Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
< Volver a "Las Fábulas de Pla Ventura"
 
 

Fábula de Pla Ventura

DESENCANTO

  • Número de capítulos publicados: 100
  • Publicación semanal cada miércoles
 
  Publicación del próximo capítulo: miércoles 27/06/2018  
 
   DESENCANTO: Capítulo # 33 28/04/2010
  EL MAGO  

C

onforme tenían previsto, todavía no eran las cinco de la tarde y ambos enamorados partían hacia la Clínica Guadalupana para encontrarse con El Mago. Acudían a dicho centro atendiendo el pedido de Norma Contreras y, durante  el transcurso del viaje Luís llevaba en su pensamiento al artista incomprendido. Se ponía  en su piel y, en su fuero interno reconocía que probablemente, él quizás hubiera hecho lo mismo que El Mago; ver que te lo arrebatan todo y que no te dejan ni te permiten ser el que en realidad tú eres, eso destroza al más grande de los seres humanos, aunque sea torero quienes, por lo general, es sabido que son seres dotados de una fuerza interior extraordinaria, que nada tiene que ver con el resto de los mortales.

Se imaginaba Luís que, el encuentro sería emocionante. Arango conocía por completo las vicisitudes de El Mago y, barruntaba que el encuentro tendría que ser muy emotivo. Luz, desconocedora de la magnitud artística de Rodolfo, estaba más tranquila; para ella, se trataba de visitar a un amigo de Norma, un torero, pero ella no tenía ese convencimiento de que, el personaje  con el que se encontrarían era diferente, mágico y único; mucho menos sospechaba, acerca de la calidad de persona que pudiera ser este tan mentado Mago.

Una hora más tarde estaban frente a la clínica. Se acabó el trayecto, - dijo el taxista -.

Dentro del recinto hospitalario preguntaron en recepción.

-Por favor, -dijo Luís- ¿La habitación del señor Rodolfo Martín, El Mago?

-¿Quién es usted? – preguntó la señorita de recepción -

-Soy Luís Arango, matador de toros colombiano y vine a visitar al maestro. ¿Podría usted avisarle ó si me lo permite, que subamos a su habitación?

-¡Perdón, señor Arango!  No lo reconocí en persona y eso que  los medios de comunicación, en estos días solo hablan de usted. Si, ¿Cómo no? Seguro que Rodolfo se alegrará mucho de verlo. Puede usted subir. Está en la habitación 206 de la segunda planta.

La joven pareja  tomó el ascensor y, en breves momentos estaban frente a la habitación del maestro Rodolfo Martín “El Mago” Llamaron a la puerta y, en tres segundos “El Mago” abría la misma. Era  el mismísimo Rodolfo que, un poco demacrado tal vez,  los recibía en persona.

-¡Don Rodolfo! –exclamó Luís – ¿Me reconoce?

Por un momento, “El Mago” quedó perplejo. No lo reconocía. Su cara de estupefacción lo decía todo. Solía recibir pocas visitas y, aquella, lo había puesto  en vilo. Unos chicos jóvenes habían reparado en su persona y, este hecho de por sí, como tal, le dejaba abrumado.

- ¡Maestro! ¡Soy Luís Arango, el torero de Colombia!

-¡Luís, por Dios!  -dijo “El Mago”- Si en esta ciudad  no se habla de otro tema que el de tu presentación mañana en La México. ¡Qué alegría tengo de verte  muchacho! ¿Cómo se te ha ocurrido venir a verme? Me siento bendecido en este instante, matador. Todos los aficionados nos encontramos expectantes ante tu actuación de mañana. Por cierto, has llevado a cabo una temporada magnífica en Colombia y, al parecer, te espera una gran campaña en España.

-Es una dicha maestro, poder abrazarlo. Me lo sugirió Norma Contreras que viniera  a visitarlo  y,  esa sugerencia, de pronto  se convirtió  para mí  en un deseo inmenso. He visto todos los videos de sus actuaciones y,  la verdad, Maestro es que  todos  los que nos preciamos de ser toreros, tenemos mucho que aprender de usted. Sus arrebatos,  sus genialidades y todo su arte, Rodolfo, me dejan  casi sin sentido cada vez que veo sus presentaciones.

-¡Ay, mi Normita!  Ella es como una hija para mí. He  quedado  destrozado ante la muerte de Raúl; éramos muy amigos. Tendría que haber sido yo el que debería de haber muerto en una plaza de toros porque, ahora, como ves, soy un cadáver ambulante. Me derrumbé y, ahora, fíjate, tú, el testigo de aquella cogida de muerte has tenido la deferencia de venir a visitarme para contarme. Y por cierto, vaya faena que llevaste a cabo con el toro de  tu confirmación de alternativa, matador. Bueno, y ahora sí, cuéntame, ¿cómo fue la cogida mortal de Raúl García?

-Mire, maestro, Raúl venía muy dispuesto. Mi gran triunfo lo había espoleado y, mi padrino de ceremonia no quería irse vacío de nuestra plaza de Bogotá; es más, era su presentación en mi país y, él  no quería irse sin el triunfo.  Era el segundo toro de la tarde y, Raúl le enjaretó un aplaudido quite por verónicas y, como le sucediera al español Paquirri, en el último lance, incomprensiblemente, el toro lo venció por el pitón derecho y se lo hundió totalmente en la ingle. Todos comprendimos que la cogida era grave; la sangre, el desvanecimiento del diestro; todo hacía presagiar que la cornada era muy fuerte  como decimos los toreros. Pero como usted sabe, los toreros siempre tenemos la esperanza de que, la pericia de los doctores con la guía de Dios, haga el milagro. Ellos hicieron todo lo que  estuvo al alcance de  sus manos pero, cuando salió a la arena el último de la tarde, en aquel momento, Raúl entregaba su alma  al Creador.

Rodolfo escuchó atentamente el relato de Luis y, cuando este terminó de hablar, se quedó en silencio; con la mirada, clavada en el piso y los ojos llenos de lágrimas que inútilmente intentaba contener. Luis, entonces, prefiere cambiar de tema y, decide comenzar a interesarse por la persona de su admirado Maestro ya que, en definitiva a eso había venido. Entonces, ahí no más y sin respiro para no seguir con este tema que lo lastimaba tanto, le espetó:

-Y, por cierto, ¿cómo se encuentra usted, maestro?

-Estoy mal, amigo. Una vez más me he tenido que internar en esta clínica para desintoxicarme. Me ganó la batalla el alcohol; no supe afrontar mi situación y, ya viste, me refugié en la bebida. He sido un diestro muy humillado por la vida, por la sociedad, por los empresarios y, eso de que mi arte no resplandeciera como en verdad merecía, me derrotó. Me abandonó mi esposa, la gringa. Quizás tenía ella razón; se llevó a mi hija y, según me han contado, viven en Miami. Todos los males se me juntaron, razón por la que me aboqué a esta desdichada vida. Ni mis éxitos de hace dos años en La México y en todos los estados, han servido para que yo vea la luz en este oscuro túnel en el que me encuentro Son treinta años como matador de toros y, en el otoño de mi existencia, ni siquiera puedo ordenar mi vida. La desesperación me ha vencido; el dinero que gané se lo llevaron otros y, mi pena, Luís, mi gran pena es que mi madre sigue sufriendo por mí a sus 85 años. Voy a cumplir sesenta años el próximo mes de mayo y, siento que mi vida se ha acabado. En realidad, no quiero vivir. Por eso te decía antes que, un toro debería de haberme matado en alguna de las tantas  plazas  de toros que estuve. Hubiera sido una muerte gloriosa, no se si la que yo merezco,  pero sí la que deseo.

-No diga eso, maestro. A usted le quedan todavía muchas páginas bellas por escribir en el glorioso libro de la tauromaquia. Yo hubiera sido feliz si, mañana, usted hubiera sido el padrino de confirmación en La México. El destino no ha querido pero, fíjese, no descarto la idea de que nos encontremos en algún cartel de tronío. De mi parte, haré cuanto esté en mi mano hacer para cumplir con este deseo mío y si usted no se opone, claro; mire, voy a proponérselo a la empresa de Aguascalientes, donde estoy contratado para tan importante feria. Si, Maestro, esa feria de San Marcos a la que usted conoce tanto y en la que ha logrado tantos éxitos. Le suplico arrodillado que deje usted la bebida; se lo pido por Dios, Maestro; usted es mucho más que una maldita botella de alcohol; usted es el referente del arte y de la magia, por algo un día leo bautizaron como “El Mago”. Ese apodo dice mucho  a su favor y, lo que es mejor, no se lo pueden endosar al primero que pase. Se lo pusieron a usted los que conocían sus genialidades. Ser genial, maestro, es lo más grande que puede sucederle a un artista y, ese es su caso. Aquí, Maestro, delante de mi novia quiero que usted me prometa que va a dejar el alcohol: si lo hace, todos seremos felices; desde su señora madre, Normita, nosotros y, el toreo entero. Las páginas por usted firmadas en el libro de la torería vivirán eternamente; ya me gustaría a mí llegar a la mitad de donde usted ha llegado. Sepa que, aún en contra de los empresarios, usted sigue siendo el mejor, el más artista, el más rotundo, el más brujo de los diestros que existen por el mundo. Tiene que seguir usted; su carrera no puede morir como usted pretende. Nadie, maestro, de cuantos toreros estamos en activo hemos logrado sus cotas artísticas. ¡No se maltrate entonces usted también a sí mismo, por favor! He venido para reconfortarlo y, para hacerle comprender que, dentro de su persona, anida un artista irrepetible; no lo mate usted. ¿Me promete usted que dejará el alcohol?  Pero, por favor, no lo haga por mí, hágalo por usted y, ante todo, por la persona que más le quiere en el mundo, su señora madre, Maestro.

El veterano torero estaba totalmente emocionado. Su pecho estaba agitado, latía con fuerza. Le costaba comprender que este muchacho exitoso, le estuviera demostrando tanta admiración, respeto y cariño. Se sentía dichoso. Irreconociblemente dichoso para él, que hace tiempo se había olvidado como era sentirse así.

-¡Prometido, Luís!  Lo voy a intentar, es más, lo voy a cumplir. El gesto que has tenido  al  venir a verme para darme ánimo, es lo más  bello que me ha pasado en la vida. ¡Gracias, muchas gracias, querido  amigo!

 

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: saXUfWAv 12/12/2015
  Can I just say what a relief to find soemone who actually knows what theyre talking about on the internet. You definitely know how to bring an issue to light and make it important. More people need to read this and understand this side of the story. I cant believe youre not more popular because you definitely have the gift.  
  Autor: nkwVbiHRnD5 09/12/2015
  KimmyYou were born a leader. The proof is in the pudindg. Just take a look at the positive change you've had since joining. Let's be honest here because initially your ideas ruffled feathers and it was a hard sell to the employees. The reason is because nobody had ever been told before what to do or how to do it . We were all on auto-pilot and loving it (easy breezy beautiful) but your vision and your ability to sell your ideas has been quite successful, in my opinion. I too was one of the persons whose feathers felt ruffled but that was due to my own vision being blurred whereas yours was clear from day one. Bravo!  
  Autor: hxnk3tJEqRr 04/12/2015
  Good morning DavidYou weren't kidindg that you type in a zip code and learn more than you ever wanted. That is a good find my friend.Have a great day.JB  
  Autor: Cristina 03/05/2010
 
¡ Hola Luis !

Vengo mal .. ¿ Eh ? ... Voy leyendo atrasados los capítulos de tu novela ... ¡ Y fijate lo bueno que me estoy perdiendo !.

Te dejo aquí mi comentario sobre el capítulo anterior y este, ya que me he leído los dos de un solo saque. ¿ Te parece ?.

¡ Genial que Norma ya se sienta un poco mejor y haya enfocado positivamente sus energías con sus hijos !. Supongo que es la forma más sentida de que ella y los niños se repartan ... entre sí ... ese “amor que les sobra” ... que en realidad, “no sobra” ... ya que ellos siempre lo tendrán depositado donde debe estar ... es decir con ese esposo y ese padre que no está en presencia física pero sí espiritual siempre junto a ellos, siempre dentro de sus corazones.

Ahora respecto a lo otro ... es decir a este torero tan renombrado y de una personalidad tan interesante, que se halla atrapado por el alcohol ... Bueno, no se si hay que buscar “ la explicación ” del tema de la bebida en lo mal que lo ha tratado la vida ... El alcoholismo es una enfermedad ... como puede ser la diabetes ... Si bien, es cierto, que ambas pueden tener una raíz mucho más allá de lo físico – como cualquier otra enfermedad - ... anclada en el desequilibrio de nuestro “ cuerpo espiritual ”.

De todas maneras, de cualquier enfermedad ... SE SALE ... cuando el paciente decide salir por sus propios medios.

Sólo él, va a decidir la forma y una vez que lo haya hecho va a buscar la ayuda que necesita.

Algunos, lo hacen aferrados a un amor, otros a una profesión ... otros a Dios – y esto es lo más altamente recomendable - ... ya que el amor puede cambiar de lugar ... y la profesión puede llegar a su fin pasado los años o la fama ... como podría ser el caso de este torero. En cambio Dios ... es para siempre y no provoca adicción, porque el amor que nos profesa y el amor que le profesamos es un amor sano, equilibrado, trascendental. ÉL nunca va a cambiar de lugar ni va a llegar a su fin y siempre va a estar para nosotros.

¡ OJALÁ ! ... la promesa que le arranca Luis a este hombre tan singular y admirable ... puesto que por algo la gente lo reconoce como un Mago ... sea la promesa última y valedera ... la que este hombre está dispuesto a cumplir.

No sólo por él, sino por esa madre tan anciana que sufrió para darle la vida y sigue sufriendo al ver que él se la “desvanece” sin pena ni gloria, ante sus gastados y cansados ojos ... porque ... seamos sinceros, el alcohol no perdona a nadie, si se lo deja enseñorear ... ¡ mata ! ... y de la peor forma ... quitándonos el libre albedrío, es decir, la libertad de elegir ... e incluso tal vez quitándole la vida a otros inocentes ajenos a la vida del bebedor.

Innumerables son las historias funestas, protagonizadas por borrachos enajenados, que pueden contar muchas familias que hoy andan por la vida con el corazón remendado a causa de una tragedia en la que el alcohol fue el artífice de la misma.

El alcohol, nos hace los esclavos más miserables y faltos de voluntad que pueda haber, tal como lo hace cualquier droga que causa dependencia. Por eso nunca hay que darle lugar para que clave su etílica ponzoña ni a él, ni a nada, que nos haga comportar de semejante manera.

¡ BRILLANTES ! ... estos dos capítulos amigo ... Y este torerito, novio de Luz ... es una personita muy bonita ... porque tiene un bellísimo corazón.

Un abrazo amigo. Y ... ¡ GRACIAS ! ... por seguir deleitándonos con tus inspiradas letras...

Cris
 
  Autor: noelia 01/05/2010
 
Como se nota que el mundo Taurino
te tiene "embrujado" querido Luis.

Tu pluma no se contiene al hablar
de toros, toreros y del misterio
del toreo y del toro, de la arena
y de la sangre, del ruedo y del
capote. Eres todo un maestro que
se desenvuelve con gran lujo de
detalles en ese mundo que a veces
cautiva y otras duele.
Muy hermoso lo que narras.

Luz está quieta, mira y calla.

Creo que sabes de la cogida de
José Tomás en Méjico y de el Cor-
dobés en Barcelona. Te imagino -
preocupado.

Besos y abrazos,

Noelia.