Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
 
< Volver a "Las Fábulas de Pla Ventura"
 
 

Fábula de Pla Ventura

DESENCANTO

  • Número de capítulos publicados: 100
  • Publicación semanal cada miércoles
 
  Publicación del próximo capítulo: miércoles 31/01/2018  
 
   DESENCANTO: Capítulo # 10 18/11/2009
  UNA DECLARACIÓN DE AMOR  

L

a pregunta formulada por el gerente dejó perpleja a la muchachita. No sabía qué responder; si igual, diciendo la verdad era posible que  se  tomaran  represalias contra ella. Una vez más se encontraba Luz en la tremenda encrucijada por decir la verdad o contar una mentira piadosa. Ella conocía muy bien las estrictas normas del hotel y, cualquier error, por mínimo que fuere, como  quedó consignado, oportunamente, podía ser motivo de despido y, para Luz, si al día siguiente de empezar la despedían, su fracaso sería mayúsculo; es más, no lograría superarlo; ni ella, ni por supuesto su señora madre que estaba feliz y dichosa al ver a su hija trabajando en un centro hotelero de enorme magnitud.

Luz no lo pensó dos veces; ¡ahora, o nunca! dijo para sí misma. Y decidió contarle la verdad al gerente.

- Si, señor. Era yo la que acompañaba al diestro en esa hora que usted dice. Estuvimos bailando y, más tarde, nos congratuló el alma sentarnos en el jardín para conversar de nuestras cosas. Como usted sabe, Luís Arango es amigo mío, y como tales, así nos comportamos.

Así, de repente, Luz se quedó livianita por cuanto había contado. Nada mejor que la verdad, decía para sus adentros. Y ahora, como ella pensaba, ¡qué sea lo que Dios quiera! Era mucho lo que se jugaba, nada más y nada menos que su futuro como empleada en el hotel y, tratar de ocultar lo evidente le parecía una nimiedad que, a la larga, podría traerle consecuencias nefastas.

-No tema señorita – dijo el gerente –. Simple curiosidad de caballero. Pero,  si le hago saber que me llena de orgullo que, una de nuestras empleadas tenga esos afectos con un cliente de la categoría del señor Arango. Sepa que, su amistad con Arango, le da prestigio al hotel; son ya varios años que este diestro se hospeda en nuestra casa y, que un hombre de su fama y  renombre se relacione con una empleada nuestra, repito, es motivo de orgullo para todos nosotros. Informaré a las altas jerarquías del hotel para que sepan que, junto a nosotros, tenemos una empleada que se codea con los famosos que por aquí se dan cita.


Pronto se corrió la voz en el hotel de que la muchacha se relacionaba con el diestro y, a partir de ahí, las miradas todas se concentraban en la actitud y acciones de Luz; de repente, sin pretenderlo, se había hecho famosa dentro del hotel; es decir, por parte de todos sus compañeros. Todos la miraban como una privilegiada. Ella no le daba importancia a dicha actitud. Que le vieran como una “famosa” dentro del hotel tampoco le reportaba beneficio alguno; digamos que ella era lógica en su menester que, en definitiva, era lo correcto y, a su vez, lo válido; nadie puede vivir de estupideces.

En la planta que ella tenía que limpiar, como se sabe, se encontraba la habitación de Arango, justamente, la “alcoba” donde ella se sintió feliz, en la que perdió su virginidad y, por supuesto, la que tantos recuerdos le traía. Entró para su limpieza y, un nuevo escalofrío recorrió su cuerpo; horas antes había estado allí sintiendo el más bello amor, la pasión más exacerbada y, tales recuerdos le humedecieron los ojos. Allí estaba, en la silla de la habitación, el vestido de torear de Luís Arango, precisamente, el que había lucido el día de su gran triunfo; era un vestido azul mar  bordado en oro  y, en el capote de paseo  tenía, también bordada la virgen de Guadalupe; denotando esto, sin lugar a dudas, las convicciones  religiosas  de Arango quien, al igual que  la practica totalidad de los diestros, es una persona muy creyente.

Luz limpiaba con mimo todos los rincones de la habitación y, su sorpresa resultó mayúscula cuando vio que, en la mesita de noche junto a la cama donde había sido feliz junto con el diestro, había una carta dentro de un sobre que decía: “Para ti, Luz querida”

Nada de ello era producto de la casualidad; más bien, era pura causalidad porque, el diestro sabía que Luz entraría en dicha habitación, es por ello que se atrevió a “correr el riesgo” de dejar la carta a la buena de Dios; y  hablamos de  riesgo porque, dicha misiva, pudo haberla leído otra persona. Sin embargo, Luís sabía lo que hacía y, por dicha razón, dejó tal manifiesto para que Luz lo leyera.

La muchacha estaba temblorosa cuando cogió la carta con sus manos. Cerró la puerta con llave y se dispuso a leerla. Era mucha la expectación que estaba sintiendo; todo un cúmulo de sensaciones porque, en realidad, dicha carta podría entrañar de todo; bueno o malo; o todo a la vez. Es verdad que, Arango, todo un caballero donde los hubiere, se encargó de perfumar la carta; al tocarla, Luz olió el mismo perfume de la noche anterior en que, saboreó sus encantos de mujer junto al hombre que le arrebató su corazón y su pasión.

“Querida Luz:
He querido escribirte estas letras porque, como pudiste ver, con mi voz, me faltó valor para expresarte todo lo que por ti siento; lo que sentí y, ante todo, por el regusto maravilloso que se quedó en mí ser ante el hecho de haberte amado; en realidad, de habernos entregado el más bendito amor. No puedo negarte que, dada mi condición de hombre “público”, he estado con muchas mujeres en la intimidad y, jamás antes sentí lo que contigo gocé; te juro que, para mí, no fuiste una conquista más; fuiste, amor, un sueño que se me hizo realidad. Me cautivaste por tu belleza y me conquistaste por tu generoso corazón. Nuestro encuentro no fue casual; yo creo que resultó ser una bendición del destino porque, bonita mía, en Cali existen cientos de miles de mujeres bellas y, sin embargo, la más bonita de todas, vestida de ángel, tuvo que posarse junto a mi; es decir, abrir sus alitas para cobijarme con todo su ser. No fuiste un capricho para una noche de éxito; te juro que, lo que tú me diste, me llegó muy hondo; pude saborear el más dulce amor y, esa dicha vive conmigo.

Te pido perdón si en algo te ofendí; te juro que, cuando introduje aquel dinero en tu bolso, querida mía, no era mi intención “comprar” tu favor; más bien, ayudarte en tu peregrinar por la vida. Yo se de tu condición humilde y, te aseguro que, antes de tomar aquella determinación, lo pensé; de forma rápida, pero lo pensé. Creí que era lo mejor; digamos que lo correcto. Sabía que, aquella actitud crematística mía, en tu persona, podía tener cualquier tipo de sensación; podías sentir gratitud ó, por el contrario, aborrecerme creyendo que te había comprado. En aquel momento, Luz, sentí tanta ternura a tu lado que, te hubiera dado todo lo que me hubieras pedido y, como sabes, no me pediste nada; y podías haberlo hecho; ¡cuántas antes lo hicieron! Sin embargo, amor, tú eres diferente. Presagio que el destino nos puso juntos para que, en devenir de los días, ambos, tomásemos la lección que nuestro encuentro nos ha deparado. Tú mereces todo, Luz querida. Procuraré con mis acciones hacerte feliz; de eso que no te quepa duda.

Voy a estar unos días más en Cali; hasta que finalice la feria y, seguro que nos veremos. Ya sabes que soy muy tímido y, en el cara a cara, ya viste, me faltó valor para decirte cuanto te he contado. Merecías que te dijera un TE AMO con toda mi pasión y, me faltó valor; pero es ahora cuando, con mis letras, quiero que guardes dentro de tu corazón el “TE AMO” que brota del fondo de mí ser. Pasaré varios meses en Colombia; tengo lo que llamamos los diestros “una gira” por las ciudades más importantes y, como adivinas, antes de marcharme de nuevo a Europa, volveré a Cali. Aquí te dejo el número de mi teléfono, por favor, llámame cuando quieras.

Tuyo que te adora: Luís.”

Tras leer dicha carta, Luz quedó embriagada por la emoción; no podía contenerla y, sus ojos se llenaron de lágrimas. Lo que hasta hace unos días era puro desencanto y amargura, unida a una desolación inmensa, por un bello lance del destino, se estaba convirtiendo en una ilusión desbordante. Sin lugar a dudas, la carta citada, bien entendida, era toda una declaración de amor del diestro hacia ella. Le costaba mucho creer y, hasta se tocaba y se pellizcaba para comprobar que, lo que le sucedía, era producto de lo que estaba viviendo. ¿Un milagro? Se preguntaba. ¡Quizás si! Solía responderse a sí misma. Tampoco quería hacerse ilusiones puesto que, en realidad, puede cambiar la vida de una persona de la noche a la mañana; tiempo al tiempo.

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: noelia 23/11/2009
 
Querido Luis,

Este "Te amo" de Luis, el Torero, en
las carta que dirige a Luz, lo vale
todo!!! Todo puede suceder entre los dos, por qué no??

Pero será fiel a su palabra el To-
rero?? La vida agitada, relumbrante
y llena adulaciones que acompaña a
los toreros, sobretodo cuando tienen exito, puede en el caso de
Luis, hacer olvidar este "Te amo"
también digo aqui, por qué no??

El entorno de Luz se vuelve deli-
cado, pues está el gerente que
mira y ve.Después su madre si sabe
la verdad, puede reaccionar mal
y darle un disgusto a Luz.

Está interesante la novela Luis,
veremos el miercoles que nos depa-
ra esta imaginación tuya, que tan
buenos ratos nos hace pasar

Te quiere mucho.
Noelia.
 
  Autor: Marta Ecco 19/11/2009
  Bendito AMOR !!!

Bien ! Asi vale la pena...

A menos Luz no se equivocó,y

entregó su pureza a un hombre

cabal.Bien Luisito...!!!

Vivan los valientes que aunque

no sepan enfrentar a una mujer

son capaces de enfrentar semejante

bestia...

Ahora,hay que esperar que ,de la

próxima corrida,salga ileso...y

asi,terminen felices...y Olé.

 
  Autor: Nilda Machado. 19/11/2009
  Luís:

Este Capítulo es de una ternura increíble...

Sin duda, poco a poco, todos(as) nos vamos cautivando con la hermosa personalidad de Luís Arango... Este personaje tiene todo de caballero... posee la ternura más grande... los sentimientos más nobles.

La carta es conmovedora... el torero despierta las más grandes emociones en Luz... que luce, cada día, más enamorada...

¡Hermoso!

Irresistible saber lo que nos regalará el próximo Capítulo...

Mis bendiciones.

Nilda Machado.
 
  Autor: Ingrid Matta 18/11/2009
  Que bonito capítulo, me gusta la finura con la que Luis la enamora, aunque le faltó valentía para decírselo personalmente pero igual fué emocionante, verdad que si?

Ella, gratamente sorprendida: deben estár brillándole los ojos de felicidad y emoción, cupido hizo presencia en estos dos corazones, humm, que lindo!

Me gustó que fuera sincera con el gerente, ahora, la dejará tranquila.

Pinta bien, sigue Luis, sigue, lograste captar toda mi atención, que vendrá ahora? je je, tienes la virtud de hacernos vivir esta historia como si fuera real, muy emocionante, un Olé por ti,

Ingrid
 
  Autor: norma alicia 18/11/2009
  Ayyy que lindoo!!! no pensé se le declararía, pensé..será otra mas de esa colección que tienen los toreros, los artistas, o todo hombre público?. ..no, no fue así bien por Luz, es un ángel, que no se merece nada malo, quizás, no se llegue muy lejos con Luis, pero quedará en su memoria que la primera vez, ..ésa tan importante en la vida de toda mujer, fue con alguién que realmente te valoró, te trató bien, alguién que fue amable, ayy me estoy enamorando de Luis, es un tierno....le pide duisculpas por el dinero que le ha dado , pensé que ya no había esa clase de hombres, que bien que Luz le haya tocado éso, en su primera vez.... bien Maestro..lo seguimos con toda la emoción que solo usted sabe causar con sus letras. cariñosamente...norma  
  Autor: Cristina 18/11/2009
  ¡ Hola Luis !

¡ Qué hermoso el capítulo el del día de hoy !.

¡ Se le declaró el torero a Luz ! …. ¡ Le dijo TE AMO ! …. ¡ Es maravilloso ! … y ella se emocionó, o sea que también lo ama …

¡ Bella historia ! …. ¿ Cómo seguirá Luis ? … Espero sinceramente que siga bien.

Y ese gerente …. ¡ Qué tipo que no me cayó bien desde el vamos!. ¡Ojalá! pueda cambiar de opinión … y al final termine siendo un buen tipo.

¿ Sabés una cosa ? … más me hubiera gustado más que él se hubiese animado a decírselo personalmente … mirándola a los ojos …. pero bueno, no estuvo mal … no estuvo nada mal. Ya tendrá tiempo de refrendar lo dicho … ¿ verdad ?. Además, si tiene valor para pararse ante un toro … no me parece lógico que le falte para plantarse ante Luz y declararle su amor … ¿ No te parece ?.

¡ Hasta el próximo miércoles ! …. Estoy muy intrigada por saber como continuará esta historia.

Un abrazo.

Cris