Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
< Volver a "Las Fábulas de Pla Ventura"
 
 

Fábula de Pla Ventura

DESENCANTO

  • Número de capítulos publicados: 100
  • Publicación semanal cada miércoles
 
  Publicación del próximo capítulo: miércoles 26/09/2018  
 
   DESENCANTO: Capítulo # 18 12/01/2010
  LA DESOLACIÓN DE LUZ  

L

a noche había sido cruel para Luz. No pudo conciliar el sueño. Eran muchas las emociones y, de tal modo, dormir era toda una quimera. Muy tempranito se levantó, se arregló y, tras el desayuno se marchó hacia su trabajo. En realidad, lo que más le importaba no era otra cosa que ir al hospital para ver a Luís, cosa que hizo con desmesurado afán. Salió de la casa y, como el tiempo  la apremiaba, con los ahorros que llevaba en el bolso, no dudó en coger un taxi. No tenía mucho tiempo y, ver a su amado era primordial antes de empezar su jornada de trabajo, Ella sabía que, si no acudía en aquel momento, luego tendría que esperar a que transcurriera la jornada para estar con el diestro al que amaba con locura.

Al poco tiempo el taxi la dejaba en el hospital. Tras pedir permiso subió hasta la habitación del diestro. Luís estaba dormido. Ella cogió su mano y, él, de repente, abrió los ojos. No la esperaba tan pronto.

-¿Cómo estás, mi amor? –Le susurró Luz-

-Estoy mejor, amadita mía. He dormido casi toda la noche y, hoy mismo me han dicho que me quitan los drenajes y, en la tarde, hasta quizás pueda levantarme. Por momentos, Luz, me voy sintiendo cada día mejor; esto avanza y, mi dicha es maravillosa; fíjate que, hace pocos días todos temían por mi vida y, si Dios quiere, en quince días podré reaparecer en Bogotá, como es mi más bello deseo. Deja que te confiese que, la medicina y la cirugía han hecho un gran trabajo en mi cuerpo, pero tu amor, tu dedicación, tu cariño y todo lo que me haces sentir, todo ello forma una parte importantísima en mi recuperación. Estoy muy feliz contigo y, quiero que te vengas conmigo a Bogotá; el toro de mi reaparición te lo quiero brindar a ti, amor mío. Estoy loco porque llegue ese momento; verme vestido de luces y que tú estés en una barrera de dicha plaza, ello colmará todas mis ilusiones.

Luz se quedó sin habla. No daba crédito a todo lo que estaba viendo y escuchando. La parecía casi un milagro la recuperación de Luís Arango, justamente, el diestro que ella  amaba; al verlo  tan convencido en sus palabras, Luz no pudo contener unas lágrimas de felicidad. Un escalofrío recorría su cuerpo. La   colmaba de dicha que Luís quisiera llevarla a Bogotá; es más, para ella, era como un sueño poder ir hasta la capital de su país algo que, hasta el momento no había podido llevar a cabo y, acudir a Bogotá, justamente, para ser testigo directo de la reaparición de Luís en la plaza de toros capitalina, la llamada “Santa María de Bogotá”, ello la ilusionaba por completo.

-Luís, estoy feliz a tu lado. –Le dijo Luz- Ahora tienes que recuperarte por completo. Y, dado que ya pasó el peligro tengo que confesarte que, como me dijo el doctor, temíamos todos por tu vida y  lloré  amargamente; no podría entender mi vida sin ti y, mucho menos que tú la perdieras. A Dios gracias, venciste el peligro y, te veo ilusionado; ahora comprendo las razones por las que siempre me contaron que, los toreros son de una “pasta” muy especial y, contigo así lo he experimentado. Hace apenas setenta y dos horas, todos temíamos por tu vida y, en este instante me has ofrecido la posibilidad para que te acompañe en tu reaparición en Bogotá. ¡Gracias, mi amor; gracias por todo! Me haces muy feliz. Creo que Dios ha estado contigo, ó mejor dicho, que  está con nosotros. ¡Te amo, mi vida! ¡De verdad, te amo!

Un suave beso de Luz en los labios de Luís selló aquella despedida momentánea porque, como se sabe, el trabajo esperaba la chica en el hotel. Es cierto que, la recuperación física del diestro, tal y como Luz lo había visto, le dejaba muy tranquila; todo marchaba maravillosamente bien y, el hecho de verle tan recuperado dejo a Luz altamente satisfecha; sus oraciones, como ella sentía en su interior, habían hecho el efecto deseado.

A la hora en punto entraba Luz en el hotel y, allí era esperada con curiosidad; todos le preguntaban por el diestro; unos quizás lo hacían por morbo y, los más, desde el fondo de su corazón porque, todos, sin distinción, sabían de la relación amorosa del diestro con la chica de la limpieza. A ella no le preocupaba para nada lo que los demás pudieran pensar; estaba feliz y era lo importante. Cada cual podía pensar u opinar a su libre albedrío. La dicha que Luz sentía era la que trasmitía a todos cuantos le trataban.

Terminada la jornada, desde el mismo hotel, llamó a Luís; pese a que por la mañana lo había visto muy bien, quería tranquilizarse sabiendo de la verdadera recuperación del diestro. Tras escucharlo se marchó a su casa radiante y feliz; no cabía en su propio cuerpo.

Ya en su hogar, su madrecita se interesó por la salud del diestro que amaba a su hija.  Una madre siempre quiere lo mejor para sus hijos y, doña Liliana, no podía ser una excepción.

-Si, madrecita –dijo Luz- Luís está muy bien; lo  he visto en la mañana antes de irme al trabajo y, termino de hablar con él ahora. A Dios gracias, su evolución es fantástica, mucho más de lo que pudiéramos imaginar. Hasta me ha dicho que tengo que acompañarlo a Bogotá, en el día de su reaparición dentro de apenas quince días.

La madre escuchaba atentamente a su hija mientras, la observaba pensativamente. No hizo comentario al respecto. Sólo, cambió el tema de conversación.

-Por cierto, mi hijita –dijo doña Liliana- ahí te dejo una carta que ha llegado de tu amiga Gabriela, la que vive en España; creo que es aquella chica que tenías mucha relación y de la que hace mucho tiempo no sabias nada, ¿verdad?

Era cierto. Luz apenas  mencionaba ya a Gabriela.  Hacía  mucho tiempo que no sabía de ella. Se había marchado de Cali hacía  ya más de cuatro años y desde entonces, apenas había tenido noticias de ella. Por dicha razón, la citada carta la sorprendió muchísimo; o eran muy buenas noticias o muy malas, la duda -obviamente- la despejaría en cuanto leyera la carta. Si sabía como le comentó oportunamente Candela, que Gabriela se había ido a España con un contrato de trabajo y, como quiera que Candela se acordara de dicha situación, es por ello que instaba a Luz para que juntas  hicieran lo mismo y se marcharan a la tierra prometida.

Luz miraba la carta con cierto recelo; algo le decía que, dicha carta no  traía un mensaje bueno. Abrió el sobre y comenzó a leer.

“Querida Luz:
Desde que me marché de Cali, amiga querida, no había tenido fuerzas ni voluntad para escribirte. Quizás me tildes de ingrata. En estos cuatro años desde que me vine, no encontraba el motivo para escribirte; es más, sentía vergüenza en hacerlo. Recuerdo que cuando te propuse que me acompañaras no quisiste hacerlo y, en realidad, no sé como vivirás ahí en nuestra Cali querida, pero yo si te confieso que, mi viaje a España resultó ser todo un fracaso, por dicha razón no tenía fuerzas para escribirte y contártelo; quería haberme quedado callada para siempre; mejor hubiera sido así; pero es tanto el cariño que por ti siento que, al final, me he decidido a contarte la verdad.

Todo resultó ser un engaño. El contrato de trabajo que me enviaron para que viniera a España era toda mentira; aparentemente, todo era legal pero, una vez aquí me encontré con la dura realidad que es ahora mi vida. PROMOCIONES HOSTELERAS DE ESPAÑA, S.L., era el titulo de la empresa que me contrataba, no era otra cosa que un engaño total; cuando llegué y me encontré con la realidad que me esperaba, se me desgarró el corazón. Vine con todos los gastos pagados por parte de le empresa y, de repente, cuando entré a “trabajar” me hicieron firmar un documento en el que me decían que les adeudaba la cantidad de VEINTE MIL EUROS por todos los trámites que habían realizado para mi llegada hasta España. De cada mensualidad me irían descontando una cantidad hasta resarcirse de todo lo que en mi persona invirtieron.

Estoy desolada. La legalidad con la que adornaron el trabajo era toda mentira; de pronto, Luz, me vi envuelta en el mundo de la prostitución; soy puta por decisión de estos tipos sanguinarios que se aprovecharon de mi buena voluntad. Pronto comprendí que mi futuro sería muy negro; amargo como ninguno y, lo peor de todo es que creo que jamás podré volver a Cali; a mis padres les he dicho que estoy muy bien, que estoy como empleada de hogar en una casa importante pero, a ti, Luz de mi alma, no puedo mentirte. Quiero que esta carta te sirva como lección; jamás vengas a España. Aquí me busqué yo la ruina y la más grande desdicha. Quiero que comuniques a todas nuestras amigas que, si alguna de ellas recibe una oferta de trabajo desde España, por favor, que se olvide de la misma; todo es mentira, todo es un engaño y, ya viste, yo ejerciendo de prostituta. Estoy llorando, Luz, no puedo seguir. Pídele a Dios por mí.
Tuya, siempre. Gabriela.”

¿Serviría la carta para que, una vez Luz se la mostrara a  Candela, ésta todavía tendría ganas de marcharse hasta España?


 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: Nilda Machado. 15/01/2010
  Luís:

Sin duda, en este Capítulo se demuestra, una vez más, que el poder de amor es la mejor medicina que existe...

Que bonito idilio de amor viven Luís y Luz... lleno de ilusiones y de maravillosas promesas.

La triste carta de Gabriela, no cabe duda alguna, que conmovió profundamente el corazón de Luz...

Ojalá, la oportuna carta sirva de reflexión...

Esperemos que sucederá...

Mis bendiciones.

Nilda Machado.
 
  Autor: noelia 13/01/2010
  Hay muchas Gabrielas en esta vida!
No sólo han venido a España sino
a otros países de Europa llevadas
por la ilusión de encontrar un mun-
do mejor, donde hay trabajo bien -
remunerado, libertad y nivel de vi-
da mas alto que en su propio país.
Algunas lo consiguen pero nunca es-
tán consideradas como ellas desean.
Y otras caén, como Gabriela, en -
esas redes de prostitución que solo
las explotan sin respetar su dignidad como personas.
Pero quién les hace entender que
por mal que esten, siempre en su
país serán mejor tratadas??
Es complicado el asunto, porque
interfieren asuntos personales y
de colectivo familiar y social.
Luz por este momento es tan féliz
con su amado, es tan hermoso el
amor que se tienen los dos que no
creo que se le pase por la cabeza
marcharse, antes bien procurará
ayudar a sus dos amigas, porque
ella es generosa, buena y valiente.
Muy bonita la novela Luis, va a
dar mucho de sí, no lo dudo.
Te quiero,
Noelia
 
  Autor: Cristina 13/01/2010
  ¡ Hola Luis !

¡ Qué suerte que el torero se recupera bien ! …

Y cuantas emociones encontradas y juntas para Luz … ¿ no ? …

Por un lado, el torero que se recupera satisfactoriamente y que quiere que ella viaje con él a Bogotá para “dedicarle el toro de su reaparición” - cosa que muy tranquila no debe dejar a Luz que lo vio caer víctima de la última cornada y que casi le cuesta la vida, porque el miedo de una nueva cogida está aún latente … se podría decir que ahí nomás … “a la vuelta de la esquina”. Pero esta situación, a su vez encierra una felicidad suprema, porque el hecho de volver a ver plantado a su amado, en los gajes de esa profesión que le despierta pasión …. no tiene precio.

Por otra parte, que terrible desolación debe sentir al saber a una amiga en una situación tan ultrajante, sin dignidad, abatida y con pocas esperanzas de salir a flote. Algo así destroza el corazón de cualquiera … ¿ verdad ?.

No me caben dudas que con semejante advertencia y con el amor de su vida en puerta … no le van a quedar ganas de “largarse a la aventura” de irse a España.

Espero que así sea.

Sigue buena esta novela amigo …. ¡ Te felicito !.

Y … ¡ GRACIAS !. ¡ Hasta el próximo miércoles !.

Un abrazo.

Cris
 
  Autor: norma 12/01/2010
  Que lindo, que bello es el amor, que maravilloso debe ser lo que está viviendo Luz, imagino las maripositas en el estómago, esas que se sienten cuando se ve al ser amado, o con beso, un abrazo, ahhh que bonito Maestro, usted lo describe tan bien.
Por otro lado, se me parte el corazón de tristeza al saber la suerte de Candela, cuántos casos parecidos hay en este mundo, de pobres chicas que se van a la aventura y salan tan lastimadas como esa pobre chica, ahora si estoy segura que Luz, no se dejará engañar y seguirá por un buen camino. Gracias Maestro por darnos esta ilusión todas las semanas, es usted maravilloso,... con cariño. norma