Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
< Volver a "Las Fábulas de Pla Ventura"
 
 

Fábula de Pla Ventura

DESENCANTO

  • Número de capítulos publicados: 100
  • Publicación semanal cada miércoles
 
  Publicación del próximo capítulo: miércoles 19/12/2018  
 
   DESENCANTO: Capítulo # 13 09/12/2009
  SABOREANDO LA FELICIDAD  

S

aboreando la felicidad, Luz y Luís, decidieron dar un paseo por la ciudad. Estaban pletóricos y, el diestro quería agasajar a Luz; por muchos motivos; primero por el afecto que sentía por la muchacha y, acto seguido, por celebrar junto a ella lo que para todos resultó una hazaña cuando ayudó a su compañera Daniela. Al regreso de dicho paseo, el hall del hotel se encontraba repleto; eran todas las fans de Luís Arango y, a su vez, todos los aficionados que anhelaban tener un autógrafo del diestro y, al mismo tiempo, tomarse una foto junto al torero. Un hervidero de gente de la que, Luís, apenas podía zafarse. El tributo que tenía que pagar por su fama era latente y de puro manifiesto. Lógicamente, estaba en su ciudad y aquellos aficionados eran los que le habían coreado y erigido triunfador absoluto de la feria caleña sin que ésta hubiese finalizado. Ella, educadamente, sabedora de la fama de Luís, mientras éste atendía a los aficionados y medios de comunicación, se sentó en un sofá a  esperar que terminara la avalancha y poder marcharse con el hombre que, con toda seguridad,  la  amaba con locura.

Una vez cumplido con  todos los medios de comunicación y  con los  aficionados, Arango regresó al lado de Luz; se los  veía tan dichosos y felices que, ambos estaban teniendo el convencimiento de haber encontrado el amor en sus vidas. Se habían conocido y amado en sus cuerpos y, aquella sensación es la que los   embriagaba por completo. Ambos, tras aquella noche de amor quedaron marcados. La mirada de Luís Arango ya denotaba la desilusión al tener que alejarse de Luz; le quedaba toda una campaña por distintas ciudades colombianas y, como se sabe, Luz tenía que quedarse en Cali. Para mitigar el dolor de la ausencia que ambos sentirían al alejarse, el diestro invitó a Luz para que, aquella noche, la pasaran juntos. Era la llamada del amor y, cuando manda el amor, mueren todos los problemas. La muchacha aceptó encantada, pero teniendo el resquemor de volver a mentirle a su madre. ¿Vale la pena mentir, sin dañar a nadie, para conseguir la felicidad?  Esta pregunta se la hacía Luz  respecto a su madre y, ella misma se consolaba pensando que, con aquella mentira piadosa, estaba logrando su felicidad.

Luz, ante la invitación de su amado, optó por llamar a su madre. Una llamada fría y seca: “Mamá, no me esperes que tengo que trabajar esta noche también”. La madre, amantísima de su hija, no dudó un instante  de  lo que aquella  le había dicho.

Ambos enamorados se marcharon de nuevo y, encontraron un céntrico restaurante para cenar; y digo “que encontraron” porque Luís Arango quería un sitio íntimo donde no se  lo reconociera. La fama suele ser muy dura; te roba todo, principalmente, tu intimidad y, este efecto tenía muy preocupado al diestro. No era cuestión de pasarse la noche firmando autógrafos. Ya en el restaurante, el maître que  los   atendió  los pasó a un lugar reservado, algo que Arango agradeció muchísimo. Sentados  a  la mesa, mientras les servían un aperitivo, de pronto dijo Luís:

-¿Me quieres, Luz?

Ella quedó atónita; era la pregunta que estaba esperando, la que soñaba con todas sus fuerzas para que, un día, Arango, pronunciara ante ella. La respuesta no se hizo esperar:

- Luís... ¡Te amo, con todas las fuerzas de mi corazón!

Un apasionado beso en sus labios selló aquel pacto de amor entre la limpiadora y el diestro de relumbrón; había triunfado el amor y, lo demás, nada era importante. Tomaron una ligera cena mientras que, ambos, con sus miradas se decían cuanto se deseaban; sobraron las palabras cuando hablaban sus corazones. Se alejaron de aquel lugar y, montados en el auto de Arango se dirigieron a lo que sería su nido de amor. Como quiera que Luz quisiera ser discreta, entró al hotel por la puerta de servicio. A los pocos minutos se encontraban juntos en la habitación. Se miraban con atención; para ellos, aquel amor, les sonaba a milagro. La escena, para Arango, no era nueva; por su profesión, en su peregrinar por el mundo, más de una noche pasó con alguna que otra muchacha; era aquello de saciar un deseo carnal que, por supuesto, nada tenía que ver con lo que estaba sintiendo el diestro junto a la muchacha.

Luz estaba desnudando a su amadito. La noche se presagiaba amorosa. Nada ni nadie podía impedirlo. Flotaban los dos al verse solos y enamorados; mientras Luís se dejaba caer en la cama con la intención de saborear el dulce manjar que para él suponía el bellísimo cuerpo de Luz, atentamente, sin apartar la mirada, contemplaba como ella se desnudaba con aires de artista de la pantalla; parecía una profesional. Asombrado estaba el diestro que, apasionadamente, esperó a su amadita en la cama. Quedó la  muchacha con sus pechos desnudos  y, aquella pequeña tanga que lucía embelesó por completo al torero. Era un momento inolvidable. Se trataba de la segunda vez que se amaban y, tenía tintes tan emocionantes como la primera; digamos que mucho más puesto que, ahora ya se había confirmado el amor que ellos sentían el uno por el otro. Las manos de Luís acariciaban el lindo cuerpo de Luz; ella  lo dejaba hacer; estaba sintiendo un ataque de ternura por todo su  ser. En aquel momento sonó el celular del diestro. Cara de estupefacción la suya puesto que, había dado “órdenes” a los suyos para que nadie le molestara en toda la noche.

-Maestro; -dijo Rodolfo, el apoderado- Perdona que te moleste a estas horas; estarás dormido y no era mi intención interrumpir tu sueño. Me ha llamado la empresa de Cañaveralejo y nos ofrecen la sustitución en la última corrida de feria; como sabes, cayó herido el compañero español y por dicha razón, sustentado por el triunfo que hace días “tuvimos”, nos ofrecen cerrar la feria; es un cartel hermoso.

-Pero,  ¡Rodolfo!

-Si, maestro, ya lo se. Tenemos en nuestro poder el prestigioso trofeo ya logrado y, acudir a dicha corrida puede ser hasta una temeridad. Comprendo que el triunfo que tuvimos fue tan rotundo que, ahora, no deberíamos de acudir; pero, maestro, nos ofrecen el doble del dinero de hace unos días. No podemos desatender a la empresa que quiere hacer un cartel rematado; los dos españoles y nosotros –decía Rodolfo-.Tenemos al público a favor, la plaza se llenará por completo y, antes de marcharnos a Bogotá, saborearemos, con un poco que ayuden los toros, una vez más el éxito. ¿Qué le digo a la empresa?

Luís se queda pensativo. Luz  lo mira y, habiendo escuchado la conversación le anima para que diga que sí. Ella sabe del tributo de su fama y, en una ocasión como ahora, no puede darse el lujo de no acudir a la plaza en la que tanto éxito ha logrado en los últimos años.

-Fírmales el contrato, Rodolfo -dijo el diestro vallecaucano- . Allí estaremos.

Luís quedó satisfecho; sabía de su “deber” como figura máxima de la torería colombiana y, su nombre daba realce a los carteles y, mucho más, en la plaza de su pueblo en la que era ídolo admirado.

Tras comprobar el reconocimiento del que era objeto  su amado, Luz, más enamorada que nunca, quería entregarle todo su amor. En esta ocasión, las cicatrices ya no le impactaron tanto ante la desnudez de sus cuerpos. Ella las contemplaba como galardones de su amado; el pago por aquel tributo que le rendían los aficionados y, ante todo, el que él entregaba en los ruedos. No es menos cierto que, de pronto, su amadita sintió miedo; ella era consciente de que, una vez más, Luís tenía que jugarse la vida. Morir o matar es la máxima de todo torero y, en ocasiones, como todo el mundo sabe, muere el torero.

Una borrachera de amor satisfizo por completo los cuerpos de Luz y Luís y,  si bien ya  era una alta hora de la madrugada,  ellos  todavía se miraban y besaban. El amor y su juventud les habían permitido excitarse como nadie y, ante todo, dar refrendo a todo lo  que sentían sus cuerpos saciándose por completo.

Luís no podía sospechar, en modo alguno, todo lo que le depararía aquel festejo firmado aquella misma noche por su apoderado. Nadie sabe lo que nos pueda deparar el destino; si lo supiéramos seríamos magos, por tanto, jamás nos equivocaríamos. Dejar que llegue la hora, es la mejor decisión.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: Maria G.Nieves 14/06/2010
  Querido amigo PLA

Sublime!!!!
 
  Autor: Nilda Machado. 13/12/2009
  Luís:

Bellísimo... romántico este Capítulo...

El encuentro de Luís y Luz nos permite la ilusión de continuar esperando... esperando los próximos Capítulos...

Acertada, la decisión de Luz de esperar con resignación la avalancha de aficionados... para luego, disfrutar a plenitud el encuentro de amor con Luís Arango...

Poético... conmovedor...

Sí, esperemos que tiene reservado el destino para Luís con la firma del próximo contrato...

Insospechable...

Mis bendiciones.

Nilda Machado.
 
  Autor: noelia 09/12/2009
 
Esta bién, Luz y Luis Arango se
aman, esta dicha de sentirse uno
junto al otro y disfrutar de ese
amor , esto los hará fuertes
si alguna cosa imprevista y dolo-
rosa les sucede.
Porque yo me he quedado muy inquieta ante la nueva corrida del
diestro, y después está la mentirita
que Luz vuelve a decirle a su,
madre. Cuando sepa la verdad como
reaccionará ella???
Tiene tirón la novela Luis y sabes
como tenernos sobre ascuas.
Pase lo que pase deseo que tanto
Luz como el Torero sepan defender
su amor.
Sabes que te vuelvo a felicitar.
Te quiere,
Noelia
 
  Autor: Cristina 09/12/2009
  ¡ Hola Luis!

¡ Vaya que sí ! ... este capítulo tiene “sabor a felicidad” .... parece que los chicos en verdad se quieren ... ¡ Qué lindo ! ... ¿no?.

Luz al menos ha “pronunciado” las palabras mágicas .... y el torero, ha guardado silencio ... aunque los hechos denotan que ambos se quieren ... por lo tanto ... podríamos decir que “sobran las palabras” .... ¿ Cierto ? ... ¿ Sobrarán ?.

Y Luis .... ¿ por qué tenías que meter “la cola” ? ... ¿ Eh ? ... ¿ Qué le va a pasar al diestro por haber firmado ese contrato ? ...

¡ Espero que sólo sea que lo “saquen en andas por la puerta grande” como “tendría” que ser ! ...

¡ En fin ! ... ¡ Habrá que esperar para saber que “será” ! ...

La macana es que .... ¡ soy ... I – M – P – A – C – I – E – N – T – E ! .... ¡ JA JA JA!.

¡ GRACIAS amigo! ... ¡ Tu novela sigue atrapante ! ... ¡ Te felicito !.

Un abrazo.

Cris