Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
< Volver a "Las Fábulas de Pla Ventura"
 
 

Fábula de Pla Ventura

DESENCANTO

  • Número de capítulos publicados: 100
  • Publicación semanal cada miércoles
 
  Publicación del próximo capítulo: miércoles 02/05/2018  
 
   DESENCANTO: Capítulo # 14 16/12/2009
  UNA TARDE INOLVIDABLE  

T

ras aquella intensa noche de amor, de madrugada Luz decidió irse a su casa. Tenía que descansar un poco. Pronto brillaría el día y tendría que incorporarse a su trabajo. En casa todos dormían y, la muchacha, sigilosamente entró en su habitación sin hacer ruido Se acostó y, tres horas más tarde sonaba el cruel despertador que anunciaba, como si de los toros se tratase, la “salida del toro”; era la hora para irse al trabajo. Como si todo hubiese transcurrido dentro de toda normalidad, doña Liliana no interrogó a su hija; para nada, la veía feliz y dichosa y, con eso estaba más que pagada. Al marcharse, tras darle un beso en su mejilla, su madre le dijo: “Cuídate, mi hijita”.

Luz estaba expectante, no era para menos; ella sabía que, a la llegada al hotel, su amadito estaría descansando y, así ocurrió. Tenía que descansar mucho, en cuerpo y en alma porque, como sabemos, la noche anterior, mientras hacía el amor con su amadita, verbalmente, firmó el contrato para el festejo de fin de feria en Cañaveralejo. Era el último festejo y, Arango, triunfador rotundo del ciclo, por gratitud a la empresa que siempre le apoyó  y, solo por dicha razón, aceptó la sustitución del compañero español que había caído herido unos días antes.

La muchacha empezó a sentir miedo; hasta aquel momento no había reparado mucho en el gran riesgo que su amado Luís corría dentro de los ruedos. Pero el día se presentaba como muy especial. Pensaba Luz en todo el peligro que Arango tenía frente a los toros y, de repente, un escalofrío recorrió su cuerpo. Con semejante pensamiento sobre su ser, se puso a trabajar y, pese a tal desasosiego, ella llevaba escrito en su cara la felicidad que estaba sintiendo; podía más su dicha que su incertidumbre; la dicha la estaba palpando y, la incertidumbre también, pero sea lo que vaya a ser que suceda, “eso” está por venir.

El amor de Luz y el diestro era todo un secreto a voces. Todo el mundo sonreía al verles; nada habían contado pero, en el hotel, la sonrisa cómplice que todos les entregaban era el detonante que certificaba lo que ellos querían esconder; su apasionado amor.

Eran poco más de las doce de la mañana cuando, de pronto, mientras Luz limpiaba el hall del hotel allí apareció, vestido de manera informal, pero muy juvenil, el joven diestro caleño. Ambos se abrazaron como si hiciera mucho tiempo que no se veían; Luz, en dicho abrazo, dejó que sus lágrimas cayeran por sus mejillas; era el refrendo de la felicidad que estaba sintiendo.

Era un día grande en que, Arango, quería agasajar a su amadita y, el mejor agasajo, por supuesto, no era otro que invitar a Luz a los toros. Mientras tomaban un zumo de piña tropical, así se lo hizo saber el diestro a la muchachita.

-No puedo, -dijo Luz- estoy en pleno trabajo y no debo irme; no puedo fallarle a la empresa que ha creído en mí; abandonar el trabajo, Luís, sería una falta de respeto hacia estos señores que, cuando nadie me atendió, ellos me dieron su mano con este hermoso trabajo. Iría con mucho gusto, amor, pero quiero que me entiendas; no sufras que, estaré pendiente de ti escuchando la radio.

-Te comprendo, amor. –Sentenció el diestro-. Pero es tanta la ilusión que tengo para que vengas a verme que, haré cuanto esté en mi mano para lograrlo y, por supuesto, sin dañar tu imagen de empleada ejemplar. Ahora, si me lo permites, quiero acompañar a mi cuadrilla para el almuerzo.

Luz continuó su tarea y el diestro se reunía con los suyos en el comedor del hotel. Todo parecía quedar como estaba pero, Arango era muy perseverante; le ilusionaba hasta la locura que la muchachita a la que amaba fuera testigo directo de su última actuación en la temporada caleña. Previamente se habían dado un beso de despedida; Luz estaba convencida de que esperaría al diestro tras el festejo final y, terminado el espectáculo, hablarían de nuevo.

La muchachita había hecho un pequeño receso en el trabajo para tomar un aperitivo; no había tiempo para más. El trabajo era su razón de ser y, mientras el cuerpo aguante, lo demás apenas tenía importancia. Recordemos que, en el Sératon, la pulcritud, el orden, la limpieza y la atención a los clientes eran las armas más poderosas con las que dicho centro hotelero competía  contra  los de su gremio. Hoteles hay muchos en Cali; como en cualquier ciudad del mundo. Sin embargo, éste en el que se hospedaba  el matador Arango tenía rangos importantísimos; y no era cuestión de precios; se trataba, por encima de todo, del humanismo que reinaba en dicho hotel que, por supuesto, lo hacía diferente al resto de los recintos hoteleros de la ciudad.

Eran las cinco de la tarde y, de pronto, escucha Luz la voz del gerente que le llamaba por el megáfono:

-“Suba usted a mi oficina señorita Luz”. Escuchó la muchachita.

Luz quedó atónita; no era “hora” para que el gerente la llamara; mil pensamientos corrían por su interior; su corazón palpitaba más de lo debido; un gesto de preocupación se dibujó en su rostro. En breves instantes, Luz dio un repaso “general” por su interior; es decir, se analizó a bote pronto en cuanto a lo que había sido su actitud en los días que llevaba trabajando en el hotel. Según ella, no sentía remordimiento por nada de cuanto había hecho; es más, estaba convencida de todo lo contrario. ¿Qué habré hecho mal? Se preguntaba la chica. Es cierto que, la incertidumbre se apoderó de su persona. Transcurrieron minutos que le parecieron años. Temía que, por algún mal entendido, como quiera que fuera de dominio público su relación con el diestro, la gerencia del hotel le quisiera recriminar algo por dicho motivo. Muchas dudas albergaba en su interior.

Nerviosa, casi temblorosa llamó a la puerta de la oficina del gerente:

-¿Da usted su permiso? Preguntó Luz mientras abría la puerta.

-¡Ah, es usted, pase, por favor!  Siéntese, señorita Luz. –Dijo muy amable el gerente-. Es usted una persona muy afortunada. Estamos dichosos de saber su relación con el diestro y, fíjese, el señor Arango ha dejado un presente para usted; en realidad, son dos presentes. Ante todo, aquí tiene usted un sobre con una entrada de barrera para que asista a la corrida de esta tarde; es una invitación exclusiva del diestro y, del mismo modo, el señor Arango me indica que le entregue  este bello ramo de orquídeas. Cámbiese de ropa que, en un momento, en la puerta la estará esperando un taxi que la llevará directamente a la plaza. No se demore que, como comprobará, tiene usted el tiempo justo.

Luz quedó atónita una vez más; no sabía si llorar o reír. En un segundo, sus incertidumbres se habían disipado y, de nuevo, la sonrisa iluminó su rostro.

-Muchas gracias, señor. –Respondió la muchachita-

Sorprendida, aturdida por la emoción Luz se cambió de ropa; se arregló en pocos minutos mientras saboreaba el dulce manjar de la emoción que dichos hechos le estaban produciendo. Tenía la sensación de estar flotando; no daba crédito a cuanto estaba sintiendo. Pensaba que en pocos días había cambiado el curso de su vida y, todo el desencanto inicial se había transformado en una ilusión sin límites. La vida tiene esos vericuetos que, inexplicablemente, cada ser humano va encontrado en su caminar por el mundo y, Luz, se sentía dichosa por cuanto le estaba sucediendo.

En poco tiempo el taxi que la  llevaba aparcó en los aledaños de la plaza de toros. Como ocurría cada tarde, el bullicio era inmenso; la fiesta, en Cali, es más fiesta que en ninguna parte del mundo. Cientos de mujeres, ataviadas con sus mejores galas, acudían a la plaza; toreaba el ídolo local y, sus triunfos de días pasados motivaron que, una vez más, la plaza se llenara por completo. Parecía que se acababa el mundo del gentío que por allí deambulaba; era lógico puesto que, la feria caleña, como queda dicho, congrega a miles de aficionados de todo el mundo y, en esta ocasión, todo era especial; se rendía “culto” al triunfador de dicha feria que, para colmo, no era otro que el ídolo vallecaucano, Luís Arango.

En medio de aquel bullicio ensordecedor que se respiraba, Luz entró en la plaza para ocupar su asiento en la barrera; es decir, la primera fila donde los señoritos del lugar disfrutan de la mejor visión del espectáculo. Allí estaba Luz, guapa y radiante; pero sobre todo, feliz. Se inicia el paseíllo; ese ritual donde los tres diestros, en paso solemne, cruzan el ruedo desde la puerta de cuadrillas hasta llegar a la altura de la presidencia; el lugar donde el presidente ó juez de plaza - como dirían los mexicanos- ,  regirá los destinos del festejo mediante la aplicación del reglamento. Tras el protocolario saludo de los diestros al señor presidente del festejo, dejan el capote de seda en las barreras para coger el capote de brega; es decir, con el que tienen que torear. Arango, como no podía ser de otro modo, dejó el capote en la barrera, justamente, en el lugar que ocupaba su amadita querida. Apretó su mano mientras que, Luz, le deseaba suerte al diestro, acción tan al uso en los festejos taurinos; todo el mundo desea suerte y, en el devenir del espectáculo, será siempre lo que el destino tenga previsto.

Pese a que los tres diestros habían sido muy ovacionados tras el paseíllo, los dos primeros espadas, españoles por cierto, no habían tenido mucha opción con los toros lidiados; ya se sabe que, si el toro no quiere colaborar, todo esfuerzo por parte del diestro resultará en vano. Era el turno de Luís Arango y, tras un brillantísimo quite por verónicas, una vez picado y banderilleado el toro, se dispuso a coger espada y muleta y realizar el brindis correspondiente. Posiblemente, Cañaveralejo entero sospechaba que les brindaría el toro a todos los aficionados y, sin embargo, vimos caminar a Luís hasta la barrera donde estaba su amada. Vemos como Arango iza la montera hacia arriba y, dirigiéndose a su querida Luz le dice:

-Amor mío, tengo el gusto de brindarte la muerte de este toro, como te brindaría mi vida si tu persona así lo necesitara. ¡Te quiero!

Lo que Luz no sospechaba era todo lo que le depararía aquella tarde en los toros. En aquel instante era toda felicidad, aunque el destino le tenía reservada una sorpresa mayúscula, tanto a Luz como a su amadito.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: Cristina 17/12/2009
  ¡ Hola Luis !

¡ Qué lindo estás este capítulo ! ... Es tan ... romántico ...

¡ Que manera tan apoteótica ha tenido el torero de manifestarle su amor a Luz !.

Se me eriza la piel de solo imaginarme cómo pudo haberse sentido ella ... ahí en medio de ese coso ... tan enorme ... con tanta gente alrededor ... y siendo el centro de la atención del diestro ... que ni más ni menos le dice que daría su vida por ella si fuese necesario y que la quiere ...

¡ S U B L I M E ! .... verdaderamente maravilloso ese AMOR ... ya que la vida no es algo que se entrega así como así ... ¿ Cierto ? ... sólo son capaces de ofrendarla los que verdaderamente AMAN ... ¿ Verdad ? ... ¡ Sí , Señor ! .... ¡ Ya lo creo !.

Pero ... ¡ y qué cosa con vos Luis ! ... ¿ Eh ? .... ¡¿ Qué es lo que va “ha pasar” luego y Luz “no sospecha” ni el torero tampoco ?! ...

¡ Vamos hombre ! .... ¡ No embromes ! ... ¡ Qué la cosa viene muy linda hasta el momento ! ... y me encantaría que siguiera así ... ¡ Please !.

¡ En fin ... ! ... ¿ Hasta el próximo miércoles entonces ? ... ¡ Qué largo se me hace .... amigo ! .... ;-D

Un cálido abrazo.

Cris
 
  Autor: Nilda Machado. 17/12/2009
  Luís:

Motivador... emocionante... Me encantó el momento en que el torero brinda la muerte del toro a su amada Luz...

Bellísimo Capítulo... romántico... conmovedor...

¿Cuál será la sorpresa del destino?.

Esperaremos con ansiedad que sucederá...

Mis bendiciones.

Nilda Machado.
 
  Autor: noelia 16/12/2009
 
AY!!! Luis que emoción!!!la verdad
que salto del asiento a medida que
voy leyendo, este amor de Luz y
su querido Torero es verdaderamente
muy hermoso, se parece un poco al
Principe y su cenicienta, pero aquí
la historia tiene un final féliz,
y me temo que a Luz y a Luis les
espera algo que puede poner a prue-
ba su amor.
Bueno, tu tienes los hilos de esta
novela, Luis querido, y espero que
no nos hagas sufrir.
El AMOR por encima de todo!!!
Te quiere,
Noelia
 
  Autor: Ingrid Matta 16/12/2009
  Querido Luis:

Qué belleza de capítulo, tan humano, tan lleno de sorpresas!
Que manejo tan hermoso le diste, me tienes cautivada.

No quiero pensar que nada, absolutamente nada opacará esta tarde de felicidad... qué casí que la vivo...

A donde nos llevas Luis? me quedé al final en ascuas, Auxilioooooo!

Ingrid