Plumas invitadas
Las fábulas de Pla Ventura
Entre lo Divino y lo Pagano
Frases célebres
Noticias
videos de Facundo Cabral
 
 
Entrevistador: Pla Ventura
22/05/2013
CARMEN MELÉNDEZ CONSTANTINA: “Parafraseando a Picasso, procuro que la inspiración me llegue cuando estoy trabajando”

J

usto ahora, cuando estamos festejando el aniversario del nacimiento de Facundo Cabral, su magia nos sigue envolviendo, hasta el punto de encontrarnos con personas de inmensa relevancia, caso de Carmen Menéndez que ha llegado a nuestra Web para engalanarla con su arte. Somos, como diría Facundo Cabral, inmensamente ricos, la prueba no es otra que todo el equipo que por amor nos hemos juntado alrededor de la magia del inolvidable cantor argentino.

Como ella misma se expresa, Carmen Meléndez nació para el arte y, de forma tan suculenta se desarrolla su vida. La pintura, en todas sus vertientes, es el norte de su existencia. Según sus confesiones, sin la pintura, Meléndez no podría vivir, el sinónimo de todo artista que ama su arte.

Sus pinceles nos extasían en cualquiera de sus facetas y, como todos los grandes artistas de cualquier época, han sido los toros, la bellísima fiesta taurina la que le cautivó por completo. Ahí están sus oleos que dicen todo de ella; no podía ser de otro modo porque, como digo, desde Goya, Velázquez, Dalí, Picasso y todo los grandes que en el mundo han sido, los toros era la fuente y manantial de inspiración para sus obras.

Pero al margen de los toros, es el realismo en la pintura lo que le subyuga en todos los órdenes a nuestra contertuliana, la prueba no es otra que la inmensa cantidad de obras de toda índole que han brotado de sus manos y sentidos. Y hoy somos nosotros los que gozamos de su arte con la seguridad de que, desde el más allá, Facundo Cabral se sentirá orgulloso y feliz de que Carmen Meléndez honre su memoria con el bagaje de su arte; entre artistas anda el juego, sí señor.

Carmen Meléndez  Constantina, vive su obra de forma apasionada; es más, hasta se implanta la consabida disciplina para su arte. Como dijera Picasso, Meléndez, a diario, procura que cuando le llegue la inspiración se encuentre trabajando. Es su meta, su ilusión, su manera de vivir, la que contagia y embelesa.

-¿Cómo nació en usted esa vocación tan hermosa como es la pintura?

¡Nací! Y creo que ya nací con el pincel y los lápices de colores en la mano, desde que tengo uso de razón siempre me ha gustado el mundo de la Pintura y el Arte.

-Explíqueme algo que me parece muy curioso. En su familia, ahí, por tierras sevillanas en el lindo pueblo de Constantina, les llamaban “Los Artistas”. ¿Tuvo algo que ver ese apelativo familiar para que usted se dedicara al arte?

Pues sí que tiene que ver, mi familia le decían Los artistas pues mi abuela por parte materna me contaba que mi bisabuela le gustaba cantar y bailar y era muy teatrera, mi abuelo por parte materna también le decían el latero porque en los pueblos es típico los motes hacía todo lo relacionado con el latón era un manita con sus manos  eso era ¡Arte! que ahora en los tiempos que estamos ya se perdió él hacía los quinqué, las zafras para guardar el aceite, cubos, jarrillos, farolas ¡Vamos un Artista!

-Me contaron que, de pequeña, a usted le dieron dos opciones universitarias; veterinaria o licenciada en bellas artes y, optó por lo segundo. ¿No tuvo duda alguna?

Cuando yo era pequeña yo le decía a mi madre que cuando fuera mayor sería veterinaria o maestra de pintura pero me incliné por la pintura, me encantan los animales por eso será que pinto tantos Toros, cuando era pequeña siempre estaba rodeada de animales pues vivíamos en el campo en una cooperativa de aceite en Constantina (Sevilla), mi padre era el encargado allí, había muchos gatos recuerdo que a mi hermana le daba pánico los gatos y, yo se los enseñaba  era un poco traviesa yo quería que el que estaba alrededor mía le gustara lo que a mí, con mi hermano me encantaba ir a poner las perchas y la red vamos campera al máximo pero hasta que punto me gustan los animales que estaba deseando que mi padre fuera de caza y cuando llegaba me encantaba ir en busca de él y estar rodeada de tantos perros y colgarme el zurrón con los conejos que había cazado pero nunca entendía que por que los tenía que matar pero para callarme mi padre me daba los rabos de conejos  y mi madre me decía que donde iba a guardar tantos rabos yo le decía que me traían mucha suerte pues  así ha sido pues me trajo la suerte que pude estudiar y dedicarme a mis bellas Artes que es lo que he llevado en la sangre.

-Aunque suene a tópico, Carmen, ¿cómo es un día de su vida respecto al arte?

Pues la verdad que mi vida es muy apasionada, aparte que me gusta el arte me dedico a la enseñanza de la pintura, eso es una gran satisfacción haber nacido con mi arte y enseñarlo porque aparte que me gusta transmito esa delicadeza que hay que tener para cada alumno con un perfil diferente, cada día  y años que pasa más contenta estoy de lo que hago pues es una recompensa muy grande dar clases alumnos adultos pues aparte de pintar que es lo que hacemos es una terapia sicológica pues ellos aprenderán de mí pero yo aprendo mucho de ellos de cada uno de su vida diaria que no es poco en los momentos que nos encontramos.

-¿Qué diferencia encuentra usted para pintar un Cristo como el que usted ha creado, o pintar un toro en su belleza natural del campo?

La diferencia para mi existe pero son muy peculiares cuando pinto un Cristo es para mí una persona digna de admirar y con mucho respeto, con mirada firme pues así también es para mí un Toro mucha elegancia digno de admirar y mucho respeto porque tiene que tener bastante respeto un torero cuando se pone delante de  un toro.

-En realidad, Carmen, del mundo de los toros, a la hora de coger el pincel, ¿qué le inspira más la belleza del toro en su habitad natural como es el campo o el torero en la plaza?

Me gustan las dos maneras pero en el campo me transmite un toro fuerte, sencillo y elegante, pero en la plaza me transmite más bravura y prefiero pintarlo en el campo pues cada artista cuando está pintando transmite su personalidad quiere decir  que yo me identifico más con el toro en el campo.

-Como sabemos es usted aficionada al mundo de los toros pero, en realidad, ¿qué prefiere ver una corrida de toros o visitar el Museo del Prado?

Me lo ha puesto difícil, pero prefiero una corrida de Toros, el Museo del Prado siempre estarán  las obras expuestas pasen años o cientos de años, pero una corrida de toro es el momento y hay que disfrutarlo en ese instante porque el Toro no siempre es el mismo.

-¿Qué precio tiene una obra de arte, pintada por usted o por cualquier artista?

Todo depende, pero yo observo muchos en una obra de pintura las pinceladas y las horas de esfuerzo, para mí una pintura realista tiene mucho más valor que una abstracta respectando a cada uno sus gustos y cada artista porque todos tienen sus meritos.

-En su persona, Carmen, nos encontramos ante un milagro artístico porque, según he podido saber, tiene usted hasta la dicha de vivir del arte. Como le digo, ¿es eso un milagro o un acto de justicia divina?

Es un milagro porque una persona que nace con ese don y aparte dedicarme  a enseñarlo el milagro está concebido, pues muchas personas están trabajando en un trabajo que ni siquiera se le había pasado por su cabeza y yo que he nacido con este arte y aparte me dedico a él.

-Facundo Cabral nos decía que su esposa era la música y la literatura su amante. Si seguimos este parámetro, para usted, su esposo debería ser la pintura y, como he podido saber, la literatura podía ser su amante como en el caso de Cabral porque, como me han dicho, escribe usted de maravilla. ¿Puede valer dicha acepción en su persona?

Son dos artes que me apasionan y son difíciles de competir, yo pongo muchas veces en mi vida el ejemplo de la balanza pues en este caso mi balanza está nivelada.

-Decía Cabral que, cada cantor, cada artista, era un soldado menos. ¿Siente usted que con su arte engalana al mundo?

Siento que si, solo puedo decir que soy un punto muy pequeño que estoy dando grandes pinceladas para muchos rincones del mundo.

-¿Qué es para usted un certamen de pintura, colaboró alguna vez en ello?

Es un evento muy importante, donde estas exponiendo tus sentimientos reflejados en tus obras Pintadas. ¡Y sí! Siempre que puedo colaboro. Donde no me gusta faltar es en mi pueblo Constantina, en Agosto se celebra una exposición de varios aficionados a la Pintura y en ella expongo. Es una fecha muy entrañable para todos los constantinenses, pues vienen a pasar sus vacaciones, para estar juntos con sus familiares, siempre intento de exponer alguna obra de algo típico del pueblo este año realicé un patio de vecinos que era un Convento o casa-hospedería de los religiosos Basilios de la Orden del Tardón.  (Aproximadamente en el siglo XVII) para que puedan recordar atra vez  de mi pintura sus raíces.

-La pregunta, por manida, no deja de ser interesante. ¿Cuántas obras ha pintado usted y cuál de ellas es el referente que le llenó por completo?

Muchiiiiiisimas, pero la que más me ha llenado y siempre lo recordaré es un paisaje, Que fue de las primeras obras pintadas a óleo que se lo regalé a mi madre y ahora con el tiempo veo todos los fallos que tiene, aunque mi madre  me decía que estaba perfecto ¡claro! ¿Como no? Era de su ¡niña la pequeña!

-¿Qué torero, de los actuales, con su arte, sería capaz de inspirarle para pintar un bello lienzo?

Curro Díaz como torero, pero me apasiona el rejoneo soy una admiradora de Diego Ventura que desarrolla una enorme exhibición magistral cada vez que sale a la plaza con el esfuerzo que con lleva el obligar a sus caballos a pasos de rodillas, es algo impresionante para plasmarlo en un lienzo por la elegancia de un caballo y  la belleza de un toro.

-Sinceramente, ¿el arte nace o se hace? Dicho en cristiano, ¿nació usted artista o lo aprendió en bellas artes?

Como ya le he contado naci con ese don pero claro se perfecciona todas las técnicas y la teoría cuando lo estudias, yo tuve que estudiar para dedicarme a la enseñanza de las Bellas Artes que cada día que pasa más satisfecha estoy de haber estudiado para dedicarme a ello.

-Me ha subyugado su amor hacia su pueblo, Constantina, en la provincia de Sevilla; y se lo digo por el énfasis que pone usted cuando a definir sus obras siempre reza el mismo título: Carmen Meléndez, Constantina. ¿Se llama eso amor hacia la tierra que le vio nacer?

Claro que es amor hay unas raíces que siempre estarán ahí, aún más yo, que por circunstancia de trabajo me fui a vivir a Jerez de la Frontera nueve años y ahora volví a mis raíces pues con más razón me parece mentira vivir en esta tranquilidad que tenemos todos los constantinenses sin contaminación, estrés de metros y tener el privilegio de oler cada mañana ese olor que desprende la sierra norte que no se sabe hasta que vives en ella, por eso no puede faltar y es un orgullo para mí Carmen Meléndez Constantina.

-¿Qué estilo digamos que define su pintura?

El Realismo, aunque muchas veces pienso me tendría que haber gustado el Abstracto porque con dos pinceladas la obra está acabada y mi estilo de pintura no es así necesita muchas horas de trabajo y cada artista tiene su personalidad, yo me considero demasiado critica y perfeccionista a mí misma, eso algunas veces es bueno y otras no tanto, nunca vez la obra acabada.

-A la hora de pintar, ante un torero, ¿qué le subyuga a usted de un diestro, su plástica como artista o el valor cómo hombre?

A mí lo que me impacta de un torero que es una persona como yo, que sea capaz de arriesgar su vida, y para más inrri, hacer del toreo una forma de Arte tan bella, entre el animal y la persona.


La autora con su pueblo al fondo, Constantina.

-Hay algo que me seduce preguntarle, ¿cómo es posible que la práctica totalidad de los artistas plásticos, todos tengan un Cristo como referente?

En mi caso soy creyente, él me da fuerza día a día con mi trabajo y para seguir luchando en vida cotidiana y siempre está ahí cuando lo necesito y no iba a ser menos de  pintarlo.

-Al respecto de los pintores, ¿tiene usted algún icono en particular de entre tantos artistas como ha habido y existen en el campo de la pintura?

Miguel Ángel, no me canso de ver los frescos de la Capilla Sixtina es digno de admirar tanto esfuerzo y las duras condiciones de trabajo le provocaron problemas de espalda y le dejaron medio ciego por las gotas de pintura que iban cayéndose en los ojos eso es pasión por la Pintura.

-¿Se puede pintar por encargo, como hacía Goya ante los reyes, o es algo que tiene que brotar de forma innata en el artista?

En algunos momentos tiene que pintar por encargo pero yo prefiero que brote, en lo largo de mi trayectoria he pasado momentos duros y lo menos que pensaba era coger un pincel pero la única manera era desconectar con la pintura pero los colores que siempre utilizaba eran muy oscuros pues eso está escrito en la psicología que según tus estados de ánimos así utilizas los colores y es cierto yo prefiero pintar cuando mi arte  está innato porque sale perfecto.

-Si le dejaran elegir, ¿a quién pintaría usted primero, a Morante o a Jesulín?

José Antonio Morante para mi es considerado un artista bohemio, por la belleza que le rodea del toreo. Para pintar, el propio torero, tiene que motivarme con su arte, lo contrario sería falsedad de mi parte. Y sí, Morante es el referente bellísimo para inmortalizarle con mis lienzos.

-Dentro de la escenografía de una corrida de toros, ¿qué secuencia de la misma le inspira más arte para darle vida mediante sus lienzos?

Un rejoneador con colocación de las banderillas, me apasionan los caballos, los toros. Y qué imagen más elegante para plasmar en un lienzo. Torero como Morante o rejoneador al estilo Ventura, son los personajes que me cautivan.

-¿Qué escena, de las muchas que usted habrá visto en la vida, no pintaría jamás?

Por circunstancia de la vida en el año 1999 tuve que viajar lejos y conviví con la pobreza son imágenes en mi vida que nunca se me borraran y nunca las pintaría, sencillamente porque prefiero pintar lo bello; quiero que mis lienzos trasmitan alegría, paz, encanto, amor a ser posible, de ahí qué  cuando volví a España llegaba con una recompensa que ha sido lo más grande y más hermoso en mi vida,  (sin palabras) Mi hijo llamado Marco Antonio que actualmente tiene 13 años.

-Añada cuánto quiera. Esta es su casa. Cuéntenos todo lo que su corazón le indique.

Ha sido para mí muy emocionante  poder plasmar  mi trayectoria de mi vida, el cual he recordado muchas cosas que ha sido muy gratificante poderlas compartir, doy las Gracias a  mis padres por darme la vida, y ahí han estado a la vera mía desde el cielo ayudándome a realizarla con él más sincero corazón que creo que estarán muy orgulloso de su gitanita como ellos me decían. Y a vosotros, el equipo de HOMENAJE A FACUNDO CABRAL, portal magnífico donde los haya que me ha permitido mostrar mi arte frente al mundo. 

 
  Nombre
  Email
 
  Comentario
 
INSERTE EL CÓDIGO para activar su opinión
CAPTCHA Image
código:     ((Pincha si no puedes leer el código))

 
consulta y respeta las normas de uso
 
  Autor: m.caarmen 05/06/2013
  Soy alumna de M.Carmen y me gusta su trabajo ,su forma de enseñar y su delicadeza.
en un curso que llevo con ella no puedo mas que decir ,que me he superao pintando el primer cuadro de mi vida.gracias a ella y ha su teson por enseñarnos
Gracias seño
soy de las clases de guadalcanal
te queremos
 
  Autor: Sandra 22/05/2013
  Gracias por tan linda nota! y sobre todo desearle a Carmen que siga regalando a nuestros ojos la belleza de su arte!  
  Autor: Cristina 22/05/2013
  ¡ Hey ... QUÉ SORPRESA !

¡ BIENVENIDA Carmen ! ... es un placer, sentir el delicado aroma de tu arte, inundando este lugar.

¡ ES MUY BELLA TU OBRA !.

Un abrazo.

Cris