior que tenía que ser más fuerte que nadie en el mundo; hasta tenía que fingir lo que no estaba sintiendo. Es decir, con el alma rota, ante Arango, tenía que representar la mejor comedia de su existencia.

El paseo por los jardines del hotel le había servido, en pocos minutos, para tomar la decisión más trascendental de su vida. Respecto a Luís, todo seguiría su curso normal. Luz se tragaría todo el dolor que su alma estaba sintiendo. No era lógico ni prudente, en un momento tan especial para la carrera de Arango, que supiera de la noticia que le aguardaba; sería tras el festejo de la tarde cuando se enteraría del drama que estaba sucediendo en su casa caleña.

Las lágrimas que Luz había derramado al saber lo que sucedía en casa de Luís, de repente, como por arte de magia, habían desparecido de su rostro. El momento era dramático; su corazón estaba roto pero, su semblante, por necesidades del “guión”, tenía que ser inmaculado. Sacó fuerzas de donde no las había, subió a la habitación y, en aquel preciso instante, se despertaba Luís.

-¿De dónde vienes, amor? –Le preguntó el diestro-  Tienes la cara demacrada. ¿Te ha sucedido algo?

Preguntó Luís a su amada ya que, la encontraba como rara.

-Estaba en el jardín.  No he querido molestarte en tu plácido sueño. Tenías que concentrarte y, ese  sueñito formaba parte de dicha concentración. Estoy bien. Ocurre que, he estado en el jardín y, al mirar hacia la calle, he visto unos niñitos pidiendo limosna y, ellos me han enternecido hasta el punto de hacerme llorar. Como sabes, el drama de los niños, donde fuere, me parten el alma. Les he dado todo lo que llevaba en el bolsillo. Es muy fuerte el dolor que he sentido, amadito mío.

Tras la explicación de Luz, Arango quedó más tranquilo. Era algo tan lógico lo que le estaba contando que, el diestro le creyó sin más explicaciones ni otros argumentos. Ni ella misma sabía de dónde estaba sacando tanta fuerza para que Luís no supiera lo que estaba penando.

-Tú siempre, mi amor, la más solidaría del mundo. – Decía Luís - A mí me sucede lo mismo, bien lo sabes, Por ello, entre otras muchas de tus virtudes, Luz, tu sentido generoso para con los humildes es lo que me cautivó de tu persona. ¿Cómo no amarte si eres la muchachita más bella que he conocido?

Tras el almuerzo en compañía de su cuadrilla, apoderado y amadita, muy pronto empezó el ritual de vestirse el traje de luces. Allí estaba, sobre la silla, el vestido color grana y oro que el diestro había pedido para una ocasión tan excepcional. Adornaba dicho vestido el capote de paseo con la Virgen de Guadalupe que le había regalado Norma Contreras, la viuda de Raúl García. Para Luís, el regalo más bello que jamás le habían hecho y, en memoria del diestro fallecido, luciría Arango dicho capote en tan trascendental tarde.

-Maestro: -Dijo el mozo de espadas que le vestiría- Nos han dicho que, prácticamente, se han agotado los boletos para la corrida. Eso es fantástico. Como usted sabe, es la plaza de toros más grande del mundo y, verla atiborrada de aficionados, por Dios, eso debe ser escalofriante. Según nos han contado, hace años que dicha plaza no se llenaba y, en esta ocasión, para nuestra fortuna, vamos a saborear el placer de verla como en las mejores tardes que en La México han sido.

Estas eran las palabras del ayudante del diestro que, por momentos, al escucharle, se iba llenando de moral para dentro de dos horas. El momento era crucial, la tarde, la más significativa de su carrera como torero y, hasta el tiempo era benigno; tarde soleada, temperatura agradable y, todo rodaba a favor del diestro.

Luz estaba sentada en un sillón y se extasiaba con el rito de vestirse de torero por parte de su amado. Se sentía fuerte porque, la “mentira” con la que había convencido a Luís, le parecía tan crédula que, hasta ella misma se auto convenció. Todo estaba correcto. El desarrollo de los acontecimientos estaba siendo conforme estaba previsto. Es cierto que Luz sabía que, de haberle dado a su novio la noticia de la tragedia, todo hubiera cambiado. No, no era el momento y, por dicha razón la muchacha tomó la decisión que era la más adecuada. Ella sabía de la fortaleza de Luís, nada es más cierto; pero, de haberle dicho lo que en verdad estaba sucediendo en su casa, por muy fuerte que sea una persona, saber que mientras te estás jugando la vida, un hermano yace muerto a la espera de tu llegada, pocos soportarían dicho dolor sin inmutarse.

El hotel estaba situado a poca distancia de la plaza de toros, justamente, en la Avenida de Insurgentes y, para acudir al recinto taurómaco, en vez de utilizar el automóvil, el apoderado del diestro había alquilado un coche de caballos. En este caso, una calesa tirada por dos briosos corceles. No es usual dicha imagen pero, quizás por ello, es más rimbombante; ante todo, con un efecto publicitario más allá de lo natural. Si el diestro se desplaza en el clásico automóvil nadie repara en él, mientras que, si lo hace con calesa, todo el mundo puede verle y aclamarle incluso por la citada Avenida de Insurgentes.

Montados ya en la calesa, la imagen era gratificante. En este mundo de las prisas y agobios, el hecho de contemplar al diestro tan tranquilo encima de dicha calesa y, al trote de los caballos, paseándose por la avenida más importante de México, todo ello daba una imagen colorista e invitaba al aficionado para acudir a la plaza.

Todavía no habían caminado más de cien metros, de repente oye Luís una algarabía a su espalda; como un murmullo musical que, le dejó perplejo. Además de todo el gentío que corría junto a la calesa, en especial, toda la chiquillería que rodeaba la calesa, comprobó Luís que, una banda de música amenizaba con sus acordes el viaje más placentero de su vida. La sensación que estaba sintiendo era fantástica; había acudido a infinidad de plazas de toros pero, jamás antes había sentido una emoción tan especial. En México, como se comprobaba, todo era distinto. Lo de la banda de música era la sorpresa que le había preparado su apoderado. Todo tenía que tener tintes distintos, únicos y emocionantes.

Luz, que caminaba a pie junto al coche tirado por los caballos, veía cuando sucedía a su alrededor y, por momentos, sus ojos se empañaban de nuevo con sus lágrimas. Era un momento muy especial, veía la muchacha cómo estaba gozando Luís todos los prolegómenos de su actuación y, el hecho de pensar que, tras la corrida, tendría que darle la fatídica noticia, esto la acongojaba. Pero no quedaba otra opción que seguir viviendo la alegría ficticia del momento.

Estaban a punto de llegar a la plaza de toros. Pero, ¿qué sucedería dentro del recinto un poco más tarde?

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: dOzSmdiVKi 12/12/2015
  Continuo tu relato...Con el avgarante de que la policia cubana no utilizf3 porras. Las mujeres policia iban desarmadas.Ademas a las damas de blanco las tienen bien ensef1adas para hacer el teatro. Les han dicho que, cuando las cojan, se sacudan y se resistan mucho, asi da la impresion de que se las estan llevando violentamente.Lo de que la policia es una banda de macarras se lo ensef1an en la academia. Toman lecciones de la policia americana, que es lo que se impone en toda Europa: a seguir todo lo que hacen en USA. Tienen una poblacion ignorante y totalmente sometida a los designios de los que mandan, y quieren lo mismo aqui.  
  Autor: ORyaMbqCf8I 09/12/2015
  Hi Carrie,Maraming salamat (that means thank you very much) for the wuonerfdl write-up on Manila. Reading it made me proud that I am from this beautiful city. I hope that people from other countries would read this post and see that our country has so much to offer for tourists. Next time you visit the Philippines, please find time to travel to other islands, cities, and tourist destinations. The beaches are wuonerfdl, and we have many heritage sites that are vying for the new wonders of the world , like the Banaue Rice Terraces, Palawan Underground River, and Bohol Chocolate Hills.Enjoy your travels and I wish you more success!  
  Autor: qbF0PIulVFn 04/12/2015
  Sois la bomba. Me han fascinado los veddeos. Me enncata este maravilloso mundo del social media que permite desarrollar la creatividad al me1ximo. Espectacular. Un abrazo y enhorabuena.  
  Autor: Cristina 25/05/2010
  ¡ Hola Luis !

¡ Qué tremendo este capítulo !. ¡ Cuántas caras diferentes muestra un mismo instante !.

El dolor irremediable e infinito de una madre, que ha tenido que despedirse sin siquiera haberlo sospechado antes de un hijo. Si bien es cierto que “ no hay muerte, hay mudanza” como dice Cabral ... ¡ qué dolorosa es la despedida ! ... sobre todo ÉSTA despedida ... la que una madre se ve obligada a darle a un hijo. Al revés duele muchísimo también ... pero es lo “ natural “ ... está dentro de lo esperado ... pero cuando el orden natural se invierte, se vuelve tan difícil aceptar que la cosa también puede ser así ... que el orden es otro .. no el que nosotros esperábamos.

Y sumado a esto, esa madre, aparte de estar viviendo lo que está viviendo ... tiene otra angustia no menor que aquella que le atenaza su corazón, su pecho y su garganta y es la del temor a otra despedida ... la del temor a otro último abrazo no dado ... a otro beso vacío y frío.

Lo que debe soportar Luz también es muy grande. No debe ser fácil guardar un secreto así, pero mientras sus ojos sigan iluminándose con la imagen, la presencia, el calor y la alegría de su amado ... ese secreto se hace llevadero ... si bien la angustia de esperar que Luis no se entere hasta llegado el momento propicia para decírselo, también es muy grande ... ella al menos tiene aún la suerte de poder abrazarlo en vida para decirle TE AMO ... y para darle un beso ... que además no tiene porque ser “ el último ”, ya que si bien las posibilidades de que lo sea, aumentan si él se entera antes de la lidia ... decrecen notoriamente ... luego de ella o quizás no ... porque ... ¿ quién de los mortales ... puede asegurarlo ?. Sólo Dios sabe cuando nos llega “ el último ” momento con “ esta nave ” sobre esta Tierra.

Y bueno, menos mal que toda esta tragedia se rompe al menos un rato por una calesa y una banda de música, la alegría de la gente y la algarabía de los niños ... y sobre todo por el disfrute de Luis ... y el de su amada, puesto que nada es más bello que contemplar desde afuera de escena, la gloria y felicidad de un ser amado y, éste es un premio para ella. Un premio, que le sirve para reforzar esa entereza y buen obrar que decidió sostener. Así que ... me parece genial que solo el torerito vaya en esa calesa.

Un abrazo amigo ... y ¡ GRACIAS ! ... por hacerme emocionar tanto. Duele ... pero vale la pena. Como la vida ....

Y me voy ya al próximo capítulo, porque quiero saber como sigue la historia, ya que un poco relegada con el seguimiento de la misma.
¡ Nos “vemos” luego !.

Un besito.

Cris
 
  Autor: noelia 16/05/2010
  Luis querido,

Me sorprende Luz mostrando una
valentía que no es propia de su edad. Has hecho de ella una mujer
fuerte que se enfrenta a sucesos
que pueden devenir desagradables.
No dice nada a nadie, se guarda
para sus adrentos la pena y deja
que la fiesta siga con todo esplen-
dor para que su amado goce y dis-
frute de su gloria.

Una cosa Luis, pienso que Luz debe-
ría ir también montada en la Calesa, ¿no?

La novela sigue interesante,
TU la haces interesante.

Hasta el miércoles próximo!!!

Con amor,
Noelia