Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
< Volver a "Las Fábulas de Pla Ventura"
 
 

Fábula de Pla Ventura

DESENCANTO

  • Número de capítulos publicados: 100
  • Publicación semanal cada miércoles
 
  Publicación del próximo capítulo: miércoles 24/10/2018  
 
   DESENCANTO: Capítulo # 31 14/04/2010
  ARANGO, ARRIBA A MÉXICO  

M

ientras Luz y su madre estaban saboreando la dicha del regalo que para ellas había supuesto, el hecho de que,  Luís les entregara aquella suma de dinero tan importante; al parecer, el universo estaba ahora  confabulando a favor del diestro. Se hallaba el torero en su hotel y, de pronto sonó el teléfono.

-¿Señor, Arango? –Se oyó al otro lado del cable-

-Si, soy yo; ¿dígame? –Respondió Luís-

-Le habla Nacho Sanz, soy el gerente de la Monumental Plaza de México y, quería contratarlo para la temporada grande antes de que se marche usted  a  España. Ya me ha dicho mi colega  de la plaza de toros de Aguascalientes que lo ha contratado  para la próxima feria de San Marcos. ¿Tendrá  usted  alguna  fecha libre para dentro de dos domingos, es decir, para cerrar la temporada  de aquí con broche de oro?  Hemos sabido de sus grandes triunfos en Colombia y, nos ilusiona que usted nos obsequie con su arte, también aquí en La México, maestro.

Luís quedó expectante; hasta le parecía casi imposible que le estuviera sucediendo una cosa tan buena; en realidad, ilusión la tenía toda por actuar en dicho coso pero, él siempre lo había visto como algo muy difícil. Sin embargo,  ahora, lo que era un sueño, dentro de quince días se tornaría realidad. El diestro imaginaba el coso más grande del mundo lleno por completo y, se le erizaban todos los vellos de su cuerpo, como si un relámpago helado lo hubiese alcanzado). A cualquier diestro del mundo le agradaría muchísimo ser reclamado para dicha plaza. Y, Arango era el afortunado en esta ocasión.

-Espere, señor, le paso a Rodolfo, mi apoderado y ajustan ustedes todo; fecha, honorarios y todos los detalles al respecto de mi contratación. Ha sido un placer hablar con Ud. Hasta pronto y muchas gracias por su deferencia. – Dijo Luís al empresario –.

Tres minutos más tarde estaba todo solucionado.

-¡Luís! -dijo Rodolfo.-. ¡Hemos concretado todo al instante con Sanz! Había mucho interés por contratarte y, todo ha sido muy sencillo. ¿Te acuerdas cuando mendigábamos una actuación? Ahora, ya viste, ¡nos llaman!; antes suplicábamos actuar y, al acabar, si les gustaba nos pagaban algo; ahora, para que toreemos, nos pagan antes y, lo que nosotros  pidamos. Sí, amigo, Dios mediante, estaremos en La México el próximo día 15. Todavía no sabemos el cartel, pero tú serás la base del mismo, respaldado por dos diestros mexicanos de renombre. Es la última corrida de la temporada grande y, como dice Nacho, quiere cerrar la temporada ¡bien, por  lo alto!

La noticia se propagó muy rápido y, al margen de los suyos, la prensa, radio y televisión colombianas se hicieron eco de la misma y, todos los medios reclamaban al diestro triunfador. Luís corrió a buscar a Luz que, cumpliendo sus tareas en el hotel  y, atareada como estaba, atendió a su amadito.

-¡Luz, mi amor; nos vamos para México en diez días! ¡Tienes que acompañarme! Terminan de contratarme para cerrar la temporada grande en La México. ¿Sabes? ¡Estoy muy feliz!  Mis triunfos acá están teniendo una repercusión en el extranjero de una forma que yo no hubiera imaginado jamás. En España, ya formo parte de los carteles de Sevilla y de Madrid, al margen de otras plazas. Pero ¡lo del Embudo de Insurgentes me ha conmovido! ¿Será acaso la novedad que para mí supone actuar en la plaza más grande del mundo? Como sabes, tenía dos corridas previstas para Aguascalientes en la feria de San Marcos pero, los acontecimientos corren más rápido que uno mismo; todo se ha adelantado y, repito, ¡te vienes conmigo!

-¡Amor! -Respondió la muchacha-  ¡Conseguirás que me echen del trabajo!  -Dijo Luz esbozando una bella sonrisa - ¡Iré contigo  si tú me lo pides¡  voy contigo a cualquier parte del mundo!  Y se “colgó” del cuello de su amado, para felicitarlo, besándolo y abrazándolo fuertemente, dichosa y feliz. Sabía lo que significaba para él, esta buena noticia, de su mundo del toreo.

- No sufras que, respecto al trabajo, tú sabes que, lo que yo le pida a la gerencia del hotel me lo conceden; y lo que les voy a pedir no es ningún abuso. Yo soluciono todo, mi vida. ¡Ya me veo contigo en México! Por Dios, ¿cómo es posible tanta dicha? Sigamos rezando para agradecer, amor; porque es evidente que Dios está con nosotros.

Cuando Luz le contó a su madre los planes que tenía para dicho viaje, la señora se quedó un poco triste; ella temía que Luz comenzase a tener problemas en el trabajo, y si bien sabia que Luis nada permitiría que le pasase, no le gustaba la idea de que tal vez pudiese llegar a perder ese trabajo, quedando así sin independencia económica; a su vez, saber que su hija se marcharía “sola” a México, igualmente la ponía melancólica. La madre de Luís, por su parte, cuando él le contó sobre este nuevo acontecimiento de su vida rompió a llorar. Se acordó de la tragedia del muchacho mexicano y, no pudo contener sus lágrimas. Sin embargo, ellos, por separado y juntos, hicieron comprender a los suyos la magnitud de dicho viaje.

Habían pasado los días y, sin darse cuenta, ambos estaban aterrizando en el aeropuerto de México D.F. Luís no sospechaba todo lo que se le avecinaba. Quizás, él no era absolutamente consciente de lo que era su presencia y actuación  en el  mundo del toreo ni, por supuesto, lo que en el mismo representaba.  Y sin embargo, nada es más cierto que, todos los medios de comunicación se hicieron eco de su llegada y, tras bajar de la escalerilla del avión, parecía que había aterrizado la personalidad más relevante esperada por México.

Decenas de periodistas  y aficionados corrieron a su encuentro; todo era parabienes, felicitaciones, aplausos y gestos de complicidad por parte de toda esa gente. Si Luís estaba aturdido, Luz estaba  anonadada; no daba crédito a cuanto estaba viviendo. Era una manifestación de cariño tan multitudinaria la que el mundo del toreo de México le estaba tributando  a su amado; toda la prensa taurina se hico eco de su llegada y, la algarabía resultó  monumental.

Como cortesía, los esperaba Nacho Sanz, el empresario de La México que, en su Rolls Royce  vino a buscarlos al aeropuerto para llevarlos al hotel. Sanz tuvo que esperar mucho rato hasta que Luís terminara de atender  a toda la prensa  y demás gente. Era lógico puesto que, dos días más tarde, su persona sería el epicentro del cartel taurino en la primera plaza del mundo.

Declaraciones de todo tipo, fotos por doquier, abrazos, autógrafos firmados por Arango; todo lo que estaba ocurriendo cuadraba dentro del arquetipo del ídolo que era él en aquellos momentos para esa entusiasta multitud. Todos  allí comentaban que, hacía mucho tiempo que un diestro extranjero no concitaba tanta expectación. Finalmente, tras atender a todos los presentes, Arango y su novia pudieron subir al auto del empresario rumbo hacia el hotel.

Una vez allí instalados, tenían ganas de descansar. Había sido  un viaje largo y, todo el ajetreo  de la llegada, los agotó, razón de peso más que suficiente para querer descansar juntos, uno del otro; ellos, que tanto se amaban. Ese era el deseo de ambos pero, el peso de la fama del diestro era el estigma que les acompañaría, de aquí en más por todo México. Y, una muestra de esta nueva realidad la tuvieron esa primer noche, durante la cena en hotel,  cuando la gerencia del mismo, como agasajo al matador, hasta contrató un grupo de mariachis que hicieron las delicias de los presentes  y, en forma muy concreta, del diestro enamorado junto a la mujer de su vida. Dos horas largas duró el recital de canciones del grupo de mariachis que, engalanó la velada con   todas y cada una de las hermosas y afamadas melodías de José Alfredo Jiménez, y de otros muchos, talentosos compositores, más.

Rendidos como estaban, eran ya, las altas horas de la  madrugada; cuando, por fin, pudieron recluirse  en su habitación, una lujosa suite a la que habían sido invitados por el empresario  de la plaza. Todo un detalle. Digamos que, el matador estaba,  lo que se dice,  “puesto” en las cuestiones hoteleras pero, Luz, estaba alucinada con dicha habitación; los únicos hoteles que ella conocía, hasta ese momento, eran el Sératon y  en calidad de limpiadora  y ese otro de Bogotá, pero éste era verdaderamente asombroso. En definitiva, todo esto le resultaba a ella, como  un bello cuento de hadas.

Ya en la paz de la media noche, Arango y su novia hicieron el amor hasta caer exhaustos. Por distintas razones, hacer el amor se les había tornado  a ellos, casi  como una quimera. Y a partir de este momento, tenían, frente a sí, su gran noche. No era cuestión de desperdiciarla. Vendrían muchas más, seguramente; todas las que  demandaría su amor pero, aquella era muy especial. Estaban felices y, en sus oídos, todavía retumbaban las dulces melodías de aquellos mariachis que, con toda complicidad y llenos de las mejores buenas intenciones del alma los habían invitado a la más ampulosa celebración del amor ya que, en definitiva, para eso ellos cantaban, con sublime intención.

Te amo,  te quiero, te adoro, te necesito…..fueron las palabras que ambos se susurraron con inmenso amor y pasión durante toda  esa deliciosa  noche.

Al día siguiente recibirían una llamada inesperada.

¿Quién sería?

 

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: Nilda Machado. 20/04/2010
  Luís:

Interesante Capítulo.

Ahora, le corresponde a Luís Arango cerrar con broche de oro... Se realizan sus sueños... La fortuna... el amor de Dios... llegó en este momento sublime...

Sí, dicha sin precedentes para Luís... los tiempos pasados quedaron atrás... Ahora, es un torero triunfador... su repercusión es única... Contratado para La México... la plaza más grande del mundo... Inédito...

Sin duda, en compañía de su amada Luz... le esperan los más grandes éxitos... largas veladas en su honor...

Siento el inmenso deseo...que la inesperada llamada sea para traer más felicidad...

Veremos que sucede...

Nilda Machado.
 
  Autor: noelia 16/04/2010
 
Querido buen amigo Luis,

Todo transcurre extraordinarimente
bien y tranquilo en la novela, ya
tocaba no???

Nos has hecho sufrir um poquito en
los capítulos anteriores pero
ahora todo es dicha, amor y éxitos.

¿Por qué esta llamada no implicará
problemas a esta linda parejita de
enamorados? ¿VERDAD?

Con tu clara narrativa nos descu-
bres, por lo menos a mi, el mundo
de la Fiesta y lo sabes hacer de
tal manera que se convierte en al-
go tremendamente excitante y a-
tractivo.

Si en mi tierra no prohiben las
Corridas de Toros, cuando empiece
la temporada voy a ir a una de -
ellas. Os lo prometo y explicaré
mis impresiones.

Una flor desde mi corazón para
todos,

Noelia.
 
  Autor: Cristina 15/04/2010
  ¡ Hola Luis !

¡ Vaya !. Todo está saliendo “ redondo “ como decimos los argentinos cuando “el universo se complota “ para el bien y que todo marche sobre ruedas.

¡ Es agotador ser famoso ! ... ¿ Eh ? ... Y sí, todos reclaman la atención del ídolo. Todos se quieren “adueñar” de su tiempo y de su atención. Y debe ser muy duro mantener un equilibrio entre lo público y lo privado ... ya que muchas veces los fans no tienen límites ni sosiego y si por ellos fuera, hasta al baño acompañarían a su figura. Siempre me he preguntado ... ¿ por qué será que alguna gente se comporta así ?. De los periodistas, lo entiendo; si bien es molesto su accionar, basta recordar una de las tantas imágenes televisivas de los “noteros” asediando a alguna figura del momento, cuando le ponen un poco más los micrófonos, celulares y grabadores dentro de la boca al entrevistado, amén de los apretujones, empujones ... y calculo que también pisotones en esa puja por tener “la primicia”. Pero de los admiradores, no ... no lo entiendo, ya que se supone que “ aprecian, quieren, aman ” a su ídolo ... por lo tanto, tienen que darse cuenta que obrando así lo están asediando hasta el hasrtazgo, incluso hasta a veces llegan a lastimarlo en sus pretensiones de “llevarse un recuerdo”.

Y ha sido siempre así ... Hace unos días veía un documental por TV en el que mostraban como las “masas” de chicas tiraban abajo, cual tropel, vallas de contención y rompían cordones policiales para alcanzar a Los Beatles ... y algo que me sorprendió hasta las japonesas hacían lo mismo ... y al no poder avanzar ... algunas chillaban y se tiraban de los pelos ... ¡ Cuánta locura ! ... ¿ No ?.

Y los hombres ... bueno, hacen algunas cosas parecidas por ejemplo en los estadios de fútbol ...se cuelgan de alambradas derribándolas ... y cuando llegan al lado de su ídolo pujan por colgarse de sus hombros ... y ser arman revuelos también ... pero la cosa es más ya que si lo joden mucho al ídolo y si este es masculino ... alguna “piña” ( trompada ) pueden llegar a ligarse ...

Y con los aficionados de los toros ... no se como será la cosa ... pero al menos al ídolo lo levantan hacia arriba ... es decir el momento de estrujamiento tiene un momento de afloje, cuando lo elevan ... pero igualmente, unas cuantas manos molestas deben tener que soportar.

Y bueno ... del otro lado también hay extremistas ... con una fe rotunda en sus fans y una tremenda necesidad de acercamiento y de llamar la atención .... por ejemplo esos rockeros ó idolos del pop que saltan desde el escenario sobre un mar de manos de su público para que los atajen y los paseen por lo alto tal como lo haría una ola.

Mi vieja decía ... “¡ Hay de todo en la Viña del Señor ! “ ...

Y respecto a la velada del torerito y su amadita ... ¡ Diablos ! ... ¡ Qué bella ! ... y ... ¡ Cuánto romanticismo hubo !. FUE DE ENSUEÑO ... ¿ no ?.

¡ OJALÁ como dice Ingrid ! ... que esa llamada ... ¡ NO LES ROMPA LA MAGIA ! ...

¡ GRACIAS Luis ! ... ¡ lindo capítulo !.

Un abrazo.

Cris
 
  Autor: Ingrid Matta 14/04/2010
 
Lindísimo capítulo Luis!
Fantástico como se va consolidando Luis Arango en su rol de torero, también me encantó como fluye la relación entre el y su amadita...

Deliciosa la velada con los mariachis. Sabes? siempre me fascinaron, los imagino felices compartiendo, sobre todo las canciones de Jose Alfredo Jimenez que tanto me gustan...

Buena suerte para el matador en su debut en México!

Te aseguro que quedo muy pendiente del próximo capítulo, ese halo de misterio en que nos dejaste sumidos con la llamada inesperada me quitó el aliento, jeje

Abracitos, y mis agradecimientos, por este capítulo tan entretenido y variado, de todo como en botica, genial, genial...

Ingrid



Que el éxito lo siga acompañando y ojalá la llamada inesperada sea para darles una buena noticia. Que nada ensombrezca su felicidad!