Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
< Volver a "Las Fábulas de Pla Ventura"
 
 

Fábula de Pla Ventura

DESENCANTO

  • Número de capítulos publicados: 100
  • Publicación semanal cada miércoles
 
  Publicación del próximo capítulo: miércoles 19/12/2018  
 
   DESENCANTO: Capítulo # 21 03/02/2010
  SITUACIÓN INCREÍBLE  

H

abían pasado los días y, Luís Arango se había restablecido por completo. Faltaban dos días para su cita en Bogotá, en la plaza de toros Santa María de la ciudad andina. El diestro había reservado dos habitaciones en el hotel más céntrico de la capital de Colombia. Arango quería tener su privacidad junto a su cuadrilla y, este hecho era el detonante de que hubiera alquilado otra habitación para su amadita. El torero vallecaucano y su cuadrilla, junto a su amorcito, volaron todos juntos hacia Bogotá. La ilusión les desbordaba a todos; el diestro por comprobar que podía reaparecer; su cornada estaba totalmente curada y, su cuerpo, hasta le pedía volver a saborear la adrenalina del peligro. Su cuadrilla, junto a su apoderado, estaban todos pletóricos porque barruntaban que, Arango, en Bogotá, se alzaría con un triunfo de apoteosis. Y su novia, Luz, sonreía al verles a todos tan contentos.

Ya estaban todos instalados en el lujoso hotel y, al día siguiente tendría lugar la cita esperada; esa corrida tan importante para el diestro en la que, confirmaría, además de su alternativa, la expectativa tan grande que había creado ante la inclusión de su persona en tan celebrado cartel de toreros. Todo hacía presagiar un triunfo grande; se había cuidado el detalle con todo esmero. Para que no faltara de nada, los toros serían de la ganadería del Espíritu Santo, toros propiedad del maestro César Rincón. No cabía el menor resquicio para la duda ante lo que se presagiaba como un éxito de clamor. Como explico, la ilusión les desbordaba a todos.

Tras el almuerzo, se sentaron todos en los salones del hotel, justamente, el lugar contiguo a la cafetería. Allí estaban platicando el diestro y su novia y, en aquel momento apareció una señora con un niño en sus brazos. Apenas nadie reparó en la muchacha; era joven, esbelta y, el hecho de que llevara el niño de pañales en sus brazos, al verla, todos sintieron mucha ternura por dicha mujer pero, ¿quién era, qué hacía allí? Ella miró en derredor y, cuando divisó a Luís gritó:

-¡Luís, Luís, Luís!
Arango quedó estupefacto. No podía creer que le llamaran a él. Es más, hasta pensaba que, la muchacha que gritaba, se dirigía a otro Luís que pudiera haber en aquel salón. Sin embargo su sorpresa resultó mayúscula cuando comprobó que, la muchacha se diría hacia él con paso firme y mirada desafiante.

-¿No me conoces? –Le preguntó la chica-

-No, no tengo el gusto de conocerla señora. –Dijo el diestro-

La muchacha tenía una mirada penetrante, estaba enfurecida y, por poco, en sus ademanes, hasta casi le tira el niño a sus brazos. Luís quedó estupefacto; se le heló hasta la sangre. Luz no podía comprender nada de lo que estaba pasando. Pero estaba muy claro que, la situación era complicadísima. La tensión que allí se estaba viviendo era inexplicable. En pocos instantes se formó una densidad en el ambiente que, hasta se podía “cortar” con un cuchillo.

-¡Soy Lucía, cabrón!- gritó la señora- Y encima me niegas; y dices no conocerme, mal nacido. ¡Soy la madre de tu hijo! Si, de este niño que llevo en brazos que no tiene la culpa de tener un padre deleznable como tú eres. ¿O acaso piensas que todo aquel que como tú, abandona a su novia y a su hijo no tiene delito? ¡Hace un año te hartaste de follar conmigo y, ahora dices que no me conoces; incluso hasta reniegas de tu hijo! ¡En qué mala hora viniste al mundo, Luís! He leído en los diarios tu fama, tu éxito, tus conquistas, pero olvidaste tu condición de padre; ya te lo dije hace unas fechas y no me quisiste escuchar; hasta me dijiste que el padre sería otro. ¡Mira el niño, cabrón, míralo! Este es el pago que me diste; me hiciste un niño y luego te alejas de mí; y me confesabas tu amor eterno, ¡hijo de puta! Todos los famosos sois igual de ruines; vuestra vida se basa en el engaño y en la destrucción de cuantos seres humanos encontráis en vuestro camino. ¡Yo soy una prueba de cuanto te digo! Me abandonaste porque soy pobre; pero en la cama me confesabas que era muy buena; según tú, la mejor de todas cuantas engañaste, ¿verdad? Todo eran mentiras. Eres ruin, apestoso, malo con ganas. ¡Te odio, Luís, te odio con todas mis fuerzas! Si pensabas que no daría contigo estabas equivocado; la vida es justa y, ya viste, al final, me ha dado la oportunidad de despreciarte en público. Por cierto, esta señorita que te acompaña no será tu novia, ¿verdad? ¡Pobrecita! Si lo es, no sabe el calvario que se le espera.

Lucía estaba enloquecida por completo. Los gritos eran ensordecedores. Todo el mundo les miraba; nadie comprendía que estaba sucediendo. La situación era dramática. Allí nadie articulaba palabra. Lucía llevaba la voz cantante y, sus palabras, en principio, hasta le delataban en su razón; es más, cualquiera de los presentes podría pensar que la muchacha estaba diciendo la verdad. Todo era muy complicado; nadie entendía nada. Mientras, Lucía, seguía con su “discurso”.

-Y usted, señorita, -dirigiéndose a Luz- si es la novia de este maligno ser, que no le pase nada; puede mirarme a mí y, de tal modo, comprenderá mis palabras. Este niño que llevo en brazos es el fruto del “amor” que este hijo de puta me profesó, ¿sabe usted?

Luz estaba sin sangre en las venas; no acertaba en pronunciar una sola palabra. Quería decir muchas cosas pero, la situación le había desbordado. Aterrada como estaba, en aquel momento hubiera querida que la tierra se la hubiese tragado. Era todo muy confuso. Es verdad que las afirmaciones de Lucía estaban dejando a todos petrificados. Ella seguía gritando, afirmando y difamando contra todos, de forma concreta, contra el diestro que, según ella, le había engañado.

-Hace pocas fechas pude saber, -dirigiéndose al diestro espetaba Lucía- que te salvaste de la cornada que un toro te infirió en Cali; te escapaste y, le pido a Dios que, mañana, aquí te mate un toro. No mereces vivir. Los tipos como tú deben de estar enterrados. Forjaste en mí todas las ilusiones posibles; hasta me hiciste creer que formaríamos un hogar y, aquí me tienes, madre soltera por tu maldita culpa. Para los míos, así debes de saberlo, soy la puta con la que gozaba el diestro Luís Arango. ¡Vamos a ver! Qué soy para ti en realidad? ¡Dímelo, cabrón, dímelo! Me hiciste mucho daño y, espero que la vida te pague con la misma moneda con la que tú me pagaste. ¿Pensabas que no te encontraría, verdad? ¡Aquí me tienes! Que sepan todas estas personas la clase de basura humana que eres; y lo peor de todo es que todos piensan que eres una persona respetable. Para mí eres la peor sanguijuela que pudiera encontrarme en mi camino; si, Luís, ese camino que me dijiste un día que recorreríamos juntos y, ya viste; este el pago que me diste; un niño que no tiene padre.

Luís estaba desolado; quería defenderse de aquel ataque furibundo; la expresión de su cara hasta denotaba su inocencia. No daba crédito a todo lo que estaba viviendo. Quería hablar pero, no acertaba a pronunciar ni una sola frase. Todos se habían quedado sin habla; la presencia de aquella mujer desbarató todos los planes del diestro, de su cuadrilla y, por supuesto, de su amadita que, atónita, contemplaba aquel espectáculo infame. Ella lo miraba con expectación; es decir, Luz quería ver la reacción del diestro que, repito, no podía hablar; estaba enmudecido por todo lo que estaba viviendo. Mucha confusión reinaba en aquel lugar. Así es el destino de cruel y caprichoso; lo que hacía muy poco tiempo era toda felicidad, instantes más tarde se tornó todo violento, absurdo, surrealista e incontable. Nadie reaccionó. No podían hacerlo. Tanto su apoderado como los miembros de su cuadrilla estaban atónitos; quedaron descolocados ante lo que estaban viviendo. ¿De dónde ha salido esta muchacha? Se preguntaban todos, de forma muy concreta, el propio diestro. Claro que, la llamada Lucia no tenía intención de abandonar y continuaba con sus reclamos al famoso diestro Luís Arango.

-¿Te acuerdas –preguntaba Lucía al diestro-cuando me decías que follaba mejor que nadie? ¡Seguro que lo recuerdas! Si, era muy buena en la cama; ése era tu deseo, que te satisficiera por completo para abandonarme como lo hiciste. ¡Ruin, traidor, mal nacido, hijo de mil padres! Ese eres tú. Te odio con todas mis fuerzas. Jamás me atreví a desearle el mal a nadie pero, en tu caso, le pido a Dios mañana te mate un toro como antes te dije; es más, rezaré para que esto ocurra, cabrón.

En el ambiente había un silencio sepulcral; Luís quería explicarle, pero ella no daba tregua. ¿Sería cierto todo lo que decía Lucía ó, quién sabe, igual era una oportunista que quería sacar partido del diestro de moda?

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: norma alicia 08/02/2010
  Dios!!! que terrible situación...pobre muchacha, lo peor, es que ésto, es mas verddero de lo que podemos imaginar, hay montones de Diestros, Artistas, gente famosa, que va regando hijos por todas las partes que tocan y después ... ni me acuerdo...que pena me da esta linda chica, que pena me da este Señor, que no tiene la mas mínima responsabilidad, que debe, sabiendo que quién tiene relaciones sin cuidarse, tiene mil oportunidades de engendrar un hijo, y... dejarlo tirado, así, como si fuera una pelota que no sirviera?.. que pena.. este capítulo nos recuerda tanto.... norma  
  Autor: Cristina 04/02/2010
  Y este capítulo Luis .... ¡ qué situación tan tensa y desagradable ! ... para ambos.

Pero el amor entre ellos, si es verdadero, va a resistir incluso .... y “escuchá” bien lo que te digo ... va resistir incluso si lo que grita esta señora a los cuatro vientos fuese cierto.

Nadie a muerto ahí. Así que para esta vida ... la situación tiene remedio. ¿ No te parece ?.

Tal vez, puede que el torero tenga esa mala costumbre – aunque no me parece en absoluto ... me resultó un pibe franco, desde el principio ... con Luz ... nunca anduvo a medias tintas – y si hubiese sido así de “malo con avaricia” ... las personas cambian. Y sobre todo el amor las hace cambiar. Cuando uno ama, no daña. ¿ Cierto ?.

Bueno, espero espectante el próximo capítulo .... me interesa sobremanera saber la verdad.

Un beso y un abrazo .... y ¡ GRACIAS ! .... nuevamente ... por incentivar la imaginación.

Cris

PD: Y conté mal ... sólo fueron “ tres ” capítulos ... así que de “panzada” ... nada de nada ... Me supo a poco .... ¡ JA JA JA ! .

¡Hasta el miércoles que viene amigo!.

¡ Ah ! ... y bella ... bellísima foto ... la de este abrazo con el que has adornado la entrega de ayer.
 
  Autor: noelia 03/02/2010
 
Querido Luis,

Voy leyendo tu novela y me gusta mucho,y se va poniendo interesnate
por demás.
Claro que hay oportunistas en esta
vida! y en este caso se ve bien que
esta muchacha es una de ellas. Pero
algunas consiguen sus propósitos o
por lo menos hacen un gran daño a la reputación de las personas que
increpan, y si son notorias todavía
les gusta más, por aquello de que
"calumnnia, que algo queda"
Deseo que de esta situación tan
torpe como ingrata se resuelva,
pero no se como lo vas hacer Luis
yo la veo muy negra.
Confío en tu magistral creatividad
para salir de este embrollo.
El próximo miercoles estaré expec-
tante a primera hora, no lo dudes.
Siempre con amor,
Noelia