Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
< Volver a "Las Fábulas de Pla Ventura"
 
 

Fábula de Pla Ventura

DESENCANTO

  • Número de capítulos publicados: 100
  • Publicación semanal cada miércoles
 
  Publicación del próximo capítulo: miércoles 26/09/2018  
 
   DESENCANTO: Capítulo # 23 16/02/2010
  REINÓ LA PAZ  

L

a gerencia del hotel, siendo la primera hora del día señalado para Luís Arango en la capital colombiana, decidió informar al diestro de todas las pesquisas que habían realizado los servicios privados de seguridad del centro hotelero al respecto del incidente que el día anterior había sufrido el diestro. Es cierto que, tales acontecimientos habían roto el alma de Arango y, por supuesto, la de su amadita que, por un momento, hasta llegó a pensar que Luís la había engañado sobre su forma de ser. Tanto el diestro como su novia, en realidad, apenas pudieron conciliar el sueño;  prácticamente no durmieron nada; era mucho el dolor que sentían; el diestro por la impotencia de no poder demostrar su inocencia en el acto y, su amadita, por la incertidumbre de que su amadito la  hubiese engañado y no fuese ese quien, adorable, con el que se mostraba y del que ella se había enamorado irremediablemente.

Sonó el teléfono en la habitación del diestro.

-¿Señor Arango? –Se escuchó  al otro lado del cable- Soy Germán Castro, el gerente del hotel.  ¿Puede usted bajar a mi despacho ó, si lo prefiere, subo yo a su habitación? Se trata de explicarle con detalle los resultados de las averiguaciones que hemos hecho al respecto de los lamentables sucesos de ayer.  De ser posible y, si  a  usted  le parece oportuno, me gustaría informarle detalladamente los resultados de la investigación y, si usted lo prefiere, que lo acompañe la señorita que esta con usted que, según  me han dicho, es su prometida.

- No se preocupe; bajo yo a verlo  ahora mismo. –Dijo Luís-

El diestro estaba esperanzado con lo que fuese a decirle el gerente. No hubiera imaginado que, tan solo en el transcurso de la noche, los servicios de vigilancia del hotel hubiera podido aclarar lo que hacía pocas horas parecía una pesadilla. El tono de voz del gerente le hacía presagiar que todo se había resuelto de manera satisfactoria; al menos, esa era la impresión que Arango  tuvo al oír a dicho señor.

Llega Arango al despacho del señor Germán Castro y golpea sobre el marco de la puerta que estaba abierta, esperándolo, cuando éste comprueba que se trata del famoso diestro inmediatamente lo invita a pasar, diciendo:

-Pase, maestro; está usted en su casa afirmó el señor Castro- . Para su tranquilidad, queremos informarle  de todos los pasos que hemos dado al respecto del lamentable incidente que tuvo que padecer usted ayer después del mediodía y, del que nos sentimos  responsables de permitir que ocurriese; en realidad, nuestra misión debería haber sido la de evitar que dicha señora hubiese llegado hasta usted; no lo supimos hacer y, por ello, le pedimos disculpas. En nombre de la propiedad del hotel, le rogamos nos disculpe, señor Arango.

Luís, con una leve inclinación de cabeza, le hizo saber al gerente que aceptaba sus disculpas. Él había acudido al despacho del ejecutivo acompañado por Luz. Las palabras de dicho señor, por momentos, iban tranquilizando a la pareja que, llenos de expectación por todo lo que aquel hombre pudiera esclarecerles, escuchaban ensimismados lo que decía el gerente, con la esperanza de que aquellas revelaciones pudieran reconfortarlos.

-Hicimos cuanto estaba al alcance de nuestras manos hacer –decía Germán Castro- y, nuestros servicios de vigilancia trabajaron  con denuedo para esclarecer los hechos; algo lamentable que no tendría que haber ocurrido puesto que somos conscientes del daño que hubieran podido ocasionar a  su imagen pública; y además, también somos conscientes, de lo farragoso  que fue para  usted  verse  implicado en tan desagradable situación ante los suyos, no queremos imaginarnos siquiera lo que hubiera sucedido si, en aquel momento, se nos hubiera colado algún que otro reportero de esos que les gusta vender  “chimentos“ para sus lectores. Fíjese que, nuestros agentes de seguridad, cuando la muchacha se marchaba, no dudaron en “acompañarla” a la comisaría y, a su vez, la invitaron a que entrara para formular la correspondiente denuncia contra usted. Nuestra sorpresa no fue otra que, al intentar entrar en la comisaría para hacer la denuncia contra su persona, ella nos dijo: “No, no quiero hacer ninguna denuncia; no soy tan mala como para hacerle daño al padre de mi hijo”. Lógicamente, la “benevolencia” de dicha mujer nos hizo sospechar y, como quiera que previamente le hubiéramos pedido sus datos para “ayudarla”, igual la  seguimos y, muy pronto dimos con su paradero. Tras seguirla sin que ella se diera cuenta, supimos donde vivía y, lo que es mejor, acudimos a la comisaría de policía más próxima a su domicilio y, para nuestra tranquilidad, es una delincuente fichada en dichas dependencias de la ley; se trata de  una prostituta  y drogadicta  que, como casi todas, para pagarse sus dosis es capaz de cualquier fechoría y, de  atentar contra  alguien como usted – proseguía el gerente -  Para ella es cosa de todos los días. Por esto que le digo, quédese tranquilo que, ya pasó todo. La fama, como usted sabe, conlleva aparejadas estas situaciones realmente desagradables que, como usted, han sufrido muchos artistas y gente famosa. La tal Lucía del Río Mendizábal, primeramente quería hacerse notar y, de haber estado usted débil de ánimo, por supuesto, arrancarle una fuerte suma de dinero. Le repito, maestro, que nos disculpe y, enhorabuena que todo se ha aclarado y mucha suerte para el festejo que tiene usted esta tarde en nuestro coso taurino. La Santa María de nuestra ciudad, nuestra bella plaza de toros. ¡Mucha suerte, maestro!

Las palabras de Germán Castro tranquilizaron a la pareja y, fundidos en un bellísimo abrazo, el diestro y su amadita, estaban tocando el cielo con sus manos; un beso selló aquel estado de felicidad que estaban sintiendo. Luz, abrazada a Luís, lloraba; pero en esta ocasión, sus lágrimas eran de pura felicidad, de no poder contener la dicha que estaba sintiendo; estaba siendo testigo de la inocencia de su prometido y, la situación, la llenaba de alegría.

Mientras, abrazados, salían de aquel despacho, Luz, con lágrimas en sus ojos, le pedía disculpas a Luís:

-Perdóname, Luís. Reconozco que por momentos, dudé de ti; jamás tendría que haberlo hecho pero, la “certeza” con la que hablaba aquella mujer, imagino que era para convencer a cualquiera y, encima, llevaba un niño entre sus brazos.

-Estás perdonada, amor. Como viste, este es el alto precio que tenemos que pagar los que gozamos de cierta fama. Siempre encontramos, en nuestro camino, al desaprensivo u oportunista de turno que, quieren sacar partido de nosotros. Es el canon que nos exige aquello de ser un hombre público, un personaje famoso. Yo vivía mejor en el anonimato, Luz; tienes que creerme. Quise ser torero pero, jamás pensando en lo que la fama pudiera darme o quitarme que, como estás viendo, me ha dado mucha gloria pero me ha robado la libertad. Quise llegar a lo más alto en mi profesión y, como sabes, todavía me queda mucho camino por recorrer. Sin embargo, tengo que salvar, a cada momento, ella , sencillamente, para pagar ese tributo que exige la fama.

Era un día muy especial para Luís Arango; digamos que, una fecha trascendental en el devenir de su carrera artística y, una esquizofrénica estuvo a punto de abortar un día memorable como el que se presagiaba para el diestro caleño. Eran muchas las ilusiones del torero ante tan trascendental efeméride que, de no haberse aclarado aquel dislate, el diestro hubiera fracasado con estrépito; su alma estaba rota y su corazón estaba hecho jirones ante el cruel incidente que tuvo que soportar por parte de aquella desalmada que, como quedó demostrado, solo quería sacar tajada de la fama del gran torero colombiano. Claro que, los toreros siguen siendo seres humanos, mortales y pecadores, como usted y como cualquiera y, aquel incidente lo había dejado bloqueado, sin ilusiones y sin nada que ofrecer desde los más puros ancestros de su alma. Y un torero, sin ilusiones, apenas es nada; además del arte que los  motiva, es la ilusión la que los lleva por los senderos más insospechados,  con la finalidad de lograr el éxito.

Ahí estaban abrazados el diestro y su novia; todo quedaba  aclarado. Lo que hace unas horas era una quimera, ahora era la más bella imagen de la felicidad y, disipada aquella, el corazón de Arango volvía a latir y, ante todo, para prepararse para la tarde más trascendental de su vida torera. Luz le susurraba al oído su más bello te quiero, mientras Luís sonreía ante las palabras de su amada que lo dejaban feliz. Faltaban pocas horas para el evento y, tras el sencillo almuerzo, el diestro tenía que vestirse para acudir a la plaza de toros Santa María de Bogotá, el escenario que había soñado hacía ya muchos años y en el que tenía puestas todas sus esperanzas para el éxito.

¿Sería una tarde más ó, como soñaba Arango, su tarde más reveladora?

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: LIDIA CIFUENTES 21/02/2010
  Hola Luis como estás? me quedé en el capitulo 23, como siguió la historia aparte de lo que me diga mi imaginación? como le hago para saber que pasó?  
  Autor: Ingrid Matta 18/02/2010
  Querido Luis

Quería contarte que de alguna manera este capítulo me generó alivio, las cosas estaban muy complicadas en el capítulo anterior pero afortunadamente cambiaron de rumbo gracias a que brilló la verdad.

Muy acertada la actitud del gerente del hotel, permitió que todo se esclareciera, buena esa por todos, pero especialmente por Luis y su amadita. En adelante podrán seguir disfrutando de su cálido amor sin la sombra de la duda atormente a Luz, que por momentos llegó a inquietarme.

Mis mejores deseos para Luis en su actuación y que todo sea felicidad para ambos, se la merecen!

Gracias, estuviste genial... y olé!

 
  Autor: Nilda Machado. 18/02/2010
  Luís:

Sí, es indiscutible, que reinó la paz.

La confusión que ocasiónó Lucía con su mentira, sin duda, resultó terrible para todos.

Es indudable, que para la Gerencia del Hotel esclarecer esta delicada situación resultaba un desafío.

Maravilloso momento vive Luís Arango, cuando se aclara el no muy afortunado incidente.

La verdad siempre triunfa... La verdad genera la libertad indispensable para disfrutar del amor... Sí, siempre triunfa el amor... la verdad...

Sí, un día muy especial disfrutan ahora, Luís Arango y Luz... Maravilloso...

Luís... ¿Qué sucederá en el próximo Capítulo?

¿Pronóstico reservado?

Esperaré con ilusión...

Mis bendiciones.

Nilda Machado.
 
  Autor: Cristina 17/02/2010
  ¡ Hola Luis !

¡ Qué bueno que todo se aclaró ! ... hubiera sido triste si el torero se hubiese comportado con esa chica Lucía de la manera que ella decía ....

Y hubiera sido duro para Luz entenderlo .... sobre todo entender que de haber sido verdad, eso tal vez podría haber significar un error en el pasado no muy lejano del diestro ... y no me refiero al niño ... porque los niños, nunca son “un error” ... más bien como dice Cabral ... siempre son una buena noticia .... sino que me refiero a ese proceder detestable que suelen tener algunos humanos respecto a lo que son las personas .... y que debido a su falta de sensibilidad las confunden con objetos ... No me olvido de la forma como encaró el torero a Luz ... la primera vez que la vió ... ni de los pensamientos de ella ... ya que este amor empezó ... como “al revés” ... pero bueno, las personas cambian ... ¿ Cierto ? ... y en la vida nada es imposible ... salvo aquello que no se cree poder lograr ó que no se cree que suceda ...

Así ... que ... ¡ bien por ambos ! ... y que siga adelante el verdadero amor ...

¡ Espero ansiosa el próximo capítulo ! ... ¿ Qué pasará en esa plaza ? ... ¿ Eh ? ...

¡ Estoy más nerviosa que lo que pueda estar ese torero ! ... imagino que no debe ser joda ... mirar otra vez de frente a un toro ... aunque no sea el mismo que casi “ se lo lleva “ con él ... Me pregunto ... ¿ qué les pasará por la cabeza a éstos tipos cuando se plantan ante ese animal ? ....

¡ Qué pase pronto esta semanitaaaaa ..... !

Y ... ¡ GRACIAS ! ... Luis ... la novela sigue muy interesante ...

Un abrazo.

Cris